- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus


Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009



Agenda

RELATOS E ILUSTRACIONES
Javier Garrido

javiersimbad@hotmail.com



EL ESPEJO

Apenas hacia veinte días que había fallecido mi abuelo.
La familia mantenía la testamentaria para repartir la herencia. Algunas acciones, dinero en cuantas corrientes, a nombre compartido con mis tíos.. y sobre todo el patrimonio en viviendas urbanas, y.. la gran finca familiar.
Ochocientas hectáreas en la mejor tierra fértil de el valle del Tietar, a los pies de la sierra de Gredos.
Un lugar entre el cielo y la tierra....como le gustaba decir a mi abuelo.
Había sido su nieto preferido... para él y para mi abuela, anteriormente fallecida. Esas deferencias me había traído celos y envidias entre mis primos.
Mi abuelo había amado a su mujer hasta limites de construirla un CIGARRAL en tierras de Ávila, en su honor.
Paredes de piedra y ladrillos a soga y tizón. Un patio central en medio de la construcción, donde daba el salón y alguno de los dormitorios principales En el 4 cipreses señalaban el cielo. Tejas rojas árabes de cuna.
Sobre un porche de entramado visto, de maderas en vigas y pilares.
En las tardes calurosas de verano, bajo su sombra se servia té con ramitas de menta o hierbabuena tomada de las plantas cercanas.
El jardín, con un surtidor de un solo chorro, ponía sonidos relajantes en el plato donde en los albores del día, las aves lavaban sus plumas.
Un canalillo rectilíneo guarnecido de ladrillos llevaban el agua hasta casi los pies del porche. Plantas aromáticas hierbabuena, romero, tomillo, cilandro... aromatizaban los alrededores.
En las cercanas cuatro esquinas del jardín, el Almendro, árbol mas extendido en el mediterráneo, el laurel, en homenaje a Dafne la siempre deseada ninfa jamás poseída por Apolo, el olivo, casi centenario, y el plebeyo pino.
Los muebles jugaban al escondite de mi niñez. Tapadas sus caras con sabanas que les protegían del polvo.
Me había ido solo a pasar este fin de semana, había almorzado revuelto de setas y vino en el bar La Taurina.
Deseaba encontrar mi niñez en los rincones que... tantos recuerdos gratos me traían. Se decía entre las paredes de casa, que mis tíos querían vender la finca y repartir el importe en partes iguales, eran dos contra uno...
Me fije en la trampilla que, siempre había estado en el techo del pasillo central.
Busque una escalera en el garaje y ascendí
Una lluvia de polvo tiño de falsas canas mi pelo y mi jersey.
Eche la trampilla a un lado y termine de subir.
Palpe entre los bultos que intuía... hacia las rendijas de luz que del tejado se colaban. Abrí y una cascada de luz cegó momentáneamente mis ojos.
Lo que antes era penumbra y bultos informes, ahora tomaban sus dimensiones y colores.
Un viejo baúl unas maletas apiladas, algún mueble, juguetes una sombrerera y una mecedora...
cada uno de ellos fueron volviendo a ser protagonista de mi mente.. tomaban vida situaciones, mi viejo caballo de madera policromada.. una tartana de hoja delata.. Me senté en la mecedora y entorne los ojos. Me vino a la mente, los movimientos rítmicos, el blando pecho de mi abuela donde yo escuchaba adormecido sus latidos.. su olor a café con leche y galletas María...
Tome de nuevo realidad, busque en maletas donde fotos de añejo color sepia se amontonaban. Eran de retazos, paradas instantáneas en las vidas de mis abuelos, en su juventud.
Ahora entendía que ellos también habían sido jóvenes... aunque siempre los hubiera visto eternamente viejos
Levante la tapa del viejo baúl, El ajuar de boda de mi abuela, seguro que haría las delicias de mi hermana... metí las manos al fondo y toque algo duro. Aunque para extraerlo. Era un marco de unos 80 cm, por 60 cm, le di la vuelta, una vieja oblea de plata, llena de polvo. Era un espejo. Le limpie con el dorso de mi brazo y mire.
...
...
Quede casi en estado catatónico. no se cuanto tiempo?
El espejo... NO devolvía mi imagen.
...
...
Me arme de valor.. Me dije. Javier? las setas del almuerzo te han sentado mal, alguna debía ser alucinógena...
levante despacio, de nuevo el espejo. para ver de nuevo la imagen que devolvía y... NO ERA YO.
Deje el espejo en el respaldo de la mecedora.. La oblea mirándome para que la imagen no se enfadara conmigo... y me dispuse a regresar, trampilla abajo es casi histérico de pánico
SOY TU... oí
Me gire. La imagen me hablaba...
...
Esta vez, me senté en el suelo.. Intentando analizar la situación.
Definitivamente, yo. No estaba ahí... estaba en Madrid, en mi casa, durmiendo placidamente y todo esto era un sueño jejeje; Pensé para tranquilizarme.
A la par... contemplaba la imagen... Tenia mucho de parecido conmigo.
Ese pelo, con entradas, ya, peinando canas... Las ojeras colgando de los párpados, eran mis ojos... con menos brillo y la mirada gastada, pero era mi mirada.
Arrugas marcando vida enfrente y comisuras.. La piel sin el brillo de la juventud...
Quieres pruebas... ? me dijo
Hace pocos años comenzaste una colección de monedas verdad?, tu primera moneda fue un cuarto de maravedí, en aleación de vellón, de Carlos II, ceca de Segovia. Recuerdas??? te lo regalo el abuelo sin que nadie lo supiera..verdad?
Agradecí que la imagen se refiriera a mí como si de otra persona se tratara, eso, me relajó e hizo que .. me calmara.
Recuerdas que cuando tenias 12 años robaste a la abuela 2000 pesetas?. Luego las gastaste en chuchería en los coches de choque y tonterías. Casi cogiste un empacho.
Que cabrón..¡¡¡¡ le dije... Tú lo que quieres es calmar tu mala conciencia conmigo. ¡¡¡¡ jeje , reí ya más relajado.
Oye???... le pregunte.. Que haces hago? le dije tal y como esta escrito. Tú no eres real verdad? le solté de sopetón.
Tu no eres real. Me contesto él.
Cual es la realidad... me inquiría... tu realidad, mi realidad? este lado o ese del espejo.??analizaba ...casi preguntándose así mismo
Un cristal nos separa , afirmo.
Te contare Javier... me dijo ya... distendido.
Hace 35 años estuve en la casona de los abuelos, a buscar retazos de mi niñez... subí por primera vez a la buhardilla y me encontré el espejo...

MARUXAINA, LA SIRENA

Dicen que desde los acantilados de Muxía, los días de fuerte bruma se puede ver América
A veces te imagino, mirando lánguida con una pasmina sobre tus hombros contemplando el mar
Amanece a tus espaldas, y los colores se van volviendo dorados a poco
el azul de la bruma se difumina a medida que se eleva y se pone en contacto con las capas menos húmedas.
Tienes tantos proyectos por cumplir, tantos sueños para compartir
Giras, y te diriges hacia la Iglesia que los mareantes han dedicado a la Señora que les protege
Antes, pasas por la roca inestable
No crees en estas cosas... pero pasas debajo de la roca que sigue inerte, sin movimiento alguno;
Sonríes por que sabes que eso significa que eres fértil para crear un ser en ti
Te sientas sobre la roca, el sol ya calienta un poco, y entornas los ojos
de nuevo y recuerdas:
Tiempo ha, que un marinero hacia las mares más lejanas y próximas
era locuaz, dicharachero, y bravucón
en cada puerto tenia una mujer que había rendido su corazón
enamorado de todas, el marinero, había sembrado su semilla en cada jardín
y plantado una flor
Su mundo, su amada y su amante era la mar
Baja la mayor... ¡¡¡¡¡gritaba
Suelta soga ata el trinquete al cabestrante
gira a babor, por Neptuno...¡¡¡ despotricaba
cien veces había luchado con su amada
las tormentas eran su mayor desafío
y se dejaba besar con las espumas que la mar le enviaba, como reto, como droga
En algún lugar bajo las aguas próximas a Muxía
Maruxaina, sirena joven vivía ajena al mundo de la superficie
Había oído hablar a su madre sobre los humanos, seres como las sirenas pero con dos patas... casi como los cangrejos
El solo hecho de pensarlo la producía horror a Maruxaina
Miraba hacia arriba y veía una claridad azulada que siempre la intrigo
Una noche, decidió ascender y llegándose hasta unas rocas cercanas a los acantilados contemplo el mundo de la superficie
y lo que vio fue sorprendente
Se encontró con un cielo oscuro plagado de puntos luminosos como cuando la claridad del sol llega hasta las escamas de su colita y brillan
y vio las sombras oscuras que los acantilados se levantaban amenazante cerca de ella
La brisa la llegaba fría y presa de miedo, se regreso a las profundidades de su mar protector, calido
Pero el mal ya estaba hecho, había bebido en el vaso de la curiosidad
y en un amanecer volvió a ascender a la superficie para contemplar
y lo que vio, la gusto
y vio colores
y sintió calores
Sentada sobre la roca, pudo ver como el telón azulado de la bruma era a poco levantado por un sol que dominaba el cielo
y contemplo los verdes puros de la tierra cercana
y vio la esperanza
y sintió en sus mejillas , en su piel desnuda toda, la brisa cálida que llegaba de tierra adentro, con olores a humo de leña
y las gaviotas revoloteaban cerca de ella graznando jugando como niños
El azul la envolvía a donde mirara., el mar golpeaba las rocas dando grandeza a la escena
Y descendió cantando una triste canción de amores no correspondidos
El destino hizo que una noche de luna llena, la mar cambiara su genio como mujer veleidosa y despechada
y trajo a su amigo el Septentrión de sus lugares de invierno
y levanto olas más altas que el volar de las aves
donde la espuma salpicaba las estrellas de sales
El marino se aferro a su timón
Bajad velas
girad tres cuartos
rumbo a puerto seguro...¡¡¡¡¡, gritaba el marinero
Pero su amada esta vez le quiso solo para ella, y de un certero golpe le arranco del timón; las aguas de envolvieron ansiosas de su cuerpo, en íntima comunión
Y el marinero descendía y descendía braceando inútilmente
los ojos desorbitados, hasta que vio como una luz se le acercaba…
era la muerte pensó, cerro los ojos, y se entregó sin lucha alguna
......
No tengas miedo, creyó escuchar palabras no pronunciadas
abrió los ojos y vio que tenia a su lado una joven, de ojos verdes, bellísima, la sonrió,
la sonrío más al ver su cuerpo semidesnudo
Luego grito AAAAHHHHH. ¡¡¡¡ al ver que era una sirena
No es verdad lo que me esta pasando…? , se dijo: las sirenas no existen, solo son leyendas,
Maruxaina rió...jajajaja
Yo te salvé, vi que no podías vivir dentro del mar como yo
No te asustes le dijo Maruxaina, al verte pude superar el horror y miedo que me diste cuando te vi tan deforme con esos pies tan feos y sin colita
...
se miraron y.. rieron a la vez los dos, jajajajaja
Eres hermoso dijo ella, mientras le mesaba los cabellos
el marinero, la sonrió
cómo te llamas?
Maruixaina, contestó
la trajo hacia sí, y la beso
Hicieron el amor durante dos días y dos noches sin parar
Al tercer día, el marinero dijo: Maruxaina, debo partir por esos mares de Dios
La sirena contestó: espera, te traeré un recuerdo para que siempre me tengas presente
Y descendió a las profundidades
apareció al momento con una caja de bronce.
No la abras hasta que no estés en tu mundo, dijo
Y cuando ya la silueta del marino se perdió por la línea del fin del mundo, ella rompió a llorar al saber que jamás le volvería a encontrar
Por eso saben saladas las aguas de mar, cercanas a Muxía
Todo imposible, pero, quizás llevara su fruto plantado en su jardín...
Cuando llego a su casa, el marinero entregó la caja a su madre
En su interior había un mejillón de negra cáscara, sobre ella en primorosa filigrana blanca, un molusco había trazado un hermoso dibujo.
Que hermoso dijo la señora, lo copiare y lo repetiré con hilos de fino algodón
De ésta manera nació el ENCAJE DE CAMARIÑAS
Desde la piedra sobre la que estabas postrada, tomaste de nuevo realidad
y sonreíste por que la historia hermosa que un marinero y Maruxaina vivieron
Su fruto: algo muy hermoso que jamás el tiempo puede borrar.

 
 



¿Quieres que aparezca algún evento en la agenda de Liceus.com? Por favor, envíanos la información a
o bien por correo ordinario a:
Liceus, Servicios de Gestión y Comunicación S.L.
C/José del Prado y Palacio, 1 - local
28030-Madrid.




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online