- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
Las fronteras del espacio vital 
por Arantxa Serantes
 

Las imágenes que tenemos de nosotros mismos, son borrosas y carentes de luz. Esperamos que una nueva ilusión las llene, sin percatarnos de que navegábamos por su lado, sin divisarla. La conciencia no conoce la aurora o el crepúsculo. En ocasiones, el camino es lento en su marcha e imposible la tarea de humanizarlo, pero la vida del espíritu gravita sobre nuestro yo y quiere asomarse a otros mundos para ver, apreciando la existencia de un ente estético-sonoro que despierta la simpatía del placer ante la belleza.

Todo pensamiento fluye en mí, en este nuevo espacio que soy, porque me localizo en este gran océano del cuerpo y mente, mientras el reloj interno marca un tiempo distinto para cada ser, independientemente de nuestra concepción espacio-temporal. 

El verdadero aprendizaje es el sueño, la fragua de los mitos relativos a la inmortalidad del espíritu. Por eso hay siempre en nosotros un viajero que se libera cada noche y vuelve cada día a su morada primigenia.

Por qué no decir que la: biología, medicina y las ciencias en general se nutren de concepciones fantásticas con el objeto de superarlas, crearlas o afianzarlas.

La psicología y la filosofía han sido el soporte de muchos de los interrogantes del hombre. Podríamos catalogar a ambas como disciplinas de la vida mental o en el sentido husserliano: "el estudio de los epifenómenos psíquicos que acompañan a los procesos nerviosos cerebrales como la sombra acompaña al cuerpo y sin los que no existirían".

El esquema del cuerpo se sobrepone al esquema del mundo.

Las reacciones ante un acontecimiento vivido pueden ser motivo de confusión emotiva. La angustia, la frustración, el miedo que se respira en este mundo sin aire, en la lluvia exenta de pureza vivificadora, el objetivo es proteger al yo que trata de captar interés y afecto en busca de un refugio para el inconsciente. Otros, por el contrario, paralizan esta situación creando una vida interior, una actitud replegada en sí misma para evitar el sufrimiento.

Estas son actitudes que interior izamos sin apenas percibirlo para ocultar lo que pasa en nuestra mente. La observación que se haga en lo sucesivo, será un argumento suficiente para corroborar que el pensamiento, toma muchas formas al igual que los sentimientos equilibrados, armoniosamente.

El pensamiento onírico, es la consumación de la filosofía y la psicología. El estudio simbólico representa la liberación de los fenómenos.

Los sueños, se viven, porque nuestros sentimientos están en funcionamiento por medio de impresiones visuales y auditivas que provienen de un pasado reciente. Nada es más propiamente nuestro que los sueños. En ellos se disfrazan las pulsiones y se descubre el inconsciente a través de la vía del pensamiento, porque la existencia está más próxima al despertar.

Gadamer, entiende que la idea de percepción depende de la mezcla de los elementos del organismo humano mientras la búsqueda del equilibrio lo formulaba la ciencia médica.

La sensibilidad ante todas estas percepciones ya no constituye problema gracias a la psicología que ha conseguido identificarlas para llevar la estabilidad al noeîn, que es un paso hacia la verdad. Por eso los mitos son los portadores de los arquetipos raciales. Esto es, el esplendor del principio.
 


Instrumentos del método 
por ARANTXA SERANTES(*)

Los seres estamos en el Mundo para relacionarnos con otros existentes en un acto de transcender ante las cosas para salir de la propia conciencia. El hombre es capaz de hacer existir las cosas que hay a su alrededor y nosotros por nuestra libertad nos hacemos a nosotros mismos. Las posibilidades de cumplir una ilusión nos son dadas en todas sus acepciones, porque todo ello se entrega a nuestra responsabilidad. Nosotros nos encontramos "arrojados a la existencia" y nuestro "yo" se une a la realidad en la que nos encontramos.

Si tenemos un mínima concepción de lo que representan las leyes psíquicas, lograremos entre todos encontrar la solución al problema atávico del conocimiento.

Lo que se debe tener claro, es que todo lo importante para nosotros está presente en nuestro interior, sin tener en cuenta la proyección espacio-temporal de los hechos.

Para averiguar el advenimiento de la presencia habrá que situarse en el futuro, para preguntar en qué punto de nuestras vidas se determina nuestra memoria y nuestro olvido.

Siempre debe haber dos polos opuestos: el "ya no ser" y el "no ser todavía", sobre esas bases se unirán el pasado y el futuro para consumar el presente, lentamente.

La psicología comprensiva se da en las propias fundamentaciones de la vida, cuando los valores histórico-culturales son de nuevo captados por la vivencia. A cada instante se repite el proceso de creación, aunque no se perciba. La propia naturaleza evoluciona, sin apenas escuchar su murmullo.
Renunciar a las cosas en favor de nosotros mismos es el esfuerzo que debemos realizar para encontrarnos en el "claro del bosque"- en palabras de Heidegger.

La investigación filosófica pretende entrar en la filosofía del lenguaje para interesarse por esas cosas que nos preocupan.

En el escuchar y en el hablar, nos distinguimos. Si este fenómeno se corrompe o degenera, morirán las raíces del pensamiento. La palabra nos pertenece, es el legado más valioso y el que menos apreciamos, aunque este sea de uso continuo.

Cada día que pasa nos adentramos en un diálogo mundial, en el que hay que asumir una unidad, un todo. Este planteamiento no puede sorprendernos porque hay que asumir la responsabilidad de evolucionar ante un sistema que puede mejorar. A partir de la palabra se validan los hechos y resulta alcanzable en el horizonte de la vida. Este es el compromiso.

(*) Estudiante de Humanidades por la Universidad de A Coruña