- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
 Contexto histórico
 

Tolkien nació ya finalizada la época victoriana y durante la mayor parte del siglo XX. No se puede decir que Tolkien se viese influenciado por la historia contemporánea de Inglaterra, sino más bien por la tradición cultural y literaria anglosajona. De todos modos resulta necesario una pequeña introducción histórica, aunque por su densidad no entraremos en muchos detalles.

El nacimiento de Tolkien en África coincide con el desarrollo de las guerras Boer, aunque vivirá en Inglaterra durante la época eduardiana.. Durante estos años el ejército inglés se había transformado en una fuerza básicamente colonial. Esto, unido al poderío militar alemán obligó al gobierno británico a reorganizar sus efectivos bélicos. No obstante, cuando comenzó el reinado de Eduardo VII, la mayor parte de los británicos estaban más interesados en sus asuntos internos. La Ley de Educación (1902) significó el inicio del sistema nacional de educación secundaria. El gobierno liberal concedió la autonomía a la nueva Unión de Sudáfrica (1910), así como a algunas zonas de la India Británica (1909). Así, comenzaría a aflorar lo que posteriormente sería llamado como 'estado del bienestar'. La Gran Guerra dejó una clara y destructiva mella en Gran Bretaña, económica y demográficamente. Se ha de destacar la alta mortalidad de "Oxbridge" en el frente de batalla, por lo que el número de esta clase social se vio notablemente disminuido.

Sin Embargo, con la Conferencia de Paz de París de 1919, los tratados resultantes ampliaron el Imperio Británico: las antiguas colonias alemanas en África y las posesiones turcas en Oriente Próximo pasaron a ser mandatos británicos. Al mismo tiempo, los dominios autónomos del Reino Unido (Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica) firmaron el Tratado y se convirtieron en miembros separados de la Sociedad de Naciones.

La crisis económica de 1929 dañó gravemente al país, pero el Reino Unido dio muestras de una notable resistencia. El país inició un proceso de rejuvenecimiento económico, que marchó unido a una consolidación política. La sociedad de entreguerras conoció el desarrollo de la radio (monopolizada por la BBC, que se fundó en 1927) y el cine; a pesar del auge de las ideologías comunistas y fascistas en el continente, éstas afectaron poco a la sociedad británica.
El Imperio permaneció inalterable, incluso cuando el Estatuto de Westminster proclamó la igualdad en la Commonwealth; de todos los territorios miembros, incluidos Canadá y Australia.

A pesar de su escasa preparación militar, Gran Bretaña entró en la Segunda Guerra Mundial y, bajo la dirección de un gobierno de unidad nacional presidido por W. Churchill, consiguió aumentar considerablemente sus efectivos bélicos y superar la prueba a la que se vio sometida. Al terminar la contienda el Reino Unido había dejado de ser la mayor potencia y tuvo que ceder este lugar a los EEUU y la URSS, pero aún así consiguió seguir ocupando un puesto importante en el concierto mundial.

La época de posguerra supuso una situación de carestía, y este dato es relevante dentro del estudio del contexto nuestro autor, pues supuso unas limitaciones en la capacidad de las empresas editoras por la restricción de papel. Este fue un problema al que Tolkien hubo de enfrentarse, especialmente teniendo en cuenta lo voluminoso de su obra.

Durante la época laborista de los años 40, se intentó promover la igualdad social en el Reino Unido, sobrevivir a la austeridad de la posguerra, desmantelar el Imperio y prepararse para la Guerra fría con la URSS.

Esta época supuso la consolidación del estado de bienestar, con la creación de un sistema nacional de sanidad y de seguridad social ( The National Health System y Social Insurance), junto con un nuevo sistema de creación de viviendas.

En 1948 abandonó el mandato en Palestina, lo que provocó el establecimiento del Estado de Israel y la primera Guerra Árabe-israelí. El gobierno laborista concedió la independencia a la India y Pakistán en 1947, y a Birmania y Ceilán en 1948.

Las elecciones de 1951 permitieron a los conservadores encabezados por Winston Churchill, regresar al poder. Con excepción de la privatización de la industria metalúrgica, los conservadores no hicieron ningún intento para cambiar la legislación del programa de bienestar establecida por los laboristas. 

En los años 50 comenzó un proceso de descolonización, que culminaría con la total desmantelación del imperio británico, como tal. La mayor parte de las colonias continuaron siendo miembros de la Commonwealth, cada vez más descentralizada y multirracial, pero la Unión de Sudáfrica, dominada por una minoría blanca, abandonó la Commonwealth en 1961 y se declaró una república. Malasia, Chipre y Jamaica también recibieron la independencia durante el mandato de Macmillan.
Durante este periodo el Reino Unido se convirtió en potencia atómica y aceleró su desarrollo tecnológico e industrial.

Durante la década de 1960 el Reino Unido experimentó un extendido sentimiento de rebelión contra las convenciones del pasado que se manifestó en moda, música, entretenimientos populares y comportamiento social.
En estos años, los laboristas hubieron de hacer frente a la pronunciada inflacción, nacionalizándola industria del acero.

Durante la década de 1970, los sucesivos gobiernos británicos también afrontaron problemas en Irlanda y Escocia. En 1969 el gobierno británico envió tropas a Irlanda del Norte para mantener el orden, y en 1972 se suspendió el Parlamento del país. 

En Escocia, un partido nacionalista consiguió unos resultados impresionantes en las elecciones de 1974, y se intentó sin éxito establecer un Parlamento semiautónomo en Edimburgo.

Ha de tenerse en cuenta que la mayor parte de la vida de Tolkien transcurrió en el pacífico entorno universitario de Oxford; sin muchas más problemas que los ocasionados por la vida académica y familiar.