- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 ‘The Lord of the Rings': Influencias de la mitología y literatura medieval en Tolkien. 
 

A pesar de que " una de sus convicciones más firmes era que la investigación de la vida de un autor revela muy poco acerca de su trabajo creativo" (Carpenter, 1990), paradójicamente en su caso personal ocurre lo contrario, y se hace necesario conocer su vida para entender mejor su obra. Desde su más tierna infancia, Tolkien encontró un especial deleite en la lectura de literatura de corte más o menos fantástico y ambientación medieval: desde los cuentos de hadas que adoraba de niño, a las historias artúricas, o el ‘Beowulf', la fértil imaginación de Tolkien siempre había contextualizado sus propios mundos de fantasía en un entorno medieval y épico, en el que dragones, hechiceros y héroes eran los principales actores, en un bello e ideal mundo de frondosos bosques y enormes castillos. 

Este amor por todo lo medieval lo llevó a interesarse especialmente por la literatura anglosajona y por las sagas escandinavas, y eventualmente Tolkien llegaría a ser uno de los mayores expertos de todo el mundo académico en las lenguas y culturas de los vikingos y sus ‘primos' Anglosajones. Si bien esto es algo que hasta el más superficial análisis de su biografía puede revelar, no deja de ser curioso el que muy pocos de los millones de fans de Tolkien en todo el mundo sean conscientes del grado en el que el apasionado estudio de Tolkien del Old Norse, el Old English, y sus literaturas respectivas llegó a influenciar su obra. Y dado el escaso número de críticos que hagan referencia así mismo a este hecho, se me antoja imprescindible el dar al menos unas cuantas indicaciones a este respecto, con el fin de hacer de este trabajo un estudio lo más completo y verídico posible, eludiendo abstrusas interpretaciones alegóricas de la obra, que el propio Tolkien habría denostado (y que con frecuencia él mismo hubo de rechazar), en favor de una más sencilla conclusión: que la globalidad de su obra estaba inspirada en el ‘humus' creativo de las fuentes anteriormente mencionadas, y poseía un carácter exclusivamente fantástico y épico: Tolkien pretendía dar vida a un mundo enteramente nuevo, con su mitología, historia, literatura y lenguas, no crear un burdo espejo del nuestro con fines pedagógicos o filosóficos. 

Dicho esto, nos encontramos con la tarea de demostrar al lector la tesis anterior: que la obra de Tolkien (refiriéndonos, más en concreto, a la parte de ella relacionada con la Tierra Media, es decir, ‘The Hobbit', ‘The Lord of the Rings', etc.) tuvo en la literatura nórdica su mayor fuente de inspiración. Para ello, y dado que carecemos del tiempo necesario como para realizar un estudio exhaustivo y detallado al respecto, trataremos de mostrar una serie de ejemplos que, desde un análisis atento del texto original, nos permitan trazar los antecedentes posibles de éste en el corpus narrativo anglosajón y escandinavo. 

Posiblemente uno de los ejemplos más claros, y que sin embargo más desconocido resulta para el lector medio es la mera existencia de las razas de los Dwarves y los Elves. Estas dos razas fantásticas, que constituyen uno de los elementos más importantes de la cosmogonía tolkeniana, y son descritas con todo lujo de detalles en su obra, fueron en realidad moldeadas a partir de figuras tradicionales del folklore escandinavo, a las cuales Tolkien incorporó un grado de realismo jamás soñado por sus antepasados, implementando las lenguas, mitologías, historia y folklore de estos dos singulares pueblos en sus obras. 

A) Así, en la ‘New Larousse Enciclopedia of Mythology', en el apartado de ‘Teutonic Mythology', podemos encontrarnos con lo siguiente: ‘Ordinarily the elves were thought of as beings handsomer and better made than men, although smaller. They were organised in societies in the manner of men with kings whom they faithfully served. They loved games and dancing. Often they passed the entire night tirelessly dancing...and avoided the eyes of men. If, while they danced by moonlight, a man chanced to pass the clearing where they frolicked he would be unable to tear his eyes from the faces of the young female elves...They were wise and subtle creatures to whom the future was known.'. Cualquier lector de Tolkien se sentirá probablemente abrumado ante la enorme similitud que existe entre estos seres y los que, por ejemplo, se encontraron unos sorprendidos Sam, Pippin y Frodo en los bosques de la Comarca, en el capítulo 3 de ‘The Fellowship of the Ring'. 

B) Siguiendo la ‘New Larousse Enciclopedia of Mythology', con respecto a los aquí denominados dwarfs (siguiendo la nomenclatura estándar y no la tolkeniana), nos encontramos con un párrafo igualmente revelador: ‘Dwarfs...were of small stature, lived in secret places, usually undergroung...they had big heads, pale faces and long beards...It was said that these dwarfs were themselves often dressed as miners and wore leather aprons, carried lanterns and hammers. More ingenious and learned than men, they only frequented places where useful and precious metals abounded...They were considered to be the rightful owners of buried treasure...'. Nuevamente, hasta el más novicio de los estudiosos de Tolkien reconocerá a los congéneres de Gimli son of Glóin o Thorin Oakenshield en esta descripción, extremadamente similar al modelo de Tolkien. 
Otro de los más impactantes ejemplos de paralelismo entre las fuentes anteriormente mencionadas y el mundo de Middle-Earth puede encontrarse en el pueblo de Rohan. Los Rohirrim, valerosos jinetes de la Marca, son en su totalidad un reflejo de los míticos pueblos escandinavos de la etapa contemporánea a la llegada de la cristiandad. Su cultura, organización social, lengua, características físicas, y su carácter así lo delatan, con la única excepción de su especial relación con los caballos, algo que los pueblos vikingos como los ‘gardena' o spear-danes del Beowulf no podían compartir con los hombres de Rohan, dadas las diferencias de clima y orografía entre sus tierras respectivas. Desglosemos ahora los diferentes aspectos en los que podemos ejemplificar este paralelismo: 

A) Su lengua: según las palabras del mismo Tolkien, el Rohirric, o lengua de los Rohirrim, tenía su única fuente de inspiración en el Inglés Antiguo: El anglosajón no es sólo un "campo fértil", sino el único campo en el que buscar el origen y la significación de las palabras o nombres pertenecientes al habla de la Marca. (Tolkien, 1993: 442). Las únicas frases de su lengua que aparecen en The Lord of the Rings serán las exclamaciones ‘Westu Théoden hál!' y ‘Ferthu Théoden hál', significando respectivamente ‘To the West the hall of Théoden' y ‘Forth Théoden's hall'. La no aparición de más frases o palabras en esta lengua se debe al hecho de los hobbits, hilo conductor de la historia en todo momento, desconocían por completo el habla de la Marca, aunque ésta les resultara familiar en cierto modo, dado que los Rohirrim procedían en realidad del Norte, de donde el mítico Eorl the Young había venido para, aliado con Gondor, instalarse en las verdes praderas de Rohan. 

B) Su apariencia: ‘tall and long-limbed: their hair, flaxen-pale, flowed under their light helms, and streamed in long braids behind them; their faces were stern and keen. In their hands were tall spears of ash, painted shields were slung at their backs, long swords were at their belts, their burnished shirts of mail hung down to their knees'. De los rasgos físicos de los guerreros nada se dice en poemas épicos como Beowulf, pero la descripción de Tolkien de los jinetes de Rohan evoca instantáneamente en el lector la imagen de fieros y nobles ‘thanes' a la carga, en una idealizada y heroica Inglaterra anglosajona. Pero no son sólo las poderosamente evocadoras descripciones de Tolkien las que nos indican el paralelismo físico entre los Rohirrim y los protagonistas de sagas y poemas nórdicos: veamos ahora varios extractos del ‘Beowulf', tomados de la versión brillantemente traducida por Kevin Crossley-Holland: 

B1) Descripción de Beowulf y sus leales thanes: ‘Their corslets were gleaming, the strong links of chain-mail clinked together...they placed their broad shields (worked so skilfully) against Heorot's wall...a grey-tipped forest of ash-spears...'. 

B2) Descrición de Beowulf: ‘that hardy man, stern-faced beneath his helmet...'. 

Los paralelismos entre la descripción de los Rohirrim y estos dos breves extractos del Beowulf son obvios, pero continuemos ahora con otros aspectos igualmente reseñables: 

C) Su cultura: 

C1) El hall: Meduseld. Tomemos, como primer punto a tratar, el mítico hall de Théoden, Meduseld. Este es descrito por Legolas como ‘a great hall of Men...thatched with gold. The light of it shines far over the land. Golden, too, are the posts of its doors. There men in bright mail stand.'. Este maravilloso ‘golden hall' de Meduseld domina todas las tierras circundantes desde lo alto de una gran colina, a al cual puede sólo accederse por ‘a broad path, paved with hewn stones', por el que los aventureros subirán hasta llegar hasta las enormes puertas del hall. Su interior , iluminado tan sólo por un gran fuego en el medio de la estancia, está decorado con ricos tapices, ‘hung upon the walls, and over their wide spaces marched figures of ancient legend...'. La estancia era ‘long and wide...mighty pillars upheld its lofty roof'. Comparemos ahora todas estas referencias con el igualmente mítico hall de Hrothgar en Beowulf, Heorot. Tras desembarcar y ser abordados en la playa por uno de los guardias costeros de Hrothgar, son conducidos por este hacia Heorot: ‘the thanes made haste, marched along together until they could discern the glorious, timbered hall, adorned with gold: they saw there the best-known building under heaven. The ruler lived in it; its brilliance carried across countless lands.'. Tras caminar durante algún tiempo, Beowulf y los suyos llegaron hasta una carretera (elemento harto improbable en la Dinamarca de los siglos séptimo o anteriores, y que refuerza el sentido de maravillamiento para la audiencia anglosajona del Bewoulf, que reconocería en esta simple carretera un símbolo del poder de Hrothgar y su reino): ‘the road was paved; it showed those warriors the way'. Tras la llegada a Heorot, y la derrota de Grendel, Beowulf y los suyos disfrutarán de una grandiosa fiesta en el interior del hall de Hrothgar, que ahora, adornado con ricos tapices y lleno de gente, aguardaba a los valerosos thanes: ‘Tapestries, worked in gold, glittered on the walls, many a fine sight for those who have eyes to see such things'. 

C2) Las fiestas y celebraciones. Íntimamente relacionadas con el concepto del ‘hall' están las costumbres propias del pueblo de Rohan con respecto a celebraciones y fiestas. Éstas, conducidas habitualmente en el interior de Meduseld, son oficiadas en este caso por el Rey de la marca y por Éowyn, ‘Lady of Rohan', sobrina de Théoden. En estas ocasiones, el hall es adornado con preciosos tapices y llenado de luz, mientras los asistentes se deleitan con las evocadoras palabras y música de un bardo, que traen a sus mentes recuerdos de los hechos recientes o del lejano y mítico pasado de los Eorlingas, repitiendo los nombres de los reyes y sus hazañas más importantes. Particularmente importante en todas las ceremonias es el rol de Éowyn (o de la consorte del rey, en caso de haberla): ella será la encargada de ofrecer al rey la copa con la que éste beberá a la salud de los reyes pasados, o de sus invitados, dando comienzo a la celebración. Tras esto, será la consorte la que haga pasar la copa al resto de invitados, disfrutando así de una posición de ‘maestra de ceremonias', de gran importancia política y social, que en ningún caso debe de interpretarse como servil en modo alguno. Por último, y no menos importante, será también Éowyn (o la consorte) en muchos casos la encargada de repartir los regalos que el Rey desee hacer a sus invitados, actuando de nuevo en un papel similar al de los modernos ‘Relaciones Públicas'. 

Pasemos ahora a ejemplificar esta descripción desde el texto original, analizando las descripciones allí dadas de las fiestas celebradas en honor de Théoden, tras su funeral: ‘The Golden Hall was arrayed with fair hangings and it was filled with light, and there was held the highest feast that it had known since the day of its building...'. ‘(...)And when the time came that in the custom of the Mark they should drink to the memory of kings, Éowyn Lady of Rohan came forth, golden as the sun and white as snow, and she bore a filled cup to Éomer. Then a minstrel and loremaster stood up and named all the names of the Lords of the Mark in their order...'. Finalmente, al despedirse, Éowyn y Éomer (ahora Rey de la Marca) ofrecen como regalo de despedida al valiente Merry un pequeño y precioso cuerno mágico, bellamente labrado: ‘Then Éowyn gave to Merry an ancient horn, small but cunningly wrought....'. ‘This is an heirloom of our house, -said Éowyn. It was made by the dwarves, and came from the hoard of Scatha the Worm...'. 

Pues bien, todo lo anteriormente descrito refleja con increíble exactitud las costumbres de los pueblos Anglosajones y Escandinavos en el Medievo, tal y como el corpus de literatura de la época nos indica: incluso aquel con sólo un superficial conocimiento de obras como, de nuevo, el Beowulf (una de las obras favoritas de Tolkien, y probablemente su mayor fuente de inspiración), podrá reconocer en todas esta escenas de ‘mead-cups', ‘ancient heirlooms' y ‘minstrels' los más estereotípicos elementos de este tipo de obras, siempre presentes en todas ellas, con escasas variaciones en forma o contenido. 

Los ejemplos podrían ser innumerables, pero de nuevo pasemos a examinar algunas muestras del Beowulf de Crossley-Holland (referidas a la fiesta tras la derrota de Grendel): ‘Then orders were quickly given for the inside of Heorot to be decorated...Tapestries, worked in gold, glittered on the walls...'. Al llegar al hall, Hrothgar hace entrega a Beowulf ricos presentes, como recompensa por su victoria: ‘Then Hrothgar gave Beowulf Healfdene's sword, and a battle-banner, woven with gold, and a helmet and a corslet, as rewards for victory...'. Tras esto, un bardo entretiene a los presentes con sus canciones e historias: ‘Then Hrothgar, leader in battle, was entertained with music -harp and voice in harmony. The strings were plucked, many a song rehearsed, when it was the turn of Hrothgar's poet to please men at the mead-bench...'. Tras las canciones, la esposa del Rey Hrothgar, Wealtheow, ‘wearing her golden collar, walked to where Hrothgar and Hrothulf were sitting side by side...Then the lady of the Scyldings spoke these words: ‘Accept this cup, my loved lord, treasure giver...'. Tras ofrecer la copa a su rey, Wealtheow, una inteligente y poderosa mujer, ofrece a Beowulf la mead-cup, y llevándole varios ricos presentes, le pide que deje la sucesión del trono libre a sus hijos (pues Beowulf, tras sus heroicidades, podría muy bien reclamar el trono para sí): ‘To him she carried the cup, and asked in gracious words if he would care to drink; and to him she presented twisted gold with courtly ceremonial...'. También sería interesante mencionar que la costumbre de recitar en verso los nombres e historias de los reyes, trazando sus orígenes hasta los dioses de su panteón, o los más importantes héroes del lejano y mítico pasado, no es en absoluto exclusivo a los moradores de Rohan: esta práctica, que no aparece sin embargo en Beowulf, se trata de una de las más antiguas tradiciones de los pueblos germánicos, y constituye probablemente el primer ejemplo de poesía oral de éstos, que más tarde desarrollarían formas literarias más complejas, bajo el influjo del cristianismo, como las sagas islandesas. 

C3) Los ritos funerarios. Tan importante como los dos conceptos anteriores, el examen detallado de los ritos funerarios de Rohan se muestra como uno de los elementos más reveladores en nuestra tesis. Analicemos para ello la escena del funeral de Théoden, que ha sido ya descrita parcialmente en el anterior punto: 

Tras ser portado con honores desde Minas Tirith hasta su Edoras natal, los Rohirrim preparan durante tres días el funeral de Théoden, decorando Meduseld con ricos tapices y adornos. Finalmente el cuerpo del rey fue ‘laid on a house of stone with his arms and many other fair things that he had possessed, and over him was raised a great mound, covered with green turves of grass and of white evermind...'. Entonces, los caballeros de la casa real cabalgaron majestuosamente en blancos corceles alrededor del túmulo, ‘and sang together a song of Théoden Thengel's son that Gleówine his minstrel made, and he made no song after...the slow voices of the Riders stirred the hearts even of those who did not know the speech of that people...'. Tras terminar la ceremonia y el llorar de las mujeres, las gentes de Rohan se congregaron en el Golden Hall para celebrar una gran fiesta, ‘for Théoden had lived to full years and ended in honour no less than the greatest of his sires'. 

Los ritos funerarios de los pueblos germánicos han sido objeto de estudio para arqueólogos y filólogos por igual, y nos encontramos aquí con multitud de posibilidades para mostrar el claro paralelismo entre el funeral de Théoden y las costumbres tradicionales de éstos. Nos referiremos primero, como en el resto de ocasiones, al texto de Beowulf, para observar el claro referente que Tolkien tenía en mente al crear la emocionante escena del entierro del Rey de la Marca: 

‘Then, on the headland, the Geats prepared a mighty pyre for Beowulf, hung round with helmets and shields and shining mail, in accordance with his wishes; and then the mourning warriors laid their dear lord, the famous prince, upon it...The heart's cup overflowed; they mourned their loss, the death of their lord. And likewise, a maiden of the Geats, with her tresses swept up, intoned a dirge for Beowulf time after time...'.'Heaven swallowed the smoke. Then the Geats built a barrow on the headland...They buried rings and brooches in the barrow; all those adornments that brave men had brought out form the hoard after Beowulf died...'. ‘Then twelve brave warriors, sons of heroes, rode round the barrow, sorrowing; they mourned their king, chanted an elegy, spoke about that great man; they exalted his heroic life, lauded his daring deeds; it is fitting for a man, when his lord and friend must leave his life, to mouth words in his praise and to cherish his memory.'. 

Los paralelismos son impactantes y evidentes, pero existe una notoria diferencia: mientras que en Beowulf el héroe y rey de los Geats es incinerado en una enorme pira funeraria, Théoden es depositado con gentileza en un hogar subterráneo, en una ceremonia más pacífica y tranquila. Esta diferencia no es casual: los Rohirrim eran un pueblo que, como los vikingos, permanecían relativamente aislados, pero muy próximos a una civilización mucho más compleja y ‘avanzada' que la suya. En el caso de los jinetes de Rohan, ésta era la de Gondor; en el de los Norse, la cristiana y feudal del resto de Europa. Y es precisamente debido a la creciente influencia del cristianismo, primero en Inglaterra y Alemania, y después en Escandinavia, que los pueblos germánicos abandonaron su antigua costumbre de incinerar a los caídos en majestuosas piras: esta práctica era severamente condenada por la Iglesia, y supuso uno de los primeros motivos de confrontación entre la clase noble, fuertemente arraigada en las tradiciones heroicas paganas, y la del clero, que ayudaba a éstos a gobernar sus reinos, y veía su poder e influencia aumentar día a día. Pero, debido precisamente a esta reticencia por parte de los nobles a abandonar completamente sus antiguas costumbres, tanto Anglosajones y germanos, como después los vikingo,s adoptaron una curiosa mezcla, tanto en este como en muchos otros campos, de costumbres cristianas y paganas; los cuerpos de los reyes eran ahora enterrados, no incinerados, pero los ‘barrows' perduraron durante mucho tiempo, así como la costumbre de enterrar a los hombres con los tesoros y armas que les pertenecieran en vida. Así podemos encontrarnos con escritores que, como el famoso Snorri Sturluson, mantuvieron vivas las antiguas tradiciones de su pueblo, creando un registro escrito de la mitología y cultura que la Iglesia Cristiana estaba tratando de erosionar. Una muestra de esto es este extracto de la Ynglinga Saga, parte de la gran obra de Sturluson, la Heimskringla (1223-35): 

‘Odin decreted by law that all dead men should be burnt, and their goods laid beside them on the pyre, and the ashes thrown in the sea or buried in the ground. He declared that in this way every man would come to Valhalla with as much wealth as he had with him on the pyre...Men of high rank would have a mound raised to their memory, and all other fighting men who had been noted for valour would have a standing-stone...'. 

Esta diferencia entre los enterramientos de Rohan y los de los pueblos germánicos de las sagas puede, tras este examen, deberse fundamentalmente a dos motivos: uno, que los Rohirrim, al igual que sus ‘primos' de las sagas escandinavas, estuviesen inmersos en un proceso de cambios culturales debido a la influencia homogeneizante de sus vecinos de Gondor; y dos, que fuese el propio Tolkien, que no debemos de olvidar era un católico no exento de cierto fanatismo, el que ‘condenase' esta práctica pagana de la incineración, eliminándola así de ‘sus' Anglosajones de la Tierra Media.

D) Sus personajes principales: el lector atento de estas líneas probablemente haya caído ya en la cuenta de la enorme similitud existente entre los principales protagonistas de la corte de Meduseld, y los de Heorot. Théoden, Éowyn, y Gríma Wormtongue tienen su equivalente en los Hrothgar, Wealtheow y Unferth de Beowulf, lo cual nuevamente no hace sino reforzar la idea de que el pueblo de Rohan en su totalidad es un producto de la rica imaginación de Tolkien, que invocando las para él familiares imágenes de los Jarls vikingos y sus leyendas, dio vida a varios de los más heroicos y emocionantes pasajes de The Lord of the Rings, como el majestusoso capítulo de ‘The Battle of the Pelennor Fields', protagonizado por los Eórlingas. 

Pasemos ahora a analizar cada uno de los personajes de la corte de Meduseld, en comparación con sus homólogos de Heorot: 

-Théoden: Rey de Rohan, un hombre glorioso en su juventud pero que, al llegar Gandalf y los demás a Edoras, se inclina bajo el peso de la edad y de los traicioneros consejos de su mano derecha, Wormtongue, que trata constantemente de corromper su antaño poderoso espíritu. La llegada de Gandalf, Aragorn, Legolas y Gimli supondrá sin embargo un catalizador que habrá de renovar todo el reino de Rohan, logrando un milagroso cambio en Théoden, que parecerá rejuvenecer y recuperar su espíritu de guerrero, tras haber sido desenmascarada la traición perpetrada por su consejero, Gríma. 

‘Upon it sat a man so bent with age that he seemed almost a dwarf...'; ‘Slowly the old man rose to his feet, leaning heavily upon a short black staff with a handle of white bone; and now the strangers saw that, bent though he was, he was still tall and must in youth have been high and proud indeeed'. 

-Hrothgar: Rey de los Geats, Hrothgar había sido en su juventud un valiente guerrero, pero tras llegar a la madurez y construir el mítico hall de Heorot, hubo de ver como el terrible monstruo , Grendel, asolaba sus tierras una y otra vez, matando a sus hombres y haciéndose con el control del lugar más sagrado y bello de su reino, el hall dorado que él mismo había construído, símbolo de su poder. Así, envejecido y frustrado por los crímenes y vejaciones a los que Grendel les sometía, Hrothgar pasó a ser un sabio y triste rey que trataba de en vano de encontrar una solución a sus males. La llegada del heroico Beowulf supuso su liberación, al morir finalmente Grendel, pero también hizo más aparente la vejez y debilidad de Hrothgar, que veía como su trono podía quedar en manos del héroe tras su muerte. 

‘Hrothgar won honour in war, glory in battle, and so ensured his follower's support...And he resolved to build a hall, a large and noble feasting-hall, of whose splendours man would always speak...'. Al comenzar los crímenes de Grendel, ‘The famous prince, best of all men, sat apart in mourning'. ‘for twelve long winters the lord of the danes was sorely afflicted with sorrows and cares'; ‘Thus Healfdene's son endlessly brooded over the afflictions of this time; that wise warrior was altogether helpless...'. 

Puede apreciarse claramente el paralelismo entre ambos personajes: antaño heroicos jefes guerreros, ambos se vieron atacados en su madurez por un mal externo que hubo de consumirles lentamente por dentro, hasta la milagrosa llegada de un grupo de héroes extranjeros que hubieron de salvar su reino y su maltrecho espíritu. Sin embargo, mientras que Hrothgar pasará el resto de sus días en paz, aguardando con calma su muerte, Théoden saldrá en su busca con ardor guerrero, encabezando a sus hombres gloriosamente en la batalla contra la Oscuridad; de nuevo, Tolkien utiliza un modelo tomado directamente del Beowulf, empleando la arcilla primordial del poema Anglosajón para dotar al personaje del rey de un vigor y un poder nuevos, insuflando en él la magia con la que daría vida a todos los demás elementos de la Middle-Earth.

-Éowyn: ‘Lady of Rohan', y sobrina de Théoden. Esta joven mujer, de rubios cabellos y belleza fría y brillante como el hielo, ha permanecido fielmente al lado de su tío durante años, contemplando con amargura como éste se iba doblegando bajo el peso de los traicioneros consejos de Wormtongue, que le invitan constantemente a la inacción y el desaliento. En el interior de Éowyn late un poderoso corazón que ansía deshacerse de las ataduras que la mantienen tan prisionera como lo es ahora su tío; desea luchar, como lo hacen los caballeros del rey, como su hermano Éomer. Y al llegar Gandalf y los demás, esta joven Rohirrim se quedará prendada del oscuro y silencioso Aragorn, en cuyo interior se oculta un poder que Éowyn parece poder adivinar. Deseosa de partir con Aragorn y los suyos hacia el oscuro Este, finalmente Éowyn cabalgará, disfrazada, hacia la terrible batalla de los campos de Pelennor, abatiendo al Rey Brujo de Angmar con la ayuda de Merry. 

‘Grave and thoughtful wa sher glance, as she looked on the king with cool pity in her eyes. Very fair was her face, and her long hair was like a river of gold...but strong she seemed and stern as steel, a daughter of kings.'. ‘(...)The king now rose, and at once Éowyn came forward bearing wine. -Ferthu Théoden hál-, she said. -Receive now this cup and drink in happy hour. Health be with thee and thy coming!'. 

-Wealtheow: Una mujer inteligente, versada en las artes de la política y de la etiqueta propias de su pueblo, Wealtheow apoya en todo momento a su rey, tratando de conservar el trono para sus propios hijos o para Hrothulf, sobrino del rey. Si bien no se menciona explícitamente que fuese una mujer de gran belleza, como lo era Éowyn, en numerosos pasajes se reitera la majestuosidad de su figura, y su influencia en los hombres que la rodean parece ser muy grande. 

‘Wealtheow came forward, mindful of ceremonial -she was Hrothgar's queen; adorned with gold, that proud woman greeted the man in the hall, then offered the cup to the Danish king first of all. She begged him, beloved of his people, to enjoy the feast...'. 

Los paralelismos son de nuevo obvios, como también las diferencias. Al igual que en el caso de Hrothgar, es evidente que Éowyn es un reflejo del personaje de Wealtheow, llevado sin embargo a nuevas cotas de realismo y poder al hacer Tolkien de Éowyn el personaje más romántico de la obra. Es Éowyn la que, con lágrimas en los ojos, pedirá desesperadamente a Aragorn que la deje acompañarle hasta la muerte; es Éowyn la que se lanzará a la batalla junto con los hombres de Rohan, mirando sin miedo al Witch-King que hace huir aterrorizados a hombres y bestias; y será también Éowyn la que deje transformar su dureza de hielo en apasionado amor cuando el noble y sensible Faramir le pida su mano, prendado de su triste pero brillante belleza. El mayor paralelismo entre ambos personajes ya ha sido en realidad mostrado en el apartado C2, y es su rol en la historia, como maestras de ceremonias y ‘Lady of the Geats' y ‘Lady of Rohan', respectivamente. Pero debemos tener en cuenta también que el hecho de que Éowyn fuese descrita por Tolkien como una fría, bella y orgullosa doncella guerrera no responde tan sólo a la intención del autor de innovar partiendo de unas bases tradicionales: en sí mismo, el personaje de Éowyn es, en realidad, más tradicionalmente nórdico que el de Wealtheow, pues está directamente modelado a partir de la figura mitológica de la ‘Valkyrie' (término del Old Norse que significa literalmente ‘Chooser of the Slain', OE waelcyrge). Las ‘valkyrie' eran poderosos semidioses femeninos, los agentes del dios Odin en Middleheim, el reino de los humanos. Ellas era las encargadas de elegir cuáles de los guerreros caídos en combate podrían unirse a los dioses en el Valhalla, el equivalente Norse del Paraíso Cristiano. Las ‘valkyrie' también jugaban un importante rol en el Valhalla, el hall de los dioses: ellas eran las maestras de ceremonias, encargadas de distribuír el ‘mead' y los regalos entre los invitados de Odin. Pero en manera alguna eran éstas pasivos sirvientes de Odin the All-Father: las ‘valkyrie' eran diosas de la guerra, temidas y respetadas, pues llevaban a cabo los designios de Odin en el mundo de los hombres, tomando parte a veces en las insignificantes guerras humanas, y decidiendo con su terrible fuerza el destino de éstas. Es especialmente importante señalar que en la literatura y el arte las valkyrie era descritas en este doble rol: ofreciendo la ‘mead-cup' a los guerreros del Valhalla o a los dioses, o como orgullosas y temibles figuras a caballo, armadas con escudo y espada. 

-Gríma Wormtongue y Unferth: ambos personajes carecen de gran importancia en el contexto global de The Lord of the Rings y Beowulf respectivamente, pero suponen otro ejemplo adicional del claro paralelismo entre ambas obras. Ambos son los consejeros de sus reyes respectivos; ambos ocupan un asiento al lado del trono, y ambos son individuos ambiciosos y llenos de envidia hacia los héroes recién llegados, que amenazan con disminuir su privilegiada posición. Así, Unferth retará verbalmente a Beowulf, al igual que Wormtongue tratará de vilipendiar a Gandalf. Ambos sufrirán un mismo destino: ser humillados por el héroe, cayendo en desgracia en su reino. El personaje de Gríma, sin embargo, es más importante en tanto se nos muestra como un ejemplo del horrendo poder corruptor de la ambición, presente en todas partes en The Lord of the Rings: los Nazgûl, Gollum, Boromir.... Así, Wormtongue, patético hasta el final, sufrirá una muerte igualmente deleznable en la pacífica Comarca que él mismo ayudase a ultrajar y destruir, como recompensa a sus maldades. 
 

Existe también otro medio que permite al estudioso de Tolkien trazar los orígenes de su literatura con inequívoca precisión: el estudio lingüístico. Un ejemplo de esto es el hecho de que muchos de los nombres de los personajes y de los lugares de la Tierra Media proceden de la literatura o lengua Anglosajona, y fueron utilizados por Tolkien con profusión a lo largo de la obra, como él mismo explicase en los Apéndices de ‘The Lord of the Rings'. Dada, sin embargo, la naturaleza estrictamente literaria de nuestro estudio, y la necesaria brevedad a la que nos vemos obligados, hemos decidido no extendernos demasiado en este particular, prefiriendo limitarnos a aportar algunos ejemplos que considero especialmente originales, y que probablemente sean desconocidos a la mayoría de lectores de Tolkien, a modo ilustrativo: 

-Mordor: curiosamente, las tierras de Sauron tienen su origen en el sustantivo Anglosajón ‘morthor', que significa ‘murder, crime, torment'. 
-Gandalf y Frodo: ambos nombres no pertenecen a la fértil imaginación de Tolkien, sino que en realidad fueron tomados por éste de la literatura escandinava: Gandalf y Frodo son los nombres de dos reyes noruegos del medievo, de los cuales Snorri Sturluson relatará muchas de sus aventuras en su obra épica ‘Heimskringla'. 
-Théoden: el rey de la Marca debe su nombre al sustantivo Anglosajón ‘théoden', cuyo significado es ‘lord, prince, the Lord'. 
-Éored: los jinetes de la Marca hablan de los ‘éored', refiriéndose a éstos como a la unidad básica de su ejército, el equivalente del moderno batallón. Esta palabra del Rohirric, como muchas otras, proviene en realidad del Old English, y significa literalmente ‘cavalry'.