- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
ESTUDIO Y CATALOGACIÓN DE LAS FUENTES DOCUMENTALES E HISTORIOGRÁFICAS DE LA CATEDRAL DE LUGO (735-1217) 6/
Pilar Solis Parga
ISBN- 84-9714-072-9
 

En toda su voluminosa producción historiográfica, que supera a la de cualquier otro historiador gallego, dejar  marcadas las pautas básicas de su personalidad como historiador. Poseedor de unos conocimientos especializados a diferencia de otros investigadores ya estudiados, y de un acceso directo a la masa documental conservada en los archivos eclesiásticos, elaborar  un relato histórico, cronológico y sistemático, de tipo monográfico y exhaustivo, opuesto al de los románticos por no tratar de hacer historia general ni rehusar el contacto con el dato preciso, con la erudición.

 A la vista de lo anterior se podría definir a López Ferreiro como un historiador típicamente positivista. Pero, su filosofía de la historia está lejos de atenerse en sentido estricto a aquella teoría filosófica de la segunda mitad del siglo XIX, que se caracterizaba por su atención exclusiva a los hechos y prescindía de cualquier postulado no verificable. Su ideología no se lo permitía.

 Su método de investigación empírica de los sucesos históricos estaba ligado con su creencia en que era la Divina Providencia la que determinaba el curso de los acontecimientos y los dirigía hacia el fin propuesto por ella misma. Es por esto mismo por lo que no puede aceptar el positivismo, nacido de las doctrinas racionalistas con las que ya había entrado en oposición durante su juventud. En resumen, se puede decir que López Ferreiro, más que un positivista, es un historiador que utiliza los presupuestos técnicos del positivismo para subordinarlos a sus principios ideológicos tradicionalistas, carlistas y regionalistas.

 A partir de este momento comienza una proliferación de obras, muchas de las cuales no voy a citar en este estudio porque sería una larga relación de autores y títulos, ya que no aportan nada al hacer histórico de este momento (41). No obstante, hay que citar a Bartolomé Teijeiro Sanfiz, personaje nacido y vinculado a la ciudad de Lugo. Su profesión era la de perito agrimensor aunque su vocación fue el dibujo, asignatura de la que fue profesor en el instituto de esta ciudad. Fue miembro de la Real Academia de la Historia y de la Bellas Artes de San Fernando (42). Lo destaco en este estudio por haber realizado, Breve reseña histórica descriptiva de la Catedral de Lugo, las Iglesias de Santo Domingo y San Francisco, pertenecientes a los conventos del mismo nombre y del Monasterio de San Julián de Samos. Se publica en 1867 y su importancia reside en ser una monografía dedicada a la historia local de Lugo, que como se puede ir viendo a lo largo de este estudio es escasa.

 Otro de los personajes cuya producción se  puede mencionar es Ramón Álvarez de la Braña (1837-1906). Su formación es netamente histórica ya que estudió en Madrid la carrera de archivero y bibliotecario, ejerciéndola entre 1866 y 1903. Escribió diversas obras, cultivando la variedad del artículo histórico en diversas revistas y periódicos. Varios de estos artículos quedaron recogidos en la obra titulada Galicia, León y Asturias (La Coruña 1894), con prólogo de Luis Rodríguez Seoane, en el que figura también la introducción de un libro del que sólo se imprimieron dos pliegos llamado Gramática y Vocabulario del dialecto gallego (Madrid 1863).

 Andrés Martínez de Salazar fue un editor cuya importancia estriba en ser creador de revistas, reeditor de obras del siglo XVIII y archivero. En la primera de las funciones citadas está la edición de la revista Galicia, Revista regional, en la segunda de sus labores editó la obra de José Pardiñas y Villalobos, Breve compendio de los varones ilustres de Galicia en el año 1887, y en la tercera fue desde 1872 Archivero General del Reino de Galicia. Se le considera una figura de la historiografía gallega y entre otros honores fue miembro de la Real Academia Gallega.

 Por último, hay que citar a César Vaamonde Lores (1867-1942), cuya profesión fue la de historiador y cronista oficial de la ciudad de La Coruña en 1934. Entre otras menciones era miembro de la Real Academia de la Historia y de la Real Sociedad Geográfica. En 1898, publicó Resume da Historia de Galicia, obra que desde el punto de vista histórico es de escasa importancia ya que realiza una síntesis excesiva de la historia gallega pero su mérito reside en estar escrita en lengua gallega. En cuanto a obra histórica redactada en gallego se puede decir sin duda alguna que es la primera de este género ya que hasta 1921 no se producirán los primeros intentos serios de introducir el gallego en el campo de la historia y el ensayo tratando así de superar la separación entre cultura y pueblo (43).

1.3 LA PRODUCCIÓN DEL SIGLO XX.

 Como ya se ha mencionado en la introducción de este capítulo, se ha considerado oportuno dividir la producción historiográfica gallega en dos secciones, una primera que abarca desde los inicios de este siglo hasta la década de los setenta, y una segunda que comienza en este momento y llega hasta la actualidad. Considero necesario hacer esta división puesto que el concepto de Historia ha variado notablemente y en respecto a la historiografía gallega, como se ver  en su momento, ha significado un cambio radical.
 

1.3.1 La producción historiográfica hasta la década de los setenta

 Durante los primeros años del siglo XX la producción histórica viene marcada, hecho lógico por otra parte, por las pautas del siglo anterior. Para la historia de la ciudad de Lugo resulta muy interesante la obra de Miguel Teijeiro Sanfiz, Lugo. Datos históricos-locales y de la sede lucense, publicada en 1906, que aclara ciertos aspectos de la historia urbana de la ciudad aunque no existe un tratado general sobre este tema aparte de los ya mencionados de Villaamil y Castro y López Pelaez.

 Ahora bien, como ya he dicho no hay renovación en el hacer histórico, hecho que para la historia local y en especial para la de Lugo va ser, como se va a ir  viendo, un proceso lento, laborioso y sin concluir en la fecha presente.

 La primera figura que hay que citar es la de José María Crespo Rodríguez (1882 -1971). Fue profesor de Pedagogía y se dedicó a escribir obras de geografía e historia de Galicia como lo demuestra sus Nociones de Historia de Galicia (Pontevedra 1916) y Compendio de Historia General de Galicia (Santiago 1928).

 Una fecha de gran importancia para la renovación de los estudios históricos gallegos la tenemos en la década de los veinte, en concreto en 1920. En este momento se producen los primeros intentos serios de introducir el gallego en el campo de la historia y del ensayo tratando de superar la separación entre cultura y pueblo, a través de una revalorización del habla popular (44). Surge así, al Grupo NOS, que va a tener como órgano de difusión la Revista NOS, - Revista Mensual de Cultura Galega. Orgáo da Sociedade Galega de Pubricación NOS -. Se crea en Orense en 1920 y, con una pequeña interrupción entre julio de 1923 a julio de 1925, deja de publicarse en 1935.

 Como señala Manuel Justo Gil, esta agrupación y su revista van a ser de gran importancia para la cultura gallega como aglutinantes de escritores, y por sus aportaciones al estudio literario y científico de la realidad gallega. Este último aspecto es el que interesa y por el que se destaca a este grupo en esta investigación (45). En él se van a integrar figuras del panorama gallego como Antonio Villar Ponte, Vicente Risco, Alfonso Rodríguez Castelao, Ramón Otero Pedrayo, Florentino López Cuevillas, Primitivo Rodríguez Sanjurjo y Fermín Bouza Rey.

 Para este estudio es de gran interés la figura de Vicente Risco (1884 -1963), personalidad contradictoria e individualista, cuya profesión fue la de profesor de historia en una Escuela Normal, hecho que va a influir notablemente en su trayectoria histórica, puesto que va a imprimir a sus estudios un fuerte carácter didáctico. También se van a caracterizar por su oscilación entre el comentario crítico - satírico de la sociedad, a la simple descripción o exposición de las costumbres y cultura popular con claro valor científico, etnográfico y arqueológico (46).

 Su producción histórica más conocida es el Manual de Historia de Galicia, los presupuestos sobre los que se plantea este estudio se expresan claramente en el prólogo del mismo:
 

“No es el presente un "manual" de tipo científico, aunque pretenda recoger, en forma brevísima, lo fundamental de nuestra historia, según los resultados de las investigaciones más autorizadas (...) no trata de ser una síntesis como las que frecuentemente se ofrecen al gran público, sino de un "resumen" que es una cosa distinta, más útil, a nuestro parecer, y la única posible dentro de nuestros conocimientos actuales acerca de nuestro país” (47).


 La estudio se divide en trece capítulos, que vienen a ser como las grandes etapas de la historia de Galicia (48), descritas con pretendida objetividad intentando que los hechos hablen por si mismos, como si esto pudiera ser posible, sin comprender que la labor del investigador e inclusive del informador, es la ordenación de los datos para su clarificación en un conjunto coherente tratando de buscar a través de ellos y no en los hechos la interpretación del pasado (49).

 Como otras muchas historias de este tipo trata de destacar la importancia del pasado más remoto, dedicándole a las edades antigua y media las dos terceras partes del libro, en una valoración de lo antiguo muy característica de la historia romántica (50). A pesar de todo lo que se ha dicho, es uno de los mejores manuales que se han escrito hasta el momento sobre historia de Galicia, por no ser propagandístico y por su gran rigor.

 Para completar esta generación es necesario hacer referencia a la figura de Ramón Otero Pedrayo (1888- 1976), catedrático de geografía, que ha abarcado todos los géneros literarios y tras su descubrimiento de Galicia, como hombre de NOS, le ha dedicado todos sus esfuerzos literarios y científicos, convirtiéndose en una de las figuras más importantes de la cultura gallega.

Respecto a su obra científica la que interesa para esta investigación es su Historia de Galiza. En realidad, no se trata de un libro de historia sino que lo que su director pretendía era que fuera una gran obra de conjunto. Bajo su dirección salieron a luz tres volúmenes centrados cada uno de ellos en la etnografía, en la geografía y en la prehistoria de Galicia. No por ello deja de ser interesante e importante, a nivel historiográfico, el proyecto que se proponía este personaje de la cultura y letras gallegas.

 En esta década de los veinte, salen a la luz numerosos estudios sobre Galicia, de los que destaco en primer lugar, por ser el prototipo de los manuales históricos gallegos, La Historia Sintética de Galicia, de Ramón Villar Ponte, Compendio de Historia General de Galicia de José Crespo Rodríguez y el Compendio de Historia General de Galicia de José Rodríguez González.

 Otro autor que merece una mención por haber realizado una gran renovación en lo que se refiere al estudio de las sedes episcopales fue Don Pascual Galindo Romeo, historiador no gallego y catedrático de la Universidad de Santiago y de la Central de Madrid. Su obra La Diócesis de Tuy en la Baja Edad Media (siglos XIII - XV), nos ofrece un método más cercano a las ideas actuales de investigación histórica.

 Entre los años 1928 -1936 el abogado, historiador y político catalán Francesc Carreras Candi (1862 -1937) dirige la obra de equipo que salió a la luz bajo el título de Geografía General del Reino de Galicia. Aunque su encabezamiento pueda dar lugar a confusiones, el trabajo no se limita a abordar los aspectos geográficos de la región, sino todo lo contrario, se trata de un proyecto que podemos calificar de enciclopédico y que aglutina todos los aspectos de la vida gallega, desde el folklore a la industria y desde la historia y el arte a la geografía. Colaboraron numerosos investigadores y especialistas de la época y el contenido de sus cinco volúmenes se distribuye del siguiente modo:

Tomo I.

Volumen general de carácter introductorio que incluye entre otros estudios el de Gerardo García Rey, Descripción Física General, en el que trata la situación, límites, división provincial, superficie, población, relieve, costas e hidrografía. 

Él de Manuel Amor Meilán, Resumen Histórico de Galicia, en el que nos da una idea clara y concisa de los hechos más importantes de la historia gallega. 

Él de Angel del Castillo, La Arquitectura en Galicia, que destacó por el estudio que dedica a Santa María de Lugo. En general, trata la arquitectura gallega hasta el Renacimiento, con una tendencia, en la mayoría de los casos, a hacer un simple catálogo de las obras. Esto es de todos modos interesante puesto que nos permite conocer monumentos y obras que por diversas causas se han perdido (51).

Tomo II y III.

Ambos se refieren a la provincia de La Coruña siendo su autor Leandro Carré Aldao.

Tomo IV.

Se ocupa de la Provincia de Lugo. El estudio fue realizado por Manuel Amor Meilán, que ya ha sido citado. La parte histórica, que es la que interesa a este trabajo ofrece gran interés para cualquier investigador que se acerque a la historia de Lugo, aunque,- también hay que decirlo -, incluya relatos excesivamente anecdóticos para un estudio científico.

Tomo V

Está dedicado al estudio de la provincia de Orense.

Tomo VI

Está  dedicado al estudio de la provincia de Pontevedra.

 En resumen, creo poder afirmar, que es la mejor obra de carácter enciclopédico que se ha realizado hasta la década de los ochenta, momento en que, como veremos más adelante, comienza un nuevo esfuerzo por parte, tanto de editoriales como de investigadores, de crear obras exhaustivas de conjunto.

 Simultaneas a las publicaciones que acabo de mencionar, trabaja de forma incansable Manuel Amor Meilán (1867-1933), historiador al que ya he hecho referencia. Figura importante de la cultura gallega gracias a sus múltiples facetas de periodista, novelista, poeta, autor dramático e historiador, fue, además, académico fundador de la Real Academia Gallega y miembro de la de San Fernando y del Instituto do Minho.

 Como historiador me interesa, aparte de sus trabajos ya citados en la Geografía General del Reino de Galicia, el "Argos Divina". Estudio Crítico , publicado en 1902 y la Historia de la Provincia de Lugo en siete volúmenes publicados entre 1918 y 1927. Este último estudio es de capital importancia porque junto a los de López Pelaez y Villaamil y Castro, constituye el primer intento de abordar exhaustivamente la historia local de Lugo.

 Los siete volúmenes de que consta la obra llegan tan sólo hasta el siglo XIII, lo que nos da una idea de su minuciosidad. Se estructura del siguiente modo:

 - Tomo I: La Edad Prehistórica
 - Tomo II: La dominación romana
 - Tomo III: Suevos y Godos
 - Tomo IV: La reconquista
 - Tomo V: La edad sagrada
 - Tomo VI: Los siglos XI y XII
 - Tomo VII: El siglo XIII

 En general, Amor Meilán, que milita en la escuela positivista, se limita a realizar una historia descriptiva de cada reinado (53).

 Teniendo en cuenta el momento en que fue escrita y que se trata de un estudio local, tiene bastante calidad aunque el problema que suscita al investigador es la ausencia de aparato crítico lo que pone en entredicho muchas de las afirmaciones vertidas. Esta situación se mejora gracias a la inclusión de un pequeño apéndice documental que atenúa levemente aquella impresión general.

 El periodo comprendido entre la década de los veinte y la guerra civil, se caracteriza por un vacío en la producción histórica que interesa para esta investigación. Hasta 1947 no se edita nada. Este año es una fecha de gran importancia puesto que Pierre David publica en Lisboa Etudes historiques sur le Galice et le Portugal du VIe au XIIe siecle.


41. Vean el apéndice bibliográfico incluido al final de este trabajo, sección I, Obras Generales.
42. Gran Enciclopedia Gallega. Tomo XXIX. Pág. 57
43. JIMÉNEZ GÓMEZ, Santiago: Op. Cit. Pág. 37.
44. JIMÉNEZ GÓMEZ, Santiago: Op. Cit. Pág. 37
45. JUSTO GIL, Manuel: “La literatura en lengua gallega”. Cuadernos de Estudio 30. Ed. Cincel (Madrid 1981) Pág. 68.
46.  JUSTO GIL, Manuel: Op. Cit. Pág. 69. 
47. RISCO, Vicente: Manual de Historia de Galicia (Vigo 1971) Pág. 7.
48. Las etapas que el autor señala son: los oestrymnios, los celtas, los romanos, el evangelio, los suevos, moros y cristianos, la era compostelana, la cultura gallega en el siglo XII, la gran revolución comunal, feudalismo y comunalismo, las hermandades, la época barroca y las últimas épocas.
49. JIMÉNEZ GÓMEZ, Santiago: Op. Cit. Pág. 47.
50. JIMÉNEZ GÓMEZ, Santiago: Op. Cit. Pág. 47.
51. Otros temas que trata este primer volumen son la minería, la agricultura, el idioma gallego, la ganadería, la pesca en Galicia y prácticas y costumbres.
52. COUCIEIRO FREIJOMIL, Antonio: Diccionario Bio-bibliográfico de Escritores. (Santiago de Compostela 1951-1953) Vol. I Pág. 64.
53. Como ejemplo de esto incluyo los temas que trata en el tomo V: 1. Alfonso III el Magno. 2. Lugo y Mondoñedo. San Vicente del Pino. Ferreira de Pallarés. 3. San Froilán. 4. Ordoño II. 5. De Fruela II a Ramiro II. San Rosendo. 6. Ordoño III y Sancho el Gordo. 7. Ramiro III. Los Normandos. 8. El conde santo y Lorenzana. 9. Fin del reinado de Ramiro III, Portela de Arenas. 10. Bermudo el Gotoso. Rebeliones de los condes. Gundemariz. Menéndez. El cerco de Lugo. Pruebas caldarias. 11. Resumen.