- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
JORGE LUIS BORGES
Adelheid Hanke-Schaefer: Jorge Luis Borges zur Einführung, Hamburg: Junius Verlag,1999. 175 S
Diana Garcia Simon
 

Casi cuatro décadas parecen ser en nuestros días demasiado tiempo como para que un fenómeno literario en el cual todo un grupo de naciones presentan y fascinan y venden con su literatura. El boom literario de los sesenta representó en Europa el recibimiento de la embajada latinoamericana repleta de llanos, pampas, animales exóticos, personajes de una violencia y pasión original. En definitiva, una porción de las diversas realidades de un continente; exactamente la porción que esperaban los hambrientos europeos para satisfacer su hambre de paraísos perdidos. Das Imperium schreibt züruck, como les gusta formular a los ingleses. La corriente folklórica permitió también el descubrimiento de autores que se mantuvieron al margen de los motivos de selvas encantadas e indios salvajes pero dispuestos a ser cristianizados: Borges, Onetti, Cortázar llegaron a Europa negándose a ser reducidos a una moda literaria y aquí se quedaron. Desde entonces es difícil registrar todo el material escrito sobre estos autores, cuántas tesis doctorales, cuántas decenas de libros, cuántas centenas de artículos. Intentos cada vez más profundos y de refinada ténica para robar a los universos literarios el secreto del perfecto mestizaje de las cuturas americanas  y europeas. La puesta al descubierto de la  copulación de ambos continentes, el enraizamiento através del Atlántico. 

Wir waren eine Maske mit Hosen aus England, Pariser Weste, dem weiten Rock Amerikas und der spanischen Mütze, para expresarlo con las palabras de José Martí. En los noventa  comenzaron a calmarse las olas provocadas por la marea latinoamericana en idioma español, el paisaje se tranquilizó y se pudo volver a ver el horizonte. Lo que se vió fue una vez más Cortázar (Suhrkamp publicó este año Andrés Favas Tagebuch), Onetti (Suhrkamp publicó die Gesammelte Erzählungen) y el motivo del centenario avivó las llamas de la crítica literaria en torno a J.L.B. 

Por todo esto  resulta por demás refrescante el trabajo que Hanke-Schaefer, subtitula de forma excenta de toda pretención, una Einführung. La autora (que ya publicó en 1973 Phantastische Elemente und ästhetische Konzepte im Erzählwerk von J.L.B.), no ofrece una llave maestra para la interpretación de las fantasías borgianas sino un  retrato del autor en su entorno. El libro de H-S ancla el peso literario de Borges al suelo de la realidad, lo proyecta desde la distancia ganada en este cuarto de siglo y desde las siete biografías ya escritas. No abundan en el mercado alemán este tipo de introducciones globales a los escritores latinoamericanos, (una de las excepciones es el libro de Thomas Scheerer con respecto a Vargas Llosa, también llamado eine Einführung,1991), podrían sin embargo prestar un doble favor al lector curioso que se encuentra a unos pasos alejado de la vida académica: presición en los datos y una selecta lista de literatura secundaria. 
 
 

Julio Cortázar: Andrés Favas Tagebuch. Bibliothek Suhrkamp, Frankfurt am Main, 1999. (Spanisch von Gisbert Haefs)
Diana García Simon





Vielleicht ist dieses Tagebuch eine argentinische Beschäftigung, escribe el narrador a comienzos del texto. Andrés, el protagonista del diario no es un desconocido para los frecuentadores de la prosa cortaziana, ya en 1950 aparece en El examen ( publicado póstumo en 1986), texto escrito en el mismo año del Tagebuch, y de alguna forma repitiendo la estructura de miscelánea, ya que se concentra en los jirones de conversación de un grupo de amigos. 

Al contrario del Libro de Manuel (1973), donde también aparece un Andrés, es aqui Buenos Aires el escenario de una caminata a través de reflexiones y de idiomas . En ambos diarios se entretejen las notas sobre arte, música, comentarios sobre fraseología, enojos por la imposibilidad de entender a los autores alemanes traducidos al castellano y los caprichos de los pronombres personales en el español bonaerense. Por un lado el Diálogo de la lengua de Juan de Valdés y por otro el Juan de Mairena de Machado.

Palabras y más palabras, fascinación de nombrar y describir e intrumentalizadas fielmente según la idea cortaziana de sustituir con ellas la realidad.

Cortázar supo construir sus novelas y cuentos procediendo de acuerdo con un método científico de prueba y ensayo. En la gran retorta de sus cuadernos, albergaba todo lo que flotaba en su entorno: los tangos que ya no se escuchan, retazos de versos de poetas olvidados, paisajes urbanos , la decripción de una tarde de tormenta en el cementerio de la ciudad. 

Cuadernos que se asemejan una esponja donde todo se almacena  y mezcla con improvisaciones de jazz y sólo con paciencia de cientifico se filtra para entrar en la estructura definitiva del texto. Continuos Cuadernos de Bitácora, como los que fueron dando forma al cuento Casa Tomada.

En este Tagebuch, la anotaciones buscan su lugar propio, libres de la fijeza de las fechas, todas pertenecen al principio, con ninguna logra tener un punto final. En ese sentido contradice semánticamente la doble siginificación de la voz diario en español: Zeitung und Tagebuch. Del mundo exterior se entera el lector muy al margen; el festejo del centenario de la muerte del General San Martín (17 de agosto de 1950). Tagebuch que no es, porque no hay días ni meses ni años para ayudarnos a pintar el resto del paisaje, es decir que se exenta de una de las características atribuídas al Gattung Tagebuch (según el Wissenschaftlichen Wörtebuch für Romanisten, der Niederschrift muß in mehr oder weniger regelmäßigen Abstände folgern und der Blick soll auf eine lebensgeschichtliche Kontinuität gerichtet sein). Invitación entonces al juego similar al propuesto por Rayuela (Himmel und Hölle, 1963), donde lector asume la responsabilidad de experimentar el texto en forma activa, es decir imponiendo su propio orden cronológico? 

Debieran llamarse entonces estas anotaciones Carnets, como los de Camus, o Cahiers como los de Valéry, o quizás debieran llevar otro título que no los ligue a un género, como los textos de Pavese? Cortázar, sin embargo lo llamó Diario. Ahora bien, desea el lector sentarse a observar las vísceras todavía sanguinolentas, que esperan ser limpiadas, ordenadas, empaquetadas y ya listas para el consumo, preparadas con las esencias y hierbas con las cuales la cocina literaria de Cortázar nos agazaja el paladar? Entonces está ante el libro indicado: todo materia prima. Um ein Tagebuch zu schrieben, muß man es verdienen (p.10).

El traductor Gisbert Haefs se mueve con seguridad en una selva terminológica con huecos y precipicios y regala al lector el descanso de una página aclaratoria con las escapadas al francés e inglés, más una somera orientación en las personalidades históricas no demasiado emparentadas con el público alemán.