- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
J.R.R.TOLKIEN
EL SEÑOR DE LOS ANILLOS 2/
ISBN- 849714-097-4
Gonzalo Coto Fernández.
Johnzalo@yahoo.es
 

3:MIDDLE-EARTH (TIERRA MEDIA). UN MUNDO A SU MEDIDA.

Como ya ha sido mencionado anteriormente, gran parte de la obra de J.R.R. Tolkien está desarrollada en un universo completamente creado por el denominado “Tierra Media”. La complejidad de dicho universo merece un apéndice aparte para comentar de manera muy limitada las principales características de este.

Debido a ello, en este epígrafe intentaremos un acercamiento en formato resumido al universo en el que Tolkien desarrolla su principal bibliografía, es decir: “El Hobbit”El Señor de los Anillos”, “El Silmarillion”, “Los cuentos perdidos”, “Los cuentos inconclusos” y algunas otras obras de menor repercusión.

Christopher Tolkien nos advirtió que no pidiéramos ver los “huesos” que se hirvieron para hacer la “sopa” (2), pero en el prefacio de The Hístory afirmaba: “Tales indagaciones no son de ningún modo ilegítimas en principio; surgen de la aceptación de un mundo imaginario como un objeto de contemplación o estudio válido como muchos otros objetos de contemplación o estudio en un mundo que restringe en exceso las alas de la imaginación”(3).  De acuerdo con esta actitud el deseo insaciable de escudriñar cada rincón de la Tierra Media surgido en muchos de los lectores del Señor de los Anillos (entre los que yo debo incluirme) les obliga a indagar en busca de esos “huesos” haciendo caso omiso a dicho aviso.

La “subcreación” de Tolkien:
En “On Fairy-Stories” Tolkien explicaba que para hacer creíble una tierra imaginaria (y la historia que en ella tiene lugar), el Mundo Secundario debe tener la “consistencia intrínseca de la realidad” (4). Cuanto más difiere el Mundo Secundario de nuestro Mundo Primario, mayor es la dificultad de hacerlo creíble. Para ello habría que disponer  de “una especie de arte élfico” (5).

Tolkien no deseaba crear totalmente un nuevo Mundo Secundario. En una entrevista respondió una vez: “Si realmente quieren saber en que está basada la Tierra Media, es en la admiración y fruición que produce en mi la Tierra tal como es, en particular la naturaleza”  (6). Su intención era, asimismo, proporcionar una nueva mitología desde un punto de vista Inglés (7). De forma que tomó nuestro mundo, con sus procesos, y le infundió la cantidad suficiente de cambios para darle el carácter de un cuento de hadas.

3.1:Geografía de la Tierra Media:

La Tierra Media de J.R.R.Tolkien es, en gran parte, un continente indefinido tanto en términos geográficos como en términos culturales. Ha sido documentado a fondo, estudiando el escenario de los acontecimientos que dominaron dicho sistema de vida en la mayor parte del continente y por sus habitantes en la lucha contra la oscuridad en el Noroeste; fue en esta área donde chocaron los mayores poderes.

Las tierras eran indefinidas y sus habitantes bastante desconocidos. Es breve lo mencionado  acerca de ello, algunas referencias al “Vasto Este” o a criaturas (“Hombres del Sur”, etc...) Sabemos, por ejemplo, que los Mûmakil (Elefantes) llegaron accediendo por el tramo sur del gran desierto (mas allá del área de Haradwaith. Ver apéndice 2) y necesariamente lo hicieron por un hueco propicio para su supervivencia.

Sin embargo, si podemos reconstruir la región usando pautas geológicas y meteorológicas. Había una región exuberante más allá del desierto del sur del “Lejano Harad” que correspondía a las pautas atmosféricas, obstruida por la intervención de cadenas montañosas. Gran parte de los hombres del Señor Oscuro venían de esta zona, y dichas costas fueron exploradas y/o colonizadas por los grandes capitanes de Númenor.

Sabemos que los Elfos vinieron desde fuera del Este y un gran número de ellos fueron al Oeste durante la Primera Edad (8). Su viaje les condujo al área noroeste de la Tierra Media. Grupos humanos como los Balchot y los Aurigas (conductores de carros.)Ambos pueblos fueron obligados a emigrar por los hombres del Oeste), vinieron de más allá del Este. Eran de las regiones de más allá del Rhûn y probablemente sufrían la presión de otros grupos del Este. Por consideraciones geográficas son canalizados en el territorio de Rhovanion y las tierras inmediatamente al norte de Mordor. Así, podemos comenzar a obtener un boceto de la expansión de los territorios del Oeste más allá del Rhûn, cuya geografía (puede tener grupos encarados por Rhûn y hacia Rhovanion), está rodeada por el gran desierto de Harad. Había montañas, al Este del desierto y en las regiones de más allá y en las cuales la sombra de Sauron tomó forma. Al Oeste de estas montañas y al suroeste de Mordor vivían los hombres de Khand. Este pueblo tuvo contactos con los Hombres del Este, al menos cuando aconteció la última migración hacia el Oeste, y fueron dominados por el Amo de Mordor. Sus atenciones reconocieron el poder de la Sombra y sus límites geográficos convergieron en la Tierra Oscura.

Las dos cordilleras montañosas de Mordor, las Ephel Dúath (“Montañas de la Sombra”) en los bordes Sur y Oeste, y las Ered Lithui (“Montañas de Ceniza”) que formaban la antigua frontera del norte, desarrollaban actividad volcánica (con abundancia en Mordor) y pudieron ser resultado de la naturaleza y/o de los actos de Saurón. Su relación con el movimiento continental es lejana, aunque fueron hacia el este, para que el Anduin cruzara entre las Montañas Blancas y Mordor. Las montañas de Mordor estaban unidas a las mesetas del este y/o a la actividad de placas (al menos en 

Dejando un amplio desfiladero para el contacto entre Khand y las llanuras del sur del mar de Rhûn, podemos recrear la acción de la formación de las montañas en la orilla este del gran desierto, que formaba cordillera en términos de actividad geológica, estando conectada a las Ephel Dúath de Mordor en parte y con las cadenas montañosas surgidas de la continua rotura.

Otros modelos específicos, como la referencia de que el mar de Rhûn fue el mayor “mar interior” de la Tierra Media, permitiendo la interpretación del cartógrafo para juzgar la escala de formaciones, en este caso lagos y “mares” de agua dulce. La Bahía Helada de Foroschel fue una posición de una bahía “mucho mayor”. Los yermos fríos del norte se extendieron artificialmente hacia el sur en el área de los reinos perdidos de Arnor y Angmar, y se puede juzgar este límite como el límite más meridional de las tierras del hielo eterno.

Podemos, por tanto, derivar una interpretación viable del panorama de las tierras “salvajes”. Estas áreas limitaban con influencias civilizadas, y fueron menos dominantes en asuntos políticos/culturales y militares, aunque comprendían una porción muy significativa de la Tierra Media. Después de todo, el Oeste se describe sólo como la parte noroeste de las tierras Endorë.

3.1.1:Situación de Endor en Arda:
La Tierra Media está localizada al Este del continente de Aman (ver apéndice 3). La comunicación entre ambos es, sin embargo, muy difícil, desde el 3319 de la Segunda Edad (9) cuando el mar se “curvó” y solo los Valar pudieron cruzarlo hacia el Oeste y llegar con éxito a puerto. En la Tercera Edad Arda es una esfera, aunque algunas leyendas cuentan que el continente de Aman permaneció como una superficie plana. 

Númenor se desarrolló separado de Endor y Aman. Estuvo más cerca del segundo continente.

3.1.2:La Tierra:
     3.1.2.1:Cordilleras Montañosas:

La cordillera más alta del Oeste de la Tierra Media son las Montañas Nubladas (10),  unas elevaciones creadas en parte por engaños de Morgoth en los días en que los Elfos aún estaban despertándose. Son un excelente ejemplo de las fuerzas secundarias que ayudaron a dar forma a la tierra. Su altura no tiene precedentes, aunque algunas áreas específicas de las montañas blancas y las Orocarni (N del T: traducción del quenya: “Montañas Rojas”) alcanzaron alturas equivalentes en el Este. La anchura de las Montañas Nubladas es modesta, aunque sus colinas se extienden muchas leguas hacia el Oeste.

Ambas, las Montañas Nubladas (en Silvano(11)  “Hitaeglir”) y las Montañas Blancas (en Silvano “Ered Nimrais”) están nevadas durante todo el año. Esto depende más de la altura que del tiempo en el último caso. El frío se combina con las grandes elevaciones de Hitaeglir para mantener sus grandes campos nevados, y permiten la existencia una actividad glacial que alcanza el norte. Las montañas de Mordor - Las "Ephel Dúath ( en Silvano: “Cerco de la Sombra”) y las Ered Lithui (en Silvano: “Montañas de la Ceniza)- no están nevadas, ya que ambas son tierras bajas y de elevada temperatura. Una cordillera asociada, las Ered Ormal (en Silvano “Montañas del Oro Ardiente”) también presenta perfiles bajos y accesos sin nieve; sin embargo, su localización se halla en un tipo de clima que permite un mayor índice de precipitaciones de lluvia (sobre todo en la cara Este). Las Ered Mithrin (en Silvano: “Montañas Grises”) son también cadenas montañosas de baja altura, pues su latitud y proximidad al clima frío (un legado de Morgoth) permite la existencia de nieves. 

La mayor parte de las cordilleras montañosas poseen una cara escarpada opuesta a una pendiente de ascensión suave. En la cara escarpada las colinas son menos prominentes y las cumbres decaen rápidamente hacia tierras bajas suaves. Las estribaciones marcan el descenso más abierto en la cara opuesta. Las nieves y lluvias caen rápidamente presentándose normalmente en las colinas y descendiendo en suaves declives formando la línea divisoria que se haya a lo largo de las crestas montañosas y que generalmente está muy cercana a la base de la cara escarpada. Las mayores regiones montañosas se encuentran en áreas donde el nivel topográfico es menos abrupto.

Ambas, las Montañas Azules y las Montañas del Este son vestigios de cordilleras que fueron desgarradas y separadas durante los cambios de la tierra que hubo en ala Tercera Edad. La antigua cordillera formó antiguamente la pared del Este de Beleriand, y separaba  esas antiguas tierras ahora hundidas de la extensión llamada Eriador. En el Este, el Orocarni se extendió una vez a través de la tierra con una suave orilla de margen; iba bajando hacia el este por  encima del Mar Interior de Helcar. Estas cadenas montañosas tienen ahora grandes desfiladeros, algunos de los cuales parecen desafiar sus patrones originales. En efecto, el Golfo de Lune cruza directamente las Montañas Azules y desemboca en parte de Eriador.

Las regiones de principal actividad volcánica son: (1) Mordor, donde la mayoria de las montañas deben su origen y negra apariencia a los volcanes; (2) Ciertas áreas de la cordillera central; (3) Algunos picos y mesetas dispersas del Lejano Norte, donde aparecieron las “Ered Engrim” (en Silvano: Montañas de Hierro) antiguamente. 

Prácticamente todas estas empinadas tierras del Norte incluyendo las montañas grises, estuvieron conectadas una vez a la cordillera de las Montañas de Hierro. Esta región permanece  violentamente activa, ya que contiene el legado de Morgoth, que no tocó ninguna tierra sin que esta fuera corrompida y luego dificilmente arreglada.

3.1.2.2:El Agua:

     Endor es un gran continente y está naturalmente dotado con áreas de gran cantidad de agua, en particular donde el clima y la topogra´fia se alían con frecuencia para abastecer la tierra. Ninguna región está absolutamente desprovista de precipitaciones en forma de lluvia, ni siquiera las zonas particularmente secas de Mordor o el centro del Gran Desierto, que están cruzadas por vados o canales que forman corrientes periódicas.

Mar Interior:
     Durante la Tercera Edad , el Mar de Rhûn es la mayor extensión interior de agua de todo Endor. Es un pequeño mar de agua dulce asentado en una baja y ancha depresión sin salida a los oceanos; las tierras más altas de su alrededor canalizan las aguas (aunque contiene algo de sal es extremadamente potable).

Estudiando el mapa que muestra regiones desecadas, nos podemos dar cuenta de el número de zonas de lagos rodeadas de tierra que hay en las altas llanuras del Este de la Tierra Media. Generalmente, sin embargo, el agua dulce se abre camino hacia los dos océanos adyacentes al continente: el Belegaer (en Silvano: “Gran Mar”) al Oeste y el Ekkaia (en Silvano “Aguas Circundantes”), al Este, Norte y Sur. Los dos ríos principales –el “Anduin” (en Silvano: “Gran Rio”) y el Talathrant (en Silvano “Rumbo de los Llanos)- fluyen hacia el Sur y hacia el Norte, repsectivamente, en gran parte porque la médula de las tierras altas corre hacia el Sudeste cruzando Endor. 

Desembocan su caudal del profundo interior. De todos los ríos, el Anduin es el más poderoso considerando su longitud, caudal e importancia como barrera geográfica. Todos los demás son más moderados con respecto al Anduin.

Los lagos de agua salada se encuentran generalmente en zonas de clima cálido; allí la evaporación es bastante rápida y el agua contiene mayor cantidad de sal. Naturalmente, los depositos salinos se hallan cerrados a la superficie de la tierra, además de ser un factor importante. El Gran Desierto y la tierra baja y rodeada de Harad posee un número de pequeños lagos salados, aunque la mayoría son intermitentes. Numen en Mordor, es el mayor bloque de agua salada de la Tierra Media. 

Los Oceanos y Aguas Costeras:
Como hemos visto anteriormente  las aguas que rodean la Tierra Media están clasificadas tradicionalmente como parte de cualquiera de los dos mares: el Belegaer o el Ekkaia. El Belegaer comprende todo el mar que separa Endor de Aman, y por tanto solo baña la costa Oeste del continente Medio.  Todos los otros mares son considerados como parte del Ekkaia. Algunos grupos locales tienen sus propios nombres para el océanon y los mapas Númenóreanos  usaban nombres para los mares locales, así que los términos Beleggaer y Ekkaia pueden ser tratados como unas colecciones generalizadas de pequeños grupos de agua salada. La clasificación de los Elfos para las tres extensiones básicas del Ekkaia son: Forogaer (en Silvano: “Mar del Norte”) equivalente al Khelegaer (del Silvano: “Mar Helado”), Gaer Rhûnen (en Silvano: “Mar del Este”) y Haragaer (en Silvano: “Mar del Sur”).

Debemos tener en cuenta que el cataclismo que acompañó el paso de la Primavera y el final de la Primera Edad cambió radicalmente la línea costera de la Tierra Media. Toda esa actividad ayuda a justificar la accidentada naturaleza  de los paisajes costeros. El primer acontecimiento  tumultuosos estropeó las orillas Sur y Norte, ya que la destrucción de las grandes lámparas  trajo a la luz fuerzas impresionantes. Además, la planeada simetría del continente fue alterada durante la gran lucha entre Morgoth y los Valar. Más tarde la costa Norte fue desgarrada durante “La Guerra de la Cólera” y la última caída del Enemigo Oscuro. El Noroeste de Endor –incluyendo Beleriand y los dominios de Morgoth, además de las Montañas de Hierro al Norte- fueron sumergidas en el mar. 

La mayor parte de esta región forma la nueva plataforma continental. El estrecho llamado Helcaraxë (en Quenya:”Hielos Afilados”) se ensanchó, dejando un paso de hielo libre desde el Belegaer hasta el Norte del Ekkaia durante los cálidos meses de verano. En el Noroeste, el antiguo Mar Interior de Helcar, donde los Elfos nacieron en Cuiviénen, fue arrasado por el desorden y la agitación y ya no existe; en su mayor parte forma parte del océano.

Las corrientes que rodean Endor son difíciles de generalizar. Básicamente siguen los modelos dictados en su mayoría según el sentido de las agujas del reloj,  pero esta norma es interrumpida por importantes corrientes que van en dirección contraria a las agujas del reloj en el Suroeste y por encima de la costa Norte.Un océano que va en contra de las agujas del reloj también baña las orillas cercanas al cabo Oeste de Andrast, contribuyendo  a crear una terrible área de tormentas y tempestades.

El gran Desierto:
La vasta región desierta de Harad es un rasgo dominante asombroso ya que parece contribuir de forma muy importante a la naturaleza aislada del famoso Oeste. Su carácter es semejante al de algunos desiertos capaces de soportar poblaciones limitadas, pero no significantes (hay evidentes rutas y asentamientos en sus áreas mas aisladas); sin embargo, es una cruel extensión. En las áreas de las colinas del Este al lado de las montañas, la tierra puede soportar grandes poblaciones y los refugios costeros de Umbar y algunas de las Bahías del Sur frecuentadas por los Hombres de Númenor  incluyen magníficos pueblos y puertos. Algunos de los grandes servidores humanos de Saurón, sin duda proceden de esta región. En la parte Sur del desierto. Las Montañas del Sur caen abruptamente sobre las llanuras moldeando algunos sistemas fluviales mayores o colinas admirables.

Los Bosques:
El antiguo bosque primario, del que el Bosque Viejo y el Bosque Negro fueron parte, cubrió una vez gran parte de la Tierra Media. Ciertamente, todo el Oeste estaba cubierto por un extenso manto de árboles. Era un denso, y variado bosque, cuyos frutos parecieron inclinarse a la especialización (por ejemplo, bosques de robles en un área, bosque de Hayas en otro...), pero conservaron unas características variadas. De este modo encuentran bosques mezclados en todas partes y forman una banda que cubre las dos terceras partes de la extensión no Arida de la Tierra Media . La abundante taiga (bosque de coníferas) de nuestro mundo está ausente, excepto en secciones del lejano nordeste del continente. Esto es debido al extremo frío que llega al lejano Sur desde casi toda la frontera Norte, y a una situación artificial  y/o casi encantada que es normalmente el legado de la perversa mano de Morgoth. Algunas regiones cubiertas casi totalmente por grandes coníferas en la Tierra Media fueron rodeadas por fríos perpetuos. Esta situación fue disminuyendo cuando se ausentó la presencia de maldad (por ejemplo, cuando Angmar estuvo inactivo), aunque permaneció fijo.

El Bosque Negro está representado como un bosque de pinos, aunque está mezclado en su mayor parte en las áreas de tierras bajas. Tremendas extensiones de cuidados pinos, junto a fuertes mezclas de árboles perennes con hojas en forma de aguja, en áreas donde hay árboles de hoja caduca, da como resultado el uso del abeto como símbolo. Ocurre esto también en el área donde fuerzas secundarias ejercen grandes poderes: la influencia de Sauron le ha dado su nuevo nombre.

En el Lejano Sur, más allá de Harad, en el Gran Desierto y en las Montañas del Sur viven los Mûmakil o “Olifantes”. Su tierra natal, y ciertamente toda el área cercana, está salpicada con mezcla de bosque y jungla, tendiendo esta última a ser producto de las húmedas y bien regadas tierras bajas.

Las Llanuras:
Las llanuras predominan en el Este, Norte y Sur. El continente central está relativamente intacto, y se suma al carácter aislado del Oeste. Podría haber áreas extremadamente fértiles, pero la limitada tecnología de los Hombres del Este hacía de la agricultura una verdadera aventura. La región llamada Rhûn, está obviamente bien regada y en un lugar obvio para una población, al menos ocasional, pero todavía está relativamente aislada debido a la proliferación de la hierba alta y salvaje o (como en el caso del área al Norte de Mordor), por llanuras semiáridas. Llanuras de hierba de tipos variados se alargan cruzando el Este entre las mesetas centrales. La Tundra del Norte y las llanuras de hielo yacen al Norte de las Quebradas que marcaron el límite polar, y cruzaban el llamado “Yermo del Norte” (llamado también “Forodwaith”)

El centro de Mordor se divide en dos grandes extensiones: Gorgoroth, en la actualidad una elevada y accidentada meseta, y Nurn, y los extremos circundantes del mar de Nurnen. Al Oeste y Noroeste de Mordor no existen grandes extensiones de verdaderas llanuras; más bien las tierras bajas despobladas de plantas son generalmente surcadas por accidentadas colinas oscilantes y ocasionalmente plataformas arboladas. Antes de la gran despoblación  de estas áreas, la mayoría de estas tierras fueron cultivadas. Muchas de las colinas son falsas y traicioneras en sus rasgos, mientras que otras, tales como los "Túmulos" que se halan en Eriador y el Wold son relativamente suaves.

Clima y Tiempo:
Hay seis rasgos básicos que definen las condiciones climatológicas de la Tierra Media:
1) Vientos: La mayoría son del Oeste, barren desde el Oeste y el Belegaer. Comienzan hacia el Nordeste después de abandonar el Océano; giran para alcanzar con el tiempo el Gaer Rhûnen, y se dirigen hacia el Este y Sureste. Los fríos vientos del Norte salen del lejano Norte y van hacia el Sur hasta las montañas Grises y las regiones llanas del Norte. Un tercer grupo de vientos, los Alisios del Noroeste, originados en el sur interior, bajan hacia el Sudoeste, yendo paralelos o chocando a menudo con los vientos del Oeste. 

2)  Fuerzas moderadoras: Los vientos que vienen desde el océano traen humedad y moderación sobre los territorios de la Tierra Media. Conforme se abandonan las costas, las Temperaturas se vuelven más duras, acentuándose las tendencias normales de la región. En el Este esta variación es más extrema, y aquí los vientos que pasan al interior han recorrido generalmente distancias considerables. Las brisas costeras locales suavizan y moderan el clima de las costas, pero los imperantes vientos del Oeste, y la presencia de las montañas impiden que dichos vientos penetren en el interior.

3) Curvas de Temperaturas: Generalmente, las latitudes del Norte disfrutan de unas variaciones de estaciones, y tienen unos mayores y más radicales cambios de temperatura a lo largo del año. Mientras se desplaza al Sur, la curva de los grados se dulcifica, con temperaturas más superiores variando relativamente poco de verano a invierno.

4) Influencias de las Montañas: En las áreas de tierras altas la superficie atmosférica está a gran altitud. Da como resultado una refrescante atmósfera y aparecen condensaciones; el aire caliente y tibio posee mayor humedad. Cuando una atmósfera circula alcanzando un fuerte frío, se producen las precipitaciones. Por esta razón, las áreas montañosas que se hallan en el camino de los vientos húmedos reciben grandes precipitaciones. En estos lugares las precipitaciones caen generalmente por Barlovento (Oeste). Esto permite a la cara de Sotavento hacer de secante, creando prados o incluso desiertos. En ciertos casos, sin embargo, la cara de Sotavento puede ser más húmeda que la que golpea el viento. Donde la cara de Barlovento es abrupta, y las montañas son relativamente bajas, la lluvia cae próxima  a la línea de cordilleras y permite escaparse hacia Sotavento; allí hay menos superficie horizontal y en esta área cae la lluvia sobre la cara más accidentada, y el tiempo de refrigeración puede ser alcanzado solo después de un relativamente largo periodo de refrigeración. Cuando los vientos son secos, no pueden recoger la humedad hasta alcanzar gran altitud y la saturación solo acontece pasado un  cierto tiempo.

5) Donde se unen las Masas de Aire: En las áreas de latitudes medias, masas de aire tibio del Sur se unen al aire frío del Norte. El resultado es una serie de patrones temporales rotativos que se mueven del Oeste al Este, acercando los vientos imperantes. Por consiguiente, los movimientos de los frentes del tiempo son: Frentes Cálidos, con calor, veranos ligeramente lluviosos; Frentes Fríos; y encajados o afilados Frentes Dentados que provocan un largo Invierno de lluvias y nieves.

6) Efectos de los Poderes Secundarios: Morgoth y Saurón provocaron grandes efectos en ciertas áreas de la Tierra Media. En el lejano Norte, el Enemigo Oscuro dejó un legado de frío perpetuo en las tierras yermas y encantándolas después. Los fríos vientos polares soplan más al sur de lo que sería normal, y solo los volcanes y las brisas marinas polares tienen influencias moderadoras. Saurón, por otra parte, produjo dos efectos en la perversión del clima: en Angmar su mano incrementó el frío que ya rodeaba el Noroeste de las Montañas Nubladas; en Mordor, combinó el calor con las brisas heladas. En ambos casos, el aire fue desprovisto de la mayor parte de sus preciosas cualidades, don de la vida. Espantosos vapores y humos corrosivos se suman en la situación de Mordor, particularmente en la meseta de Gorgoroth.