- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
Mi respuesta 
por Arantxa Serantes
araold@yahoo.es
 

Recientemente, llegó a mis manos un escrito encerrado en un sobre. Al abrirlo, comprendí que su contenido era un mensaje oculto procedente de un rincón del alma, que se llama recuerdo. Era una canción desesperada que luchaba para que la escucharan. El ser pedía una respuesta. ¿Cómo no ofrecérsela?, ¿Cómo no hacer crítica de la razón poética?

Las nubes no están siempre en el cielo. A veces se presentan ante nuestros ojos y producen gotas de lluvia, producidas por la emoción del encuentro, apagándose el invierno de los sentidos, sin ansia de herir a lo amado.

El hombre ha intentado orientar su poder hacia el mal para que domine su vida. Colocamos la armadura e intentamos dejar sin defensa y aliento al más débil para que se desvanezca como una pluma apresada entre las manos.

La verdadera aventura es creer en aquello que la realidad te ha quitado durante tanto tiempo. Eso es sinónimo de libertad. Las emociones  más altas son de las que depende la vida y como seres morales que somos, sólo pueden ser poseídas por los que piensan simbólicamente. Intentar acariciar una belleza no humana, sin probar a ir tras ella, es una tarea imposible.

La angustia es peligrosa e invita a salir de ella, porque es insostenible. Huir, planteándose la agitación y la dispersión, es un error. La plenitud , significa equilibrio. Decía Cassirer que: "La gran misión de la Utopía es la de abrir el horizonte a lo posible". Sólo hay dos alternativas: o vencemos o somos vencidos por el aislamiento, que conduce a la pugnacidad que destruye. La alegría ensancha al ser, impulsada por el encuentro de una experiencia personal radical en la que se hace presente la otra persona.

Para tomar decisiones de importancia, es necesario el silencio para navegar al lado del otro pero sin divisarlo, por un instante. Sólo así, sentimos la quietud de la conciencia y la balanza sopesa las intenciones. La esencia va más allá del ego y es inmune a las críticas. Culpabilidad, miedo e inseguridad son el reflejo de lo que nos hemos convertido con la forma de vida que llevamos.

La intimidad es la curación. Se trata de llenar la frágil vasija con savia nueva del árbol de la vida. Es la única fórmula conocida para evitar la caída en la nave de los locos.

Las horas caminan y portan un candelabro de plata. Van subiendo la escalera, lentamente... pronto encuentran ante sus ojos a la dama que provoca el milagro, la semilla que hizo que un árbol pequeño y estéril se hiciera grande a la luz. En él se trenzan las ramas de la filosofía y de la poesía, sus hojas frescas beben de la fuente de los sabios.

A veces nos preguntamos:¿Qué hace el ser en el mundo?, ¿Quién es ese ser?

El ser es el sujeto de la existencia y su fin es descubrir en este mundo, otro en el que tal vez, no se había pensado en realidad.

Es verdad que la poesía o la belleza que hay a nuestro alrededor, nos cuestiona pero nadie puede sustituir al yo cuando es este quien debe responder.

Los polos ideales, son universales a los que no se presta atención porque no reportan beneficio y no siguen las leyes del mercado. Deben transcender a la forma y no deben ser declarativos, sino ser un juego donde recrearse, porque cada humano ha creado un microcosmos dentro de sí mismo. Cuando alguien se interesa por lo que yo soy, debe introducirse en mi mundo, cerrando los ojos, penetrando en las imágenes que mi ser dibuja con su pluma. Debe dejarse llevar por las hojas caídas, por el despertar...para que pueda caminar sobre el agua sin caerse al fondo.

A la noche de la physis corresponde el alba del cosmos, el alba del orden de las cosas como aquello que no disminuye, sino que acentúa el misterio del ser y los entes.

"Die Greznen meiner Sprache bedeuten die Greznen meiner welt" (*) decía Wittgenstein. Ese es el origen de la fenomenología, en el mundo donde reina el silencio de aquello no dicho que todavía está por decir. La obra, necesita que la quieran, que diga siempre más y nunca menos y que su decir sea perenne.

¿De qué están hechos los sueños?. De realidad y pensamiento. Si la poesía es un sueño hecho realidad: Le sommeil est réel (el sueño es verdadero).

(*)"Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo"


Un mundo visto desde el cielo 

Escribo en esta noche en la que me encuentro para dar una explicación de lo que siento. La pluma es fiel compañera y si pudiera hablar, contaría, cuántas veces la he extrañado, cuántas veces intenté decirle las mágicas palabras que él quizá nunca quiso ni querrá escuchar de mi boca, pero quizá sí, de aquellos otros que en el pasado pudieron amarle, cuando yo todavía no existía.

Me levanto del trono y bajo algunos de los peldaños, descendiendo del plano de la fantasía a la realidad. Una vez que traspaso su cristalino umbral, encuentro a una gente con prisas, un café amargo cada mañana, un despertar vacío y la invasión del mal escrito a cada instante... ¿es esto soportable?

Reinar en el espíritu, en el microcosmos que uno es y representa, no significa acumular dignidades, ni hacerse merecer por el otro, justificándose continuamente. Significa fluir en libertad, volar para ver el mundo desde arriba, sin sobresaltos. Ocupar el mítico trono que cada uno posee para gobernar sobre sí mismo.

Es muy fácil herir, fingir, ignorar... incluso mentir para atrapar y ganar afectos, pero a posteriori, su descubrimiento es todavía más doloroso y no admite perdón. El permanecer ciego durante tanto tiempo, me ha hecho divisar todo este panorama vital que me desagrada porque nos ignora y nos codifica.

De niño, me hicieron un regalo, una bola de cristal, llena de vivos colores, purpurina y agua. En su interior, había una pequeña ciudad. Cuando la agitabas, una lluvia multicolor bañaba aquella diminuta semiesfera. Lo curioso, es que tú, tenías el poder sobre aquel objeto. Podías posarlo sobre una mesa, agitarlo o observarlo... siempre era el mismo misterio, pero tú, lo hacías posible.

Por un momento, llegaba a imaginar, que aquel objeto, estaba repleto de historias, de pequeños seres diminutos que podían vivir en el interior de aquellas viviendas, de niños que sonreían y jugaban a ser mayores, de cometas que volaban al viento y pájaros sobrevalorando sus cielos. Entonces, quise habitar en aquel lugar e hice que aquel mundo fuese mío. Éste habitaría en mi corazón, en eterna juventud, pero a cambio me devolvieron a esta realidad y fui echado a la existencia sin haberlo previsto o imaginado, ante unos seres que desconocía y con un corazón que sería vilmente tratado por unos humanos que lejos estaban de su misterio.

Así fue como perdí el regalo de la vida, suplantado por mi imaginación.