- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

Diario de un genio

Salvador Dalí

 

Diario de un Genio, escrito por Salvador Dalí, comprende los años que van desde 1953 a 1964. No  todos los años están escritos. Hay lagunas, que por deseo del autor no se han publicado, como el año 1961 que lleva escrito en letras mayúsculas y rojas: TOP SECRET. En el año 1959 un cartel cuelga de la puerta de su casa de Port Lligat :

Prière de ne pas dérange. Please do not disturb”.

La organización del libro es como su título indica, la de un diario. Cuando trata un año, no escribe todos los meses, ni todos los días. No hay un hilo conductor, el autor plasma sus pensamientos en ese momento. Es un  diario, como cualquier otro diario, con la clara distinción de Genio: Desde mi tierna infancia, tengo la viciosa tendencia a considerarme diferente del resto de los demás mortales. Esto también estoy a punto de conseguirlo. Dalí se refiere a este libro, con estas palabras: este libro va destinado a probar la vida cotidiana de u genio, su sueño,..., su vida y su muerte son esencialmente diferentes a los del resto de la humanidad. Este libro único es, pues, el primer diario escrito por un genio.

Uno de sus temas preferidos: cómo se llega a ser un genio. La conclusión de todo ello es: ¡Oh, Salvador, tú lo sabes ahora. Si haces el papel de genio llegarás a serlo!.

A los que niegan su genialidad e incluso el valor de cuánto hace está dedicada esta respuesta: ¡Cuántos existen que han sido nutridos espiritualmente por mi obra!

Yo empecé haciendo cosas extravagantes y me lo acabé creyendo. Quizá tenía genio; pero no lo sabía;... Que soy un genio, es decir una mezcla de estructuras muy complicadas con cierto don angélico, lo vi claro en la estación de Perpignan. Allí también vi la tercera dimensión, por su superposición de lentes parabólicas, como en un ojo de mosca. El descubrimiento de esta tercera dimensión para la pintura es mas importante que mis obras de arte.

Salvador Dalí nos muestra en este diario su personalidad, pensamiento, placeres, amor por Gala,  extravagancias, ideas estéticas, amistades, admiraciones, contacto y expulsión del grupo Surrealista, sueños, etc

Fui un estudiante de los surrealismos tan concienzudo que rápidamente me convertí en el único “surrealista integral”. Hasta tal punto que acabaron por expulsarme del grupo por ser excesivamente surrealista.

Salvador Dalí se incorporó al surrealismo en cuerpo y alma. Como pintor, como escultor, como poeta, como cineasta.

... Empiezo a escribir,..., toda la verdad acerca de mi expulsión del grupo surrealista. No me importa las calumnias que pueda lanzar sobre mi persona André Breton, quien no me perdona haber sido el último y único surrealista,.... En el año 1952, Dalí escribe en el diario los problemas que tuvo y la expulsión del grupo Surrrealista, considerándose el único surrealista. Expone claramente en esta diario los hechos, pero hay que marcar unas pautas y características para apreciar la valoración de los hechos.

En el año 1924 André Breton publica su Primer Manifiesto del Surrealismo y lo define como: automatismo psíquico puro a través del cual nos proponemos a expresar, ya sea verbalmente o por escrito, o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. El surrealismo se basa en la creencia de que los sueños son omnipresentes.

Otra definición del surrealismo, lo define Wofe en el Diccionario de las artes como...movimiento artístico y literario del siglo XIX que trata de encontrar una suprerealidad en los objetos de la realidad mental del subconsciente. Se opone tanto al naturalismo como a la pintura esencialmente abstracta. El surrealismo está influido por el psicoanálisis, y se basa en la expresión imaginativa absolutamente incontrolada por análisis.

André Breton, francés nacido en 1896 y muerto en 1962, se convierte en surrealista a merced  de la inflluencia que ejerce sobre él el poeta Paul Valéry. Entre los surrealistas era frecuente el amor y el odio.  Resultaba fácil caer en gracia y no era difícil caer en desgracia dentro del movimiento. Un movimiento que preconizaba la libertad; pero que era fanático, totalitario, dictorial. Había unas reglas rígidas de juego, salirse de ellas era peligroso.

Palabras de Dalí acerca de este movimiento: Me había imaginado que se trataba de trasladar el pensamiento al lienzo de una forma espontánea, sin el menor escrúpulo racional, estético o moral. Por el contrario, antes incluso de entrar en el grupo...., se ejercían sobre mí coerciones parecidas  a las que me imponía mi familia...  También Gala, que conocía bien el grupo surrealista, había prevenido a Dalí:  Breton, Aragon y compañía querían ejercer sobre él una represión semejante  a la de su propia faimila. Él sufriría la misma limitación ya que, en el fondo, todo ellos eran burgueses.

En este diario no menciona el encuentro con Breton, sino que se centra en la expulsión y los motivos de esta. Cuenta Dalí en Confesiones Inconfesables que en 1928 Miró presenta a Dalí y a Breton. Dalí miró a Breton como un nuevo padre, aunque le parecia un hombre: ordenado, meticuloso, contable hasta de sus humores, pues aunque pregonara el delirio y la libertad, Breton era, ante todo, razonable y burgués. Breton después de haber visto Un chien andalou[1] reconoce que es la primera película surrealista.

El primer choque aparece con la pintura llamada El Juego lúgubre (1929). Breton se mostró disgustado a causa de los elementos escatológicos... Los surrealistas se escandalizaron y se llegaron a preguntar si el pintor era un coprófago.  Dalí le dice a Gala: le juro que no soy coprófago. Me horroriza tanto como a usted ese género de aberrración. Pero considero los elementos escatológicos como elementos de choque, lo mismo que la sangre o mi fobia contra los saltamontes.[2]En el diario explica este elemento de la m..., lo que, desde el punto de vista del psicoanálisis, sería interpretado más tarde como el feliz presagio del oro....Dalí también dio otro explicación: yo debía de obedecer a mis impulsos inconscientes para liberarme de mis terrores, pero para breton esta explicación era insufieciente. Le dije que la mierda traería felicidad. La mierda le daba miedo y el ano.[3]

Aparecen las prohibiciones del grupo surrealista: toleraron hasta cierto punto, mis elementos escatológicos. Pero, en cambio, ciertas cosas fueron declaradas “tabú”.... Breton imponía una verdadera jerarquización de los sueños, la libertad estaba reservada a las grandes aventuras teóricas y platónicas. Los surrealistas compartían todos los tabús pequeños- burgueses.

Según los surrealistas, la política había dividido el grupo. Lo social, la economía, me parecían irrisorios, vanos y sobre todo falsos. Breton hablando de política no tenía otra palabra que: ¡Disciplina!

...Me hice ciento por ciento surrealista. Consciente de mi buena fe, me decidí a llevar adelante mi experiencia hasta sus consecuencias más extremas y contradictorias.... lo importante era para mí cometer el máximo de número de pecados,... En esta exposición propone seguir fiel al lema de Freud: “héroe es el que se revela contra la autoridad paterna”, y después de haber saldado cuentas con su padre, se dispone ahora a hacer lo propio con su nuevo padre, André Breton.  

El tema de la religión empezaba a interesar a Dalí. ...por mucho que hallara ya deslumbrado por los poemas de San Juan de la Cruz, que todavía no conocía más que por haberlos oído recitar a García Lorca... la cuestión religiosa iba a plantearse seriamente en mi vida. Dalí trata de convencer al futuro sacerdote, André Breton, en la Mística, de: si aquello que nosotros defendíamos era verdadero, debíamos añadirle un contenido místico y religioso. Breton aludía a Feuerbach y Dalí seguía leyendo a Auguste Comte.

¡Tengo una idea!¡Una idea que escandalizará a todo el mundo y en particular a los surrealistas!... ya he soñado dos veces con este nuevo Guillermo Tell. Se trata de Lenin. Quiero pintarlo con unas nalgas de tres metros de largo sostenidas por muletas.[4]

Otro ejemplo donde estallaron las divergencias entre el grupo y Dalí fue por la  representación de los sueños que éste tenía con Hitler: Hitler se me aparecía siempre en mi fantasía transformado en una mujer.... aquella carne hitleriana, comprimida baja la guerrera militar, suscitaba en mí tal estado de éxtasis gustativo, lechoso,....

Breton no aceptó este cuadro, y no quiso admitir que el amo de los nazis no era para mí más que un objeto de delirio inconsciente, una fuerza de autodestrucción y de cataclismo prodigioso. Ante el escándalo del grupo, Breton le obligó a hacer declaraciones al respecto: para mí, el sueño seguía siendo el gran lenguaje surrealista y el delirio el mejor medio de expresión de la poesía. Cuando se es surrealista es menester ser consecuente consigo mismo. Había que proscribir cualquier tabú, o sino, que se redactase una lista de los tabúes que deberían respetarse,....[5]. En el Diario de un genio,  en el discurso que tiene con los surrealistas deja claro: mi obsesión hitleriana era estrictamente paranoica y apolítica en su esencia. Además por muchas razones no podía estar a favor de Hitler:

... aprovecharía la oportunidad para mandar al otro mundo a histéricos de mi especie.... Asimismo, el fanatismo exacerbado que yo sentía por Freud Einstein, ambos expulsados por Hitler de Alemania.... Se convencieron al final de mi inocencia.

Breton,  Benjamin Péret, Tanguy, Rosey, Marcel Jean y Hugnet. Crevel , Tzara y Eluard no votarían por la expulsión del 25 de febrero de 1934. Aunque dada su importancia en el grupo surrealista siguió participando en las exposiciones internacionales del Surrealismo. Los Surrealistas tenían motivos para inquietarse y sentir recelo de los inventos estruendosos de Dalí. En su llegada a Nueva York en 1934, declararía en la revista Time: los críticos distinguen ya entre el surrealismo antes y después de Dalí.

Tras su éxito en Estados Unidos y los escándalos provocados allí, los surrealistas decidieron separarlo de grupo porque le consideraban demasiado académico y retórico, debido a su vuelta al clasicismo. Esta separación definitiva se produce en 1941. Dalí hizo el anuncio de su expulsión con tremenda alegría. Al día siguiente un periódico le solicitó la definición del surrealismo y respondió: ¡El surrealismo soy yo!. Breton como respuesta transformó el nombre de Salvador Dalí por el astuto y certero Avida Dollars. Reconoce en su biografía que este anagrama se ajustaba bastante bien a mis ambiciones. Finaliza este capíto escribiendo: el anagrama “avida dollars” constituyó un talismán para mí. Rindió generosa, dulce y monótamente un manantial de dólares. Cualquier día revelaré toda la verdad acerca de la forma de acumular este bendito desarreglo de Danae. América me ha acogido como al hijo pródigo y me ha cubierto de dólares como aquel que lanza bolas de confeti a la cabeza de uno. Breton fue el origen de mi éxito. El oro me deslumbra y los banqueros son los sumos sacerdotes de la religión daliniana.

Jamás, jamás, jamás, jamás el exceso de dinero,

de publicidad, de éxito o de popularidad me ha dado,

ganas de suicidarme..., sino todo lo contrario,

siempre me ha gustado.

Dalí, Año 1958[6]

  Todo el mundo, especialmente en América, quiere conocer el método secreto de mi éxito... es conocido con el nombre de “método crítico-paranoico” hace ya treinta años que lo inventé y que lo práctico con éxito, aunque no sepa hasta ahora muy bien en qué consiste exactamente.

Hacía 1929 concibe la fórmula experimental de la paranoia crítica. El término de paranoia se relaciona con el fenómeno de delirio y explica en uno de sus ensayos, La conquista de lo irracional[7], en qué consiste este famoso método : Toda mi ambición en el terreno pictórico consiste en materializar, con la precisión más imperialista, imágenes de la irracionalidad concreta... que no se pueden explicar provisionalmente ni deducir por los sistemas de la intuición lógica, ni por los mecanismos racionales.

En el Diario de un genio, expone la definición: se trata de la sistematización más rigurosa de los fenómenos y materiales más delirantes, con la intención de hacer tangiblemente creadoras mis ideas más obsesivasmente peligrosas. El objetivo de Dalí con este método es, mostrar la irracionalidad para despojarse de sus obsesiones. Añade algo más a esta definición: Este método no funciona si no se poseeun motor blando de origen divino, un núcleo viviente, una Gala  --y sólo hay una.

Deja claro que él es el único que puede utilizar este método, además, se considera el creador: la crítica es algo sublime. Es digna tan sólo de los genios. El único hombre que podría escribir un panfleto sobre la crítica soy yo, porque soy el inventor del método crítico –paranoico. Para que el lector entienda su método hace un ejemplo de un día vivido según el famoso método crítico- paranoico[8].  

Dalí en Confesiones Inconfesionables propone hacer de su método crítico –paranoico: un arte sublime de gozar de todas las propias contradicciones haciendo vivir a los demás, con plena lucidez por mi parte, las angustias y los éxtasis de la viçda de uno mismo, que poco a poco resulta tan esencial como la suya.  En este libro cuenta un hecho de la infancia, se demuestra el interés de captar la atención de los demás: en el colegio se arrojaba desde las escaleras para que, la atención de toda la clase estuviese pendiente de mí; la compensación que obtenía era muy superior a los inconvenientes.

Dos ejemplos claros del método paranoico –crítico son :El mito del Ángelus [9]de Millet y la estación de Perpiñán. Estos dos ejemplos están explicados en el libro mencionado anteriormente, en Diario de un genio hace referencia  a ellos, pero no en profundidad. El interés de Dalí por el cuadro de Millet queda patente en un libro escrito por él y titulado El mito trágico del Angelus. Como resumen[10] dijo del Angelus: siempre me ha obsesionado, siempre he experimentado un malestar inexplicable ante el espectáculo de ese campesino y de esa mujer inmóviles frente a frente,... revelan la existencia de un drama que quedaba muy lejos de la imagen convencional de calma y reposo que el tema pretendía. La mujer con las manos juntas... me parece la posición simbólica del erotismo exhibicionista de la Virgen que espera,... El hombre está clavado en el suelo... a mi me parece que adopta más la pose de un hijo que la de un padre... su sombrero, en lenguaje freudiano, traduce la excitación sexual que él disimula, avergonzado de su virilidad. Escribí mis ideas y analizé detalladamente el conjunto de los fenómenos delirantes que se desprenden del mito trágico del Angelus... supe que Millet habría preferido pintar, entre los dos personajes del padre y de la madre, un ataúd con el cuerpo de su hijo muerto, pero que luego modificó su propósito teniendo un efecto demasiado melodramático. Mi genio paranoio –crítico había presentido lo esencial.

Para Dalí la estación de Perpiñán es el ombligo del universo: siempre es en la estación de Perpiñán... que se me ocurren las ideas más geniales de mi vida.

Continua hablando de su método: mi capacidad paranoia –crítica  apenas tiene límites. Soy capaz personalmente de desarrollar 6, 8, 10 imágenes simultáneas a partir de una sola visión.

Creo que soy un pintor bastante

mediocre en lo que produzco, lo que

yo considero  genial  es mi visión,

no lo que realizo en este momento.

Este método está relacionado con los sueños creativos. Trata de plasmar sus sueños sus cuadros e incorporarlos en la vida cotidiana: sueño con ,mis dos lamentables dientecillos de leche,..., que perdí muy entrado en años..., al despertarme suplico a Gala que intente, durante el día, reconstruir el efecto original de esos dos pequeños dientes.  A lo largo del diario hace referncia en varias ocasiones a la importancia del sueño, incluso cuenta algunos sueños que recuerda al levantarse: he tenido toda la noche sueños creativos. En uno de ellos, yo inventaba toda una colección de alta costura, capaz por sí sola de asegurarme una fortuna como modisto durante al menos siete temporadas... Apenas he podido reconstruir dos modelos que llevará Gala este invierno en Nueva York.

En mi cosmogonía paranoio –crítica, la peca tiene una importancia excepcional. Encuentro normal que tanto Gala como Picasso –seres de excepción- lleven el mismo sello divino en el mismo lugar. En el diario lo llama lunar. Cada vez que toco la oreja de Gala, acaricio a la vez a mi hermano muerto –mi doble-, a Picasso –que fue una especie de padre edipiniano-, y por lo tanto a mi padre, y a la belleza; pero Gala también es mi madre...

Consideraba a Freud[11]el único hombre capaz de dialogar de igual  a igual con mi paranoia. Admiraba mucho mi pintura y yo hubiera querido deslumbrarle. Stefan Zweig se lo presentó . Freud escribió a Zweig: “es preciso darle las gracias, a usted, ... hasta entonces, los surrealistas, que al parecer me han elegido como su santo patrón, me parecían unos locos integrales. El joven español, con sus cándidos ojos de fanático y su inegable maestría técnica, me ha incitado a reconsiderar mi opinión...”. Dalí admiraba a Freud y pensaba que su método paranoio crítico le habría abierto nuevos horizontes. Freud pensaba que el inconsciente es un contenido psíquico que no puede volver a la conciencia, de donde ha sido expulsado. Yo hubiera podido ser para él la prueba viva y fundamental de que la paranoia, precisamente una de las formas mas extraordianrias del inconsciente irracional,  puede animar perfectamente los mecanismos racionales y fertilizar lo real con una eficacia tan considerable como la lógica experimental. 



[1] En 1929, Dalí y Buñuel realizan esta película.

[2] Salvador Dalí (1904-1989), Gilles Néret

[3] Confesiones Inconfesionables, S.Dalí

[4] El enigma de Guillermo Tell, 1933. Con este cuadro, Dalí salda cuentas con su padre que le hechó de casa por vivir cvon un mujer divorciada y a la vez escandalizó al grupo con el rostro de Lenin.

[5] Confesiones Inconfesionables, S.Dalí

[6] Diario de un genio

[7] La coquête de l’ irrationnel, 1935.

[8] Diario de un genio, pág. 192-194.

[9] J.F. Millet El Angelus (1857- 59). Pintor francés que se unió a la Escuela de Barbizon.

[10] Confesiones Inconfesables, S. Dalí.

[11] S. Freud (1856- 1939), médico y neurólogo austriaco. Fundador del psicoanálisis.