- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

A MI VIEJO QUE SE AUSENTÓ (temporalmente)  
 

 

Te has marchado al cielo, “Viejo”            

iré a buscarte,

cuidarás de mí,

para que tarde.

Algún día juntos

desde alguna parte

miraremos a lo lejos y nos veremos

en un atardecer que arde;

yo muy chico,

tú, muy grande, (mi padre).

Miraré tus ojos y diré,

¡Cómo te amé!

¡Cómo me amaste!

Recordaremos las mañanas

festivas del Retiro,

los paseos en bicicleta

¡Cuánta ilusión me hacían!

a ti, seguro que más.

¿Y esos tebeos que yo miraba?

¿y esas novelas que tú leías?

a la sombra de una acacia

de Lafuente Estefanía.

Me enseñaste todo, “Viejo”.

me enseñaste a ver la vida

de una manera especial,

con música, museos

y un sinfín de cosas bellas

que contigo compartía

con amor y con deseo.  

Hoy has salido “Viejo”

después de mucho tiempo,

a dar un largo paseo;

hoy ya puedes andar

ya estás bueno,

paseas por una alameda

que te conduce hasta el cielo.

¡Qué bello!¡Qué lindo! Dices

que es todo esto.

Tu vida a partir de hoy

es paz, amor, y música de violines

que acompaña tu guitarra

tocando aquellas mazurcas

que tu padre te enseñó

cuando tú muy chico eras

y de pueblo en pueblo ibas

para animar esas fiestas

y repartir alegría.  

Como en aquella rondalla ¿recuerdas?

Tú tocabas un laud,

yo tocaba una guitarra.

Hice de tu profesión

mi vocación

para ser un buen “tendero”,

como tú eras....¡el mejor!

Estoy seguro de ello.

Y va pasando la vida,

y en mi saco de recuerdos

aún quedan tantas cosas

que tú y yo nos contaremos.

Espérame en el cielo “Viejo”

aunque tarde en conocerlo;

no tengas prisa, me dices,

allí nos encontraremos.

 

Tu hijo, con amor.  A.d.O.M