- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009








Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

Publicar en Liceus


Poemas

Frank Bohorquez Rincón
fbohor@cantv.net

 

COMO SERÍA

Si al escribir parece que sintiera
miles de angustias y desesperaciones,
cómo sería si cuando escribiera
hablara de mis muchas decepciones.

Cómo sería si hablara de mi vida
tal como es, sin pura fantasía,
y recordara con frases conocidas
la tristeza, fatal, de mi agonía.

Cómo sería si en lugar de poemas,
pura ficción de mi melancolía,
les dijera que de siempre las penas
han sido eco en la existencia mía.

Y peor, aún, si llego a concretarme
a desglosar mis muchas aventuras
que en lugar de mil dichas legarme
han colmado mi vida de amargura.


SOLA EN TU MUNDO

Sola en tu mundo de ilusiones muertas
vives cual niño, sin mimos ni cuidados;
cada vez que tu cariño aumenta
te sientes sola por no haber amado.

Eres cual lirio frágil que, en el viento,
deja su olor por siempre difundido,
cual novia triste que, en su mejor momento,
se siente sola por buscar olvido.

Siempre en silencio guardas tus pesares
cual si quisieras ocultarlos siempre
y muchas veces con gran desespero
te das cuenta que el corazón te miente.

No sé por qué motivo ni que causas
tu amor siempre lo tienes escondido,
y cual las rosas ocultan su fragancia

así también tú olvidas lo querido,
cual si quisieras vivir en la ignorancia,
buscar amor, para encontrar olvido.


OPOSICIÓN

Sólo a distancia me dejan verte.
Sólo a distancia te puedo hablar.
Pero aunque no quieran sabré quererte
y nunca, nunca te he de olvidar.

Si nos separan siempre mi cielo,
no ha de ablandarse por ti mi amor,
porque aunque muero con mis desvelos
sólo tú vas en mi corazón.

Si tú me quieres, yo te prometo
que siempre, siempre, conservaré
aquí en mi pecho tu amor ardiente
y nunca, nunca, te olvidaré.
Aunque me agobien los sufrimientos,
aunque no puedas vivir en paz;
yo siempre, siempre, sabré quererte,
tú no me olvides, quiéreme más.

DONDEQUIERA QUE ESTÉS

Donde los vientos de la ilusión te lleven.
Donde renazca alguna vez tu amor.
Donde te lleven, sin freno, las pasiones,
allí estaré para brindarte mi calor.

Donde no escuches palabras elogiosas.
Donde no tengas ni calma, ni consuelo.
Donde no sientas el olor a rosas,
allí estaré para calmarte tus desvelos.

Donde la vida te lleve a cada instante.
Donde la ira sea tu única obsesión,
allí estaré siempre anhelante,

siempre en tu alma y en tu corazón,
para brindarte (si me dejas)
toda la dicha y el amor que esperas.


ME TIENE LOCO

Me tiene loco una flor.
Me tiene loco un suspiro.
Me tiene loco su amor
y yo de ella no me olvido.

Me tiene loco una niña.
Me tiene loco un jardín,
el jardín de su cariño
y su aroma de jazmín.

Me tiene loco su pelo,
sus ojos, todo su ser.
Me tiene loco y no entiendo
como la llegué a querer.


DESFALLECER

Cuando la noche se acerca
me siento desfallecer,
porque me falta la fuerza
que me brinda tu querer.

Cuando empieza a amanecer
renace en mí la alegría,
porque sé que te veré
todas las horas del día.

Más, cuando comienza el día
a declinar otra vez,
se borran mis alegrías
y empiezo a desfallecer.


LA LUNA

La luna es un astro
bello y de cristal.
La luna es un astro
que invita a soñar.

La luna es un astro,
un astro sin par.
La luna es un astro
que nos hace amar.

La luna es un astro,
un astro feliz
cuando lo contemplo
estando junto a ti.

Más, cuando la miro
en mi soledad,
tan solo suspiro...
y empiezo a soñar.


YO NO SE

Tiene la mirada triste
y su cabello es febril.
Yo no se porqué la quise,
yo no se si esto es vivir.

Tiene sonrisa de ángel
y su cuerpo es de mujer.
Me atormenta a cada instante,
yo no se si esto es querer.

Tiene todo lo que ansía
todo hombre compartir;
pero nunca será mía,
yo ya se lo que es sufrir.


SOÑAR

Soñar no nos cuesta nada
me dijo un poeta un día,
yo en el poeta confiaba
pero de nada servía.

Miraba, siempre en silencio,
acrecentar mi dolor,
como pasaba mi amor,
por causa de los desprecios.

Pero como dijo alguien,
no todo es sufrimiento;
y llegó un día, también,
a mi alma un gran contento.

Te quise y me quisiste.
No me olvidaste, te olvido.
Volví de nuevo a quererte
y he sido correspondido.


SOLEDAD

Soledad era ella.
Soledad se llamaba.
Era mi única estrella,
por eso yo la amaba.

Soledad siempre era
cual niña errante y sin rumbo;
sola andaba en este mundo,
se convirtió en mi quimera.

Soledad se marchó
una mañana de abril
con una lágrima viva
en su rostro juvenil;
sola como siempre iba,
sola con su corazón;
sin tener ningún cariño,
Soledad ya me olvidó.


COMO NUNCA

Yo te quería... y te quiero
como nunca antes quise;
con los sólidos matices
de un amor cuando es sincero.

Yo te pensé... y te pienso
como nunca antes podía;
con todas las melodías
de un verdadero concierto.

Yo te adoré... y te recuerdo
como parte de mi alma;
sin tu amor no tengo calma,
sin tu amor muy solo muero.


COSAS Y COSAS VACÍAS

Encuentros sin alegría.
Caricias sin sentimiento.
Cosas y cosas vacías
llenan todos mis momentos.

Ilusiones que se olvidan.
Relaciones que fracasan.
Pensamientos que no ligan.
Cosas así siempre pasan.

Después el remordimiento,
la zozobra y el hastío,
la canción del bien perdido,

cosas que siempre consiento;
cosas y cosas vacías
que llenan la vida mía.


RECUERDOS...

Hoy que se fue, para siempre de mi alma,
el dolor y el tormento de mis sueños perdidos;
evoco con tristeza los recuerdos queridos
y el inquieto donaire que me robó la calma.

Recuerdo que era un sueño de amor incontrolable,
una esperanza fiel, de discreta ventura,
que sólo dio placer mientras daba amargura
a mi amor y a mi ser de forma imperdonable.

Recuerdo que era dulce estar casi dormido
y soñar con quimeras de eterna duración;
despertar en sus brazos, sentir su corazón.

Más hoy que se ha alejado, que quedó en el olvido
y que ya nunca más la volveré a querer,
recuerdo que era suyo, pero que no me quiso comprender.


SIEMPRE...

Siempre estás a mi lado
aunque no estés conmigo.
Tu recuerdo es el mismo
aunque ya haya pasado.

Siempre estás en mi mente
como un algo soñado
que perturba mi sueño
y recuerda el ayer.

Cómo no he de adorarte,
si, aunque tú no me adoras,
te llevo a todas partes
y tu amor me obsesiona.

Cómo no he de quererte,
si, aunque no estés conmigo,
siempre estás en mi mente,
tu recuerdo es el mismo.

EN EL DÍA DE SU SANTO

Es el día de su santo.
Cosa extraña me pasa:
su nombre en mí descansa
y... yo la adoro tanto.

Es el día de su santo.
Quisiera no acordarme;
pero su fuego aún arde
dentro de mi quebranto.

Es el día de su santo.
Hace tiempo de aquello
y aún recuerdo sus besos y su pelo.

Aún recuerdo sus cantos,
sus versos y sus dones.
Es el día de su santo. ¡Corazón no la llores!


PORQUÉ TE EMPEÑAS

Porqué te empeñas en romper mis sueños
y en destrozar mis ilusiones, mi alma;
si tú bien sabes que, aunque no me quieras,
serás siempre mía y yo seré tu dueño.

Porqué te empeñas en querer borrar
con frases hirientes y con mezquindades
todos los instantes, llenos de verdades,
que, muy dulcemente, yo te enseñé a dar.

Más di si, es que acaso,
tu amor no se sacia con mis ilusiones
o si es que otros brazos te dan más pasiones.

Pero, por favor, no engañes tus pasos;
no engañes tu vida y todos mis sueños
pretendiendo ser de otro por tu empeño.


CON SÓLO RECORDAR

Amores que han pasado por mi eterno vagar,
ilusiones tempranas de mi fe pasajeras;
hoy emergen a mi alma como dulces quimeras
y alegran mis momentos, con sólo recordar.

Esperanzas lejanas que alenté día a día,
caprichos y cariños que siempre conseguí,
aunque a veces reía y otras veces sufrí;
recuerdo y me parece vivirlos todavía.

Es así como vivo en mi sentir presente
y evoco cosas bellas que no logro olvidar,
que se van por momentos para otra vez llegar
y alegrar mi existencia aunque ya estén ausentes.

Y entonces me parece que vuelvo a comenzar
a luchar por vivir. Renace en mí la dicha
por tener mil amores, por lograr mil caricias
y todo esto lo siento, con sólo recordar.

RUEGO A DIOS

Que Dios siempre te guíe por los buenos caminos,
que no altere tu dicha con amarga pasión,
que siempre estés contenta, aunque no estés conmigo,
y sólo la alegría reine en tu corazón.

Que te de todo aquello que siempre has anhelado,
todo aquello que bulle dentro de tu ilusión;
esas cosas bonitas y alegres que has pensado
y un amor verdadero te llene de emoción.

Que no empañen tu dicha dolores ni pesares.
Que no sienta tu alma la falta de calor.
Que recorras el mundo y goces a raudales.
Que nunca te estremezca ningún insano amor.

Que vivas como reina en un palacio enorme
donde todo el mundo concentre su esplendor
y que en ése momento, que te sientas conforme,
entonces mi recuerdo te llene de dolor.

Y será en ése instante, pequeño y elocuente,
cuando el mundanal ruido no te obsesione más;
y entonces, cual un pobre penitente,
rogarás dame ¡Oh Dios! Un amor de verdad.


Y será en ése instante cuando acuda a tu mente
el recuerdo lejano de mi amor que era tuyo,
que dejé en tus brazos y que tú, inclemente,
alejaste de tu alma por tu maldito orgullo.

Y a lo mejor lo pienses y vengas a buscarme
para pedir perdón por toda tu maldad,
más yo, que nunca he sido y no seré un infame,
te diré: vete a Dios, Él te perdonará.


ADIÓS AMOR, EL CIELO TE BENDIGA

Adiós amor, el cielo te bendiga
por regalarme de tu amor las horas
y aunque te marchas, porque no me adoras,
yo seguiré creyéndote mi amiga.

Adiós amor, mil gracias yo te ofrezco
por aliviar mi pecho de amargura,
por regalarme con toda tu ternura,
aunque, por siempre, terminó lo nuestro.

Adiós amor, la dicha que me diste
ahora que te marchas me entristece
y noche a noche el llanto me estremece
porque presiento que siempre estaré triste.

Más si la dicha acompaña a quien olvida
y todo sufrimiento se termina;
yo trataré de olvidarte día a día,
adiós amor, el cielo te bendiga.


COMO A NINGUNA

Como siempre te quise no he de querer ninguna
y en todos mis momentos, por siempre, tú estarás;
y al correr de los años deshojaré, una a una,
las ilusiones vanas que no tendré jamás.

Como nunca he soñado soñaré con tu nombre,
con tu risa, tu pelo, tu ternura y tu ser;
y recordaré siempre, cuando alguien te nombre,
que te quise y que nunca me quisiste querer.

Y pensaré, día a día, en tu amor imposible
para brindarle a mi alma entereza y ardor,
ansias locas de antaño de mi ser accesibles
que nunca se lograron por no tener tu amor.

Y al pasar de los años, cuando tú me recuerdes,
cuando en tu alma se anide del ayer la amargura;
recordarás que siempre, te dije: ¡Amor no dudes!
¡Como yo a ti te quiero no he de querer ninguna!


POR...

Por ser grácil, coqueta, altiva y orgullosa,
sembraste en mi interior la duda del querer;
sembraste de ilusiones mi alma vanidosa
y encendiste pasiones que nunca podrán ser.

Por ser tan indolente, caprichosa y falsía,
llenaste de mentiras mi existencia feliz;
juramentos y frases que dijiste, día a día,
que pronto se esfumaron y se fueron de mí.

Y fuiste, sin saberlo, mi esperanza y mi sino,
mi objetivo febril de la lucha sin par
por querer día a día que estuvieras conmigo,
y después que te fuiste por quererte olvidar.


A VECES SE ME OLVIDA

A veces se me olvida que no tengo un amor
para decirle cosas, bonitas y muy tiernas,
y escribo desatinos que son todo un poema,
que son mil cosas bellas y apagan mi dolor.

A veces se me olvida que nadie quiso darme,
salvo mi madre santa, un poco de querer,
y escribo miles cosas, que no puedo entender,
para ensalzar amores, sólo para engañarme.

Y digo que me engaño porque siempre estoy triste
aunque piense en mil cosas y sueñe con pasión
con amores cercanos, hermosos o distantes,
que nunca yo he tenido dentro del corazón.

Y digo que me engaño porque en toda mi vida
nunca he tenido nadie que me sepa querer,
que viva de ilusiones y así pueda entender
ése millar de cosas que a veces se me olvida.


YO...

Yo seguiré creyendo que tú siempre me quieres
y te estaré esperando aunque nunca vendrás;
pues a pesar de todo yo sé que a otro prefieres
y que siempre contenta con él te sentirás.

Yo sé que al recordarme cuando con él te encuentres,
le dirás que no importa, que nunca me quisiste,
que yo sólo fui el juego que no existe en presente
y que no le dirás lo que a mi me dijiste.

Y yo siempre estaré esperándote ansioso,
cual si fueras mi única razón para vivir,
y si al pasar el tiempo continúo celoso
entonces siempre triste pasaré mi existir.

Y entonces no sabré decir cosas bonitas
ni saludar alegre a quien quiera querer,
porque por siempre vida contigo quedó escrita
mi historia del mañana, la historia del ayer.


QUE TODO EL MUNDO SEPA

Que todo el mundo sepa lo mucho que te quiero,
lo mucho que en ti pienso y toda mi ilusión;
que todo el mundo sepa que yo siempre te espero
y que, aunque no me quieras, vas en mi corazón.

Que todo el mundo sepa que si tú no existieras
no tendría, en mi vida, razón para luchar;
que todo el mundo sepa que tú eres la primera
y quizás la última mujer que pueda amar.

Que sepan que tu amor, vana esperanza mía,
es quien conserva el fuego de toda mi ilusión
y que sólo tu vida podría dar a la mía
ese dulce dolor que eleva el corazón.

Y que sepan también que a mí ya no me importa
que tú seas de otro y ni me quieras ver;
que tú no me comprendes, eso lo sé mujer,

pero el alma me agobia y, de hecho, me conforta,
porque si siempre eres mi razón y mi sino,
que todo el mundo sepa que no estarás conmigo.


CRISTO

Cristo que, en la tarde aquella,
me viste pedir ternura,
no te suplico por ella,
te pido por mi amargura.

Cristo que siempre me viste
sacrificar por su amor,
si es que siempre estaré triste,
no me des tanto dolor.

Y si Tú, Cristo Bendito,
su amor para mí no quieres;
si, para mí, Tú prefieres

que permanezca contrito;
perdóname Cristo amigo,
pues yo la quiero lo mismo.

AYER PUDE QUERERTE, PERO TÚ NO QUISISTE

Ayer pude quererte, pero tú no quisiste
brindarme tu cariño por no se qué razón
y áquel no tan sublime, que sin prisa dijiste,
desde entonces lo guardo dentro del corazón.

También guardo, de entonces, ésas frases ligeras
que dijiste tan solo por hacerme sufrir,
por hacer que tejiera un sin fin de quimeras
que yo nunca he podido borrar de mi vivir.

Y guardo, sin embargo, aunque tú no lo creas,
las horas que a mi lado, sin quererme, pasaste
y esas cosas bonitas que inventé para amarte.

Porque parece un sueño y mi alma se recrea
con recordar, tan solo, cuando me siento triste,
que ayer pude quererte, pero tú no quisiste.


EN UNA CASITA BLANCA

En una casita blanca
es donde vive el amor
que con su sonrisa franca
siempre calma mi dolor.

Yo le regalo mis versos,
poca cosa a lo mejor,
ella me brinda sus besos
y me brinda su calor.

Y por eso a toda hora
yo siempre pensando estoy
en la mujer que me adora
y hasta su casa me voy

a retozar de alegría,
pues me da su mano franca,
la mujer que será mía
en una casita blanca.


HAY...

Hay un sol que ilumina mis pasos
para quererte sin miedo vida mía,
para estrecharte gozoso entre mis brazos,
para adorarte infinito día tras día.

Hay estrellas que alumbran mi existencia
en las noches que no estoy a tu lado,
recordando, al brillar, con su presencia
tu cariño sincero, apasionado.

Hay también en mi universo huellas
de una luna que brilla sin contrastes,
que ilumina mis noches sin estrellas
y mis días sin sol para adorarte.

Y aunque parezca todo fantasía,
tú eres mi sol, mi luna y mis estrellas,
tú alumbras toda la existencia mía
sin brillar ni siquiera como ellas.


LAS COSAS QUE A VECES SE ME OCURREN

Las cosas que a veces se me ocurren
son como un vicio raro, en mi historia,
pues casi siempre se confunden
con el sufrir constante que me agobia.

Son cosas raras como el dolor que siento,
como aquella esperanza que alentaba
en mis días felices, sin tormento,
n mis día de ayer, cuando me amabas.

más no sé si es el vicio de quererte
o la esperanza que se fue de mi alma
lo que me impide recobrar la calma.

Sólo se que en mi placer consciente
penas y dudas a veces se confunden,
por esas cosas que siempre se me ocurren.


MÁS ALLÁ DEL RECUERDO. MÁS ALLÁ DE LOS SUEÑOS

Más allá del recuerdo me queda la tristeza
y el sufrimiento, en vano, por el amor perdido.
Más allá de los sueños aún tengo tu belleza
y la ilusión incierta que no creyó en tu olvido.

Más allá del recuerdo me queda la amargura
y el infame desdén que obtuve de tu amor.
Más allá de los sueños aún tengo tu ternura,
tu pasión y tus besos y todo tu calor.

Más allá del recuerdo me queda el padecer
por querer ser feliz con quien nada me quiso.
Más allá de los sueños aún tengo tu querer
y permanecen intactos tu candor y tu hechizo.

Más allá del recuerdo ya no me queda nada,
nada que se parezca a mi antigua ilusión.
Más allá de los sueños parece que se acaba
para siempre la dicha que hubo en mi corazón.

 






        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online