- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009








Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

Publicar en Liceus


POEMAS

Jorge L. Palacios
kokihesse@hotmail.com

A donde voraz y ciego
Es el Minotauro el fuego
Y es el laberinto el humo
Calderón de la Barca

MOLTRES

No esperes a que llegue,
Lo ha borrado el espejismo
Ilusorio de un don concreto.
¿Dónde estarán las viejas veredas?
Mis lentos pasos no delatan el filo de
La navaja que busca el cuerpo silente
Del guerrero.
Lo perseguiré en sombras por haber sido triste.
¿Dónde esta el sueño
trágico, soluble que busca mi alma,
dónde los fuertes muros vedados,
donde aun espera el prisionero?
El presente está solo. La memoria
erige el tiempo. Engaño y venganza,
vanidad del reloj. El suelo
no es menos vano que
La vana huella de un desertor.
Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
reflejando el rostro que se mira en los
Disolutos versos gastados.
Espejos de la noche no son el mismo.
Y El hoy fugaz es tenue y es frágil
Y es perdido;
otro camino nos espera, otro Infierno.
¿Esas palabras fueron ecos y llamadas?
Porque no existe el tiempo de volver a empezar
El ardid de generosas alabanzas
Que nos acompañan
Igual que las miradas inexistentes.
Pueden ser otras
De tantas tardes,
Tardos de innegables polvos
Y mordaz en alusiones.
Emerge heráldico como
La imagen del odiado
Y su pronunciación suele dar horror,
Fragmentos de cierto hombre perdido,
Cierto poeta muerto,
Cierto demonio degollado al parar de los relojes.
Y al tiempo austero falible de mil caras que lo reconocen:
¡Es el inmortal!
Línea de una distancia soñada, ahora,
Y la sangre baladí suele ser lo último
Perdido en batalla.
Hacia la llanura incesante
Lo llevaran,
Edades de cada instante.
Al levantar el puñal
Te bendeciré alma mía.
Calla como otras tardes
Cuerpo muerto
Volverás a tu vacío sabio.
Sombra de libros y monstruos.
Todo se disipa hacia el olvido
Porque nada suele ser realmente
Eterno.


EL MOSTRUO

“aunque el me quitare la vida, en el confiare”
Job 3:35

La sucesión de la vida
Será favor misterioso,
Arduo y distinto (da lo mismo).
Las cuencas traspasan las
Galerías de un ilusorio laberinto
Aun sin descifrar.
Donde esperan al hermano,
Ciego, entrañable y sigiloso al grito.
El cuerpo de cristal seguirá
Su reflejo, sabrá que camino recorrer
Para hallarlo.
La sucesión de la vida
Será la ficción de dos
Memorias largas, precipitadas al olvido.
Llegara el mayor del mundo,
Matando, desfigurando
El fino espejo,
Con los vestigios de sangre en la espada
Aun tácitos, propensas al cuerpo.
El monstruo dirá a la mujer:
“Ariadna mate al minotauro.”
Al errar por las lentas galerías
Sabrán que hasta la muerte serán uno.
Tú el hombre, yo el monstruo.


LA GUERRA

La guerra, la muerte. Ulises, el mar. Neptuno,
La sombra que ya no pueden ver mis ojos
Porque no hubo más horas. Fueron olvidadas
En los raudos silencios, que sucumbe la furia,
De mi reverberante espada.

El candor
Supone esta curiosa daga.
Cercado estoy por la mitología.
Nada puedo hacer, ya no puedo fantasear.
Haré cada cosa según me lo digas.
Estrofas de un arduo laberinto
Entretejido en la noche, un color
Vagabundo al ser, que es apenas, misterio.
Veo en el tiempo que huye una flecha en el cielo
Rígida y un fuego entrañable en la corriente
Sin vigilia en la lágrima dolida.
Así será mi extraño trabajo de poeta.
¿Qué me importa?
Truque en odio el dolor humano.
¡¿Quién me dirá si en el dolor
De uno están las letras de mi nombre?!

El vano observador de los días,
Arrastrando la lenta furia de la sangre será ensalzado,
Veras al hermano alejado A su suerte entre mástiles y saetas.

"Aquiles a muerto"



TESEO IMAGINARIO

“guerrero herido”

(Me acorde de “alguien”, quien rechazo
La inmortalidad y echo a huir, yo hice lo mismo)

Mirare esa noche
Sin senderos fijados
En la penumbra ilusoria.
Esperando que el silencio
Deforme en orden cíclico
La vaga ceniza de mi rostro.

Aun queda esa memoria
Que imagina
El universo extendido
Tras los corredores inventados.

Condenado a errar
Buscare con ojos ciegos
Los pasos lentos de esa fiera perdida.

Ahora las puertas se cierran
Y no volverán a abrirse.

Sangrara esa vieja herida,
Clamada en sueños boreales.

Mi sombra enmascara
Los huesos mortales
De un alma cenicienta.
Perdida y desterrada
En los incontables días del olvido,
Pidiendo un perdón al cielo.

<<tal vez robe ese fuego constante
Y se los de a los hombres. >>

Me condenare como extraño poeta
Al cercenamiento eterno,
Encadenado al pie de una
Montaña.

Me llamaras prometeo
Abriendo mí pecho día tras día.
O Teseo buscándose a si mismo.

Solo soy yo, el que escribe.
Serán de nuevo carne, mis palabras,
Y la forma distante de un héroe
Herido.

Sin rencor en el sigiloso metal
Disoluto y ya olvidado.

<<Ariadna, estoy sangrando>>






        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online