- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009








Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

Publicar en Liceus


Breve reflexión nocturna y poemas

Almudena Esteso
mondalfurtfensa@hotmail.com

 

En la noche siempre resurgen todos los pensamientos y sentimientos que nos esforzamos en enterrar, y su brillo intenso y condenado se nos refleja dentro y fuera de la piel; Dentro, en el pecho, y fuera, en las imágenes pasadas y espíritus del ayer, en los recuerdos visualizados que impregnan el espacio que nos envuelve.
Situaciones y momentos inmortales que se desarrollaron en el mismo escenario, donde en la noche, vacío, se convierte en el teatro imaginario del dolor.

***

Espero que pronto encuentres la llave
para derramar de nuevo
el acompasado y cálido latir de tu pecho.
Mírame, que la sostengo con deseos de hogueras
y nubes insostenibles,
y con el tiempo oxida y agrieta mis manos.
La ves pasar en el murmullo del acercamiento
pero no la deseas alcanzar,
el viento que envuelve el murmullo
aleja la llave,
la arrastra al acantilado
y amenaza con arrojarla al mar.
Examina beso a beso tu candado,
sólo así podrás distinguirla de las demás;
Mientras, mi lengua adormecerá mis ansias de que mires,
porque quizá ya no me quieras mirar.

***

Se añora un manantial entre rocas recelosas
cuando las aguas bravías golpean furiosas.
Cristalino y manso,
de pureza risueña que la sed siempre calma
para que sanador fluya a través del alma.
Que traiga hasta ella sus amados peces
que siempre quiso, quiere y querrá,
a los que jamás las redes echará
pues más los quiere en libertad.
Que irrumpa sosegadamente
en el violento batir de la incesante corriente
y entone el rumoroso canto con sus múltiples bocas
moldeando y confortando a las magulladas rocas.
Manantial sereno,
manantial que espero,
de aguas dulces de vida
que saciarán mis deseos.
Arrullador manantial,
conservador de lo humano,
sino fuera por tu paz
oportuna cuando caigo,
ya los brazos tendría atados
y de abrazos olvidados.

***

Tristes son mis ojos,
que transmiten el opaco reflejo de mi alma.
Tristes son mis ojos,
como la sombra que me viste,
y que en cada embiste
rompe en llanto sobre la almohada.
Tristes son tus ojos,
temen mirar al horizonte
por que quizá aprendamos a volar solos
y abandonemos el nido.
Tristes son tus ojos,
veo la agonizante adhesión a la esperanza
al mirar por tus ventanas.
Tristes son nuestros ojos,
que se apuñalan y gimen en nuestro mutuo mirar,
y que traspasan de sangre a sangre
presente, pasado y futuro
como un furioso oleaje
que nos ahoga y nos aleja…
Y nos alejó…
Ahora soy yo la que bebe las sombras
mientras tú gozas de tu nuevo amanecer.
Ya olvidaste el nuestro;
ahora sólo tú,
que te envolvió el viento conquistador
y te dejas arrastrar;
Ahora sólo yo, y mi alma demacrada y moribunda
que cada mañana se pregunta
si algún día tu alma
volverá a ser la tuya.

***

El vendaval que grita furioso
y parece crecer con el sufrimiento,
antes débil permitía a la piel caduca
sobrevivir como arena,
ahora insiste encolerizado
en su metamorfosis pétrea.
Mis venas enraizaron en tu pecho
porque no quise florecer en otras macetas
y bajo tu ardiente luz abrí mi flor,
el sudor me regó,
se intensificó el color, nos avivó
y el incendio se propagó.
Casi un milenio de días
ardimos y resistimos.
Tus dedos como ascuas
caldeaban mis senos
y tu lengua cincelaba
llamaradas en mi cuerpo.
Alcanzaba la luna esas noches
como un pájaro de fuego.
Ahora tengo que regresar, y ya tiritando
a la soledad de invierno
y encima seré yo la culpable
de morir por congelamiento…
Realmente la culpa es tuya
que ya no alcanzas a seguir
un espíritu inconstante y lánguido
magullado por vivir.

***

Ya sólo la luz extinguida te llama y te busca,
ya sólo su rastro te llora y te anhela.
Tan sólo reflejos quedan
pero aún su esencia pervive
engarzada al recuerdo
como una traslúcida piedra.

***

Olas fuimos, desde mar adentro formadas.
Unidas y fuertes, bellas y altas.
Rebeldes y latentes fuimos
en el mar agitado o en calma.
Y nos amábamos con la pasión transparente
que sólo avienta la brisa
a las esencias de corrientes despojadas.
Y aunque siempre unidas en el vaivén estuvimos presentes,
y cada gota de nuestro ser bajo la luna se amaba
cuando alcanzamos la orilla,
restos ya de espuma enamorada,
Cada uno por su lado nos fundimos a otras aguas.

***

No quiero traspasar el umbral sin tu permiso,
por que sólo si tú quieres podré achicar la oscuridad de la cueva en la que te ahogas…
En el nebuloso cristal de tu mirada se refleja tu alma codificada
y la red que tejiste a lo largo de los años que oculta el destello
que iluminaría tu vida.
Pero entiendo el porqué de tu refugio,
y es que el exterior no acepta a seres de pinceladas infinitas.
Tus ideas no son turbios tintineos resonando en tu cabeza,
sino complejos mosaicos de verdades cambiantes, caleidoscopios de sueños
que conforman tu universo en el que en silencio intento
hacerme un hueco.
Ardiente delirio, intruso en mis sueños, extravagancia volcánica
donde se confunde mi mente
y se funde mi cuerpo,
cara lámpara de lava
que me niega su abrasador alumbramiento.







        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online