- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

TESIS

LA TRANSCULTURACIÓN, GÉNESIS DE NUESTRA IDENTIDAD Y UN
CAMINO HACIA LA GLOBALIZACIÓN.

Leticia Salazar Acuña

Graduada de Licenciatura en Artes de La Universidad de
Concepción Chile.
 

INTRODUCCIÓN

Es ya reconocido el tema que enfrenta a la problemática del “encuentro de dos mundos” o el “ descubrimiento de América” abordado por variedad de artistas de los cuales se cita a las chilenas Patricia Figueroa (serie buscando a América, Tierra Firme, Homenaje a América); Patricia Israel (La Llegada de lo blanco); junto con el ecuatoriano Nelson Román (Enfrentamiento entre el indígena y el español), entre otros. Pareciera que nos referimos a una materia repetida, pero sin duda existe la posibilidad concreta de desarrollar otro aspecto de esta temática entregando nuevos resultados ya que cada artista posee su propia individualidad dada por su experiencia de vida. Precisamente la vivencia de un viaje a España desencadenó un nuevo sentir por la América Latina, aspecto que se hace latente al decir que se es chileno y se es latinoamericano, es decir, un sentir por lo que uno es, por nuestro lugar de arraigo y por consiguiente con nuestra historia. Todo esto es de gran importancia, pero además un artista debe tener una visión actualizada en que : “ La identidad no tiene sentido sino se enfrenta y va asociada a las diferencias del pasado y el porvenir” ,[1] lo que nos conduce hacia un rol en que el artista exprese y exteriorice su identidad cultural y nacional, con un enfoque globalizador. Para tal efecto hablo de transculturación ya que en esta palabra esta la clave para descubrir, no tanto lo que somos, sino como somos y seremos como cultura “Para bien o para mal nuestros países son el producto de un gigantesco proceso de transculturación que por sus mismas dimensiones llega hasta nuestros días sin terminar” .[2]

De este modo, el tema que planteo ahora es La Transculturación, génesis de nuestra identidad y un camino hacia la globalización, transculturación entendida en estas páginas como: 
“ Los fenómenos resultantes del contacto directo y continuo entre grupos de individuos de culturas diferentes con los subconsecuentes cambios en los tipos iniciales de uno o ambos grupos” .[3]

En este caso me refiero a ciertos rasgos de la cultura chilena y española. Es así, que luego de analizar este concepto y ver sus diferentes categorías continuaremos con la búsqueda de nuestra identidad cultural, lo cual evidentemente nos conduce al momento de la conquista de Chile, ya que en este periodo comienza la transculturación y la gestación de lo que es la cultura chilena, gracias a la integración que se produce entre los elementos aborígenes e hispanos. A través de este proceso, la cultura de cada grupo experimentó modificaciones en sus formas originarias resultando nuevas formas culturales, esto constituye los rasgos de la transculturación
en Chile. Posteriormente, es necesario conocer cuales son los elementos, o más bien dicho los aportes de ambas culturas.

Con estos antecedentes podremos cotejar el concepto de nuestra identidad con otro
muy en boga que es la globalización, la idea es conocer las diferentes posturas del tema, tratando de encontrar una respuesta a las interrogantes que surgirán las cuales variarán de una persona a otra. De este modo en el presente trabajo se desplegará, en particular, mi inclinación al respecto. Uno de los postulados consiste en ver la globalización como un fenómeno connatural al desarrollo humano de siempre que favorece la diversidad de culturas e identidades; y el otro plantea entender la globalización como un elemento catastrófico que arrasa con los particularismos culturales, es decir, con la identidad. Al continuar con el desarrollo del texto nos referiremos al proceso plástico, sin duda lo importante es la búsqueda de una propia capacidad de expresión centrada en la utilización de materiales reales como posibilidad técnica. Emergen de la obra elementos como el maíz, el trigo, quínoa, parafina sólida, tierras de color... elementos a los que se les otorga prestancia al adjudicarle un valor simbólico. 

Significante también es, el aporte de aquellos grandes artistas que han influenciado a mi obra,
especialmente en lo referente a la técnica, sin duda me identifico con la materialidad del Informalismo y en consecuencia me autodefino como Neoinformalista.

Al concluir, hago énfasis nuevamente en nuestra labor como artistas, aquella misión de evidenciar nuestra época y entorno en algo tangible que es la obra, incorporando elementos característicos que hacen la diferencia con otros lugares y tiempo, de esta forma el Arte, per se, implica una identidad cultural que el artista debe exteriorizar en su obra. En concreto, entonces, lo que busco reflejar con mi propuesta, es conciliar la necesidad de reafirmar, valorar y potenciar nuestra identidad en un mundo cada vez más globalizado, que pasa necesariamente por reconocer los orígenes de nuestra identidad, cuya base esta en aquel momento de la historia en que comenzaron a interactuar las diferentes culturas (Aborigen e Hispana), que al fusionarse crean las raíces de la cultura chilena, teniendo presente que toda identidad no es algo estático, puesto que se transforma, cambia y se adapta a nuevas situaciones que en este tiempo se orientan a lo universal.