- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

TESIS

LA TRANSCULTURACIÓN, GÉNESIS DE NUESTRA IDENTIDAD Y UN
CAMINO HACIA LA GLOBALIZACIÓN.

Leticia Salazar Acuña

Graduada de Licenciatura en Artes de La Universidad de
Concepción Chile.

 

I. PROCESO TEÓRICO

I.1. Transculturación


La palabra transculturación se generó en el terreno de la Antropología a partir del año 1935, con el fin de clasificar el estudio del contacto cultural entre grupos diferentes, sin embargo, su definición ha ido modificándose para delimitar más claramente su campo de acción ya que la terminología es una herramienta esencial en la investigación.

De las variadas acepciones cabe destacar, por su precisión, la realizada en 1940 por el cubano Fernando Ortiz,[4] él da las siguientes razones para su uso: 

“Soy de la opinión que la palabra transculturación expresa mejor las diferentes fases del proceso de la transición desde una cultura a otra, a causa de que esto no consiste meramente en la adquisición de otra cultura, que es lo que implica la palabra inglesa Acculturation, sino que este proceso comprende también necesariamente la pérdida o el arrancar de raíz una previa cultura, la cual sería definida como Deculturación. Además de esto lleva consigo la idea de la creación consiguiente de los nuevos fenómenos culturales, lo cual sería llamado Neoculturación”. [5]

Esta definición si bien es muy acertada hace una errónea interpretación, referente al uso de la palabra inglesa Acculturation, ya que la traducción al español engloba la totalidad de lo que es transculturación y no solo una parte como lo indica Ortiz. Finalmente nuestra definición aceptada es la realizada por los antropólogos Redfild, Linton y Herskovits, quienes fueron comisionados por la Asociación Norteamericana de Antropología para que limitaran el término específicamente y cuya definición ya se otorgó en la introducción.

Aparte de las cuestiones terminológicas, debemos tomar en cuenta algunas de las formas de compenetración Hispano Aborigen, en particular los respectivos aportes materiales producidos durante la conquista. El fenómeno de la conquista involucra necesariamente un proceso de contacto entre culturas en que estas se influyen recíprocamente, originando formas nuevas o mixtas que difieren de las iniciales que entraron en contacto.

Existen varios casos de contacto cultural que registra la historia, los cuales han sido compilados por el antropólogo Alemán Eduard Spranger, según él hay cuatro formas o tipos de transculturación: La Colonización, la Recepción a distancia, el Renacimiento y la Inmigración.

- La Colonización: Es el contacto entre culturas en que uno de los grupos ocupa un territorio con la intención de implantar su dominio político y su explotación económica. Esta forma no implica la fusión del grupo colonizador con la población autóctona, sino la imposición de su superioridad militar y política.

- La Recepción a distancia: Este tipo de contacto, a diferencia del anterior, no se origina en la ocupación de un territorio sino que se ejerce a distancia, a través, de un intercambio político u económico, en que el grupo autóctono adopta algunas formas de vida, conceptos o valores de la cultura más avanzada.

- El Renacimiento: Es el contacto con formas culturales ya desaparecidas del mismo pueblo o de otro más antiguo cuya cultura es tomada como modelo, recurriendo al estudio y adopción de obras culturales con el fin de integrar a la sociedad los valores de estas civilizaciones pasadas.

- La Inmigración: Este tipo de contacto se produce en un país mediante la afluencia de grupos humanos masivos pertenecientes a otra cultura, no importando que ésta sea de mayor o menor desarrollo.

I.1.1. Rasgos de la transculturación en Chile

El proceso de transculturación en Chile y en América comienza con la inmigración española al territorio, lo cual originó el contacto directo y prolongado de grupos sociales de diferente origen y cultura dentro de un mismo espacio geográfico. Así tenemos que la implantación española en Chile combina los aspectos de la Colonización e Inmigración.

La convivencia prolongada de ambos grupos en nuestro territorio hizo que la cultura del conquistador experimentara un doble proceso de adaptación. Por una parte, con el nuevo medio geográfico con sus peculiaridades de clima, relieve, recursos naturales, flora y fauna; por otra debió ajustarse a algunos rasgos culturales de los grupos autóctonos. Estos a su vez también experimentaron un proceso de adaptación al mundo cultural y estilo de vida del español.

En este proceso de adecuación, que surge en el siglo XVI, fueron surgiendo nuevas formas de vida y de cultura, constituyendo así las raíces de la cultura chilena, que se irán afirmando y robusteciendo en el transcurso de la época colonial.

Puede decirse que por los factores característicos del proceso en Chile, como la lejanía, el aislamiento , las dificultades de comunicación, la larga resistencia araucana y el continuo reforzamiento español, hicieron que la transculturación hispano- aborigen fuera más completa, intensa y rápida que en otras regiones de América. Así el proceso de transculturación en Chile generó una extensa fusión étnica, en que el pueblo chileno presentó rasgos físicos y culturales más próximos al español que al aborigen ,fenómeno que indujo a olvidar los aportes de este último y que precisamente veremos a continuación para reivindicarlos de este olvido.

I.1.2 Aportes de la Cultura Aborigen durante la Conquista

La entrada al territorio de Chile significó para los conquistadores adaptarse y sobrevivir por sus propios medios, ya que se encontraban lejos de su país distanciados por meses de navegación. El problema era que no contaban con estos medios , pero si los tenía el indígena. ¿Qué comer?, ¿Dónde resguardarse?, ¿Cómo cruzar los torrentes ríos?, sin duda se convirtieron en un gran problema cuya única solución era utilizar los mismos recursos que los aborígenes, elementos primordiales que gravitaron fuertemente en la vida del conquistador.

Esta influencia cultural se advierte en los numerosos elementos indígenas como lo son la alimentación, comunicación, vivienda y medicina que utilizaron los españoles durante los años que duró la conquista y que con el transcurrir de las épocas asimilaron como propias, hasta llegar a la actualidad en que ya no se hace distinción del uno o del otro.

Concretamente en el desarrollo de este trabajo, sólo se hablará del aspecto alimenticio del aporte indígena, pues es ésta a la que hace referencia mi obra plástica.

I.1.2.a. Alimentos Aborígenes

De los grandes aportes materiales de la cultura aborigen, es sin duda, la alimentación. Es de notar que una de las actividades de los indígenas de los valles era la agricultura y la recolección de donde obtenían los productos que constituían la base de su nutrición y que al llegar el español incorporó a su mesa. De estos elementos los principales eran el maíz, la papa y el frijol; seguidos por la quínoa y el zapallo; además del ají, piñones, fresas, madia etc.

El español tenía su menú en los sembrados indígenas cuyas especies debieron cosechar y aprender a cocinarlos. Prueba de esto nos los dan los cronistas viajeros, quienes describen la forma de cultivo de estos frutos, sus características nutritivas, como guisarlos y como lo aprovecharon los conquistadores.

Durante los primeros meses los españoles se aprovecharon de las sementeras quienes los abastecían, pero esto acabó con la llegada del 11 de Septiembre de 1541 cuando hubo un levantamiento mapuche, hecho que los privó de tales especies y por ende los instó a producir los suyos. Así se advierte en el siguiente párrafo:

“Démonos a sembrar y criar, y no esperemos que los naturales nos los den, que no los darán, ni de ellos lo habemos de haber”.[6]

Este dato nos permite verificar que uno de los elementos de la cultura indígena, la alimentación, fue necesariamente adoptada por los españoles.


I.1.3. Aportes de la cultura Hispana durante la Conquista

El examen anterior sobre el empleo de los medios de alimentación por parte de los españoles en Chile, pone de manifiesto el fuerte influjo de la cultura material mapuche, fenómeno que suele subestimarse. Sin embargo el reconocimiento de esta influencia no implica despreciar el aporte material y espiritual hecho por el conquistador.

En relación a la cultura material del español , su aporte incluyó la introducción de especies vegetales y animales , los implementos de labranza y herramientas para la artesanía y minería, además de otros elementos manufacturados traídos de España o fabricados en Chile que permitió equipar a las nacientes ciudades.

Esta variada contribución fue transformando gradualmente el paisaje original, aproximándose a lo que hoy conocemos como el paisaje chileno. Para visualizar esta transformación conviene recordar las especies alimenticias traídas por los españoles.