- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

TESIS

LA TRANSCULTURACIÓN, GÉNESIS DE NUESTRA IDENTIDAD Y UN
CAMINO HACIA LA GLOBALIZACIÓN.

Leticia Salazar Acuña

Graduada de Licenciatura en Artes de La Universidad de
Concepción Chile.

 

II. PROCESO PLÁSTICO

II. 1. Influencias en el estilo de trabajo
.

Hoy en día es difícil hablar de un arte totalmente innovador, se ha dicho incluso que el arte ha muerto en el sentido de que ya no hay nada nuevo que crear. Con esto en mente me encaminé en la tarea de buscar algo diferente centrándome en la idea de conferirle a la obra una nueva  materialidad, utilizando “materiales verdaderos”; otorgados por mixturas de parafina sólida, semillas, tierras de color, etc.

Con esto se evidencia una clara influencia del Informalismo, tendencia cuyos componentes esenciales para una obra están en la materia, el gesto y en la textura viva que estos producen. 

“Gracias a la materia y el gesto el artista tiene la posibilidad de transformar la superficie del cuadro en una textura sin límites, continua e ilimitada”. [9]

En este ámbito, el de la técnica, es relevante la obra de Antoni Tápies quien se hace partícipe de los principios del informalismo a partir del año 1953, cuando se suma a este movimiento, a pesar que desde antes ya utilizaba sus elementos, experimentando con materiales a fin de innovar técnicamente sus cuadros, como ejemplo tenemos su obra denominada “Collage de arroz y cordeles” del año 1947.

A partir de esto comencé a desarrollar mi trabajo, no de igual forma sino que adecuándolo al momento y al entorno de este siglo XXI , también empecé a buscar otros artistas que utilizaran materiales reales, así descubrí a Tatiana Álamos ( 1927- ), artista chilena quien realiza unos tejidos recurriendo a variados elementos como semillas, lentejuelas, lanas y otros; apartándose eso sí, de lo que es una pintura. Su propósito es rescatar la riqueza poética de la cultura popular chilena.

Más contemporáneo es Anselm Kiefer (1945- ), uno de los exponentes de la plástica alemana del presente. El también trabaja con elementos alternativos y reales, sus cuadros se caracterizan por tener una textura densa de combinaciones nada convencionales, agrega a grandes pinceladas restos de paja, arcilla, alquitrán, láminas de plomo etc. Así se aprecia en su obra “Margarethe”, 1981, óleo y paja sobre tela, Colección Saatchi de Londres.

A la búsqueda anterior se incorporo fortuitamente el encuentro con otras obras que al igual que la mía utilizan la parafina sólida, elemento que consideraba innovador. El primer encuentro fue en España al recorrer una muestra de pintura española de entre los años 1969 y 1989 ahí vi una realización de Eva Lootz que incluía la parafina y fibra de vidrio, además había otra obra de Jordi Colemar quien rellenó con parafina una escultura de hierro. El segundo encuentro fue aquí en la Pinacoteca con la exposición “Futuro en blanco” del artista alemán Ludger Hinse quien también ocupa la parafina sólida en obras en las que mezcla además papeles y óleos.

En relación a la temática no se puede dejar de reconocer la influencia ejercida por los artistas ya nombrados en la introducción, cuyos temas tratan de una manera u otra , el contacto entre dos culturas, europea y americana; española e indígena. 

Así tenemos a Patricia Figueroa quien muestra mensajes muy profundos con una preocupación temática por América, manifestándose en algunas de sus series como “Buscando América” (1989-1990) tras la pregunta ¿cuál es mi América? reconstruye su propio continente; en las series de“tierra firme” (1990) y “Homenaje a América” (1992- 1993) muestra una América viva después de la conquista reflejado a través de colores vibrantes.

También se nombra a Patricia Israel con su obra “ La llegada de lo blanco”, título que hace referencia a la llegada del hombre blanco a América, su idioma es sutil ya que las cosas se dicen de manera indirecta por medio de símbolos.

Finalmente tenemos al ecuatoriano Nelson Roman quien indaga en aquel enfrentamiento entre el indígena y el español en su serie de “ El Dorado” de aquella cuidad soñada por los conquistadores.

II. 2. Los Materiales vistos como valor simbólico

Sin duda mi forma de expresión plástica se basa en trabajar con materiales diferentes o poco comunes, entre ellos están las semillas que ya de por sí poseen un significado al reconocerlas como símbolos del renacer y el emerger a la vida, lo cual podemos relacionar con aquella búsqueda de una identidad que ha estado opacada.

De las semillas utilizadas están el trigo, el maíz y la quínoa.

El trigo nos remite inmediatamente a lo europeo, recordemos que fue uno de los alimentos traídos por los conquistadores. Además el trigo es un símbolo religioso ya que se le considera como uno de los elementos eucarísticos, lo cual se asocia perfectamente con el español que venia a evangelizar.

El maíz y la quínoa nos remontan a lo americano ya que el maíz fue cultivado desde el año 6000 a.de c. por los indígenas mexicanos y la quínoa fue cultivada principalmente por los indios Quechua del Perú

Un elemento sobresaliente en la obra es la parafina sólida o cera que personalmente asocio con las velas y por ende con lo religioso ( velas en las iglesias, elementos traídos por los españoles), así la parafina presenta una connotación evangelizadora.

Otro material utilizado son las tierras de color, elementos que nos remiten a lo ígneo y primitivo a como era América antes de la Conquista.

También vemos la figura de la cruz símbolo utilizado una y otra vez en la historia del arte , entre ellos por Tápies para el la cruz tenía un significado de la muerte, de la negación y en algunos casos de la letra t de Tápies. En mi caso la cruz simboliza, por supuesto, la introducción del cristianismo hecho por los españoles.

II.3. La Técnica

“ La pintura es el arte que representa en un plano un fenómeno sensible... El pintor transforma en obra de arte la concepción de su experiencia. Con un continuo ejercicio aprende a usar sus propios medios. No hay reglas fijas para esto. Las reglas para una sola obra se forman durante el trabajo y a través de la personalidad del creador, la manera de su técnica y el fin que se propone... “ .[10]

Que mejor frase que esta para introducirnos en el desarrollo técnico de la obra. Tomémosla como una guía para continuar. Efectivamente en la obra se evocan inevitablemente ( como en cualquier artista y su creación) , experiencias de vida propias que se objetivan para hacerlas palpables.

En este caso se conjugan estas vivencias con el estudio y el trabajo constante de creación en la búsqueda de un arte personal en donde el propio y característico lenguaje plástico se va afianzando poco a poco, así, el tiempo me ha propiciado la manera efectiva de utilizar los materiales.

Al iniciar un cuadro pinto sin saber los resultados, sólo tengo una idea que se va transformando en el quehacer pictórico, es un proceso de descubrir a medida que la obra progresa y donde el resultado es la sumatoria de esos instantes en que me concentré en el hacer y en la fluidez del momento.

De esta forma, se obtiene una obra en la que se contempla una clara materialidad y el uso del gesto, tal como se manifestara anteriormente con la influencia del informalismo. Materialidad otorgada por aquellos distintos elementos verdaderos ya nombrados: maíz, trigo, quínoa, parafina sólida, tierras de color, junto con látex, acrílicos y cola fría. El gesto se advierte al esparcir la parafina derretida sobre la base de madera, en este sentido hago especial referencia al modo de manejar este elemento, el cual requiere un proceso de fusión o de estado indefinido, de tal forma que al derretirse debo aplicarlo rápidamente antes que se solidifique, para llegar a un estado definido que se convierte en obra plástica. Así se adquiere un gesto espontáneo, pero esto no implica que no haya razonamiento, como se dijo, existe una idea anterior, una idea consciente que en el transcurso del trabajo se va conectando con el inconsciente, lo cual me permite guiar la cera de una manera determinada en ese instante, es decir, no se deja escurrir libremente, es un gesto dirigido que tiene algo de azar y este azar es el resultado final, ya que al esparcir la cera, el fondo realizado cambia de apariencia. 

Para tal efecto se hace necesario trabajar en el suelo, en una forma horizontal que me permita lograr la instantaneidad del gesto, no sólo dado por la mano, sino que por el brazo y el cuerpo entero. En el que la mano es una herramienta más unida a las espátulas, maderas, rodillos, genero, brochas o lo que se me ocurra usar en ese momento. Además esta posición me permite trabajar por los cuatro costados, adentrándome en la obra.

Básicamente la obra se realiza en cuatro etapas, que no necesariamente implica una forma absoluta. Primero se prepara la madera, cholguan, con cola fría y látex, luego se incorpora el color a la obra ya sea con las diferentes tierras de color y los acrílicos, posteriormente se incorporan las semillas para finalizar con el tratamiento de la parafina sólida, el cual , a veces, es sometido al raspaje o eliminación de algún sector.