- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

LA RISA EN MESOAMÉRICA 3/

Tesis Dr. Eduardo Planchart Licea

 

El área central del Golfo de México es el sitio de Mesoamérica donde es más avasallante la presencia de la risa  a través de más de mil pieza de Caritas Sonrientes o Risueñas. Sin embargo, paradójicamente nos encontramos ante una gran ausencia de fuentes escritas, ya sea de cronistas o indígenas. Por esta razón nos centraremos fundamentalmente en un análisis tipológico de matrices,  buscando desentrañar gestos y símbolos  de las piezas encontradas para tratar de  develar la significación de estos rasgos. Haremos a  su vez comparaciones con  las cabezas Olmecas,  el estilo  Tajín y los mitos totonacos. Afortunadamente contamos con un lugar  donde estas piezas fueron  halladas en el Zapotal en su contexto arqueológico, ubicadas junto a una deidad de la muerte riente, lo cual nos permitirá hacer deducciones sobre el simbolismo de la risa sagrada. Dedicaremos nuestra atención  a   las Caritas Risueñas del libro Nopiloa, exploraciones arqueológica, pues  en él se encuentran recopilados   los  informes y fotos originales de Alfonzo Medellín Zenil, algunas de las fotos tomadas por Francisco Beverido para el libro la Magia de la risa y la colección expuesta en las vitrinas del Museo de Antropología de Xalapa.

 Se escogieron para esta investigación  a los mexicas, los mayas y las culturas del área central  de Veracruz, por ser civilizaciones fundamentales de Mesoamérica, además  de encontrarse en ellas claros indicios de la risa sagrada y en términos temporales casi todas las fuentes  son del postclásico. Creímos necesario crear  límites al trabajo tanto temporales como espaciales, por lo basto del tema; se evitaron en  gran medida de las fuentes etnográficas, pues la etnografía de la risa esta   más allá de los objetivos de la tesis.

   En la siguiente líneas de esta investigación nos dedicaremos a responder las siguientes interrogantes: ¿Qué simboliza la risa sagrada en Mesoamérica? ¿Qué representaciones plásticas de la risa sagrada se encuentran en las culturas estudiadas? ¿Que deidades las representan?  ¿Ante cuantos tipos de risa nos enfrentamos?¿Que peculiaridades tiene en cada de las culturas investigadas?¿Qué  textos y crónicas nos hablan de las risa sagrada?  ¿Es equiparable la risa sagrada en estas culturas de Mesoamérica a la risa sagrada en otras culturas como la griega y la japonesa?

II.1.- LA RISA   DE TEZCATLIPOCA: Estamos ante la risa  de  Tezcatlipoca[1] , quien goza  observando las angustias humanas ante  la mortalidad y   las adversidades a que  es sometida.  Incluso  el dios se regocija    de las burlas  y engaños a que somete a los dioses. Como ocurre  cuando  derrota  y engaña a Quetzalcóatl. (Lámina 13). Este tipo de  risa  es destructora y creadora,  pues   Tezcatlipoca,  también es  dios creador,  el que inventa a la gente (teyocoyani), cuya oculta   sabiduría pareciera  develarse, en la respuesta   de la humanidad a sus   divinas burlas. Es la trascendencia de las adversidades a través de la alegría, la voluntad  y al  amor por  los pequeños dones de la vida, por la inspiración poética, por el gozo del artista al darle corazón a la materia, por el furor guerrero como metáforas del existir.   Esta   síntesis dialéctica  trascendente  determina la oposición  ante los reíres de la deidad. La otra posición ante la existencia, es no aceptar la imagen que nos refleja el espejo ahumado de Tezcatlipoca como lo hiciera Quetzalcóatl  por su anhelo de inmortalidad.

 Esto es lo que dice el encuentro de Tezcatlipoca con Quetzalcóatl en Tula; que al estar en decadencia este último, y enfermo, recibe la promesa del rejuvenecimiento y la eternidad, y que al ser aceptada provoca el aniquilamiento.  Aquel de quien somos esclavos (Titlacahuan), el espejo ante el cual somos viejos canosos y chaparros, nos propone un viaje a la región de la sabiduría, del negro y el rojo, donde otro anciano idéntico nos indicará cómo tornarnos jóvenes de nuevo. Más la aceptación  de esta proposición, como en la leyenda fáustica de occidente promueve nuestro aniquilamiento. (Lámina14)

    Heyden  destaca  la ambivalencia de esta deidad, a la vez  creadora y destructora, que da y quita, enferma y cura:

El carácter tan complejo y conflictivo de Tezcatlipoca se ve por sus diferente nombres y atributos. Casi todos los cronistas coloniales lo mencionan y Sahagún habla del dios en varios libros de su obra. Sólo en el libro VI del Códice Florentino (La Historia General de las Cosas de Nueva España) (1960a), encontramos 360 nombres o maneras de dirigirse a Tezcatlipoca  a veces los nombres se repiten en diferente contexto. Algunos de sus nombres son los siguientes:

TLOQUE´ NAHUAQUE- El que posee lo cercano, el que posee lo que (nos) rodea.

TLITLACAHUAN´ - Aquel de quien somos esclavos.

TEIMATINI - El sabio, el que entiende la gente.

TLAZOPILLI-  El noble precioso, el hijo precioso.

TEYOCOYANI - El creador (de gente).

YAOTL, YAOTZIN - El enemigo.

ICNOACATZINTLI- El misericordioso.

IPALNEMOANI - Por quien todos viven.

ILHUICAHUA´ TLALTICPAQUE´- Poseedor del cielo, poseedor de la tierra.

MONENEQUI - El arbitrario, el que pretende.

PILHOACATZINTLI - Padre reverenciado, poseedor de los niños.

TLACATLE, TOTECUE - Oh amo, nuestro señor.

YOHUALLI EHECATL - Noche, viento; por extensión, invisible, impalpable.

MONANTZIN, MOTATZIN - Su madre, su padre.

TELPOCHTLI - El joven.

MOYOCOANI - El que se crea sí mismo.

OME ACATL - Dos caña, su nombre calendárico. Se concibe como otro dios, Omácatl, el de tules, el patrón de los banquetes.

Estos pocos nombres señalan que Tezcatlipoca cubría casi todos los aspectos de la divinidad. En su aspecto oscuro, era hechicero, el brujo asociado con la noche y el jaguar. Tepeyollotl, el jaguar relacionado con el eco y las cuevas, lleva el espejo humeante y el anauatl pectoral diagnóstico de Tezcatlipoca, por eso se le considera un aspecto de él [...]En esta breve visión de lo que era el dios Tezcatlipoca en el mundo nahua, hemos visto que tenía aspectos positivos y negativos, que regalaba riquezas pero que las quitaba a su antojo, que causaba enfermedades pero también las curaba. Ya que era el dios supremo, que gobernaba el destino de los hombres, se entiende que estaba en todos lados, todo el tiempo...(Lámina 15)   

   Barjau contrapone los  roles de Tezcatlipoca, a través de la dialéctica que se establece entre dos atributos completamente opuestos  como son la mesura y la desmesura que esconden dos conductas contradictorias, una discreta y otra indiscreta. 

Ante él, se dice que el hombre, incluso sus propios sacerdotes, está ante un gran peligro. Este riesgo existe en ocasión de los ocultamientos de la verdad que se intentaran hacer frente  a él. Más valía conducirse comedidamente ante su majestad: ella misma era llamada, en ocasiones Moyocoyo (comedido, crea el , creador)[...]  Una actitud contraria a la franqueza y a  la austeridad, provocaba en él la ironía designada con el nombre de Moquequeloa, el que se burla; si no podemos ocultarnos ante él, si vemos nuestra verdadera imagen por su medio, todo intento de ocultamiento  conlleva un fracaso y el dios se burla...(Lámina 16)

    Este autor destaca el carácter  ambiguo de Tezcatlipoca, por un lado es comedido, como Moyocoya, y  por otro es burlón, irónico y reidor  como Moquequeloa.  Estamos ante estados anímicos opuestos:  la mesura,  la discreción y la seriedad    contrapuestos a   la indiscreción, la risa  burlona,  y la desmesura.  

   Con otro rostro diferente al de Moquequeloa, la traducción de León-Portilla   relaciona a Tezcatlipoca a la   risa burlona,  nos referimos  a otro de sus tantos  rostros como in tloque nahuaque. También En la  Historia general de las cosas de Nueva España, Sahagún hace referencia a este rasgo. A través de este atributo se convierte en una deidad que se divierte de su creación:

1.- Nuestro señor, el dueño del  cerca y del junto,

2.- piensa  lo que quiere, determina, se divierte.

3.- Como él quisiera, así  querrá.

4.- En el centro de la palma de su mano nos tiene colocados, nos está moviendo a su antojo.

5.- nos estamos moviendo, como canicas estamos dando vueltas, sin rumbo nos remece.

6.- Le somos objeto de diversión: de nosotros se ríe...”(Lámina 17) 



[1] Algunos de los atributos de Tezcatlipoca se describen en  la obra de fray Bernardino Sahagún:   “..,Tezcatlipoca,por otro nombre Titlacauan, y por otro nombre Yáotl y por otro” Telpochtli, y pot otro Tlamatzínncatl”(p.1070),”Tezcatlipoca:Espejo reluciente, espejo ahumado”(p.949), Titlacaun decían que era criador del cielo y la tierra y era todo poderoso, el cual daba a los vivos todo cuanto era menestar de comer y beber, y dicho Titlacauan era invisible, y cuando aparecía y hablaba a  algún hombre, era como sombra[...] Titla daba a los vivos pobreza y miseria, y enfermedades incurables y contagiosas de lepra, bubas, y gotas y sarina e hidropesia...”(pp.194-195),”Titlacauan:Aquel de quien somos esclavos,”(p.950)Moyocoyatzin:dominador tirano, arbitrario”(p.937), “..,el dios llamado Tezcatlipoca era tenido por verdadero dios, e invisible, el cual andaba en todo lugar[...], y tenían que cuando andaba sobre la tierra   movía guerras, enemistades y discordias, de donde resultaban muchas fatigas[..]Nécotl Yaotl que quiere decir sembrador de discordias en ambas partes.”(p.31),”.., a éste tenían por dios de los dioses”(p.81),”..,Tezactlipoca que era gran dios.”(p.95), “.., llamado Tezcatlipoca, por otro nombre Titlacauan, y por otro Yáotl y por otro Telpochtli, y por otro Tlamatzíncatl”(p.107),”¡Oh señor nuestro valerosísimo, humanísimo, amparador!, vos sois el que osa da la vida, y sois invisible y no palpable, señor de todos y señor  de las batallas.”(p.301).  Sahagún, fray Bernardino de, Historia general de las cosas de Nueva España, Editorial Porrúa (Sepan Cuantos Nº 300) México, 1989