- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

 


 

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

 


 


  Guías culturales

México y Brasil: dos corrientes artísticas hacia lo Nacional

Marylena Luna Cardozo

El modernismo en América Latina, desarrollado desde fines del siglo XIX, aflora como en los años 20, pero a pesar de seguir la tradición de los modelos artísticos europeos cada país latinoamericano comienza a buscar "lo Nacional", de una manera consciente e inconsciente. Tal como lo apunta Juan Acha, conocido autor de la crítica de la historia del arte latinoamericano, dicha búsqueda se plantea a través de tres caminos: el indigenismo, el eurocentrismo y la síntesis.

José Clemente Orozco: La trinchera, (1926-27)
José Clemente Orozco: La trinchera, (1926-27)

En este caso vamos a estudiar a dos países que siguieron caminos diferentes: México por el indigenismo y Brasil por la síntesis, y mediante algunas obras de los artistas veremos las relaciones y diferencias entre estos dos caminos.

En la obra del mexicano Orozco: "Las trincheras" (1926-27) se observa que el artista logra una dramaticidad, influenciado por el expresionismo, donde las figuras se alargan y deforman, justamente para representar el drama y la violencia de la revolución mexicana. El indigenismo resalta en esta obra porque el artista toma un acontecimiento político-social del momento —la revolución— y lo representa a través de personajes mexicanos con sus vestimentas, con un lenguaje muy propio y universal para representar el drama de la vida. Orozco, a pesar de que no comulgaba activamente con la revolución, siguió la tendencia de sus compañeros mexicanos de hacer murales, estimulada por José Vasconcelos (Secretario de Instrucción Pública). De esta forma el muralismo se convirtió en un instrumento político, con fines didácticos y políticos por la revolución, para una búsqueda de lo nacional por medio del indigenismo y lo popular. A diferencia de Brasil, que para lograr lo nacional mira hacia lo propio y hacia fuera, mientras México mira sólo hacia adentro.

David Alfaro Siqueiros: Etnografía (1939)
David Alfaro Siqueiros: Etnografía (1939)

Otros de los muralistas significativos es Diego Rivera. Con su obra titulada igualmente "Las trincheras" (1928) nos presenta una idealización de la revolución, a diferencia de Orozco, pues en sus personajes no se percibe el drama y el dolor de ese hecho histórico. De ahí que Rivera es considerado un regionalista y localista sin trascender en el problema existencial del hombre, ya que representa en sus cuadros las iconologías prehispánicas e históricas, convirtiéndolas sólo en iconos sin esencia.

Rivera tiende a la estética francesa, por la influencia del cubismo; es una representación renacentista en lo formal, y la composición piramidal viene de la influencia prehispánica. Sin embargo, a pesar de que exaltaba lo nacional a través del localismo o indigenismo, las técnicas pictóricas eran europeas. En este sentido, Brasil tiende más al expresionismo alemán, dando una ruptura más tajante con el academicismo conservador, primero español y luego francés.

El tercer muralista importante fue Siqueiros. Tenemos en la obra "Etnografía" una exaltación de lo indígena. La aportación e importancia del artista fue en la innovación de la técnica y medios pictóricos: utilizó fotografías, proyecciones, imágenes en movimiento y otros medios en los murales. Vemos que estos tres artistas buscan crear una estética nacional nueva donde el canon de la belleza no existe, sino la fealdad, así mismo como los artistas brasileños.

No obstante, a pesar de que en México la corriente del muralismo fue muy marcada, tuvo sus opositores con la búsqueda de lo internacional: los contemporáneos (1920) y estridentistas (1921), los cuales abogaban por las vanguardias europeas negando lo indígena y lo local. Por otra parte, en Brasil, la postura no fue tan extremista: como se apuntó anteriormente, tomó en cuenta lo propio y las corrientes europeas.

Anita Malfatti: La boba (1915)
Anita Malfatti: La boba (1915)

El asunto de la modernidad en Brasil toma un camino muy diferente: equilibra principalmente lo africano con las influencias artísticas externas, buscando también crear una estética particular. Tal como se observa en la obra de Anita Malfatti, "La boba" (1915), donde claramente vemos la influencia del expresionismo alemán, dado por su formación europea, pero logra una dramaticidad de los colores y deformación de los rasgos del personaje, dándole una emoción y carácter propio, muy brasilero.

Una de las artistas destacadas por una estética de mayor alcance fue Tarsila do Amaral, quien tuvo formación europea, pero al llegar a Brasil desbordó todo ese sentir brasileño y a la vez latinoamericano, a través de su técnica, expresión y emoción. Con la obra "Antropofagia" influyó en la creación del Manifiesto Antropofágico por Oswaldo de Andrad. Él mismo planteaba devorar todo lo que viene de afuera con actitud crítica para luego mezclarlo con lo propio y crear una nueva realidad. Justamente en esta obra la autora se expresa con el surrealismo y cubismo; es una escena muy íntima, con elementos y colores del Brasil: la palma, el paisaje, los personajes con rasgos de negro y muy exagerados.

Tarsila do Amaral: Antropofagia (1929)
Tarsila do Amaral: Antropofagia (1929)

Es importante señalar, que a diferencia de México, en Brasil el arte no va a tener fines políticos, ni va a ser un instrumento, sino que los artistas forman un grupo denominado "los Modernos" para hacer la "Semana de Arte Moderno" —en 1922—, de hecho, sin apoyo del gobierno. De ahí, los artistas siguen haciendo sus obras con búsquedas plásticas y estéticas sin interesarse por la realidad histórica del momento, tal como se aprecia en esta obra y muchas otras, donde interesa lo plástico y no la realidad.

Cândido Portinari: Siembra de café (1935)
Cândido Portinari: Siembra de café (1935)

En "Siembra de café" de Portinari (1935) vemos realismo social, influenciado por los muralistas mexicanos. El artista nos presenta el duro trabajo y la explotación de los negros en una siembra de café, típica del Brasil, donde a diferencia de México, el artista no tenía un interés ideológico tan marcado.

Di Cavalcanti nos presenta con su obra "Las mozas" una representación de la belleza de la mujer brasilera: la mulata. Es uno de los primeros artistas brasileros que representó un ideal humano a través de la mujer. Él se abocó a representar lo festivo del Brasil, con el color, el ritmo y la sensualidad típica de la zona.

En definitiva, estos países tuvieron una búsqueda de "lo Nacional" muy diferente, pero cada uno tuvo su trascendencia y valor. El muralismo en México constituyó la primera estética latinoamericana con búsqueda de lo propio; lamentablemente por ser un instrumento político el proyecto no evolucionó. Por otra parte, Brasil con la Semana del Arte Moderno marcó una ruptura con el arte académico, buscó nuevas fuentes y respuestas estéticas, logrando un arte muy particular por la síntesis de lo nacional y lo internacional.

 

Cândido Portinari: Siembra de café (1935)
Cândido Portinari: Siembra de café (1935)
Emiliano Di Cavalcanti: Las mozas (1930)
Emiliano Di Cavalcanti: Las mozas (1930)

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

- ACHA, Juan (1993): Las culturas estéticas de América Latina (Reflexiones), Universidad Nacional Autónoma de México. México.

 


 

Volver a Trabajos de investigación...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online