- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

El libro de texto, dispositivo constitutivo de la escuela.
Apuntes para su historia

Lic. Prof. Marcelo Bianchi Bustos

”El texto didáctico tiende a solucionar la uniformación no sólo de los saberes a transmitir sino también de la lengua en que éstos serán vehiculizados, ya que la existencia de un solo libro didáctico implica la necesidad de homogeneizar el habla de la población en un solo idioma” (Comenius, 89)
Lic. Prof. Marcelo Bianchi Bustos: Licenciado en Enseñanza de la Lengua y la Comunicación. Profesor De Castellano, Literatura e Historia. Especialista en Educación de Adolescentes y Adultos. Este artículo fue realizado como becario de la Fundación Luminis en el marco de la Maestría en Educación de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés (Seminario: Problemas Teóricos de la Educación a cargo del Dr. Mariano Narodowski). Se desempeña como Jefe de Trabajos Prácticos de la Universidad Argentina J. F. Kennedy, Profesor en escuelas de gestión estatal del distrito del Pilar y moderador del weblog de Lengua del portal educativo del Estado argentino www.educ.ar
.


Escribir sobre la escuela es hacerlo sobre una institución propia de la modernidad con un objetivo preciso: la formación de los niños y los jóvenes. Como organismo se podría afirmar que es la resultante de la interrelación de una serie de dispositivos. Uno de ellos es el texto escolarizado, elemento fundamental de la pedagogía y la institución escolar moderna. Éste es uno de los elementos del cual dispone la sociedad para que la juventud adquiera determinados valores y aprenda aquello que se considera que debe ser aprendido. Se trata, como señala Narodowski (1999, 87), de un mensaje ad hoc, pues su elaboración y su utilización posterior sólo se entiende en el proceso de escolarización. El libro de texto es extremadamente útil pues participa en el proceso de socialización y de aculturación. Es posible hablar entonces del libro como un producto cultural que no deja de lado los valores de la sociedad (Wainerman, 1999:47) y que es, por lo tanto, un vehículo por excelencia para la transmisión de cultura. Según Roger Chartier, los textos escolares son una representación del mundo que los produce. “Son herramientas a través de las cuales la institución educativa transmite valores morales, papeles sociales e identidad cultural para incorporar sujetos sociales a una sociedad. Contienen información ideológica, incluyendo definiciones e masculinidad y femineidad” (Dobaño Fernández, P. y Rodríguez, M., 2001:129).

En su devenir histórico, el proceso de escolarización ha pasado por tres grandes etapas (educación como razón de la corporación de los educadores, como razón de Estado y como razón de mercado o de lo diverso). El objetivo del presente trabajo es analizar como actuó y qué características tuvo el dispositivo “texto escolarizado”, elemento constitutivo de la escuela para lograr la instrucción simultánea, en cada una de ellas.

En la primera de las etapas citadas, la de la Educación como razón de la corporación de los educadores (siglo XVII al siglo XIX), Comenius escribe la obra que puede ser considerada fundante de la pedagogía moderna, la Didáctica Magna. En ella caracteriza al libro escolar como aquel instrumento que es capaz de colaborar con el docente en la formación de los alumnos. Precisamente a esta obra pertenece el texto del epígrafe en el cual se señala una de las propuestas del pedagogo que hace referencia al libro como aquel elemento útil no sólo para lograr que los alumnos aprendan contenidos sino para que además adquieran las reglas básicas de cada una de las lenguas.

Preocupado por la pedagogía y por los procesos de enseñanza – aprendizaje, Comenius busca lograr la instrucción simultánea para lo cual el libro es un dispositivo fundamental que puede colaborar para que todos se eduquen al mismo tiempo y de una sola vez. Para ello, él señala que cada clase debe utilizar un libro de un mismo autor. De esa forma se está llegando al ideal pansófico que consiste en enseñar todo a todos, mediante la utilización del método de enseñanza simultáneo según en cual todos los alumnos realizan el mismo tiempo la misma actividad.

Mariano Narodowski (1999, 87) al analizar la obra de Comenius, señala que el pedagogo introduce al libro como un elemento normalizador, pues intenta regularizar la enseñanza y establecer qué, cuándo y cómo se debe enseñar. Desde la perspectiva de Comenius, los libros debían ser panmetódicos, es decir que debían ser de tipo didácticos e incluir una distribución para cada momento del proceso de enseñanza aprendizaje.

A partir de las ideas del pedagogo y de los aportes de congregaciones religiosas - como por ejemplos los Hermanos de La Salle -, van a comenzar a circular los libros de textos escolares con características muy distintas entre sí pero con un mismo objetivo, la formación en un solo sentido de la juventud.

Como se observa, el libro comienza a tener una gran importancia en tanto elemento disciplinador de los alumnos. Tan sólo para citar un ejemplo, Telleyrand dijo el 10 de septiembre de 1791 “es necesario que libros elementales, precisos, metódicos, distribuidos con profusión, convierten en universalmente familiares todas las verdades y ahorran los inútiles esfuerzos para aprenderlos” (citado en Chopin, 109).

En la segunda de las épocas que Norodowski denomina de la educación como razón de Estado - siglo XIX hasta la década del ´70 - se observa que se realiza un desplazamiento del libro de manos de los educadores al Estado, agente que comienza a preocuparse por la información que circula en las escuelas y que tratará de supervisar y de dirigir el dispositivo.

Es necesario considerar que el texto es el representante del especialista pero también lo es del poder político que intenta realizar un control cultural sobre aquellos saberes que debe poseer un individuo. Así, el Estado se va a ocupar de los temas que se pueden tratar – y de los enfoques que se deben dar a los mismos-, temas tabúes, métodos didácticos recomendados y otros que deben ser dejados de lado, etc. Al existir ediciones escolares del Estado o al ejercerse un control estricto sobre los productos de la edición privada, la producción de los textos escolares se vio reducida.

En esta fase, si bien cambiaba el objetivo de la educación, se volvía a uno de los postulados de Comenius (Cap. XVII) sobre el libro cuando decía que era necesario igualar sus ediciones para poder cumplir con el ideal pansófico. Si bien era imposible que existiera sólo un libro, la regulación de las ideas por parte del Estado en tanto elemento regulador actuaba de una forma similar ya que ningún alumno aprendería nada distinto al de los otros jóvenes a pesar de utilizar libros de texto diferentes. Como en “el contenido de los libros de texto se vehiculizan visiones del pasado, actitudes cívicas y valores” (Rodríguez, M. y Dobaño Fernánez, P. , 2001) era fundamental que el Estado se ocupara de aquello que se leía en las escuelas. Como señala Narodowski (1999, 30), “a fines del sigo pasado el Estado se erige como Estado educador y para eso les “arranca” (quiero que las palabras sean lo más fuertes posibles) la educación a los maestros. Hasta la creación de los sistemas educativos nacionales la educación estaba en manos de los maestros, la escuela pública era la escuela de los maestros y no la escuela estatal. A partir de los sistemas educativos estatales, el maestro ya no controla la totalidad del proceso escolar sino sólo lo relativo a la enseñanza: serán los pedagogos (en el Estado o en la Academia) quienes pasarán a ocuparse de la teoría mientras los docentes se ocuparán de los quehaceres prácticos de la enseñanza”.

Hoy, en la etapa en la cual la educación es una razón de mercado (período que comienza a mediados del siglo XX y que se extiende hasta la actualidad), se observan algunas características diferenciales. En primer lugar se puede afirmar que existe una customización, es decir una adaptación de la educación en general – y de los libros en particular - a la demanda. Aquel libro panmetódico propio de la escuela de la modernidad, está hoy ubicado en un cruce entre diseño curricular oficial, las determinaciones del mercado, y las necesidades y demandas del aula. Pareciera que así, las tres etapas históricas que señalan las discontinuidades, confluyen en la actualidad en el libro: en primer lugar, el diseño curricular oficial en el cual tenemos la presencia del Estado y que actúa de una forma normativa, no diciendo qué es lo que se publica sino cuales son los contenidos que deben ser abordados; en segundo lugar, las determinaciones del mercado quien establece cómo serán los libros, que características tendrán, para qué niveles y materias se publicarán, etc.; y por último las necesidades y demandas de los docentes y de los alumnos que demandan información actualizada y acorde con los adelantos científicos.

Se puede afirmar que hoy el libro y su utilización han cambiado en cuanto a su carácter masivo pero no en lo que respecta a su importancia y su utilización en la escuela pues no ha sido suplido por otro elemento en el aula. Por supuesto que en los tiempos del mercado el fenómeno que se observa es la gran proliferación de libros pero que no están al alcance de todos los estudiantes. Si bien es otro tema que escapa los límites de este trabajo, no se puede dejar de lado que ese libro que tenía que servir a todos ya no está al acceso de todos los que se educan sino tan sólo de unos pocos (en términos de la totalidad de la población que asiste a la escuela).

Año tras año las editoriales van diversificando más sus propuestas, actualizándolas – a veces tan sólo en cuestiones paratextuales y no de contenido o de propuestas metodológicas - lo cual provoca que el mercado esté sobresaturado de ofrecimientos de libros por parte de las empresas y que los docentes y sus alumnos no lleguen a conocer el material que se publica.

El libro en la actualidad es polifónico, “tiene que permitir la evaluación de la adquisición de conocimientos, tiene que presentar una documentación compuesta, tomada de soportes variados” (Chopin, 140). En la época de Internet y de la aldea global, donde la educación es una razón de mercado, también se navega por los manuales (Chopin, 140) que cada día tiene mayor cantidad de información, a través de marcas hipertextuales que hacen las veces de ícono que le permiten al alumno saber si están en una página con información teórica, con actividades grupales, individuales, etc., y utilizarlo sin la necesidad del docente.



BIBLIOGRAFÍA:

  • Chopin, A., “Pasado y presente de los manuales escolares” en: Ruiz Barrio, Julio (2000), La cultura escolar de Europa. Tendencias históricas emergentes, Madrid, Biblioteca nueva.

  • Comenius, Didáctica Magna, México, Porrúa.

  • Dussel, Inés y Caruso, Marcelo (2000) La invención del aula. Una genealogía de las formas de enseñar, Buenos Aires, Santillana.

  • Narodowski, Mariano (1994), Infancia y poder. La conformación de la pedagogía moderna, Buenos Aires, Aique.

  • Narodowski, Mariano, Para volver al Estado. Del pedagogo de Estado al pedagogo de la diversidad.

  • Narodowski, Mariano, “Buscando desesperadamente a la pedagogía”, Frigerio, Graciela, Poggi, Margarita y Korenfeld, Daniel (1999), Construyendo el saber sobre el interior de la escuela, Buenos Aires, Novedades Educativas.

  • Rodríguez, Martha y Dobaño Fernánez, Palmira (2001) Los libros de texto como objeto de estudio, Buenos Aires, La Colmena

  • Rottemberg, Rosa, “Los libros de texto para la innovación”, Litwin, Edith, Enseñanza e innovaciones en las aulas para el nuevo siglo, Buenos Aires, El Ateneo.

  • Wainerman, Catalina y Heredia, Mariana (1999), ¿Mamá amasa la masa? Cien años en los libros de lectura de la escuela primaria, Buenos Aires, Editorial de Belgrano.

 


 

Volver a Trabajos de investigación...

 

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online