- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 
Roald Dahl. 2/
ISBN-84-9714-111-3
María González Carpintero
3º Filología Inglesa. Universidad Oviedo
 

Dahl siempre llega al público infantil  a través de personajes infantiles o animales; en muchos de ellos el tema o el protagonista aparecen en la portada como título, al igual que en el caso de Fantastic Mr. Fox (1970, que tiene a un zorro por protagonista) o: Charlie and the great glass elevator (1972) que podría ser considerado como una continuación de las aventuras de Charlie  pero en un contexto completamente distinto. Por el cual recibiría otra vez, en 1975 el Surrey School Award y en 1978 se le concede el Nene Award.

Se podría pensar que Dahl decidió darle a Charlie vida en otro libro después de la  calurosa acogida del primero por el público infantil,  y por el cual se le da el  premio de England Round Table of Children’s Award  y no sería el único porque en 1973 se le concedió el Surrey School award por el mismo libro: Charlie and the Chocolat Factory” quizás su libro tuvo una gran difusión por la película: “Willy Wonka and the Chocolate Factory” (1971) aquí cambia el nombre del personaje cosa que ocurre con la mayoría de las películas basadas en los libros de Dahl, pero la historia es más o  menos la misma. 

Fue dirigida por Mel Stuart y aparece Gene Wilder haciendo de chocolatero. Donde se reconstruye admirablemente el ambiente dickensiano de la novela, en plan Great Expectations. A mi juicio Dahl admiraba a Dickens y sus obras, lo cual tiene una importante influencia en su producción literaria y que es demostrado en muchos de sus escritos bien indirectamente estableciendo paralelismos entre las distintas situaciones de opresión en las que se encuentran  sometidos los personajes de ambos autores (con una diferencia mientras que Dickens describe la dura y cruda realidad que viven los sectores mas desfavorecidos de la sociedad a través de los ojos de un niño, Dahl usa la imaginación para cambiar la realidad a la vez que cuenta historias con protagonistas con los que muchos niños se pueden identificar) o directamente como hace en una de sus historias de su colección de Short Stories titulada The wonderful Story of Henry Sugar and Six more (1977) que se tradujo con el nombre de: Historias Extraordinarias, entre las cuales se encuentra un relato biográfico (mencionado anteriormente) que tiene por título: Racha de Suerte, donde comienza explicando modestamente que  todo escritor puede tener alguna oportunidad para demostrar si es bueno o no, pero que este no fue el caso de Dickens. Al cual califica de genio al escribir a los 24 años Los papeles póstumos del Club Pickwick (cuando el propio Dahl comenzó con 26) que lo convirtieron inmediatamente en un escritor de best-seller. Y así Dahl manifestó que Dickens era un genio y los genios son diferentes del resto de nosotros. Ese ‘nosotros’ es usado como plural de modestia, porque para muchos de nosotros Roald es considerado un gran genio comparable con Dickens pero en distintos niveles.

En 1978 se publica The Best of Roald Dahl (una colección de sus mejores relatos) y The Enormous Cocodrile, otro libro para los más pequeños (recomendado a partir de ocho años por las editoriales españolas, pero que como el propio autor indicó en una entrevista estaba destinado, para niños de entre 3 a 5 años). En esta época los libros de Dahl comienzan a ir acompañados por las ilustraciones de Quentin Blake, que significaría el inicio de la colaboración de este gran dibujante con el resto de  la producción infantil de Dahl. Gracias a la increíble combinación del texto con las ilustraciones, se crea una gran complicidad entre lo que se lee y lo que se ve. Muy importante si el libro está dedicado a los más pequeños porque estimula su imaginación. 

En este mismo año (1978), vuelve a recibir otra vez el ‘Surrey School Award’ por su fabuloso libro: Danny, Champion of the World escrito en 1975. En esta maravillosa historia resalta la increíble relación existente entre padre e hijo. Y es importante el hecho de que Roald describe esta relación como una unión muy íntima. Pero esto nos lleva a reflexionar sobre la infancia del autor, el cual apenas conoció a su padre. Así que la historia que Dahl nos cuenta aquí, bien podría ser la que él creaba en su imaginación cuando era un niño. La verdad es que cuando se es niño, tiene que ser duro crecer sin uno de tus progenitores, por eso el padre aquí descrito por Dahl sigue un patrón utópico, ya que hace cosas poco convencionales. Como por ejemplo dejar que su hijo no asista a clase para ir a capturar perdices y tolerarle ciertas cosas que normalmente ningún padre permite a sus hijos. Pero cuando se nos describe la vida del pequeño Danny  en la escuela, ésta rebosa de malas experiencias (al igual que en Matilda). 

Este libro que personalmente calificaría de genial, va a ser premiado con la California Young Reader Medal en 1979 y sería adaptada cinematográficamente en 1989, con la participación de Jeremy Irons. En este año (1979) se divorcia de Patricia Neal. Y también publica la primera de sus novelas para adultos: My Uncle Oswald, publicada en España por Anagrama. La cual no tuvo muy buena acogida por parte de algunos sectores de la sociedad. El crítico Argentino Marcelo di Marco la calificó de  “irreverente novela en la que se contaban las andanzas de un atorrante (sustantivo en Americano meridional, que significa holgazán) dedicado a la comercialización de genuino esperma de genios”.

Bajo mí punto de vista de lector, la novela es soberbia, porque combina un irónico y mordaz argumento al mezclar dos temas presentes en la vida de cualquier adulto, el de la codicia (dinero) y el de la lujuria; pero es que además se le añade un elemento de peso y es que los personajes de los que se van a beneficiar la pareja protagonista (que son unos vividores) son famosos, porque son genios de la talla de Picasso, Freud, Renoir, … así que con la introducción de personajes reales de la historia (incluyendo monarcas y mandatarios) y la adecuación de ésta dentro del contexto histórico, se establece un vínculo con la realidad; gracias a esta unión podría considerarse como un suceso verídico. Esta opción queda impregnada en la mente del lector porque accede a un escrito lleno de adecuaciones temporales e históricas que mediante su exposición, pueden llegar a considerarse reales, sobre todo teniendo en cuenta que los hechos ocurren en los albores del SXX.

Pero una de las características más interesantes e importantes en la mayoría de sus libros (tanto para niños como para adultos) es el uso del humor, Dahl sabía jugar con ese humor, típicamente Británico que muchos han calificado de corrosivo, pero que es una característica presente y común en todos sus escritos que lo hacen inconfundible frente a otros.

También es de este año (1979) su increíble colección de Short Stories llamada Tales of the Unexpected, de la cual sobresale la ya conocida y adaptada cinematográficamente Lamb to the Slaughter. Y Taste and Other Tales.

Dahl sigue en la década de los ochenta escribiendo  tanto literatura infantil como juvenil, y algunos relatos para adultos entre los que se encuentran More tales of the Unexpected (1980), y una selección de short stories, A Roald Dahl Selection: Nine Short Stories; por la que se le concedió por tercera vez, el distinguido galardón ‘Mystery Writers of America Award’ (1980), Further Tales of the Unexpected (1981). En este año, publica The Twits traducida al español como Los Cretinos, la verdad es que desconozco el libro y no sé que argumentos conducirían a los traductores a cambiarle el significado porque ‘twit’ en inglés se entiende por tonto, imbécil o quizás inútil; Pero el uso de la palabra cretino me parece desmesurado, sobre todo teniendo en cuenta que es literatura infantil y  pocos son los niños de 8 a 10 años que tienen registrado en su vocabulario la palabra cretino cómo para saber en qué momento deben emplearla y con qué fin. 

Así , la mayoría de las veces, muchas de las críticas que reciben algunos escritores (entre ellos Dahl) son sin fundamento, porque lo que se critica son las interpretaciones de algunos traductores y no el texto original. Aunque en este caso, se recomienda ser fiel a la traducción porque un niño es niño en cualquier parte del mundo, y no importa que lengua hable. Porque la literatura infantil tiende a ser universal y tiene como meta intentar llegar al niño sin ninguna clase de distinción, ya sea cultural o social, aunque desgraciadamente las distinciones entre unos y otros sean tan abrumadoras. 

George’s Marvelous Medicine (1980, criticado por la destrucción y transgresión que el autor hace de los valores más tradicionales: La familia, los profesores y adultos en general) y The BFG (El gran gigante bonachón – 1982, donde se critica al ejército mediante la representación de unos oficiales que son estúpidos y cobardes. Fue premiado doblemente por la Traducción Noruega y Alemana – 1986- y por el mismo se le conceden el ‘Federation of Children’s Book Groups Award’ en el mismo año de su publicación, y  el Deutsche Jugendliteraturpreisen en 1984. Fue adaptado al cine en 1989). Estos son dos de sus libros infantiles con bastante repercusión en el mundo literario infantil. Los dos están traducidos al Catalán (región, que muestra el interés de fomentar la lectura desde las edades más tempranas entre sus habitantes, recurriendo a los clásicos de la literatura infantil y procurando ofrecer estas joyas en su lengua oficial) como la mayoría de sus libros, tanto para adultos como para pequeños. Incluso hay algunos traducidos al Euskera y al Gallego, pero en menor número. 

En 1982 publica Revolting Rhymes que fue el primero de los tres libros de poemas que escribió, a éste le seguiría otro libro de poesía que Dahl iba a escribir al año siguiente titulado Dirty Beasts y por último publicó en 1989 Rhyme Stew (Puchero de Rimas). Con esta aportación lírica, podría decirse que Dahl cultivó magníficamente varios géneros literarios. Es verdad que no hizo teatro (en su haber se halla la obra que él escribió para teatro, fue la única, titulada The Honeys) pero tenía bastante con mantener su producción literaria para adolescentes y niños, revisar  los guiones de sus libros que serían puestos en pantalla y ocuparse de todos aquellos que dependían de él a nivel personal y anímico (no podemos olvidar el estado comatoso y vegetal que sufría su ex mujer desde hacia varios años, a la que Dahl visitaba y contemplaba como sí fueran todavía una pareja. Ello quedó plasmado en la película de la vida de Patricia: ‘The Patricia Neal Story ’ que apareció en 1981 (en la televisión).

Es en 1983 cuando publica la obra que da tema a este trabajo The Witches, y por este inocente libro para niños recibe numerosas críticas, sobre todo del sector feminista (el problema es que algunas de ellas se sentían identificadas con las señoras descritas en el texto, y se veían a sí mismas como brujas). Pero también se ve recompensado con un buen número de galardones: el ‘New York Times Outstanding Books Award’ , el ‘Federation of Children’s Book Groups Award’, también el ‘Whitbread Award’, todos en el mismo año, y un poco más tarde en 1986, se le concede el ‘West Australian Award’. Aunque mayor sería la satisfacción de encandilar con su historia a una runflada de lectores (entre los que me incluyo porque este fue el segundo libro de Dahl que leí cuando era una niña y la verdad es que me embelesó; porque 10 años después sigo disfrutando del libro con la misma intensidad que la primera vez, pero con una perspectiva distinta), que quedan fascinados con este maravilloso libro y que muchos sintiéronse decepcionados al ver transformada esta historia en una típica adaptación cinematográfica con su final feliz. Porque lo bueno de las historias de Dahl es que tienen un final inesperado, una sorpresa drástica, la acción que culmina generando un brusco vuelco al relato y que transforma el hilo de la historia dejando esa sensación de querer saber más acerca de los personajes del libro. Sin dejar de lado a los mayores, publica en este año otra colección de pequeñas historias de terror que lleva por título: A Roald Dahl’s Book of Ghost Stories. 

Sin lugar a dudas el año 1983 estuvo lleno de gratas sorpresas para nuestro infausto escritor, no solamente en lo que se refiere a lo profesional sino también en lo referente a lo personal, ya que es en este año cuando se divorcia de Patricia Neal para contraer matrimonio el 17 de Noviembre con Felicity Crosland. Esta nueva etapa en la vida de Dahl, y ese volver a reencontrarse con el amor benefició positivamente tanto su vida como su carrera literaria. Y así lo explicó su hija Tessa en una carta que fue publicada en ‘El País’ el 12 de junio de 1988: “...mi padre tuvo dificultades para encauzar su pasado. Necesitaba el afecto franco e inequívoco con el que mi madrastra le ha inundado. Tiene fama de suscitar problemas, y efectivamente así es, pero incluso eso se ha mitigado”.

Y así, al año siguiente saca a la luz: Boy – Tales of Childhood, la primera parte de su autobiografía (libro dedicado al público infantil), donde quedan irónicamente plasmadas sus experiencias escolares (que fueron recreadas en  Matilda y en Danny, Champion of the World). La segunda parte de su biografía Going Solo (1986), salió simultáneamente en la colección de adultos y en la de literatura infantil. La verdad es que tanto un libro como otro tuvo que suponer un reto para nuestro querido escritor, ya que le tuvo que ser difícil escribir sobre cosas que, según él, “no son importantes pero que le impresionaron profundamente y que nunca ha podido olvidar”. El esfuerzo que Dahl realizó para revivir aquella época tan amarga de su vida, se vio recompensado con la mención de honor que se le fue hecha por parte del ‘Boston Globe’ y el ‘Horn Book nonfiction honor citation’, ambos reconocimientos hechos en 1985, fecha en la que el escritor editó otro libro para críos: The Giraffe, and the Pelly and Me, que curiosamente en España se tradujo cómo La Jirafa, el Pelícano y el Mono. Y por el que recibió el ‘Kurt Maschler Award runner-up’, el mismo año de su publicación.

En 1986, aparece Two Fables, que, aunque su título pueda resultar engañoso no es para infantes sino para adultos. Como Completely Unexpected Tales, otra de sus compilaciones de historias increíbles y fascinantes, que pertenece a este mismo año. Y The Roald Dahl Omnibus, que no tiene traducción hecha al español, como la mayoría de sus escritos con la excepción de los dedicados al público infantil.

A Second Roald Dahl Selection: Eight short Stories  aparece en 1987, como predecesor del libro que sería un gran éxito entre los más jóvenes: Matilda (1988) y con otra de sus historias inquietantes nombrada Ah, Sweet Mystery of Life. Por Matilda recibió el ‘Federation of Children’s Book Groups Award’, que fue adaptada al cine en 1996 con la dirección y participación de Danny de Vito representando al mísero padre de la protagonista. En esta historia Dahl caracteriza a una niña con ingenio y virtud que parece reservada al género masculino, incluso en la obra de Dahl porque Matilda es una niña brillante que a los cinco años ha aprendido a leer sin ayuda de nadie y que devora clásicos de la literatura en la Biblioteca pública. Sus lecturas incluyen autores como Ch.Bronttë, Dickens, Kipling, H.G. Wells, Orwell, Steinbeck y Hemingway.

Es curioso como Dahl invita indirectamente a los niños a la lectura cuando Matilda dice: “El señor Hemingway dice muchas cosas que no entiendo, sobre todo de hombres y mujeres. Pero me ha gustado igualmente. La manera en que cuenta las cosas me hace sentir que estoy allí mismo viéndolo”. Con este libro Dahl buscaba criticar a la mayoría de padres Británicos que no tienen ni un solo libro en casa y que se pasan todo el día viendo la televisión, y dar opción a los niños de vivir una historia con la intervención de su imaginación.