- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

LA REPRESENTACIÓN DEL VIA CRUCIS EN EL REAL DE ASIENTOS

Por Ing. e Hist. José Jorge Esparza Osorio
Aguascalientes, México
.

 

Año tras año, desde tiempos inmemorables, el Jueves y Viernes de Semana Santa se lleva a cabo en el Real Minero de los Asientos de Ibarra, Ags. la tradicional representación del Vía Crucis Vivo de las 14 Estaciones que es ya una festividad clásica, una conmemoración luctuosa típica en el Estado de Aguascalientes y centro de la República y que pretende rescatar parte de nuestras tradiciones y costumbres.

Ésta es una de nuestras tradiciones más antiguas de los aguascalentenses, heredada de los primeros españoles que llegaron a éstas tierras en 1548. Así, los datos más antiguos de ésta festividad se remontan a los documentos históricos fechados el 28 de Septiembre de 1726, en donde se registran las testimoniales que en torno a la testamentaria de Don Gaspar Benito de Larrañaga y Lacarra, principal benefactor del Real de Nuestra Señora de Belén de los Asientos de Ibarra, se realizaron, testificando así el Pbro. Bachiller Don Rodrigo de Guzmán y Prado:

“... en cuya Iglesia se veneran seis altares con sus retablos y se han fundado y erigido las cofradías del Santísimo Sacramento, las de las Benditas Ánimas, Nuestra Señora de los Dolores y Santo Entierro, ... cuyas funciones y las de Corpus y octava y Semana Santa, se celebran todos los años a todo costo y con todo esmero y reverencia...”

 

 y el Pbro. Bachiller Don Nicolás de Aguilera y Anzo testifica que:

“...haciéndose la fiesta del Corpus y en Octava y Semana Santa, ... las cofradías se han aumentado habiendo hoy más, la del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores, ...”

A fin de hacer estas procesiones, se trajo desde España un Cristo articulado, es decir, sus diferentes piezas o miembros se mueven, y el cual se encuentra actualmente venerado en el altar lateral oriente del Templo Parroquial. Éste Cristo articulado era el centro de las representaciones, ya que formaba parte del Vía Crucis y se paseaba por las calles del Real en una urna funeraria que actualmente se exhibe en el interior de la Pinacoteca del Real de Asientos.

Durante el siglo XVIII y XIX las procesiones se realizan a todo costo y con todo esmero y reverencia, hasta que se vieron interrumpidas abruptamente en el segundo lustro de la década de los 20´s del siglo XX, al iniciarse la expulsión de clérigos y obispos y el cierre masivo de templos y centros religiosos en todo el país por el llamado Movimiento o Guerra Cristera. Hasta después de 1940 se reinician éstas representaciones bíblicas, volviéndolas a suspender alrededor de 1970, debido a que las gentes que lo representaban eran personas ya mayores de 60 años, y como no se permitía a los jóvenes y niños participar activamente, se fué perdiendo el interés por continuar con ésta festividad. Entre las principales personas que hicieron éstas representaciones en ésta época estaban los señores Jesús Bernal, Roberto Yánez, Francisco Gallegos, Jesús Martínez, Ezequiel Gallegos Olvera, Mario Fiscal Orenday (quien actualmente toca el órgano en la Iglesia y representó a Jesús en 1970) y muchos otros más que se pierden en los tiempos de la historia.

En 1982, el Pbro. Enrique Hernández Pérez empieza a reunir a los jóvenes de éste Real de Asientos y con ellos organiza el llamado Grupo Juvenil y nuevamente vuelven a revivir las representaciones del Vía Crucis viviente, contando con la participación activa y entusiasta de muchos jóvenes, entre ellos, Ubaldo Acosta Gallegos, Salvador Contreras Saucedo, Jaime Gallegos Esparza, Antonio y Enrique Nieto Torales, Guadalupe Gallegos Rodríguez, Belén y Manuel García Benítez (q.e.p.d.), Eduardo Dueñas Solís, José Durón Casillas, Ricardo Jaramillo Herrera, Jorge Castillo García, María de Lourdes García Nava, Arturo Segovia Jáuregui, etc. Año tras año se llevaron a cabo éstas representaciones de la Semana Mayor. Posteriormente el Pbro. Enrique Hernández Pérez fue cambiado de Parroquia y llega a sustituirlo el Pbro. Heriberto Galindo y el Grupo Juvenil ya organizado le pidió su apoyo y continuaron las representaciones anuales.

El Vía Crucis Viviente se volvió a suspender otra vez en 1996 con la llegada del Pbro. Francisco Estrada Dávila, ya que no estuvo de acuerdo con éstas representaciones, ya que les argumentó a los jóvenes del Grupo Juvenil que el Consejo Eclesiástico no autorizaba que los jóvenes del Grupo Juvenil continuara con éstas representaciones por ser precisamente jóvenes, dado que no hacían las cosas bien; y al Consejo Eclesiástico les dijo que los jóvenes del Grupo Juvenil ya no quería representarlo; por lo que se desató una controversia entre los actores, organizadores y autoridades religiosas, que finalmente los desmotivó y los llevó a suspender con éstas representaciones.

Una vez conseguido que éste Vía Crucis se suspendiera, el Pbro. Francisco Estrada lo sustituyó con la marcha de la Procesión del Silencio, que se realizó a partir del 1996 hasta 1999, y que consistía en una peregrinación en que iban rezando y cantando desde el Templo Parroquial de Asientos hasta el Templo del Señor del Tepozán en los suburbios del Real.

En el año 2000 se reiniciaron de nuevamente las tradicionales representaciones, apoyadas por el Pbro. Arturo Flores Macías, quien sustituye al Pbro. Francisco Estrada Dávila en la Parroquia del Real de Asientos, apoyando de nueva cuenta al Grupo Juvenil a cargo de los Sres. Ubaldo Acosta Gallegos y Salvador Contreras Saucedo, de tal manera que a partir de ése año, se han llevado a cabo los las representaciones del Vía Crucis Vivo de los años 2000, 2001 y 2002 y ahora, en éste año, no podía faltar el del 2003.

En 1982 las representaciones las iniciaron haciéndolas en un carro alegórico remolcado por un tractor, de tal manera que de cuando en cuando, el remolque paraba y bajaban y subían los actores para representar cada una de las estaciones del Vía Crucis, contando con la narrativa de un locutor. Actualmente se representa por las calles de todo el Real Minero y ya no se narra, ya que ahora, ésto se sustituyó por los diálogos realizados en vivo por todos y cada uno de los actores participantes.

Han tenido el honor de representar a Jesús de Nazareth: en 1982, Jaime Gallegos Esparza; en 1983, Enrique Nieto Torales; en 1984, Antonio Nieto Torales; en 1985, Miguel Martínez; y varios más como Salvador Contreras Saucedo. Durante 5 años continuos, hasta 1995, lo representó Ebodio Daniel Lomelí Jáuregui. En el año 2000, 2001 y 2002 lo representó Darío Nieto Velázquez. En éste año 2003, ya hay varios candidatos para representar al Redentor.

La festividad del Vía Crucis Viviente en donde se representa la Vida, Pasión y Muerte de Jesús de Nazareth, comienza desde el Domingo de Ramos con la entrada triunfal de Jesús a bordo de una burrita. Hasta el Jueves Santo vuelve la representación a partir de las 7 de la tarde, en la explanada de Plaza Juárez o Principal del Real de Asientos, en donde se realiza La Última Cena, el Lavatorio de pies y la Aprehensión de Jesús. Continua al día siguiente, el Viernes Santo, a partir de las 11 de la mañana, en la misma Plaza Principal con los escenarios en donde Jesús es castigado y juzgado por las autoridades romanas, haciendo el recorrido de Jesús con la cruz a cuestas por las diferentes calles del Real hasta llegar al Cerrito de la Santa Cruz, representando el Monte Calvario, en donde se lleva a cabo la Crucifixión y Muerte de Jesús y posteriormente se baja de la Cruz y se deposita el cadáver en la capilla de la Santa Cruz, en la cúspide del cerrito del mismo nombre. Por la noche, a las 20 horas, se hace el recorrido de la Procesión del Silencio por las oscuras calles del Real de Asientos al son del repique espaciado de los tambores, en señal de luto y respeto, con el Cristo articulado en la Urna funeraria junto con la Virgen de los Dolores en hombros de varios hombres, llevando el recorrido desde la calle de la Plaza, luego por la calle de Zaragoza, a la Guadalupe, a la Alameda Rangel, subiendo por Zaragoza hasta Emiliano Zapata, parte de la calle del Tepozán, luego Francisco I. Madero y finalmente dan vuelta por la calle Juventud y subir por la calle Principal o Hidalgo hacia la carretera y frente a la Clínica del IMSS dan vuelta al oriente hacia el cerrito de la Cruz, en donde termina la procesión. El Sábado Santo se destina a festejar la apertura de la Gloria, celebrando a las 12 de la noche la tradicional Misa de Gallo para festejar jubilosamente la Resurrección de Jesús de Nazareth.

Ubaldo Acosta Gallegos recuerda como fue su inicio y participación en el Vía Crucis Viviente en 1982, cuando apenas tenía 16 años, representando a un judío, luego, en otro año, a Juan de Arimatea, quien baja a Jesús de la Cruz; posteriormente de Centurión, luego de Pilatos, de Herodes, y hasta de criado. Ahora, desde el año del 2000 hasta el 2002, ha sido el principal organizador junto con Salvador Contreras Saucedo, bajo el auspicio del Pbro. Arturo Flores Macías y el apoyo de la Presidencia Municipal con patrullas y vigilancia de la Policía Preventiva.

Don Guillermo Torres Dueñas, uno de los viejos nativos y más reconocidos en el Real de Asientos por su excelente memoria a sus 85 años de edad, nacido el 18 de Enero de 1918, recuerda como fue testigo de las representaciones del Vía Crucis año tras año, ya que él fue el campanero de las torres del Templo Parroquial durante más de 15 años, repicando las campanas hasta que hace años quedó sordo, además de prestar sus servicios como sacristán durante varios años más.

En el Vía Crucis participan alrededor de unas 70 personas, de los cuales 60 son actores y 10 organizadores. Todos los actores y organizadores están ahí porque no quieren que se pierdan sus ancestrales tradiciones y costumbres y hoy por hoy tratan de inculcarlas a los niños y jóvenes para que ellos a su vez las continúen y preserven a las generaciones venideras. Entre los pobladores de éste Real de Asientos se hacen rifas y cooperaciones para fabricar los vestuarios necesarios y menaje propio del Vía Crucis. En éste año del 2003, la Iglesia ha apoyado económicamente a través de las limosnas y donativos de particulares, así como el apoyo recibido por parte del Programa Nacional del PACMYC, quienes por vez primera apoyan con $15,000 para los gastos de ésta festividad. Esperamos que la Presidencia Municipal se ponga las pilas y también apoye económicamente, ya que es necesario promover y rescatar nuestras tradiciones y costumbres, que además, aprovechadas de manera adecuada, son generadoras de derrama económica en un pueblo tan pobre como lo es el Municipio de Asientos.

Acuden más de un millar de personas foráneas a ser testigos de éstas representaciones, y en el día más álgido, el Viernes Santo, con la representación de la Muerte de Jesús, se han llegado a concentrar hasta 5,000 personas en las faldas del Cerrito de la Santa Cruz. Acuden turistas de las ciudades de Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Guadalajara, Tijuana, etc. además de gran cantidad de gente de las comunidades cercanas como Ciénega Grande, Tepezalá, Villa García, Loreto, Real de Ángeles, Villa Juárez, Rincón de Romos, etc.

En algunos años se ha transmitido por televisión éste magno evento, transmitiéndose a través del Canal 6 local, quien los ha apoyado sin condiciones, así como con el apoyo del Instituto Cultural de Aguascalientes, incluyéndolos en su calendario anual de actividades, así como otros medios masivos de comunicación.

Compite con éste evento el Vía Crucis de San José de Gracia, con la única diferencia de que mientras en San José de Gracia es “una fiesta de reventón”, en Asientos es una “fiesta luctuosa” netamente religiosa, en que se inhibe la venta de cerveza y se invita a la reflexión y se promueven los valores religiosos y morales.

Invitamos al turismo y a los medios masivos de comunicación a conocer nuestras raíces, ya que el Real Minero de Nuestra Señora de Belén de los Asientos de Ibarra es más antiguo que la misma Ciudad capital de Aguascalientes, asistiendo a la Representación del Vía Crucis los días Jueves 17 y Viernes 18 de Abril de éste año 2003 en Asientos, Ags. y aprovechando el fin de Semana Santa para conocer los interesantísimos atractivos turísticos de la región, como lo son los túneles bajo la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Belén y su Pinacoteca, el conjunto arquitectónico de Guadalupe, donde reside uno de los Cementerios más antiguos del Estado, la Alameda Rangel, el acueducto elevado, el Camino Real empedrado, el Museo Vivo de Cactáceas, el Templo del Señor del Tepozán y el Mercado de los Artesanos y Artistas de Asientos, en donde podrás adquirir el arte y la artesanía de la gente de la región. Disfruta tu visita con tu familia