- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
 
 

BARULLO EN EL ANDÉN: El Ferrocarril en el Aguascalientes de fines del Siglo XIX

Por Ing. e Hist. José Jorge Esparza Osorio
Aguascalientes, México
.

 

            Variados fueron los caminos que comunicaban a la Ciudad y Estado con el resto del país. En cuanto a los caminos ferroviarios en Aguascalientes, la línea principal de México a Paso del Norte atravesó la parte oriental de la Ciudad, iniciando los trabajos de construcción de la vía ferroviaria a nivel nacional el 25 de Mayo de 1880, terminándose en 1884, circulando el primer tren por toda la ruta el 22 de Marzo de 1884. En relación al arribo del primer tren de pasajeros a la Ciudad, en entrevista hecha al Prof. Alejandro Topete del Valle, comentó: “Lo que vino a proporcionar un auge inusitado en la artesanía del deshilado a mano, fue la llegada del ferrocarril central el 26 de febrero de 1884. Entonces, llegó el primer tren de pasajeros a Aguascalientes.". El asentamiento de la Estación ferroviaria y la instalación posterior de los Talleres del Ferrocarril, dieron un nuevo nombre al “Barrio de Tejas”, para rebautizarse posteriormente con el de “Barrio de la Estación”.

En Marzo de 1899, el Gobernador, Rafael Arellano, informa acerca de los avances de la construcción de los mencionados Talleres Ferroviarios: “la Compañía del Ferrocarril Central prosigue con trabajos de terracería y nivelación en los Talleres Generales de Construcción y Reparación de Máquinas, de conformidad con el contrato celebrado con el Gobierno”, no obstante que se concluyeron en forma definitiva hasta 1903. Éstas acciones dieron lugar a la ampliación y prolongación de la Calzada del Ojocaliente convirtiéndola en la orgullosa Calzada Arellano, lugar que contó con zonas arboladas, camellones y dos edificios de baños públicos, uno para cada sexo,  junto a las vías (donde actualmente se ubican el Deportivo Ferrocarrilero y el Centro de Capacitación Revolución del DIF), para aseo de los viajeros por ferrocarril y el público en general.

Esto obligó al Gobierno a pensar y plantearse sobre la conveniencia de construir otro boulevard semejante y evaluó el proyecto para abrirlo la 2ª. calle de San Juan de Dios, hoy Primo Verdad, hasta el “Molino La Perla”, propiedad del abuelo del Gobernador Luis Ortega Douglas, el irlandés Don Juan Douglas, ubicado al poniente de la nueva Estación ferroviaria, proyecto que nunca se realizó por ser substituido por el de la apertura del Callejón de Zavala, frente a la Plaza Principal, que posteriormente se convertiría en la afamada Avenida de las Lágrimas, hoy Avenida Francisco I. Madero.

Aprovechando las concesiones otorgadas por el Gobierno local estatal, la Compañía del Ferrocarril Central Mexicano, construyó un ramal en la Estación de la Hacienda de Chicalote, a 14 kilómetros de la Ciudad, para unir los puertos de Tampico y Veracruz al centro de la República, vía San Luis Potosí. Los trabajos de éste diseño ferroviario fueron encargados al Ing. Tomás Medina Ugarte, nativo del Real Minero de Nuestra Señora de Belén de los Asientos de Ibarra, quien los realizó y llevó a la práctica de manera muy satisfactoria. Esto robusteció aún más la economía regional y de la Ciudad de Aguascalientes, además de la apertura de los Talleres ferroviarios que dieron trabajo a más de 3,000 obreros por año en forma constante. Así, la oferta laboral superó a la demanda y pronto se vió la ciudad invadida por migrantes de otros lugares y del campo para emplearse o hacer negocios en ésta ciudad. Las palabras del Cap. Félix María Calleja del Rey que rindió en su informe acerca de la Villa de la Açención de las Aguas Calientes en 1792, “No obstante los recursos que en Agricultura, Comercio y Mineria ofreze esta Provincia para subsistencia de sus havitantes, es una de las que deven considerarse por pobre entre las muchas del Reyno de la Nueva Galicia.”, fueron acalladas por siempre por el auge que cobró la nueva Ciudad de Aguascalientes.

De ésta manera, las rutas México – Paso del Norte y el ramal Aguascalientes – Tampico que pasaban por la Ciudad de Aguascalientes, comunicaban con sus comunidades:

Por el sur, el ferrocarril recorría los siguientes puntos: De Aguascalientes a Los Arellano, 11.5 kms. y de Loa Arellano a Peñuelas, 10 kms. De aquí continuaba rumbo a la Ciudad de México por comunidades de los demás Estados.

Por el norte, la ruta se bifurcaba en la Estación de Chicalote, la línea principal hacia el Paso del Norte y el ramal hacia Tampico, vía San Luis Potosí. A su paso por la línea al Paso del Norte recorría los siguientes puntos: De Aguascalientes a Chicalote, 14.3 kms.; de Chicalote a Las Ánimas, 8.6 kms.; de Las Ánimas a Pabellón, 7.2 kms.; de Pabellón a Rincón de Romos, 8.5 kms.; de Rincón de Romos a La Punta, 9.7 kms. y de La Punta a La Soledad, 26.8 kms.

Por el oriente, en la ruta a Tampico, vía San Luis Potosí, recorría los siguientes puntos: De Aguascalientes a Chicalote, 14.3 kms.; de Chicalote a Cañada Honda, 20.5 kms.; de Cañada Honda a Santa María de Gallardo, 31 kms.; de Santa María de Gallardo a la Hacienda del Tule, 35.6 kms. y de la Hacienda del Tule a la Estación de San Gil, 50.8 kms.

Éste día 24 de Febrero del 2003 serán inaugurados oficialmente por nuestro Gobernador del Estado de Aguascalientes, Sr. Felipe González González, las instalaciones rescatadas y preservadas que estuvieron a cargo de la Coordinadora de Turismo, el INAH y varias dependencias de los 3 niveles de Gobierno, de éstos históricos talleres ferroviarios que marcaron un “parteaguas” en la historia de nuestra capital y abiertos al público en general, en donde podremos admirar el estupendo museo de sitio y demás instalaciones turísticas.

FUENTE: AGUASCALIENTES 1899: UNA NUEVA ESPERANZA. José Jorge Esparza Osorio. Obra Inédita premiada con Mención Honorífica en el X Certamen Histórico Literario convocado por el H. Ayuntamiento de Aguascalientes. Agosto del 2000.

Fotografías en Blanco y Negro cortesía del L.D.G. Luis Fernando Llamas López.

Fotografías a color propiedad del autor.