- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



 

  Guías culturales

RELATOS


Por Alberto Borrero García
lunadeargelia@gmail.com

 

LA GITANA LOLA

Todavía los amantes de la cartomancia recuerdan como la bella gitana Lola salvó su vida por el ingenioso y sostenido empeño de su arte; en este momento Lola vio levantarse la mañana y discreta guardó silencio. Fue así como logró mantener el interés del dictador por sus predicciones y evitar su muerte. Por tal motivo, para asesinar a la gitana Lola (no se sabe exactamente la fecha de la ejecución) fue necesario convencerla antes de la inutilidad de su arte de predecir. Existe la creencia de que un pedante general de la junta de gobierno se acercó a la gitana Lola para indicarle que sus predicciones no eran importantes. La cartomancia un asunto pasado de moda. Las barajas carecían realmente de interés y quizás, lo único que valía la pena era la simple y descarnada voz de mando. Lola, confundida por tan erudito general, dejó de predecir. Renegó de sus barajas y se limitó a repetir torrentes de pretenciosas palabras, dichas al oído del dictador. Éste, primero vaciló desconcertado, tratando de descifrar el novedoso arte de su consejera, pero después comenzó a dudar hasta que, finalmente, decepcionado y obstinado prefirió martirizar a un pueblo entero.

Antes, ordenó que la gitana Lola fuese pasada por las armas y sus manos destrozadas con un fusil infame.

LAIKA

Un día la maestra de la escuela nos reunió y nos dijo: “La tranquilidad de Laika depende de nuestro empeño, no debemos nunca desampararla, soporta muy mal la soledad y es muy sensible a las impresiones que conmueven a los seres más nobles. Además no debemos olvidar que siendo la más indefensa, es también la más talentosa de la escuela. Pero sobre todo mantengan su verdad a salvo, defiendan esa verdad con sus vidas”. Esto dijo la maestra. El director se limitó a decir: “Sobre todo ella no debe saber de esa verdad”. Desde ese día fuimos muchos más celosos en su protección. Laika, a pesar de su fragilidad, era la verdadera reina de la escuela, tenía un animo alegre y contagioso, a veces pasivo o dulcemente festivo pero jamás cruel; eso sí, despreciaba toda solemnidad, era una estudiante educada en el estilo libertario de las escuelas anglosajonas. Recuerdo (ahora con nostalgia) su hermoso gesto de emoción, cuando Daniel ejecutaba la armónica vibrante de suaves tonos, si la saludamos inclinaba la cabeza y contestaba: “Guau, guau…” Curso la escuela con nosotros (Daniel y yo) y obtuvo las calificaciones más sobresalientes. Fue un golpe bajo cuando Laika, por una celada del destino, encontró en un salón el espejo descubierto. Comprendió que era una perra y conservando toda su digna compostura decidió lanzarse por el balcón de la ventana, y acabando así con su vida canina.

Volver al Relatos Cortos...

        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online