- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



 

  Guías culturales

POEMAS


Por Alejandra Elena Casuso Campos

VERDAD ETERNA

El Universo tejido por manos divinas,
mil leyendas y cada cual se respira.
Manos divinas pero no tan lejanas;
mas, ¡qué recuerdo mayor olvidado!

Desde mis ancestros,
forjado ha sido sin pretextos
un símbolo de fuego inapagable;
cual lágrimas de ángel de alas rotas,
que desde el cielo, llora llamas de ira
y sueños que jamás cobraron vida.

Pasión fría y guerras que os estremecerían.
Lluvia de almas sin dueño,
que en el limbo buscan a los miembros del clan
para que así ellos continúen el plan.

Tantas noches hemos luchado,
con la esperanza de que el sudor frío
arrebate para siempre el sentimiento de fuego
que agoniza sobre nuestra espalda.

Pues, ¡e ahí la clave!
Son los signos del clan,
las cadenas de metal forjado por miedo a lo diferente,
por una frase:
‘No puedes estar conmigo porque no eres de los míos.’

¿Acaso es la ley de los desafíos?
Aún así, ¿impuesta por quién?
Por el dolor; ni para mal, ni para bien.

Es simplemente el escudo que nos puede proteger,
con el que supuestamente quedamos bien
cuando deseamos alejarnos de lo extraño,
lo desconocido,
de lo que tenemos miedo,
y por eso pedimos compasión.

Mas cuan triste cuando afirmé
que estos sentimientos florecen
ante un ser de gran poder.

Le conocemos, nos reímos con él,
mas al descubrir el brillo, belleza
y saber que puede llegar a poseer,
nos alejamos por el sendero oscuro del bosque,
tanta luz puede ser peligrosa…

¡MENTIRA!

Cuanta más luz irradian unos ojos,
más cariño y amor
es el que te mostrará con el corazón.

Por eso lo simple, oscuro y vulgar
se aprovecha de aquellos inocentes.
Y lo más increíble es que se enorgullecen
con falsos pretextos y autoengaños,
pensando que se trata del modo perfecto
para satisfacer su ingenuo ego.

Pero por suerte, las almas puras,
que son aquellas de espíritu infantil pero maduro,
una combinación lograda por auténticos seres especiales;
aquellas que aborrecen los males;
han descendido para luchar contra la Luna negra,
que aprovecha su color para aparecer en la noche,
sin ser vista,
y despertar a aquellos que aún no aceptan su pasado.

Para que ellos se reencuentren
con los niños que un día fueron.
Los abracen y así cambien sus harapos
por vestidos blancos con alas.

Para volar más allá del oscuro manto que conocemos
y gocen del calor de aquellas manos divinas;
tal vez expulsadas por aquella maldita frase:
‘No puedes estar conmigo porque no eres de los míos.
Tu luz me quemará,
Pues no existe algo tan brillante
que pueda controlar.’

Mas no os preocupéis,
en el sendero no os demoréis,
pues volveremos a nuestros orígenes
el día en el que acojáis
a aquel inocente pequeño chiquito.

FALSO CABALLERO

Melancolía, eterna agonía.
Dulce sentimiento que se refleja en mi pecho;
ruego que se aleje, mas no te encuentro.

Si las máscaras tornasen ceniza…
Así podría.
Un abrazo, un beso;
gestos de ángel, corazón, ¡eso bastaría!

Mi madre de esencia, luz que calma
cuando hallábame en mi forma primitiva
y tocaba a Dios con mis alas,
mostrome la paciencia de la rosa.

Aunque florece más tarde,
más tarde que las margaritas,
acaba siendo la más hermosa.

Pues es que en tiempos modernos,
aconteciendo los hechos,
desterrada ha sido la calidad
y alabada la rapidez.

¡Qué error! ¡Qué calamidad!
Mas lo confieso, sólo una vez,
en aquesta trampa he caído
pero ya ves cómo me ha ido.

Tanta angustia, búsqueda y espera
para finalmente darme cuenta
de que si, ¡oh! agua de longevidad,
no fijaste nuestras miradas cuando la corriente,
poderosa multicolora corriente,
nos unió un instante…

El maestro sospechaba al son de Buda,
con toque de acierto, no hay duda;
que no eras tú mi caballero andante.

Siervo de la dama oscura,
vendedor de su alma impura;
gesto patético e incomprensible,
¡empresa ya irreversible!

Mis amigos del cielo,
sin temor ni miedos,
me han curado la heridas
y te han clavado los puñales de tus mentiras.

Es lo que te merecías.
Es la bondad la que ve los días.
Si no fuiste su aliado, ¿qué pretendías?

Porque Dios sabe quién es quién
y me ha otorgado la espada de la madurez.

Porque con ella me he suicidado
y con llave cerré el candado.

Porque he vuelto al letargo.

Porque sola, dormida en el suelo,
soportando los fríos inviernos,
te espero caballero.

Espero al caballero de los ojos brillantes
que suspira por la dama dormida.

Que temerario ni vacilante,
con la sangre de mi dragón opresor me levante.
Tendiéndome la mano para que
al desplegar las alas sueñe.
Con el sentimiento que durará,
que durará para siempre.

Volver al Rincon del Poeta...
 


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online