- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 


 

  Guías culturales

RELATOS


Por Andrés Fabián Valdés Giménez
navegaaporfia@hotmail.com


EL CAZADOR

Respira muy agitado. Esta al límite del agotamiento; apenas huye ya sin fuerzas. Sus movimientos se han vuelto brutos e inútiles. Se desploma sobre el suelo y ejecuta un seco quejido.

Debe sentirse extraviado; está muy lejos de su grupo.

Comienzo a apuntarle con mi arma; al hacerlo me gusta experimentar el peso de ella, también el frío del metal. Clavo la mira justo en su cabeza; trato de ser preciso. Aunque no logro concentrarme, me revuelve las tripas el rancio olor que despide su cuerpo. Observo sus ojos, enormes, expresivos, llenos de miedo y de lástima. Parece una criatura indefensa.

Le hablo:

-Dos veces no te me escapás. ¿Me vas a dar la plata o la vida?


EL QUEBRANTO DE LO RIGUROSO

Los bronces del hotel Francolino brillaban como nunca antes visto; era una luminosidad minuciosa y sin transiciones. Margarita, la joven mucama recientemente empleada en dicho establecimiento, había trabajado en una joyería ofreciendo el servicio de ventas y de atención al cliente, donde por un módico aumento de sueldo, adquirió la ardua y aburrida experiencia de pulir finos metales.

Sobre todos estos brillos que refulgían como una estrella fugaz en la estancia de la noche, cayó la atención de un hombre netamente maduro que ingresaba a la lujosa fonda; no reparó en emitir juicio alguno, más que la ya expuesta contemplación. El anciano, al ritmo paulatino y seguro de su edad avanzada, se dirigió hasta donde el conserje y se presentó:

-Buenos días joven. Soy Esteban Freire.

-Buenos días caballero –le correspondió el conserje. –Yo soy Arturo Gordillo. Dígame, ¿en qué puedo serle útil?

El señor Freire apoyó su maletín sobre el suelo y respondió:

-Es de mi interés alquilar una habitación por un par de semanas.

-Todo depende caballero –partió en voz del conserje como una estampida de polluelos que no atraería otras cosas sino diminutas complicaciones. –Sepa usted que aquí nos ajustamos a reglas estrictas con respecto a nuestros clientes. De todas maneras no se alarme, las precauciones que exige el derecho de admisión, son para beneficio de nuestros usuarios; además es muy sencillo, usted sólo tiene que contestar una serie de justificables preguntas.

El anciano inclinó su cabeza hacia delante y con un movimiento noble de su diestra tomó el sombrero que portaba y le sostuvo con ambas manos tras su espalda, entonces indicó:

-Comience cuando lo desee...

-¿Viene acompañado? ¿Esposa, hijos, nietos, hermanos, sobrinos, mascotas?

-No se preocupe –dijo con amanecida naturaleza. –Vengo solo. Nadie acompaña a este simple viajero.

Gordillo liberó una alborotada risa que escindió el formal cuello de la seriedad, hasta convertirla en difunta; inmediatamente con la voz entrecortada por la hilarante soltura, procuró explicar el imprevisto desliz:

-Sepa usted excusarme. Le explico: recordé cuando una vez un cliente nos respondió exactamente lo mismo y, en la primer noche en cuanto nos distrajimos, introdujo una familia de enanos que había escapado de un circo, junto con el mono que ejecutaba el acto principal y un par de magos que hicieron desaparecer todos los ceniceros y las toallas del hotel. ¡Hubo que llamar a la policía! Sin embargo, los facinerosos se fugaron a tiempo, y lo peor de todo, es que como paga nos dejaron al mono y unos tres pequeños trajecitos de gitano.

El silencio se hizo abismático; se escucharon las respiraciones aceleradas de los dos sujetos, e inclusive, se podía oír un tercer aliento arrítmico, proveniente de una entidad irreverente y agonizante. El hirviente enmudecimiento y el rostro sumamente adusto y juicioso del señor Freire, opacaron los esplendorosos brillos del edificio de alojamiento e inmediatamente corrigieron la falta de diplomacia y de civilidad de Gordillo.

-Acepte mis disculpas... Fue una incauta expresión. Y dígame, ¿toca usted algún instrumento musical, ya sea saxofón, clarinete, armónica o tumbadoras?

-No. No soy músico.

-Perfecto... –mencionó el portero. –Los músicos suelen ser algo escandalosos.

-Si usted cree eso...

-Aprovecharé parainformarle que aquí no se permite el acceso con radio grabador, video juegos o cualquier otro tipo de aparato, cuyo uso implique la aparición de ruidos molestos y perturbadores.

-Está bien... –le dijo sin disimular la impaciencia que se escapaba por un monótono y pronunciado martillar de la punta de uno de sus zapatos. –Está muy bien, casi hasta lo felicito. Pero... ¿me otorgará la habitación?

-Espere, espere –le retuvo con renovada confianza. –Me olvidaba; por si acaso le agradasen los paseos nocturnos, en este pueblo no se cruzará con trasnochadores ni con ningún ser arrebatado por la extremada ingesta de bebidas.

Al señor Freire, este comentario le cayó como una indirecta con la punta de acero ataviada con un vistoso moño de seda.

-Yo no bebo y siempre me acuesto temprano, por lo tanto evitaré cruzarme con ebrios y trasnochadores; aunque tal vez, por lo ya visto, no alcance evitar el detenerme ante algún aldeano al que le sobre el tiempo suficiente como para hacerme perder el mío.

-Sepa comprender las molestias causadas –razonó el conserje con el habla trémula. –Como ya he mencionado anteriormente, “las precauciones son para beneficio ideal de nuestros usuarios”. Pero sin más que decir, el hotel lo admite como huésped.

Apresuradamente sellaron los últimos acuerdos necesarios y el señor Esteban Freire gozó de pernoctar en un lugar relativamente lujoso y confortable.

Las horas transcurrieron con serenidad y debido a un hostil descenso de temperatura, no se escuchó ningún ebrio alardeando su fama de tal, ni tampoco los ruidosos cánticos de trasnochadores. La fría noche aseguraba el silencio y el sosiego.

Al día siguiente, ya sobre las ocho de la mañana, la joven Margarita recorría los aposentos ofreciendo el desayuno correspondiente según los encargues establecidos. El exquisito aroma a café y a té, incorporado con el sonido chillón del contacto repetido entre cucharas, tazas y platillos, despertaba a todos los huéspedes que habían contratado el servicio de habitación. Pero al llegar a la puerta de nuestro distinguido protagonista, Margarita notó que nadie esperaba tras ella, y, que además, se presentaba cerrada. A pesar de ello, se hallaba convencida de que sin importar el motivo, el desayuno debía ser entregado. Así se procuró llevar a cabo.

En un momento determinado, un par de alaridos petrificantes atravesaron todos los pisos silentes del hotel. Se escuchó el cerrar violento de una puerta. Los gritos saturaban el lugar. La mucama bajó corriendo por las escaleras. Su rostro, pálido y espantado como el de una dolida presencia fantasmal. Pasó impetuosamente por un lado del gerente -Antonio Francolino- y por las fauces del conserje, y prosiguió hasta la puerta principal de la hospedería de la cual se alejó como ahuyentada por un hecho fatal y aciago, mientras sin juicio gritaba una y otra vez: ¡Madre santa el viejo!... ¡Madre santa el viejo!...

Ambos hombres se contemplaron y uno de ellos preguntó a sovoz: ¿El anciano es un santo, un delirante místico o aun es algo mucho peor?

Acosado por la irresolución y por un electrizante estado de alerta, Gordillo completamente intimidado se dirigió hacia la habitación del señor Freire. Las palpitaciones de su corazón eran estallidos atómicos. Padeció un extraño temor. Le temblaban las manos. Dudaba en avanzar. No pactaba con la calma. Subía torpemente por las escaleras. Los nervios le devoraban el control sobre sí mismo. Los segundos se condensaban en la eternidad, se dilataban en la realidad y se traumaban en la personalidad.

Cuando el conserje retornó a la sala de recepción, fue hasta donde el gerente quien le esperaba con una ambigüedadque le carcomía de piel a ego, y le comentó con la voz alterada por el misterioso acontecimiento:

-¡Sabía que el viejo escondía algo que nos daría problemas! ¡Lo supe desde que lo vi entrar!

-¿Acaso es un degenerado? ¿O el hombre está involucrado con el terrorismo? –reputó el gerente.

La respuesta demoró en surgir, hasta que, con las palabras preparadas dispuso sus siniestras alas a volar:

-Je... No. El señor Esteban Freire está involucrado con un mundo lejano y jactancioso... ¡Es un cadáver!

MIRADA DE PENA

Observaba como un joven calvo escribía su nombre en el terrible blanco de las paredes. Aún no me explico por qué, pero se encontraba solo; pálido, enclenque y taciturno. Sentía pena por él. El pasillo estaba frío, casi sin vida, sin afecto; el último lugar donde uno quisiera esperar. Una puerta se abrió y con rostro fúnebre ella se me fue acercando hasta llegar a mí. Yo me hallaba exangüe. Había llegado tarde; lamentablemente no supe salir antes del estúpido trabajo. Aunque había sido yo el verdadero estúpido. El ahuecado silencio era de una naturaleza ajena a este mundo. Nos abrazamos fuertemente con un amor serio y consolador. En voz baja ella me dijo al oído: “Se me caerá todo el pelo”. Me tragué la respiración. Sentí mi alma gritar con enojo. Apreté mis párpados movido por una desgarradora impotencia; al levantarlos, mientras ella lloraba en mis brazos, volví la vista hacia el joven para saber si nos estaba contemplando…

SINIESTRO

La tenue luz de la noche se cuela por las ventanas de los corredores. Los pasos retumban débilmente por los rincones oscuros del edificio.

Mientras sube por las escaleras, se acuerda del accidente de su difunta mujer. La imagina rodando escalera abajo durante el siniestro reventar de truenos y relámpagos de aquella noche de tormenta. Se detiene, pétreo; queda poseído por el recuerdo. Aunque su rostro expresa indiferencia. Observa las sombras inmóviles y recuerda el llamado telefónico en el que le mencionaba a su mujer que no podía regresar del extranjero sino hasta pasadas un par de semanas.

Escucha un ruido; un crujir fugaz. Mira rápido hacia su alrededor, mientras saca una llave del bolsillo de su camisa. Con decisión la coloca sobre la cerradura de la puerta de una de las oficinas. Abre, pero no entra; apenas entorna un poco la puerta. Se queda atento a la espera de un sonido, de un movimiento delator. Se escucha el mismo ruido crujiente. De pronto ve salir un gato del depósito de la basura. El felino descubre la presencia humana y huye ágilmente por el pasillo, dejando rastros de comida. El hombre sonríe con austeridad. Luego se pone tan serio como antes. Sigue subiendo por los escalones; los pasos casi mudos. Llega al cuarto piso. Se para frente a la puerta de su apartamento y saca las llaves del bolsillo, al mismo instante en que se abren las puertas de uno de los ascensores.

A ORILLAS DE LA RUINA

Nadie distrajo mi silencio,
nadie me sintió besar con el alma.
De cierto que el viento de la seguridad
nos dirige hacia la ruina de lo que somos.
Llegué hasta las pisadas de un hombre maduro
y éste me preguntó:
“Hermano, ¿permitís que la seguridad
me asfixie con su beso infiel?”.
No soy poseedor de sueños inmaculados
que con sus vuelos hayan elevado un nido en el cielo
y que con sus picos se alimenten en las palmas de mis manos.
Yo era una carabela que la seguridad amarró al muelle,
mientras las olas golpeaban las maderas prontas a pudrirse.

A ORILLAS DE LA RUINA


Volver al Relatos Cortos...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online