- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



 

  Guías culturales

POEMAS


Por Antonio Arriaza Moreno

 

OÍ DECIR

Me dijeron que te vieron caminando por tierras solitarias, de aquellas que solo existen en las novela de amor. Que caminabas agarrado de la mano de tu vida, que la mirabas con deseo, pero que sonreías al más allá.
Me dijeron que ese día llovía, pero que el agua era suave y que apenas mojaba. Que tu vida lloraba agarrada de tu mano, porque no la mirabas. Decían que sus lágrimas eran como la lluvia de aquél día.
Me dijeron que te vieron sentado en la fina arena de la playa, mirando más allá de las azules aguas, y que a tu lado estaba sentada tu vida. Que apenas os mirabais, que entre vosotros dos la arena creaba murallas y que el viento luchaba por tirarlas. Que de tus labios salían sonidos del mar y de tus manos castillos de arena.
Escuche que ayer caminabas solo, que vagabas por montes verdes. Que en tu mano llevabas tu futuro, tu última carta. Que subiste al monte a meditar, hablar con el infinito y que bajaste feliz.
El viento me explico que ya no llorabas al mirar el cielo, y que de tu mano iba agarrada sonriente tu vida. Oí que de tu boca salían palabras de amor y que en tus labios se dibujaban dulces sonrisas.
Me dijeron que el otro día, te vieron caminar por la ciudad, sonriente. Escuche que conociste a tu alma y que te robo el corazón, si, ese que dejo de latir y que ahora compone la más bella música, el que late si ella está a tu lado.
Dicen que es la muchacha más guapa que ha caminado sobre la faz de la tierra, que cuando sonríe, el sol mas brilla y el tiempo se detiene.
La noche me dijo, que os vio saltar de estrella en estrella agarrados de la mano. Me dijo, que os escucho hablar de las flores y que después os quedasteis dormidos, entrelazados, en la estrella que mas brillaba.
El tiempo me conto, que os vio caminando por parajes extraños de muchos colores, donde no llovía nunca, donde el viento arrastraba poemas.
Oí que caminabais descalzos, agarrados de la mano con vuestras almas entrelazadas, que delante de vosotros caminaban vuestras vidas, agarradas y abriendo nuevos caminos.

La luna me dijo que os queríais.

 

Volver al Rincon del Poeta...
 


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online