- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009


Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

  Guías culturales

RELATOS


Por Armando Alexánder Alzamora Flores


RASTRO PERDIDO

Ya la he perdido.

Escribo desde el fondo de la casa que en antaño fue su hogar, nuestro refugio. Ya nada importa ahora.

Es vano recordar esa mirada agonizante, su textura áspera y rugosa, sus garras desafiantes y la suntuosidad de sus nervudas ancas. Lo mejor será olvidar su paso por este lugar.

Se marchó hacia la llanura hace unos años y sé que está mejor sin mí, lejos para siempre, libre ya de su prisión y de sus cancerberos fustigantes.

Ella nunca entenderá mi amor, tan solo existe para preservarse y no para reflexionar sobre los hombres y sus sentimientos.

Ella posee tres juegos de dientes, uno detrás de otro, cada uno más monstruoso que el anterior. De manera que es fácil sospechar cuán destructiva es su mordida. Lo comprobé la tarde en que escapó de aquí, por eso escribo en este cruel refugio donde tantas veces contemplé su luz, aislado de la gente que hoy en día me condena.

Desde entonces nadie ha vuelto a verla, y es probable que jamás regrese. La llanura quizás le ofrezca calma y pábulo para sus fauces. Yo sólo le he enseñado el tedio y el dolor.

LA SOMBRA INEXPPLICABLE

Cinco hombres habituaban reunirse por las tardes en la plaza del pueblo. Sus pláticas eran disímiles, simpáticas, interminables. Pasaban largas horas conversando sin acusar cansancio. Sólo volvían a sus casas bien entrada la noche. Y así, la rutina transcurría sin que nada amenazase el orden habitual que habían instaurado en sus tertulias.

Y sin embargo, cierta vez, uno de los hombres se percató de un hecho curioso: frente a él, frente a los ojos de los cinco individuos de siempre, marcando la derecha con un leve temblor, aparecía una sexta sombra, llamándolo, turbándolo, sacándolo de sí. Confuso, o agobiado por el desconcierto, buscó a su compañero más cercano, y, con un tono sordo, algo apagado, le dijo: ‘’¿A quién le pertenece aquella sombra?’’ Y el otro hombre respondió: ‘’¡Quién sabe!’’.

Ambos, motivados por la duda, se acercaron a otro de sus compañeros y le preguntaron por la sexta sombra, a lo que él les contestó: ‘’Quién sabe’’.

Entonces, bastante preocupados, los tres se agazaparon sobre el cuarto individuo y le dijeron: ‘’¿Sabes tú a quién pertenece aquella sombra que hoy nos acompaña inusitadamente?’’. Y el cuarto hombre contestó: ‘‘¡Quién sabe!’’.

Alarmados todos, se acercaron al último individuo, y con voz rigurosa y sin pausas, preguntáronle al unísono: ‘’¿A quién le pertenece aquella sombra y qué pretende de nosotros?’’. La respuesta fue la misma.

Por fin, los cinco hombres, armados de valor, se acercaron al dueño de la sombra, y, con los rostros pesarosos y contritos, bajando la mirada por momentos, le dijeron: ‘’Díganos, Señor, exactamente, ¿quién es usted y qué es lo que pretende de nosotros?’’.

El dueño de la sombra, sin alzar la vista, con un tono apacible y moviendo una antigua moneda entre sus dedos, contestó: ‘’¡Quién sabe!’’.

Volver al Relatos Cortos...


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online