- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



 

  Guías culturales

ENSAYOS


Por Carlos Guedea Herrera
cgh_cubo hotmail.com



LA ESPERA

La espera de un hijo resulta fascinante y cautivadora, quizá la mejor experiencia que el ser humano pueda sentir a lo largo de su vida.Inspirado en la experiencia personal, escribo con fundamento y firmeza en mis palabras al decir, mis hijos son el mayor tesoro de mi vida.

Cuando se es joven el amor y la fraternidad con la pareja amada se desborda en un apasionante y desmedido romance que nos lleva a tomar decisiones precipitadas y súbitas muchas veces con consecuencias negativas para el desarrollo social y Humano.
Aunque existen también en esas decisiones grandes tesoros que nos ayudan a valorar lo que es la vida obteniendo el sentido de responsabilidad, los hijos.

Por otro lado cuando se es maduro y se toman decisiones importantes, como casarse y formar sociedad conyugal, el deseo de procreación es aun la base del amor en pareja.
Hoy en día nuestra sociedad se encuentra envuelta por ideologías modernas sobre la concepción de la familia mas saludables y razonables que en el pasado, la idea de familia pequeña se ha vendido a todos los niveles sociales deteniendo un poco el crecimiento irracional de la población, como consecuencia una mayor atención a cada uno de los miembros de la familia.

Sea cual sea la situación, planeada o no planeada la llegada de un nuevo ser nos trae alegría felicidad e ilusión, pero también con lleva a una responsabilidad que no tiene limites, tanto que ni la responsabilidad del trabajo puede superarla.
El sentimiento experimentado en el momento de recibir la noticia del embarazo de nuestra amada, es un balde de pensamientos, reflexiones, temores y grandes incognitas, a partir de ese día nuestra vida nunca volverá atrás ni a ser igual.Quisieramos gritarle al mundo sobre el nuevo miembro de la especie, por el cual, nos proponemos a trabajar sin cansancio para que nada le falte, defenderlo con la vida si fuera necesario, lloramos de alegría al imaginar tenerlo ya en los brazos.

Y comienzan los preparativos, ropa, zapatitos, gorritos, bufanditas, camisetitas, todo, ¡de recién nacido! , intrigante, los niños al mes de nacidos dejaron ya todo eso.¡su Habitación! Preparemos su habitación, y salimos a las tiendas a buscar la cuna, el moisés, los muebles donde estará su ropa, talcos, biberones, chupones aunque estén prohibidos por el sector salud, su bañera, debe ser todo de lo mejor, estamos dementes en aquellos momentos, son los primeros tres meses de espera.

Asistir al medico mensualmente a revisión debe ser tarea obligatoria,y puntuales a la cita con el galeno observamos el desarrollo y formación del bebe.Nuestra amada aun con los estragos de las náuseas propias del estado, la sensibilidad al borde de las lagrimas, el carácter elevado y el libido disminuido.Las salidas a pasear comienzan a disminuir al cansancio maternal,los quehaceres de la casa comienzan a tener una nueva vacante. Es momento de entrar en acción, quizá jamás hayamos limpiado la casa, tomar una escoba, inclusive cocinar un huevo, es tiempo de aprender y llevarlo a cabo, son los segundos tres meses de espera.

Y las visitas al medico se acentúan, el cuerpo de ella sufre las transformaciones mas drásticas, el bebe termina de crecer,se mueve como nunca, es posible ver su desplazamiento por el vientre de ella.Hay que acelerar motores,la llegada se torna inminente, si ella trabaja, su desempeño laboral decrese,sino el hogar se torna solitario y la habitación nupcial el resguardo donde nuestra amada querrá pasar las horas del dia.Y por fin el momento de que nuestra suegra, nuestra madre o alguien de nuestra confianza cambie su residencia a la nuestra para acompañar a la futura mama para no recibir sola las contracciones previas al momento cumbre, es el ultimo trimestre de espera.

Llega por fin el momento, en la noche, el acompañante designado no tuvo razón de ser ya que estabas tu para atenderla,o en la mañana,el acompañante desigando,pieza clave, tu estabas trabajando y no estabas para atenderla. Comienza la odisea,el transporte al Hospital,de noche no hay problema,el trafico de la ciudad es nulo,de día el trafico es lo mas aterrador en esos momentos de desesperación. Por fin ingresa al área urgencias, no la veras mas hasta que todo haya terminado, claro si eres un hombre con posibilidades y pagas un Hospital particular, puedes tener la fortuna inclusive de estar presente en el parto, los demás solo a esperar noticias.Pueden transcurrir ,una hora,dos,tres y nada,los nervios te consumen,o bien ,la suerte de un parto inmediato,el destino tiene la ultima palabra. La hora del parte medico,tu atento como cuando la maestra de primaria te enseñaba a leer; familiar de….escuchas tu nombre, automatica respuesta ¡yo.yo! y el medico comienza: varón o mujer, de tantos kilos ,nació a tales horas,y bla bla bla.¿puedo verlo?,y te indican el momento y el lugar adecuado.

Llego la hora,te acercas ,te lo entregan,tienes temor de tomarlo en tus brazos por lo frágil que parece,lo contemplas,es el momento culminante de tu espera,esta en tus brazos,sientes que tu vida pasa en un instante, es cuando encuentras el camino y la razón total de estar aquí.
No importa si es el primero, o el segundo, etc.La emoción es la misma, la experiencia distinta a todas las cosas maravillosas que tiene el mundo, tomar a nuestros hijos por primera vez en los brazos, es solo el comienzo, de una responsabilidad muy grande, la responsabilidad de ser padres.

Y a todo esto una reflexión:

La llegada de un nuevo ser a la vidal es también el principio de la esperanza de un mundo mejor.




Volver a Trabajos de Investigación...


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online