- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



 

  Guías culturales

POEMAS


Por Carlos Alberto Maldonado

COMPRENDÍ

Me quedé asombrado ante las injusticias diarias del mundo que te toco vivir.
Pensando en la vida y viendo a las personas luchar por ellas día a día, me quedé.
Siguiendo el camino de mi corazón que lejos de alcanzar puedo; me quedé.
Anhelando eso que todos buscamos, en lo escondido de nuestro ser, oculto en lo profundo, te entendí y me quedé.
Me quedé y supe que en el fondo de tu idea, tú lo querías.
Me quedé y encontré un nuevo sentido de la vida, que tú me lo mostraste.
Me quedé y entendí que somos frágiles e insensatos, incapaz de aceptar aquello que nos dejaste; un nuevo estilo de vida.
Me quedé y pensé que no encantaría más personas con valores, es decir persona humana, hoy en día cuesta encontrar aquello que te llevaste contigo.
Me quedé, y me puse a pensar en mí, en mi vida y en tu vida, que en un suplicio se fue.
Me quedé y encontré en vos la alegría de seguir en la vida, porque sabias que lo ibas a necesitar, me quedé.
Me quedé, porque el amor por la vida es más fuerte y sencillo cuando no la buscas.
Me quedé, y comprendí que en la vida mas vale jugarse por lo que uno quiere, que quedarse atascado por el error de los demás o de su propio error, convirtiéndose así en prisionero de sí mismo.
Me quedé, y me quedé en la vida, de la cual vos te fuiste, arriesgándome por ti, buscando siempre una respuesta, que simplemente la entendí al verte.
Me quedé y me seguiré quedando, porqué como vos hay muchos, que necesitan que uno este en la vida, para hacer valer lo que aun nadie entiende, lo que aun nadie ve.
Pero mas bien me quedé porque solo yo se en el fondo de mi ser, que es lo que ustedes callan por lo cual se van de la vida y yo estando en ella puedo hacer valer, lo que un día ustedes se propusieron, por eso me quede y estoy vivo.

NO ENTENDERÁN

En la profundidad de su ser, nunca pudo ser lo que es por que la decisión que tomara, es lo que realmente lo dejaría ser.
Mucho miedo tiene pues de hacer, lo que su ser realmente calla durante añadas de esencia, que a la vez lo va haciendo en lo secreto de los demás seres.
Nunca nadie lo va a entender, menos aun comprender, quizás entenderán pero no lo aceptaran, o quizás se culparan por el amor que le dan.
Sabe que heriría a muchos, pero hasta cuando tendría que dejar de ser, por consolar a los que están con él.
Le falta crecer mucho, e idear profusas cosas en la vida, pero lo que su ser quiere ya esta hecho y esta siendo en este momento que estas leyendo.
Su ser empieza a exclamar su libertad por poder hacer lo que siempre quiso ser, mientras tu lees te imaginaras, lo que es estar atascado sin poder gritar sabiendo que no lo aceptaras cuando aun no termines de leer.
Pero igual canta y seguí cantando, ríe y ríe de el, mírale y lo deducirás y sabrás que aquello que pensaba en silencio, hoy lo puedes contemplar, pero capaz no aceptes, la fluidez con la que actuó.
Míralo, y quédate con su sonrisa, su mirada y su ser, que dicen muchas cosas y a la vez desatas el alma que lo tenía aturdida.
Nunca recapacitarás, tampoco lo sabrás, pensaras todos los días y no acertarás, porque tus prejuicios pueden mas, que contemplar la vida de otra vida que solo lo entenderás, cuando logres aceptar.
Quizás alguna noche puedas, o te atrevas a repensar que la vida es vida, cuando uno la elije sabiendo como estar vivo en la vida, antes que estar muerto estando vivo.

SUICIDIO

Nublado y frío,
debajo de una noche de invierno
detrás de tus sueños,
dejaste tus grandes anhelos.

Quizás pensaste en cortar un camino,
o detener el tiempo
que te vio crecer,
que en un instante
tu perfume se fue.

Jamás nadie te vio
ni comprendió
el pensamiento,
que te dejo ir
sin poder decir
lo que otros querían oír.

Pues bien te dejaste ir,
cumpliendo tu deber aquí
pensando en ti
sin poder decir
que realmente eras feliz.

TU AUSENCIA

Te perdí aun sin
haberte encontrado,
no sentido,
ni vivido.

Te perdí aun sin
saber que me querías,
que me amabas,
que me cuidabas.

Te perdí aun sin
haberte sabido escuchar,
comprender,
y aceptar.

Te perdí aun sin
haberte conocido,
ni cuidado,
ni querido.

¿Te perdí o me perdiste?
¿O será que ambos nos hemos desencontrado,
nos hemos rechazado?

Te perdí y hoy te necesito,
te perdí y hoy te extraño,
te perdí y hoy me siento morir,
por no poder vivir,
sin lograr decir,
cuánto te quiero,
cuanto te amo.

Te perdí y hoy siento
el vacío que dejó
la ausencia de tu vida
en mi alma.


Volver al Rincon del Poeta...
 


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online