- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

 

 

 

  Guías culturales

Mª EUGENIA VAZ FERREIRA: SU VIDA A TRAVÉS DE UN POEMA


Por Carmen Goimil Peluffo
crgoimil@gmail.com

Hijade un culto comerciante portugués y de Belén Ribeiro, nació en 1875 y falleció el 20 de mayo de 1924 (49 años). No cursó ningún tipo de estudios regulares: toda su instrucción deriva del medio familiar. Desde muy joven escribe poesía y se hace conocer públicamente en 1893 al recitar un monólogo de su autoría en un festival del Club Católico en Montevideo.

Es de destacar que su personalidad sorprendió, inquietó, molestó y fascinó a sus contemporáneos. Fue una mujer que nunca se avino con la rigidez inútil, y al decir de Lauxar: “Tuvo la superioridad de la franqueza. Pareció rara. Las señoras graves ante ella el entrecejo mientras los hombres y las niñas la rodeaban con aplauso y con mimo. Era altiva, rebelde, orgullosa.” No fue una mujer que “aceptara el yugo de la común esclavitud que la sociedad impone a sus miembros sumisos, porque no está hecha para doblar la frente”...”Quiere sentirse libre, y lo demás, no importa.” El amor para ella era sólo admiración.

Alfredo de la Peña afirma que no se atrevió a correr el riesgo de la vida; la deseó, pero se mantuvo huyéndole. Ella misma se sentía diferente al resto, como que poseía un destino inexplicable y gratuito, el cual acepta valerosamente, sin rebelarse, con entereza. Este destino le marca una conducta: apartarse de la vida aunque ella la ame y la desee; destino o luz que no logra identificar como en el poema “La estrella misteriosa”.

Yo no sé dónde está, pero su luz me llama,
¡oh misteriosa estrella de un inmutable sino!...
Me nombra con el eco de un silencio divino
y el luminar oculto de una invisible llama.

Si alguna vez acaso me aparto del camino,
con una fuerza ignota de nuevo me reclama:
gloria, quimera, fénix, fantástico oriflama
o un imposible amor extraño y peregrino...

Y sigo eternamente por la desierta vía
tras la fatal estrella cuya atracción me guía,
mas nunca, nunca, nunca a revelarse llega!

Pero su luz me llama, su silencio me nombra,
mientras mis torpes brazos rastrean en la sombra
con la desolación de una esperanza ciega.

Vemos aquí la angustia que le produce el llamado: el afán se sabe y se dice siempre imposible, es una esperanza ciega, desesperada. Sin embargo se busca lo misterioso, lo que se ignora, y se padece con dolor; la búsqueda insatisfecha, lo absoluto que se rehúsa, enfrentan al yo lírico con el dominio de lo secreto. En Mª Eugenia es muy grande la conciencia de misterio que se le priva en la misma medida en que le resulta imperioso penetrarlo.

Aquí se alude a la luz, al misterio de su estrella, que existe, pero no es visible. Su llamado es mudo, individual, “me nombra”, y se sabe elegida y arrastrada por una fuerza irresistible. La tiranía del astro es ineludible ya que ese llamado es más que eso, es un reclamo: “de nuevo me reclama”. El yo lírico vive la vida como un calvario. El astro permanece distante, lejano, mientras que el yo lírico se halla en la tierra desbastada, desolada.

mas nunca, nunca, nunca a revelarse llega!” Esta es la más absoluta de las incomunicaciones es la reiteración de la negación de la revelación del destino, de su estrella misteriosa. En un tanteo desolado, a oscuras, intenta atrapar la estela de la estrella que no se muestra. Su esperanza es ciega, nula, igual que sus brazos.

En una de sus crisis personales, oraba y decía: “No me hagas vivir” y “perdóname por no desear vivir” y cuando dialoga con una monja le decía: “mi temor es el de que después no haya reposo”. “Déjelo, El sabe mejor que usted”. “Dígale que me ayude”. “Si, pero usted debe ayudarlo a El”. “Dígaselo de todos modos”.

La vida era una carga insoportable, una tortura que finalizó un 20 de mayo de 1924.


Bibliografía

Alberto Zum Felde, “Proceso intelectual del Uruguay”, Librosur- 1985

Juan Carlos Legido, “Mº Eugenia Vaz Ferreira”, Manuales de Literatura, Edit. Técnica.

Capítulo Oriental, “Generación del 900”, Montevideo 1980

La Profesora Carmen Goimil nació en San José, Uruguay en 1966. Es Profesora de Literatura, egresada del Instituto de Profesores Artigas (I. P. A.) y actualmente se encuentra en el grado 5 del Escalafón Docente. Integró Tribunales de Concurso por Efectividad en Literatura en el año 2004, y fue Jurado en el segundo y tercer Concurso Infantil de Cuentos en San José en 2003 y 2004. Actualmente es docente de Bachillerato Diversificado y de Primer Ciclo en su ciudad natal. También trabaja en Docencia Indirecta (Adscripción) en el Liceo Nº 2 , Prof. Héctor Almada.

Volver a Trabajos de Investigación...

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online