- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

 

 

 

  Guías culturales

EL RASTRO DE TU SANGRE EN LA NIEVE


Por Carmen Goimil Peluffo
crgoimil@gmail.com


“El rastrode...” de Gabriel García Márquez pertenece al libro “Doce cuentos peregrinos”, escrito en 1992. A estos doce cuentos los antecede un prólogo donde se plantea un proceso de creación: nos muestra que será una serie de cuentos cortos y lo diferencia de la novela. El título del libro es “peregrino” por el andar por diferentes lugares y situaciones que se recorre. La coordenada espacial en que se desarrollan los hechos, es en Europa.

El título es emblemático, y a lo largo del cuento se hará alusión al mismo. Posee un comienzo abrupto: “Al anochecer, cuando llegaron a la frontera, Nena Daconte se dio cuenta de que el dedo con el anillo de bodas le seguía sangrando”.

Poseemos coordenadas imprecisas de tiempo y espacio: es un anochecer, lo que en cierta manera nos anticipa el final, porque siempre relacionamos la noche con el mal, la falta de vida y la luz con lo opuesto. No es un amanecer cuando la obra comienza. Es en una frontera, pero por ahora no se agrega cuál, y sí aparece el nombre de la protagonista. Se produce una acción que se inicia en el pasado y continúa en el presente: “seguía sangrando”. Se habla de un suceso que cobrará suma importancia al final y nos llevará al desenlace, como algo al pasar, sin trascendencia, para ser olvidado en las línea siguiente.

“Aunque eran dos pasaportes diplomáticos...” Conocemos la clase social a la que pertenecen ella y el otro protagonista cuyo nombre todavía no se da. AN.D. (Nena Daconte) se la presenta en base a su juventud: “era casi una niña” y mediante metáforas: “ojos de pájaro feliz y piel de melaza”.

Los ojos son el reflejo del alma y acá se percibe como alguien libre, feliz por el casamiento. Al hablar de la piel de melaza, se refiere al colory se adelanta la dulzura de la protagonista.Agrega que “estaba arropada hasta el cuello con un abrigo de nucas de visón que no podría comprarse con el sueldo de un año de toda la guarnición fronteriza”. A través de una hipérbole se acentúa la clase social a la que ella pertenece y su poderío económico.

“ Billy Sánchez de Avila, su marido, que conducía el coche, era un año menor que ella, y casi tan bello, y llevaba una chaqueta de cuadros escoceses y una gorra de pelotero”.

La presentación del otro protagonista se basa en los contrastes de clase social, nivel económico, edad, en el atuendo y en la estatura. “era alto y atlético” Lo vemos a través de un polisíndeton. Por influencia del cine observamos un primer plano de la cara de él al referirse a su mandíbula. Se da una grafopeya. Inmediatamente agrega: “Pero lo que revelaba mejor la condición de ambos era el automóvil platinado cuyo interior exhalaba un aliento...” Se personifica al auto y se aprecia la influencia del impresionismo en el juego de luces y sombras al referirse al color del auto.

Se anticipa también que en el amor van a haber problemas cuando dice : “en la vida de N.D. antes de que sucumbiera al amor contrariado de su tierno pandillero de balneario”.

En este paso de fronteras se da un episodio con los guardias donde se enumeran acciones y surgen características de la etopeya de B.S. (Billy Sánchez) : “hizo sonar varias veces la bocina...” mostrando su carácter soberbio y altanero, creyéndose superior a los guardias y como si éstos estuvieran a su disposición.

Se inaugura el estilo directo con las palabras de uno de los guardias. Hasta ahora el narrador era testigo de los hechos, externo a los personajes.

N.D habla un perfecto francés y otros idiomas, lo que demuestra su clase social, y es en el momento en que ella baja del auto y “se chupa el dedo herido envuelta en el destello de los visones naturales y debió confundirla con una aparición mágica en aquella noche de espantos”. Apreciamos la influencia del Realismo Mágico en la visión del guardia que cambia su forma de actuar al verla.

El narrador nos va mostrando el transcurso temporal y un tema constante: la nieve que nos ubica en Europa. B.S se siente feliz por el auto, porque es algo que siempre deseó. Se presenta al padre pretendiendo saldar deudas anteriores: la falta de atención y dedicación hacia su hijo.

“Era tanta la embriaguez en el volante...” A través de una metáfora muestra cómo B.S. está concentrado en su mundo sin percibir el cansancio de su esposa. “N.D., en cambio, estaba agotada”. A través de la obra se van a ir dando contrastes entre los personajes; éste es uno más. El estaba obsesionado, deleitándose con el automóvil sin percatarse del malestar de ella, ni siquiera que se durmiera por el cansancio. Lo reconoce a la medianoche, mostrándonos el narrador, el transcurso del tiempo.

Se produce un flash-back: tres días antes se habían casado”. Surgen los detalles del casamiento: “con el asombro de los padres de él y la desilusión de los de ella”. Por un lado, asombro porque no esperaban que él se casara con alguien tan importante y, por otro lado, la desilusión de los padres de ella porque esperaban se casara con alguien cuyo estatus fuera mayor.

El narrador se detiene a describir en forma detallada cómo surgió la relación entre ambos. Se marcan claramente las diferencias de vida, educación, cultura entre uno y otro porque B.S. era un pandillero. Ambos fueron a la misma escuela “pero habían dejado de verse tantos años que no se reconocieron a primera vista”. Al recordar sus años de niñez se da otro flash-back para enlentecer el ritmo narrativo.

El primer encuentro luego de tanto tiempo es muy violentoy surge un primer plano del cuerpo de B.S.. Se establece un paralelo entre la playa caribeña y el color de la piel. Es atlético y muy agresivo: “tenía el cuerpo apacible y elástico y el color dorado de la gente de mar”. Se agregan datos a su grafopeya. N.D. queda paralizada, “inmóvil, sin hacer nada por ocultar su desnudez”. Por su parte, B.S., “se bajó el calzoncito de leopardo y le mostró su respetable animal erguido”. Aparece una hipérbole y una animalización, así como también se anuncia el machismo en el personaje, ya que se acerca a una caseta donde sabe que habrá una chica indefensa mientras él lleva en el puño derecho “enrollada una cadena de hierro que le servía de arma mortal”. N.D. lo mira de frente y sin asombro, le dice: “Los he visto más grandes y más firmes. De modo que piensa bien lo que vas a hacer, porque conmigo te tienes que comportar mejor que un negro”, dominando el terror.

Este es el primer contratiempo en la vida de B.S. porque nunca se imaginó que esto le sucedería. Se siente el impacto de las palabras de ella en el ánimo del joven. El reacciona de forma agresiva hasta que se lastima las manos : “se astilló los huesos”. Ella es quien lo socorre y comienzan a acercarse, a conocerse y a enamorarse gradualmente. N.D. le muestra afecto y lo cuida como a un niño, trata de enamorarlo con inteligencia.

El narrador describe detalladamente la casa para mostrar el contraste entre la música que toca N.D. y la casa: “hasta los menos entendidos en música pensaban que el sonido del saxofón era anacrónico en una casa de tanta alcurnia” También contrasta la opinión de la madre de N.D. con ella: No me importa qué instrumento toques, decía la madre, con tal que lo toques con las piernas cerradas”. Aquí se entremezcla el pasaje del narrador y la intervención del personaje, adoptando su perspectiva y pensamiento, por lo que lo denominamos estrilo indirecto-libre.

Aparece una metáfora al decir “cáscara amarga” para demostrar la personalidad de B.S. “Debajo de la triste reputación de bruto que él tenía muy bien sustentada por la confluencia de dos apellidos ilustres, ella descubrió un huérfano asustado y tierno”.Nuevamente se aprecia la inteligencia de N.D. al descubrir el interior de B.S., ya que percibe su soledad, su falta de afecto, las carencias espirituales que el padre soluciona con regalos muy costosos.

Ambos se entregan al amor y no ponen límites a su pasión, manifestándose en la casa, en cualquier habitación, todos los días, en los coches de él...“N.D. se entregó a los amores furtivos con la misma devoción frenética que antes malgastaba en el saxofón, hasta el punto que su bandolero domesticado terminó por entender lo que ella quiso decirle cuando le dijo que tenía que comportarse como un negro”. Se percibe la evolución en ambos personajes: ella cambia su pasión del saxofón por la sensual; él pasa de ser un pandillero, a bandolero domesticado por el amor de ella.

El narrador nos brinda una información muy especial: “sólo ellos sabían, veinticuatro horas después de la boda, que N.D. estaba encinta desde hacía dos meses.” Es un secreto de ambos que les pertenece. Luego se enumera detalladamente elementos que los padres de ambos disponen para ellos: el auto, los abrigos, la chaqueta, remarcando el valor económico de los mismos.

“Al tomar las rosas se pinchó el dedo con una espina del tallo” y dijo: “Lo hice adrede, para que se fijaran en mi anillo”. Surge un hecho concreto y decisivo para el cambio de la acción, centrando la atención del lector en las consecuencias que esto provoca, a lo que se le denomina, peripecia, y es lo que sucede con el pinchazo. Al comienzo no se le da importancia al hecho, lo toman como algo insignificante y se le presta mayor atención al anillo, no tanto por el costo de los diamantes, sino por “la antigüedad bien conservada”.

Surge el auto envuelto en papel celofán y aparecen nuevas características de B.S que complementan su etopeya: “B.S. no apreció su ingenio”. Es arrogante y no agradece al embajador. Muestra ser individualista y materialista. “Nadie advirtió que el dedo empezaba a sangrar”. El centro de atención es el automóvil nuevo, al que se describe detalladamente a través de imágenes visuales y térmicas.

Se detiene luego el narrador en agregar nuevas características para la etopeya de B.S.: “Había pasado por todos los colegios privados y públicos, repitiendo siempre el mismo curso”. Se muestra su falta de cultura y el fracaso en el estudio, lo que contrasta con N.D. que “hablaba cuatro idiomas sin acento”.

Surge en él un sentimiento infantil ante la nieve: “se olvidó del coche y en presencia de todos, dando gritos de júbilo y echándose puñados de polvo de nieve en la cabeza, se revolcó en medio de la calle con el abrigo puesto”. B.S. tiene una actitud infantil al jugar en la nieve y ahora muestra un sentimiento de felicidad a través de imágenes auditivas y visuales.

Contrastando con este sentimiento de frivolidad “N.D. se dio cuenta por primera vez que el dedo estaba sangrando”. Después”mientras le iba indicando a su marido las rutas más cortas hacia la frontera, se chupaba el dedo de un modo inconsciente cada vez que le sangraba”. La herida va en aumento y el narrador lo expresa mostrando diferentes coordenadas temporales y espaciales. “Cuando llegaron a los Pirineos se le ocurrió buscar una farmacia”

N.D. va evolucionando en su actitud hacia la herida: de mujer despreocupada en persona que reconoce que necesita ayuda, que la herida no es tan leve. Continúan el viaje y ya se percibe que cada uno está en su mundo: B.S. “está impávido en el volante” y “sostenido en vilo por la embriaguez del coche nuevo”. A través del lenguaje metafórico se alude al constante disfrute del auto. Contrastando, N.D. deja su malestar de lado y se preocupa por él y trata de darle un trozo de naranja azucarada. “Los machos no comen dulces” manifiesta él, por lo que continuamos elaborando su etopeya. Apreciamos su machismo irónico que utiliza constantemente, ydesea que no lo molesten en su disfrute, sin importarle N.D.

Ella nos muestra los distintos paisajes de Francia y la forma de comportarse los franceses “sin encontrar a nadie que le dé gratis un vaso de agua”.

Aparece también una diferencia entre antes de casarse y ahora: antes no había lugar ni momento inadecuado para el amor; ahora “N.D. lo pensó en serio”. Ahora importa el frío, la gente, la nieve, la higiene en las sábanas.

Llegan a una fonda en el camino y allí desayunan. N.D. le resta importancia al pinchazo y trata de no llamar la atención. Gradualmente el pinchazo pasa a un primer plano y se describen detalladamente las diferentes acciones que realiza y cómo se ve la sangre ensuciar la ropa. “Cuando regresaron al coche, volvió a sangrar, de modo que dejó el brazo colgando fuera de la ventana”. Trata de buscar soluciones pero no son las adecuadas. “Si alguien nos quiere encontrar será muy fácil. Sólo tendrá que seguir el rastro de mi sangre en la nieve”. Se percibe su buen humor y despreocupación. Surge con fuerza la hipérbole y se hace alusión al título. La sangre derramada aumenta y a través de la metáfora “manantial incontenible” se advierte la gran cantidad de sangre”.

“Ella sintió que se le estaba yendo el alma por la herida”. A través de la hipérbole se siente que la vida se le va extinguiendo y también la gravedad de la herida. B.S. “se asustó en serio e insistió en buscar una farmacia”. Es recién ahora cuando él sale de su embriaguez por el auto para cruzarse hacia el malestar del otro.

“La ropa que llevaba puesta, el abrigo...se iban empapando poco a poco, pero de un modo irreparable”. Se marca lo irreversible de la situación a través del adversativo “pero” y del adjetivo “irreparable”. Ahora aparece la preocupación y el temor de B.S. a través de su nerviosismo al recorrer las calles de Francia. Su agresividad demuestra el miedo, y se muestra el deseo de descargarlo con quien sea: “se insultó a gritos en lengua de cadeneros con varios conductores y hasta trató de bajarse del coche para pelearse con uno”. N.D. intercede y él accede a su pedido. Se aprecia la docilidad en este hombre que antes se dejó guiar por ella por las calles, y ahora, con un argumento ingenuo, pero que muestra la inteligencia de ella, queda convencido y no pelea.

Reconocemos la evolución en los personajes: en cuanto a él, va cambiando por amor, va dejando su machismo y frivolidad por el amor de ella. Se deja conducir en algunas ocasiones, lo que en otro momento resultaría impensable. En cuanto a ella, lo dominó desde el primer momento de su encuentro, incluso hasta su muerte y después de ella, ya que se despide en el hospital infundiéndole confianza y deja todo previsto para su funeral y retorno. Ella es, según mi opinión, la típica mujer de García Márquez: fuerte, decidida... “ mis mujeres son masculinas” al decir del escritor.

Volver a Trabajos de Investigación...

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online