- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

 


 

  Guías culturales

RELATOS

Por Clara Puma Sánchez
clarasalud@yahoo.es
 
LAGARTIJITO JUAN

Había una vez un lagartijito que se llamaba Juan, era de color verde, tan verde que parecía una hoja.

Su origen era de San Juan de Puerto Rico, era hermoso y le gustaba mucho cantar.

Un día, paseando por el jardín conoció a una linda niñita que se llamaba Cristina Isabel, era una niña muy tierna, le gustaba buscar caracoles, porque los llamaba amiguitos y siempre buscaba a Caracol papá, Caracol mamá y Caracol bebé.

Todas las mañanas se levantaba temprano y lo primero que hacia era salir a la terraza a buscar a sus amiguitos, que así los consideraba ella.

Entonces lagartijito Juan la observaba de lejos y decía que linda niña, me gustaría también ser su amigo. Así transcurrió el tiempo y lagartijito Juan miraba de lejos y tenia miedo de no ser aceptado, por eso no se acercaba a Cristina Isabel.

Pero un día se armo de valor y se puso a cantar, canto tan lindo que todos se quedaron encantados escuchando, luego dijo ¡Hola Cristina Isabel!, ella al verlo se emociono, y le dijo ¡Hola!, que lindo cantas, jamás había escuchado cantar a un lagartijito, Juan también se emociono y contesto: me gusta cantar, siempre lo hago, pero desde que te vi tenia temor de hacerlo y de no ser aceptado como uno de tus amiguitos, aunque soy chiquito y tengo temor a los grandes, he visto que eres una niña muy linda y buena.

Cristina Isabel se puso muy contenta y le dijo que si le gustaría ser su amiguita.

Así fue que Cristina Isabel se hizo de otro amiguito hasta que un día lagartijito Juan, conoció a lagartijita Margarita y dejo de visitar a Cristina, ella lo extrañaba porque se había acostumbrado a compartir su tiempo con él, hasta que un día se apareció Lagartijito Juan con su prometida Margarita y se la presento a Cristina Isabel, ella quedo encantada de tener una amiguita mas.

Así pasaron buen tiempo jugando y cantando hasta que un día lagartijito Juan se caso con Margarita y tuvieron que viajar a Guaynabo, donde tenían su nueva residencia.

Cristina Isabel, se puso triste porque dejaría de verlos, pasaron varios meses y un día Cristina salio a la terraza como todos los días con la esperanza de ver a sus amigos y fue grande su sorpresa cuando vio a Lagartijito Juan con su nueva familia, sus tres pequeños hijos, se puso muy contenta y mas aun cuando le comunicaron que se quedarían a vivir en los Paseos.

Cristina Isabel se puso muy feliz, porque compartiría cada minuto de su vida con la familia de Juanito.

Colorín colorado este cuento se ha acabado
Zapatito rojo para que tú me cuentes otro.

LA FLOR AMARILLA

Había una vez una hermosa flor de color amarillo brillante, ella sabia que era muy bella, por eso también era vanidosa, un día volando por el jardín estaba la mariposa Maripaz, que al verla, se quedo encantada y quiso beber de su néctar, pero la flor le dijo, ¡un momento!, no te atrevas a tocarme, Maripaz, la mariposa se puso muy triste y se puso a cantar para aliviar su tristeza:
¡Somos lindas mariposas,
mariposas, mariposas de colores,
que venimos del perfume,
del perfume de las flores,
mi color es de naranja, el mas bello y mejor,
y mis alas son de oro que alumbran más que el sol,
y mis alas son de oro que alumbran más que el sol!

Cuando escucharon esta canción otras mariposas, se unieron a ella y todas cantaron muy emocionadas, la flor amarilla, al escuchar esta melodía, se dio cuenta que son hermosas por el néctar y el perfume que las flores les proporcionan y pensó que no debía ser egoísta, aunque tuviera que sacrificar su belleza, ella sabia que se marchitaría y aun así las llamo para que tomaran de su néctar, las mariposas se pusieron contentas y se acercaron a la flor amarilla, la cual les dijo, ¡vengan! Y tomen del néctar que gusten, he comprendido que ustedes son hermosas por los alimentos que reciben y yo no puedo negarles este alimento vital para ustedes.

Todas se acercaron y bebieron hasta saciarse y agradeciendo a la flor amarilla, emprendieron vuelo, cuando voltearon para verla una vez mas, la flor amarilla se había vuelto más hermosa y entonces comprendieron que, el compartir refleja la belleza del alma.

Regresaron entonces las mariposas para agradecerle una vez más y también para decirle que ahora era mucho más hermosa que antes.

La flor amarilla se sonrojo y dio las gracias a todas las mariposas y les pidió disculpas por haber sido egoísta, ellas se fueron volando muy contentas, porque vieron que el compartir también fue beneficioso para la flor amarilla.

Moraleja: El compartir embellece el alma.

Colorín colorado, este cuento se ha acabado, zapatito rojo para que tú me cuentes otro.

Volver a Relatos breves ...

 

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online