- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 


 

  Guías culturales

POEMAS


Por Daniel Adrián Madeiro
Madeiro@Tutopia.Com

 
CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

El día que lo iban a matar, Santiago Nasar
se levantó a las 5,30 de la mañana...

Santiago Nasar no sabe
que los gemelos Vicario
lo matarán, aunque a nadie
le entre en su imaginario.
Y camina por la plaza
despreocupado y del brazo
de Cristo Bedoya y pasa
frente a ellos, Pedro y Pablo.
Por los dichos de su hermana,
Ángela, los hermanos,
buscan con muerte venganza
de cuchillos afilados.
Sostienen que fue Santiago
el que deshonró a la hermosa
Ángela, de Don Bayardo
San Román hecha su esposa.
¡Qué frustrada resultó
aquella noche de bodas!.
La novia a casa volvió
al cabo de algunas horas.
Pura Vicario pronuncia
que esta afrenta se borra
sólo si su hija denuncia
al autor de su deshonra.
Y ahí surge sin pensarlo
el chivo que expiará
culpa ajena que Santiago
sin culpa habrá de pagar.
Clotilde Armenta no sabe
con qué argumento evitar
que los cuchillos se claven
sobre el inerme Nasar.
Les ordenará el alcalde
a los gemelos que vayan
a dormir y que se calmen,
y los cuchillos les saca.
Tranquilo se queda Aponte,
siente su misión cumplida,
pero el honor de esos hombres
quería cobrarse una vida.
Volvieron poco después,
afilaron los cuchillos
nuevamente y, esta vez,
no se quedaron dormidos.
Y el pueblo todo ya sabe,
y el que no sabe presiente,
que pronto está el desenlace
que a Nasar le dará muerte.
Santiago desde su casa
va a la de su prometida
Flora Miguel que sus cartas
de amor le devuelve herida.
-¡Y ojalá que te maten!-
le dice y se aleja de él.
Nasar no entiende el dislate,
y habla con Nahir, Miguel.
Se entera así que en la plaza,
por honor, los dos hermanos
de Ángela están a su caza
y piensan ajusticiarlo.
Y saldrá a buscar refugio,
hacia su hogar, más la puerta
salvadora, juego sucio
del destino, no está abierta
como es costumbre, y allí,
fortuito sacrificadero,
llega su vida a su fin,
muerto como en matadero.
Y con las tripas al aire
su mirada irá a encontrar
esas miradas cobardes
que lo dejaron matar.
Se dice que al que madruga
lo ayuda DIOS, mas se advierte
que a Santiago la fortuna
le fue infiel hasta la muerte.

LA CARICATURA

La caricatura
se hizo...
violencia y fuego,
metida dentro de la masa.
La mecha prende,
la razón oscurese.
Se habla de libertad
y se hace callar el grito.
Colores rojos,
sangres azules,
prisiones panópticas
y anuncios poderosos
se aproximan a la noche,
la que viene,
la que buscamos
sin hacer,
sin gritar,
sin llorar,
desarmados
como vaca al matadero.
Unos contra otros.
Complejos sistemas
al servicio de las tinieblas.
El poder,
el perdedor,
los amos,
los obedientes.
Caza de brujas
sobre el fango,
canciones fúnebres
al sol.
Mientras en la escarcha,
en la tormenta,
en la arena,
llueven los últimos escorpiones.

MAYDAY

Que alguien haga algo,
la nave se está quemando.

Es poco el aire limpio,
se acaban los recursos,
la peste avanza,
la naturaleza se descontrola,
los ánimos se subvierten.

El odio tomó el timón
y el sentido común
ya no es regla frecuente;
los que rezan lo hacen sin fe,
los que sólo creían en sí mismos
se están desplomando.

Que alguien haga algo,
la nave se está quemando.

Los que dirigen miran sus bolsillos,
los dirigidos se pervierten,
los niños no ven futuro,
los adultos no construyen mañana.

Es un incendio enorme,
es una destrucción voraz,
es un flagelo nacido de la ignorancia.

Que alguien haga algo,
que tú hagas algo,
que yo haga algo,
que todos hagamos algo,
la nave se está quemando.

Más poemas de Daniel Adrián Madeiro. Pincha aquí

 

Volver al Rincón del Poeta...

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online