- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus


EL GRAN GATSBY

Por Edgar Alberto Marroquín Morales
arluta@hotmail.com

EL GRAN GATSBY

OBAMA FOR CHANGE

Se están derrumbando las profecías de Karl Marx y otro selecto pelotón de "ideas cortas y cabellos largos", como describía la misógina Ilustración a las mujeres.
Marx despreciaba a los negros y a los mejicanos. Es famosa su carta de felicitación, dirigida al presidente de los Estados Unidos que con lujo de guerra expolió la petrolera mitad del territorio mejicano.
Los griegos, los romanos y los yanquis crearon su riqueza sobre la base de la servidumbre y la esclavitud. Los primeros también construyeron su sistema de Bretton Woods, aunque no les fue tan bien porque no fueron los que efectuaron El Descubrimiento. El origen de la riqueza es de orden espiritual, moral, político, no económico, ni comercial, como erróneamente creían Smith y Marx.
Son tiempos de aggiornamento (palabra música), es vital la puesta al día con la época, para no correr el riesgo de permanecer arengando contra los muros caídos.
Obama prometió que el próximo año liberará a los presos en Guantánamo.
De Irak se debieran de retirar de inmediato, allí la historia necesitaba sólo un mes de intervención. Esa historia hará prosperar la libertad.
En Guatemala se debería de seguir el ejemplo y liberar a los presos políticos como el soldado Byron Lima, la réplica mesoamericana del caso del capitán Dreyfus y La isla del diablo.
Fidel Castro debería secundar a Obama, liberando de sus ergástulas a los cientos de periodistas que tiene secuestrados en centros de tortura psicológica, de inspiración soviética.
Hugo Chávez acaba de encarcelar al general Baduel por cargos de corrupción. Aunque en el juzgado de un Estado en donde campea la corrupción se compruebe su culpabilidad, desde el punto de vista de la Historia tiene los siguientes calificativos: persecución por creencias políticas, prisionero de guerra, como los de Bush en Guantánamo. Algo similar ocurrió con el coronel Francisco Javier Arana en Guatemala. Sobre el asesinato de Trotski, el gran Pablo Neruda, en palabras de Octavio Paz, creía que "había sido una medida necesaria".
Vivir para contarlo. El sentido de la historia. El hilo conductor de la historia de la humanidad es el de la historia de la libertad. La Razón, el Estado y el mercado sólo son componentes o misterios colaterales del exuberante fenómeno de la vida.
Aunque de padre africano, Barack Obama es descendiente de los esclavos de las Plantaciones que en diferentes modalidades impusieron su sistema en América Latina, lo atestigua el Código de Livingston de las Repúblicas Bananeras, inspirado en Luisiana.
Tendría que originar un movimiento expansivo la decisión de abolir o clausurar la prisión de Guantánamo, y ese movimiento sería como lluvia de gracia si también es devuelta la prisión a las autoridades cubanas. La tradición martiana indica que la musicalizada Guajira guantanamera es una importante pieza del imaginario hispanohablante: "Yo soy un hombre sincero, en donde crece la palma, y antes de morirme quiero, echar mis versos del alma."
El Dinosaurio ya dio el primer paso que deben seguir sus "hijos de puta", como llamaba Roosevelt a los dictadores del patio trasero. Yes we can. La flecha de la brújula biológica de cada habitante está buscando el cursor que marca el norte y el sol magnético en el cuadrante de los nuevos tiempos.

 

EL GRAN GATSBY

La teoría de los ciclos está ayudando a torear la crisis, éstos han sido una constante en la historia del espíritu. En literatura, el "ciclo homérico", como una Piedra de Champlollion, es esencial para estudiar a los griegos. El ciclo de Hesiodo es todo sociología, el genoma de la antigüedad, y su Teogonía: la genealogía y los hobbies de los dioses.
El mundo está trazado sobre esos ciclos planteados en las culturas. En religión e historia, con distintas versiones del mismo, se sabe que fue de un mito donde surgió la inspiración obvia de los mitos de las civilizaciones.
El oracular I ching es una bodega infinita de ciclos que aturden al zahorí más galán.
En contra de una infección intestinal, algunos médicos recomiendan antibióticos, otros recomiendan agua, para evacuar el ciclo lo antes posible. Lo cierto es que cuando la infección no cede, es necesario un paracaídas.
Los ingenieros hablan de políticas anticíclicas para paliar con déficit fiscal la crisis. Los que se oponen al intervencionismo observaron que la crisis adventicia sólo es el silbatazo de salida de las grandes innovaciones. Vencen, como siempre, los primeros, porque nada cuesta prometer distribución y ganar elecciones con los recursos disponibles. Las tendencias tendrán variaciones. Esta vez estamos siendo espectadores del cierre de un conjunto de microciclos del largo ciclo que se inició a principios del finisecular siglo XX.
Por aquellos días se creó la Reserva Federal, la gran oportunidad para los ingenieros. Los pobres no tienen acceso al Estado Mayor, a menos que se beneficien con las promesas que serán subsidiadas con los negocios de los contratistas de los procesos electorales.
Hesiodo decía que La Edad de Oro era la Arcadia y que la de Hierro era la contemporánea, ruin y perfectible. Cervantes trasladó el mito nuclear hacia la modernidad, con Don Quijote de la Mancha, el superhéroe de los oprimidos.
En aquellos días surgió la gran literatura que en algunos casos fue tachada de antipatriótica por sus feos retratos parecidos a los de Sodoma y Gomorra: El Gran Gatsby (Scott Fitzgerald), Manhattan Transfer (Dos Passos). Esra Pound, T. S. Elliot...
Para acoplar la nave en el nuevo ciclo llevará buena parte de la siguiente década o el tiempo que la pandilla se tome para privilegiar la sustancia y purificar la feria de las vanidades, como alcanzaría a precisar Truman Capote.
Después de liberar Kuwait, a Bush (ex Comandante de Bretton Woods) se le vino la tienda encima y las elecciones. Pidió prestado, incluso sufrió un desmayo en brazos nipones. El hijo se retiró de la humeante pradera pidiendo fiado a China. La administración Clinton —también desde la cuerda floja— contemporizó con las empresas tipo Enron, la de los inventarios inflados en las fechas en que se desincorporaron los activos estatales del globo, a todo galope, tras el colapso soviético, articulado al actual. Subciclos o semiciclos similares se vienen articulando desde la creación de la FED y la URSS.
La coyuntura es inédita; si se auscultan sus acezidos, parece que el Estado no podrá servirle de socaire; se tendrán que encontrar las dosis exactas entre mercado y Estado; el Estado y el mercado (y la Razón) son subsistemas de las infinitas transferencias (comercio o negocios espirituales) que nacen del fenómeno de la vida. En el bestial siglo XX se ajustaron cuentas con el pasado milenario; se justificaron atropellos durante la II y la —sucia —III Guerra Mundial. Ahora hay tiempo para reflexionar, mientras la historia hace su trabajo en el colapso que no termina de encontrar piso en tierra firme; eso servirá de némesis y catarsis. Se están pagando las deudas de las generaciones a las que no se debe imitar en la construcción del transbordador con el cual se navegará por el recién estrenado milenio. En medio de la salvaje degradación ambiental y el calentamiento global provocado por Bretton Woods, se está descodificando la caja negra del siglo pasado; la caja de la futura nave ya inició la cuenta progresiva y abrió los expedientes que hablarán de la pericia de los que están, por su propia voluntad, pilotando desde la cabina de controles.
Tras una lectura imprecisa sobre el crisol espiritual de la subcultura Jipy, es posible que desde las alturas del futuro al siglo XX se le califique como el final de la Primera Edad y la Edad Media, edades que también tenían sus barrocos y sus sacrificios humanos. "Echad víctimas para la hecatombe", se lee en la sanguinaria Ilíada. No es de extrañar que Occidente haya llenado de plomo Berlín, Vietnam e Irak.
Todo el pasado defraudó. Llegó el momento para sintetizar, cribar y practicar a todo lo bueno de ese pasado.
Como la ortodoxia de Black Sabbath, Led Zeppellin o ACDC, con las fintas grandilocuentes de un divo que se arrancó con Highway To Hell, fue el talante de Platón y Aristóteles cuando ufanos, infinitos, con sus racionales modelos inacabados o inacabables, con ácido en el hígado criticaron las "supersticiones" del clásico griego. Las quimeras republicanas también dejaron mucho que desear. Había mucho de eso, pero la energía, aunque no toda se transformó en metáfora rítmica, alegoría anticoagulante y espíritu balsámico, sobrevivió y está más viva que nunca. En dos palabras, el Mito de Ulises: Amarás a los emigrantes como a ti mismo.

 





        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online