- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



  Guías culturales

COTIDIANIDADES FEMENINAS EN EL ARTE DE VENEZUELA

Eduardo Planchart Licea
eduardoplanchart@yahoo.es

Ningún filósofo podrá jamás llevarnos detrás
de las experiencias cotidianas
o darnos reglas distintas a las que elaboramos
meditando sobre la vida cotidiana.
David Hume, Tratado acerca de la naturaleza humana

Nadia BenatarEl día a día se ha convertido en un tema propio del arte. Es una temática donde lo privado, lo público, lo regional, lo secreto se funden y se globalizan. Siguiendo el sentido de la predicción de M.Macluhan, sobre la sociedad visual, la cual, señala crearía nuevos códigos comunicacionales que estrecharían las fronteras hasta convertirlas en una aldea global. Dialéctica que crearía nuevas concepciones del tiempo y el espacio como la simultaneidad. No pudimos escapar a su visión de futuro, pero sí sobre la manera como se la imaginaba, pues se ha creado un planeta con islas o culturas interdependiente, que cada día toma más conciencia de sí y que conforman una realidad viviente socio-cultural regida por la multiplicidad. El volcamiento de lo social e individual hacia el afuera, lo ajeno, el otro, lo real, lo privado o lo ficcionado es posible por la revolución que están generando los nuevos medios de comunicación satelitales en conjunción con lo digital. Nos han puesto cara a cara a nuevos dilemas, contradicciones, logros y miserias.

La percepción temporal de la historia universal, generalizadora, guiada por un deber ser, aparentemente a logrado su anhelo positivista. Pero estas ambiciones de conocimientos totales y definitorios que intentan dictar las leyes y destino de la humanidad de una manera inmutable se resquebrajaron en todos sus niveles de verdad. Gracias al desarrollo de las investigaciones sobre la estructura de la materia, del tiempo y el espacio nacidas a partir de las reflexiones de Einsten, que demuelen toda esa visión absolutista e imperialista de la historia, y de nuestro acontecer, que según Karl Popper, en términos epistemológicos o de teoría del método científico nos demuestra la imposibilidad de conocimientos certeros de la realidad y por la tanto lo difícil de generar acciones éticas sobre ella. Se crea, así, una visión de la praxis que todavía no ha madurado, pues los herederos del pasado se aferran aún a las certezas, a las verdades absolutas a fe ciega en lugar de ser comprender su relatividad, contextualizadas y continuamente contrastadas como lo haría un jugador de pelota en cada bateo. Los aportes de la ciencia, la filosofía, la psicología, la sociología, la antropología, la estética, la religión señalan enfáticamente que lo más que podemos es aventurarnos a tener certezas probables de la realidad para guiar nuestras acciones. Por lo tanto, el hacer debe arroparse en la humildad filosófica de un Sócrates, sólo que no se nada, y no en los postulados ideológicos que se visten de dogmas o verdades de fe. Será que, tal como lo señalan diversas escuelas filosóficas, estamos volviendo a una nuevo espíritu medieval, con el manto donde las verdades de fe arropan la razón.

Mercedes Elena GonzálezAnte esto se ha revalorizado lo cotidiano, la inmediatez social que nos rodea que palpita alrededor, estas visiones estéticas nos dicen más de nosotros que cualquier folio de histórico. El arte ha dejado al fin de ser algo puesto para ser bello o responder a los códigos de gusto de la época, y se ha unido a la filosofía para convertirse en fuente de reflexión y de creación de nuevas utopías que rescatan lo que habíamos perdidos: nuestra esencia. Se revaloriza lo simple, lo inédito, los rituales que creamos en nuestras vida y la dimensión de lo religioso que se fusiona con lo profano en el día a día se inicia con el despertar matutino y terminan con la muerte.

El arte como siempre con su don premonitorio y profético, se ha adelantado a este dilema y desde hace décadas se ha alejado de la búsqueda de respuestas estéticas absolutas y ha empezado a remirar y redescubrir las palpitaciones de la vida sentido que se encierra en el pensamiento de Marcel Duchamp: La vida es arte. Los historiadores empiezan abandonar los grandes temas, siguiendo este lineamiento, para descubrir el hacer y sus relaciones, no como una abstracción o entelequia que se esconde tras grandes postulados: la contemporaneidad, el postmodernismo, historia universal, historia del arte, historia de la cultura..,sino como una realidad concreta, inmediata. Así nace la búsqueda del día a día y sus relaciones como vía para indagar lo que somos, lo que deseamos, soñamos y anhelamos. Es un cambio de visión que evade los aprioris, las verdades axiomáticas. Desarrollo que no es nuevo en el arte, pues ha tenido diversos momentos en su historia, sobre todo en la escuela flandesa del siglo XVI, donde los artistas se adentraron en las relaciones sociales y cotidianas que rodean al hombre de familia, al buscador de placeres, al comerciante, al artesano, a la mujer, como trasmisores de un orden civilizador.

Antonieta SosaEn la modernidad el arte asume la cotidianidad en sus materiales y temas con el constructivismo ruso, del cual derivaron diversos movimientos. El Pop Art permitió una reflexión que hizo posible dedicarse a lo considerado hasta ese entonces intrascendente. Los historiadores, siguiendo estas corriente, abandonaron los grandes temas, para dedicarse a lo ignorado, a lo olvidado, como la locura, la enfermedad, la sexualidad, las formas de mesa, la indumentaria, el hábitat, los utensilios, los materiales..,esfuerzo que desembocó en una mayor comprensión de la complejidad del ser humano y las relaciones sociales como creación. La micro historia busca comprender nuestra mismisidad y las diversidad de la esencia humana, para aprender a conocernos mejor y empezar a tomar decisiones más acertadas ante los dilemas del nuevo milenio. Pues esta pesando mucho en todos los ámbitos del existir lo ideológico y las verdades de fe. Dialéctica que ha paralizado la capacidad de raciocinio de nuestra conciencia, viéndose amenazada la subsistencia de la humanidad y del planeta Tierra. Llegó el momento de enfrentar estas creencias que sirven para sustentar un sistema que ha fundamentado la explotación del hombre por hombre de manera inmisericorde, de enfrentamientos de civilizaciones contra civilizaciones, y de la humanidad contra el planeta. Es una búsqueda y reafirmación de la vida concreta, que nos lleva de la abstracción a las relaciones, del universo del día a día. De ahí la razón de esta exposición que evidencia un acercamiento al deseo de recuperar el sentido de la existencia, más allá de los gestos grandilocuentes de la ideología y la fe. Es un retorno a las verdades simples, a los gestos y actos que dan sentido a nuestro devenir.

En la cotidianidad y su trama se encuentran muchas de las respuestas a los dilemas del tercer milenio, más que en los axiomas de la contemporaneidad y la historia como visión de Estado. Así, cada una de estas doce propuestas ha ido desde la intimidad respuestas vinculadas a la vida, a la recuperación de esta dimensión que combaten los dilemas de las viejas y nuevas formas de adormecimiento de la conciencia y de la piedad. No existe ninguna pretensión transformadora en estos lenguajes, sino un fuerte deseo de mostrar que es lo vital y la necesidad de recuperar un horizonte que arrope la inmediatez dando sentido al destino que nos estamos forjando.

Me interesa la estética del bordado, la costura, el rejido como expresión del cotidiano femenino recuperado a través de la micro-historia. Es importante aclarar que no creo en un arte de mujeres o femenista, creo en el arte en términos generales...”(Mari Carmen Carrillo)

Diana LópezMari Carmen Carrillo recupera el espacio vivido diariamente, que discrepa del espacio real. A través del bordado, técnica femenina, busca atrapar el tiempo en su trama para intentar escapar al laberinto del sin sentido en que se ha convertido el vivir. Une este discurso al simbolismo de los cuentos de hadas que tras su simpleza esconden dramas existenciales como la capacidad devoradora que poseen los espacios diarios y sus rutinas, sino los hacemos nuestros y los conscientizamos como segunda piel.

Para Valentina Álvarez el Ser, se solapa en el hacer, el crear se transforma en un juego vivido. De ahí, que los elementos que invaden su obra sean lo más cotidianos, lo más ligados al día y que responden a las necesidades de tramar el caos existencial. Tal como se evidencia en su ajedrez de semillas, cobre, aluminio, pintura y madera, que responden a un anhelo por hacer a través de lo encontrado, transformando el azar en un sentido que nos permite sobrevivir a los ritmos temporales. La vuelta a la vida de lo desechado es uno de los tantos retos de la contemporaneidad, la civilización desarrollista es un feliz olvido del Apocalipsis que está generando la sobreproducción mercantil, que ha dejado atrás una cultura del reciclaje, pues contradice la visión de un universo de consumo utópico y sin límites, contradicción fundamental del proyecto desarrollista-post-industrial.

El sentido del ritual como espacio recuperado al acelerado ritmo de la ciudad, se hace presente en la propuesta de Marylee Coll “Marrón.” Nos traslada a ese diario momento que se repite en el trajinar durante el día en el trajinar: el reposo, la reflexión, la pausa social o individual a que nos lleva el tomar un marroncito. Breve instante de nuestra cotidianidad que nos ayuda a recuperar nuestra mismisidad.

DomenicaNadie en el país ha desarrollado de manera tan sistemática y poética ese diario peregrinar por nuestros espacios vividos, como lo hiciera y hace Antonieta Sosa . Cada gesto, cada acto es recuperado, recreado, meditado como evidencia del Ser ¿Cual es su esencia? ¿Qué lo hace importante?¿Qué es la humanización de la realidad?. Si existe algo de lo que puedo estar seguro, es que la obra de Antonieta Sosa más que provocar respuesta lanza sobre la conciencia una infinidad de preguntas, las cuales han dormitando durante mucho tiempo y preferían seguir haciendolo. Pero el reto del existir planteado por Descartes en el siglo XVII, no lo hemos superado del todo; no siempre pensamos para existir, y ese es uno de nuestros abismos. Si algo necesita el mundo actualmente es la mesura que transmite la reflexión para comprender nuestra humanidad, y esta es una de las búsquedas que nos lega Antonieta Sosa. Su video instalación “Puff”, nos impone lo vivencial de los rituales cotidianos y los espacios que van creando, la silla como prolongación milenaria del cuerpo, delata en nuestra mismisidad y el Puff acentúa este sentido al convertirlo en cofre transparentes de secretos vividos a través de la indumentaria que se trasluce tras su plástico.

“En los closet había mucha ropa desechada de diversos orígenes. Recordé que en Altamira Sur aún existía un taller que hacia los “puff” tan de moda en los 50. Le pedí al señor que me fabricara uno pero transparente. Luego lo llené con estas prendas de vestir.

Esta propuesta está relacionada con el mundo onírico. A veces sueño que estoy en una casa donde viví en el pasado, abro el closet o un escaparate y encuentro ropa mía de otra época y que ya no puedo usar ver y tocar.”( Antonieta Sosa)

Gaudi EstéLa casa y su universo se convierte en eje de la reflexión estética de Nadia Benatar . Escapa a las redes y exageraciones del Pop Art, para adentrase en lo instalativo como ocurre en casi en todas estas propuestas, que huyen de la perspectiva renacentista como ilusión, y presentan la realidad tal cual es. Sentido que es posible desde el surgimiento del arte objeto. La recreación de su espacio vivido en un material como el aluminio, anodino, uniforme, unidimensional hace de su trama un material que nos enfrenta a la rutina de la cotidianidad y se transforma para convertirse en vía de reflexión, acercándonos a los que somos, y no simplemente dar por sentada que los sabemos, dramático error en el que hemos caído: suponer que sabemos.

El cuerpo se convierte en centro de esta reflexión sobre lo cotidiano, así, nos adentramos en la obra de Mercedes Elena González , que establece una visión cósmica de nuestra mismisidad, a través de sus autorretratos en trama de neurohilados. Estamos ante un nivel micro, que define mejor lo que somos más allá de nuestros sistema cerebral.

“ Los precesos de embellecimiento y cosmética y técnicas pendientes de la belleza, son para la artista un complejo grupo de metodologías de control y limitación social. De allí surgen las nuevas imágenes de uñas tan largas que sólo pueden generar dolor y tortura, imágenes en la que busca según sus palabras: algo de animalidad, monstruos, clon híbrid, y humor oscuro.” Edgar Alfonzo Sierra, El Nacional, Cuerpo C, Octubre 2002

El cuerpo como vía de embellecimiento, de transformación, de etiqueta, de molde ideológico sometido al imperio del gusto del momento es una de las obsesiones de Diana López . Plena de ironía y de humor negro hace de la foto manipulada y controlada un mensaje para desmontar o develar situaciones, como la absurda parafernalia que introduce en su corporeidad la mujer para embellecerse. Las uñas de acrílico alargadas semejando garras, nos lleva a un arquetipo de mujer: la cazadora. Podría ser este uno de los problemas vitales de la búsqueda de Diana López adentrarse en los arquetipos cotidianos de la mujer venezolana como representación externa. El Poder siempre ha sido una constante en la obra de Guadi Esté , etapa que se sedimento en su exposición “Las Formas del Poder”, tras ella se inicia la disección de estas estructuras y sus formas. Su reflexión estética se inserta en la coacción en el ámbito cotidiano, que nace en el hogar y se cuela por cada intersticio del diario hacer: en la relación de domesticación de los animales que se convierte en analogía a la humana, de ahí sus seres antropomorfos. En una de sus últimas obras, abandona esta temática, para adentrarse en las relaciones de poder como invasión a nuestra corporeidad a través de un contexto histórico, es la mujer metáfora de una nueva esclavitud externa, la falsa libertad que hace sentir el moverse continuamente en el espacio de un lugar a otro, gracias a la energía y la mecánica que se convertida en prótesis de nuestra corporeidad, que se evidencia en el corazón de petróleo, que centro visual de su escultura.....

Alexandra KhunLos discursos de la metamorfosis de la feminidad, de lo cotidiano como transmutación, se hace presente en la obra de Domenica Aglioro. Con una sintaxis propia de la feminidad como la tela, la cerámica, las estructura anatómica de la mujer, y el contexto nacional con las estrellas de la bandera que se internalizan para empezar a formar parte de nuestro Ser. “E Por, si muove”, quiere decir: Y, sin embargo, se mueve. Son palabras de Galileo, obligado a retractarse por haber proclamado después de Copernico, que la tierra giraba sobre sí misma, contrariamente a lo que decían las escrituras.

Hay una doble lectura en este título: La primera es que esta metamorfosis es posible, y la segunda es que a pesar de su aspecto descarnado, reducida a una columna vertebral, no es sinónimo de muerte, pues se mueve.” (Domenica Aglioro)

El espejo en nuestro vivir es el eje de un sin fin de contenidos simbólicos, en el cual recuperamos diariamente nuestra corporeidad, nuestra mismidad que es reflejada y modificada según nuestros estados anímicos. Realmente en el espejo reconocemos nuestra esencia o sólo la apariencia, este dilema lo desarrolla Azurduy Tovar en su acción corporal.

El entorno natural como metáfora de las relaciones cotidianas que nos invaden y nos ponen en contacto con las fuerzas de la vida y de lo edénico específicamente en esta propuesta de Fabiola Sequera “Aljbr-a”, cuya geometría y serialidad esta vinculada a los juegos infantiles, recordatorios del tiempo que se pasado jugueteando entre de los tacos de madera en nuestra infancia. Estamos ante la recuperación de un tiempo perdido, nacido de un encuentro azaroso con un tronco de jobo.

Alj-bra” encierra y evidencia dibujos, texturas, sombras y luces contenidos en la madera de jobo rescatada al azar, que sirve para construir una estructura armada matemáticamente, un juego constructivo en el espacio, memoria de otro juego perdido en la memoria de la cotidianidad infantil...” (Fabiola Sequera)

Observo y tomo posición, luego investigo, reflexiono y para reposicionarme de nuevo, finalmente para hacer obra lo que hago es que me expreso, expreso mi vida, no mi posición ante la vida.

Valentina AlvarezCreo que el arte, las obras que lo forman y el proceso creativo que las desarrolla son múltiples formas de ser, no son posiciones ante la vida sino expresiones de la misma vida que el artista lleva .”(Alexandra Khun)

La naturaleza como punto de reflexión, observación y sentido del vivir se transforman en arte en la obra de Alexandra Khun. Semillas, hojas, pétalos cocidos, recuperados para ser eternizados a través la mirada estética, se reordenan con un sentido mandálico en las obras presentadas. En el contexto diario nos llevan a la noción de que el hogar y las relaciones que en él se generan son el centro vital de una existencia que desde el punto de vista de la macro historia se plantea desmembrada. El adentrarse en el universo diario con

una real sensibilidad dispuesta atrapar a lo ínfimo, los pequeños gestos, es una vía de conocernos a nosotros mismos y recuperar nuestros equilibrios en tiempos de crisis planetaria.

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online