- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 


 

  Guías culturales

POEMAS


Por El Seis
poetaelseis@yahoo.com.mx


SE PERDIO ENTRE LAS NOTAS DE UNA TRISTE MELODIA

Estoy esperando una bella
Dama
Que brote de su ser perfecto
Una melodía
Llena de cantos de guitarras
Estridentes
Una lluvia de tambores
Que hagan temblar el cielo
Un sonido lloroso de metal
Que rompa el umbral
De lo posible
Y se convierta en pura
Bruma de sonidos
Y tiempos
Que su cuerpo se contorsione
Presa de algún endemoniado
Requinto
De una cítara increada
Que estuvo almacenada
Dentro del arcón del cosmos
Donde guardó silencio
Eterno
Eterno
Que el sonido perfecto
De una canción
Cualquiera
De un grupo bañado
De metal
Haga bailar el cuerpo
Tapizado de sudor
De la dama vestida
De luna
Y maquillada
De sol
Y que lentamente
Se pierda su contoneo
Entre los brazos inmensos
Del universo
Allá a los lejos
Una voz afónica
Lanza adoloridos aullidos
Llamándome
Buscándome
Entre los riscos de concreto
De una ciudad muerta
Donde todos los hombres
Están degollados
Y las mujeres han sido violadas
Mi búsqueda endemoniada
Esta atrapada
Entre cuatro paredes
De cadáveres jóvenes
Que no dejan mover mi cuerpo
Sobre
Una montaña de huesos
Y una laguna desbordante
De sangre
De peces ebrios de dolor
Que se dejan atrapar
Por el perverso pescador
Mordiendo
El ardiente anzuelo
Para ser llevados
Al sartén de hierro
Para bailar la última danza
Entre los dientes podridos
Del miserable cazador
La mujer que algún día
Esperaba
Reservándole
Los climas de mi cuerpo
Nunca llegó
Se quedó atrapada
Entre las notas violentas
De un violonchelo
Nunca visto
Nunca tocado
Un violín eléctrico
Rojo
Lanza aullidos
Dardos del silencio
Para atrapar los oídos
De los muertos.

EL MOVIMIENTO DEL COSMOS, ES UN JUEGO EROTICO, QUE SE DESARROLLA POR SIEMPRE…

 

A hí dentro del corazón
Del viento
Se encuentra
Un antiguo cofre
De madera Siria
Donde salen
Gritos alarmantes
Y algunos suspiros
Lejanos
Del más puro amor…
Como esperando
Ser escuchados
Por oídos
Inclementes
De los humanos
La luna muestra
En plenitud
Toda su desnudez
Son sus pechos
Una lluvia
Cósmica
Su talle perfecto
Es la lejanía
En cuarto menguante
Sus caderas de plata
Son el puro movimiento
Cuando está llena
Y presa de un delirio
Sexual
Abre las piernas
Para ser poseída
Toda
Mientras un hermoso
Eclipse
Se asoma entre
El manto de la noche
El sol es un soltero
Eterno
Que se baña diario
Con agua de testosterona
Mientras
Observa
Una danza erótica
De las mil lunas
Que suavemente
Se despojan
De sus prendas
De cometas
Para mostrar sus cuerpos
Perfectos
Que se mueven sobre
La pista de baile
De un antro
Llamado
“Sobre su órbita”
El tiempo posee
Alas
Construidas de nubes
Por eso son infinitas
Sus manifestaciones
Sobre los rostros
De los humanos
Que soberbios
No aceptan
El tatuaje del tiempo
Que lentamente
Los consume
Hasta convertirlos
En ancianos
En esqueletos
En polvo
El planeta
Se vistió
Azul
Su cuerpo
Se cubrió
Con una bufanda
De meteoritos
Su cuello etéreo
Se perforó
El ombligo
Terráqueo
Con un aerolito
Veloz
Después
Peinó
Su cabello
De sabanas
Inmensas
Y se preparó
Para
Pavonearse
En el ballet
Perfecto
De la rotación
Y la translación
Mostrando orgulloso
Su increíble
Locura
Mientras se bebe
Un sorbo
De Vía Láctea

EL CANTO DE UN LOCO

Hoy me siento atrapado
En este ataúd de huesos
Llamado cuerpo
Trato en vano de salir
Volando
Cual pajarraco ebrio
Dopado
Demente
Loco…
Pero existe una relación
(No muy amistosa)
Entre la carne palpitante
De mi ser colorido
Y la nave insurrecta
rebelde
De mi psique
Hoy es un océano furioso
Mi Yo
Ninguna vieja embarcación
Que transporte
Mil prostitutas
Sifilíticas
De orgiásticos cantos
Que usen como combustible
Su contaminada
sangre
Puede navegar entre los maremotos
Inclementes
De mi ser de agua
Sólo puede pasar sobre mi cuerpo gélido
Una tranquila barca
Llena de guirnaldas
Hindúes
Donde una bella mujer de mirada
Inquietante
Eleve una bella canción
Para adorarme
Todo
Que lleve en sus pequeñas manos
Una vasija de oro
Donde el soma "elixir de los dioses"
Me sea ofrendado
Mientras la dama esbelta
Interpreta la más erótica
De las danzas
Para excitarme
Hasta la locura
Soy un elemento indispensable
Para la vida
Pero
Estoy que me bebo a mí mismo
En este momento
Esperando
Quizá
Que mi ser se convierta
En un valle muerto
Seco
Sombrío
Donde algunos humanos
Recuerden
Con cierta nostalgia
Aquí estaba un océano
Bello
Que murió un día cualquiera
Dirán algunos navegantes
somnolientos
Era tanta su "soberbia espiritual"
Que prefirió sucumbir entre
Las turbulencias
De su ser…
Que convertirse en presa involuntaria
De las infinitas
Tediosas
Noches de desconsuelo.

UN GATO Y EL JAZZ

Los golpes cruentos
que lanza el viento
siempre destruyen
mi cuerpo
estoy desfigurado
el rostro
tengo todas las heridas
incrustadas
tatuadas
inconadas
sobre la epidermis
repulsiva
atractiva
que cubre los huesos
quebradizos
de mi antes bella
faz
hoy una máscara
de metal
esconde mi nombre
estoy “monstruo divino”
entre los templos
del anonimato
y sólo salgo las noches
gato azul
a recorrer los tejados
de los bares nocturnos
para beberme insaciable
una botella de olvido
escuchar extasiado
una vieja melodía
de síncopa alucinante
que haga latir
mi detestable corazón
al compás
del jazz
y
lanzar mi vista
gatuna
entre pedazos
de sombra
buscando una prostituta
de falda corta
de pechos pródigos
de labios suaves
para invitarla
a mi obscura morada
y
en mi lecho bestial
hacerle el amor
hasta sorberle
toda la pasión
toda la vida...

EL VIAJE DE NATASCHA NO TIENE FIN…

Cuando mi mujer se lanza
En erótico clavado
Desde el trampolín
Del cielo
Se sumerge desnuda
En la piscina de mi ser
Alucinado
Pero…
Nunca puede llevar
Su cálido cuerpo
De sirena noctambula
Hasta las aguas turbulentas
Verdes
Fangosas
Negras
Que almacena mi corazón
Es mi bella dama azul
Una vampiresa ebria
Que recorre los bares
Nocturnos
Sórdidos
De la ciudad
De mi cuerpo
En busca perpetua
De mi sangre
Toda
Para beberla hasta
La última gota
Ella llora tequila añejo
Las frías noches
De invierno
Mientras mira la negrura
Del cielo
Donde sus ojos cansados
Azules
Verdes
Localizan mi rostro tatuado
En la bóveda celeste
Mi chica tiene las venas
Llenas de hachís
(Ensueño sagrado)
Que al abrazarme
Me llena de ensueños
Todo
Hasta convertirme
En una sombra eterna
Lejana
En busca angustiosa
Del fuego explosivo
De su cuerpo
Donde el rocío es lava
Esperándome
Diario
Para bañarme de locura
Toda una vida…
Mi hembra tiene un nombre
Que sólo mis labios
Morados
Pueden pronunciarlo
Las letras tienen
Alas de aire
Sólo se pueden escribir
En la nubes del cerebro
Las silabas son palomas
Decapitadas
Sobre un sarcófago negro
Esperando
Los sollozos de los dolientes
Es pues…
El sonido impronunciable
Para todos
El secreto que mi amante
Me otorgó
Sólo para mí
Sólo para mí
Mi amada señora
Tiene
Pintado en toda
Su tersa piel
Mi rostro de loco
Así soy de ella
Todo
Le pertenezco
Al volcán
En erupción
Que es su cuerpo
Trémulo
Después la pasión
La embarga
Todas las noches
De invierno
Convirtiéndola
En una escultura viviente
De lava
Que intenta fundirse
En un abrazo eterno
Ardiente
Para así lentamente…
Encaminarnos
Hacia el lecho estrellado
Del cosmos
Son sus ojos linternas
Antiguas
Llenas de luces inquietantes
De la más pura lujuria
Que me buscan
Todas las noches
De cualquier día
Cuando la lluvia
Llora deseos
Y el granizo furioso
Se derrite
Se muere
Entre la epidermis
De plata
De mi preciosa fémina
Es un piano perfecto
El cuerpo sonoro
De Natascha
(Hoy se me ocurre
llamarla así)
Que mis manos
Cálidas
Hacen sinfonías
Cuando la toco
Toda
Y luego se retuerce
Sobre las sábanas
De seda
En un capricho
De violines
Donde las notas
Musicales
Son rosas azules
Perfumadas
De antiguos olores
También la libido
Siempre está
Presente
Entre arpas desnudas
De gemidos en llamas…

 

ES TU CUERPO EL TEMPLO DE MI ADORACIÓN

Dedico este poema a una bella chica,
que conocí en un puerto. Yo fui su pescador,
ella mi sirena.

Cada sílaba de tu extraño
Nombre
Esta llena de odio
De rencor
Hasta de sangre
Pero nunca de olvido…
Siempre lo demuestras
Cuando tu acústica
Boca roja
Arroja polifónicos
Sonidos de filarmónica
Enferma
Sobre mi rostro
De papel pautado
Lleno de claves
Símbolos extraños
Donde se almacena
Una melodía inconclusa
Ejecutada por el universo
De mi ser atormentado
Mientras suena un triste
Oboe
Allá cerca del teatro
Infinito
De la ciudad caótica
De mi cerebro
Aunque vuelen violentos
Los años
Sobre la piel eterna
Del cosmos
Tu cuerpo tapizado
De “ángeles ebrios”
Eleva cánticos
De la más viva pasión
Haciendo alarde
Desmedido
De su tersa lozanía
Cuando estás conmigo
Escuchando la melodía
Que brota desde las sonoras
Catacumbas
Del ataúd morado
Que cubre la estructura
De mis huesos
De mis sueños
Y así…
Aunque el cielo
Tiemble
Arroje lunas rotas
Lágrimas de nubes
Caiga algún planeta
Herido
Somos el único dúo
Donde cada voz
Rompe
El óleo del silencio
Cantando
Aullando
Su propia ópera de metal
Para sumergirse
En el lago utópico
Donde está almacenado
El amor
Como una maldición
Sempiterna
El sonido divino
De esplendente lujuria
Que se esconde
Bajo la suculenta epidermis
Plateada
De ese montón de carne
Trémula
Es la pasión de mi amada
Parece que huyó
Despavorido
Para jamás volver
(Dicen ancianos clarividentes)
Está escondido
En el fondo de un viejo
Violín azul
Que en espera dolorosa
Agoniza
Su vida de madera
Entre las sepulturas antiguas
Del camposanto
De los olvidados
El cual fue ejecutado
Por una generación
De músicos “dementes”
Donde las cuerdas
Presas de convulsiones
Gemían
Las mejores notas sensuales
De una melodía llena
De pechos de miel
De rítmicas caderas
De ríos de libido
Que corren sobre
Las aguas verdes
De los antiguos oyentes
Ya muertos…
Es tu ser perfecto
(Algo así)
Como si estuvieras siempre
Atrapada
Entre la magia de un mantram
Donde tus fieles devotos
Lo pronuncian
Para adorarte
Siempre
Tienen en sus manos
Rosarios
De lágrimas
De pasiones
De fe…
Donde la repetición
“Diabólica”
De palabras extraídas
De tu cuerpo
(Un tanto confusas)
Es como un vuelo
De abejas locas
Es tu cuerpo
Un templo gótico
Lleno de bellas naves
En vuelo incierto
Tus ojos
Columnas que sostienen
El peso de tu belleza
Incomparable
Rosetones magníficos
Tus pechos
Cuando están henchidos
De pasión
El altar donde huele
A lluvia de incienso
Es tu talle perfecto
Cuando estás desnuda
El silencio sepulcral
Que vomita
Una misa
De cuerpo presente
Es tu mente
Cuando
Piensas en tus fieles
Amantes
Algunos muertos de amor
Muchos de rodillas
Lastimadas
Aún prestos para adorarte
Siempre
Nadie sabe conquistar
Tu corazón
(Reina tirana)
Sin ser esclavo
Del imperio de tus besos
Estudian estrategias
De guerra apasionada
Para cercar el palacio
De tu cuerpo
Cómo vencer de manera
Oportuna
Eficiente
Los soldados etéreos
De tus iracundos
Arrebatos
Buscan el arma perfecta
Para despojarte
Del vestido de seda
Que cubre tu erótico ser
Hecho de maravillas
He iluminas el todo
Con tu belleza
Aunque no haya luz
En el universo
Y los ojos de los humanos
Están ciegos de tanto desear
De tanto amar
De tanto buscar
De tanto nadar
Cual pescados asustados
Huyen
De las redes asesinas
Imaginarias
Que se encuentran instaladas
En las lagunas de sus mentes
Alucinadas
Pero…
Siempre esperan todos
Diario
Con una pasividad
Que espanta
El movimiento suave
Delicioso
De tu cuerpo desnudo
Sobre sus brazos de agua
Sus manos de sal
Para después besarte
Entre las burbujas etílicas
De las olas incróspidas
De olores eternos
Del más puro amor…

EL ALMA VIAJA EN CORCEL AZUL

Para una mujer de ojos verdes;
que siempre me espera, aunque
la urbe esté en llamas…

Huye el alma
Herida
Va loba presurosa
Buscando
Quizá
Un refugio
Cálido
Donde descansar
Sus huesos etéreos
Se tiende agónica
Sobre
La ardiente tierra
Esperando
Que el reloj inexistente
Deje
De mover las manecillas
De madera
Mientras el aire
Ebrio
Lanza soplos
Gélidos
Sobre la piel del entorno
Allá
Donde hombres
Tristes
Caminan autómatas
Vestidos de ropajes
Raídos
Llenos de colores
Oscuros
Que rompen
El sempiterno corazón
Infinito
Del viejo decrepito
Que iracundo
Se levanta
La camisa cósmica
Mostrando altivo
La bóveda celeste
Donde
Una luna grita
Ebria
Su contento
Un sol alucinado
Lanza
Rabietas incansables
De luz
La loba llora
Sangre
Cuando aborda
Una vieja nave
Llena de velos
Del olvido
Construida
Por seres insepultos
Que un día ya
Muerto
Se internaron
Entre las venas
Del desconsuelo
Luego
Intenta perderse
Toda
Realizando
Un viaje sobre el río
De lava feroz
Donde las extrañas sombras
Se convierten
En caras desolladas
Que vierten lágrimas
De aceite
Cuerpos amorfos
Que aúllan
En busca perpetua
De la forma
Hombres mutilados
Nadan sobre el fuego
Gritando
Como ovejas destinadas
Al sacrificio
De algún dios loco
Mujeres lujuriosas
Que gimen
Sus placeres reprimidos
Mientras muestran
Sus suculentos cuerpos
Esperando…
Ser poseídas
Por algún ser de barro
De ojos fosforescentes
Entes obsesos
Que se hunden todos
Sobre la báscula
Implacable
De la tierra
Encendida en llamas
Allá lejos…
Hay un hombre viejo
Que tímido saluda
Mientras un sable
Extraviado
Le separa la cabeza
Del corazón muerto
Un sonido fuerte
Rompe el cristal
Del cielo
Donde no hay oídos
Presentes
Mientras el eco
Rebota
Sobre la epidermis
De los planetas
Borrachos
De tanto movimiento
Son plegarias
Tristísimas
En vuelo perpetuo
Que se lanzan
En parvadas
De pájaros embotados
Que se pierden
Sobre los puntos cardinales
Haciendo piruetas
Sobre el lomo del infinito
Buscando un espíritu
Rebelde
Que un día cualquiera
Escapó
De la cárcel ósea
De un individuo
Que descansa su humanidad
En un asilo
Para dementes
De una ciudad grande
Donde los rascacielos
Vuelan
Naves de metal
Hacía el infinito
Allá donde…
Algunas estrellas
Cantan planetas
Siempre
Se bañan con jabones
De lunas
Mientras se secan
Sus cuerpos azules
Con toallas
De polvos cósmicos
Hay un alma fugitiva
Que monta el caballo
De las nubes
Extraviada
Entre el torrente sanguíneo
Del universo
Se puede localizar
Las noches
De luna llena
Cuando un relincho
Se escucha
Entre las sucias calles
De concreto
De una ciudad muerta
Allá en una habitación
Desnuda
De un viejo manicomio
Manierista
Se encuentra
Un cuerpo vacío
Que esquizofrénico
Llora alucinaciones
Diario
Se convierte de noche
En antigua posada
Esperando
Hospedar entre sus paredes
De adobe
Al inquieto jinete
Dueño
De un potro azul
(Ave del cielo)
Que un día lluvioso
Partió
Sobre los ríos de ensueño
Para nunca
Volver…




Volver al Rincón del Poeta...

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online