- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus








  Guías culturales

ACIERTOS Y DESACIERTOS DEL “CÓDIGO DA VINCI”

Fernando Klein
fernandoklein@adinet.com.uy

IsisLa obra de Dan Brown es una novela, una obra de ficción, definida por la Real Academia Española como “ 1. f. Obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres. 2. f. Hechos interesantes de la vida real que parecen ficción. 3. f. Ficción o mentira en cualquier materia…”.

El escrito toma algunas teorías sobre Jesús y su relación con María Magdalena, agregándole muchos datos errados de la historia, combinándolo todo con un cierto suspenso, con los “malos” y los “buenos” correspondientes.

Algunos de estos errores pueden ser menores, otros dejan un poco perplejo al lector que se pregunta si son producto de la ignorancia del autor o son cuestiones “manipuladas” de forma conciente para lograr un mejor “efecto”. Debemos dejar siempre en claro, que la obra es una novela, y que el autor tiene plena libertad de combinar datos de la realidad con datos ficticios (siempre acompañado del debido respeto).

Desaciertos del “Código”

a. Los Dioses Egipcios

La obra señala que el dios egipcio Amón estaba relacionado con la fertilidad, lo cual no es correcto, en todo caso esta deidad siempre estuvo asociada con el sol, Amón-Ra; la obra, por otra parte, presenta a la diosa egipcia Isis como consorte del dios Amon

Amón en el templo KarnakEl nombre del dios Amón, también llamado Ammón, es una helenización del nombre egipcio Amen. Es la principal divinidad de la antigua religión egipcia, se le asoció a Ra, dios de la Heliopolis (Sol), bajo el nombre de Amón Ra. El apogeo de su culto se ubica entre los años 2000 y 1780 a.C., en la ciudad de Tebas con la construcción del templo de Karnak. Se lo representaba como un dios antropomorfo de piel negra o azulada o, de forma animal, como un carnero.

Con respecto a la diosa Isis (Aset), ésta era la esposa de Osiris, el juez de los muertos. El origen de esta diosa se pierde en el tiempo; se la representaba, siendo humana, como una mujer que porta un vestido ajustado, coronada por un trono. Luego se la representará con cuernos y un disco solar entre ellos. Puede aparecer de forma animal como un escorpión, un ave, y como diosa madre con forma de bóvido. Se la puede observar, también, como un árbol amamantando al rey.

Isis y Osiris son hijos de Geb y Nut, son pues, Isis y Osiris hermanos que luego contrajeron matrimonio. Uno de los primeros templos de importancia dedicados a esta diosa es el de Iseion, en Bebeith el-Hagar en el Delta oriental del Nilo; finalmente, fue venerada en Byblos (en El Líbano), equiparándola con la diosa Astarté. Su culto se extendió por las distintas ciudades y regiones mediterráneas hasta la entrada del cristianismo.

b. Los Israelitas, Jehová y la Shequiná

La obra menciona (página 384) que el nombre que a veces se le da a Dios de Jehová surge de la unión de lo masculino y lo femenino: JEH, Dios, lo masculino, y HAVAH, la diosa femenina Eva.

Paris - LutetiaPara entender de donde surge la palabra Jehová debemos conocer el Tetragrámaton, el conjunto de silabas “YHWH” impronunciable, nombre de Dios en la Biblia ("Shem ha-Meforash"). La unión de este término con la palabra “Adonai” (Señor, en hebreo), uniendo vocales con consonantes hace surgir el término Jehová. El Tetragrámaton surge del no uso de vocales en el Antiguo Testamento hebreo: en el libro del Éxodo, Dios le dice a Moisés que es YHWH, palabra cuya estructura en realidad era “Yavé”: "yo soy el que soy” (Éxodo 3:14). El nombre Jehová se encuentra por primera vez en un manuscrito de la “ Pugio Fidei” de Martini (1278 d.C.) y en Galatino (1518).

El “Código” (página 384), señala que la “Shekinah” era la equivalente femenina de Dios, y la adoraban como una diosa, lo cual no es correcto. La “Shekinah” refiere a la presencia o manifestación de Dios morando entre los hombres, sea en el Tabernáculo (donde se encontraba el Arca con los Diez Mandamientos o entre el pueblo de Israel ( Exodo 25:8, 29:45-46; Números 5:3; Ezequiel 43:9, etc.).

La obra, también afirma que los antiguos judíos vivían rodeados de pueblos que veneraban diversas diosas y dioses, lo cual es correcto pero también se debe entender que el monoteísmo judío es el resultado de un extenso proceso que concluyó con la “victoria” de Yavé sobre todos los demás cultos y dioses.

Este es un breve listados de deidades y culto que rendían los antiguos israelitas: Anat o Anatot (Jeremías 11:21), Aserá (Jueces 6:25; 2 Reyes 17:16; 21:7; 23:6), Astarté o Astoret (1 Reyes 11:5; 2 Reyes 23:13; Ezequiel 8:14; Jeremías 44:15-19 y 7:18), Moloc (Jeremías 7:30-32; Ezequiel 20:25-26), Baal (2 Reyes 10:22; Oseas 2:16-17), Dagón (Jueces 16:23; 1 Samuel 5:1-31), culto a los antepasados, a los astros, etc.

El monoteísmo característico de la religión judía se puede visualizar a partir del reinado del rey Josías (de Judá) y su reforma religiosa (año 622 a.C.), enmarcada en el movimiento de "solo Yavé", con la cual, y teniendo como respaldo el Deuteronomio, "depura" el Templo, destruye la idolatría y la presencia de otros dioses en Israel (2 Reyes 23:3-27). No solo los otros dioses y cultos son destruidos sino también la diosa femenina, la Aserá, considerada como la “esposa” de Yavé (representada en el Templo de Jerusalén como un poste o un árbol sin ramas).

c. Los Griegos y las Olimpiadas

La obra señala que las Olimpiadas griegas son en honor a una diosa, esto no es así: son en honor al dios Zeus. Las competencias olímpicas comenzaron hace 2.800 años, en el año 776 a.C. Los que se acercaban a los Juegos de la antigua Olimpia debían llevar un animal, que se sacrificaba para honrar al dios Zeus. Los juegos se jugaban en antiguas ciudades como Corinto, Delfos o Argólida, donde se organizaban eventos atléticos en honor de los dioses, sin embargo, los más importantes eran los que se celebraban en honor del dios Zeus precisamente, en la ciudad de Olimpia, (distante 300 kilómetros de Atenas) cada cuatro años durante el verano.

Los juegos Olímpicos tomaron este nombre del hecho de que se jugaran en el Santuario de Olimpia, en el Peloponeso. Se sabe que los primeros juegos consistieron en una carrera de 185 o 190 metros ganada por Coroebo de Ëlide.

d. Constantino y el Concilio de Nicea

Palacio de los Papas de AvignonEl “código” establece que en el primer Concilio, el de Nicea, Constantino convirtió a Jesús en una Divinidad, lo cual es otro error. En este Concilio, año 325, promovido por el Emperador Constantino durante el pontificado de San Silvestre se trató el arrianismo y se definió la consubstancialidad del Verbo: el Verbo es verdadero Hijo de Dios, de la misma sustancia del Padre y por lo tanto verdadero Dios. En otras palabras, se consideraba a Jesús de Nazaret como una Divinidad, lo que se trató fue la naturaleza del vínculo entre él y Dios.

e. Textos Gnósticos, Nag Hammadi, Fuente Q, y Rollos del Mar Muerto

En la obra se dice que los textos de Nag Hammadi cuentan la historia del Grial, y que tanto estos textos como los Rollos del Mar Muerto (Qumran), son los primeros documentos del cristianismo. Se habla, por otra parte, de la fuente Q, señalando que se trata de un documento no manipulado que contiene información sobre el Grial y la descendencia de Jesús. Todos los enunciados anteriores son falsos.

Los Rollos del Mar Muerto fueron descubiertos en febrero de 1947 por pastores beduinos en recipientes al interior de diversas cuevas en Khirbet Qumrán. Los textos, datan del siglo III a.C. al siglo I d.C., habrían pertenecido al grupo judío conocido con el nombre de “esenio”. Este grupo buscaba alejarse del contacto con el mundo, vivían una vida humilde en vínculo con la naturaleza, se dedicaban al rezo y practicaban el bautismo (Juan el Bautista era uno de ellos). Los textos incluyen copias, algunas idénticas, de textos que pertenecen al Antiguo Testamento (como los rollos referidos a Isaías), pero también textos antes desconocidos: “Reglas de la Comunidad”, “Comentarios de Habacuq”, “Testamento de Leví”, etc. Debe remarcarse que los Rollos jamás mencionan a Jesús de Nazaret.

En diciembre del año 1945 se encontraron antiguos manuscritos enterrados junto al acantilado oriental del valle del Alto Nilo próximo al pueblo de Nag Hammadi. Los escritos, del siglo II y III d.C., comprendían evangelios no aceptados por la Iglesia como los de Tomás, Felipe y Valentín, María Magdalena, etc. Estos escritos, por tanto, no son los más antiguos del cristianismo: cualquiera de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento son previos a ellos (pertenecen todos al siglo I d.C.).

La coincidencia de muchos relatos de Mateo y Lucas llevó a pensar en la existencia de una fuente común, de la que no se tiene constancia escrita, se le ha designado con la letra Q, abreviatura de la palabra Quelle (fuente, en alemán). La fuente Q trata, pues, de una colección de dichos de Jesús (no aparecen datos biográficos). En esta fuente hay una clara ausencia de la teología paulina de la ascensión (la muerte de Jesús no es mencionada en absoluto). En ella no aparece información alguna sobre el grial.

f. Los Merovingios y Paris

Felipe IVEl “Código” señala que los merovingios son descendientes de María Magdalena y fundaron la ciudad de Paris hacia el siglo V d.C., lo cual es un grave error y confusión histórica.

Los Merovingios son una dinastía que reinó en la Galia (Francia) entre los siglos V y VIII d.C., su nombre surge de Meroveo su supuesto fundador. La historia de esta dinastía se inicia hacia el año 457 cuando aparece como parte del ejército romano luchando contra los visigodos en el Loira. Clodoveo, rey hacia el año 481, aseguró el futuro de la dinastía merovingia. Con él, la mayoría de la Galia quedo bajo el dominio de los francos (menos el reino burgundio, la Provenza y la Bretaña céltica).

Con respecto a París, sus primeros pobladores fueron una tribu celta que se asentó en el siglo III a.C. en las islas de la Cité y Saint-Louis: los parisii. Para la época del imperio romano, los parissi fueron derrotados, y la ciudad, que tenía como nombre Lutecia, comenzó a conocerse como la ciudad de los parisii, o sea, París. Con la llegada al trono del franco Clodoveo finaliza el período romano: este monarca convierte el país al cristianismo en el año 493. Para el año 508 establece París como su capital y el país adoptó el nombre de Francia.

Por tanto, para el momento en que los Merovingios aparecieron en escena, la ciudad de París contaba con unos 800 años de edad.

Olimpiadasg. Los Templarios, Clemente V y Felipe el Hermoso

El libro dice que el Papa Clemente V vivía en el Vaticano, ciertamente se trata de un error: este Papa residía en la ciudad de Avignon, Francia, vigilado por el rey Felipe IV. Clemente V (1305-1314), fue el primero de los Papas de Avignon, nació en Villandraut, Francia. Elegido el 14 de noviembre de 1305, falleció el 20 de abril de 1314. Se consagró en Lión, y fijó su residencia en Avignon.

La obra asegura que este mismo Papa batalló contra los templarios y quemó sus cenizas, tirándolas al Tíber, lo cual no es, tampoco, correcto.

El responsable de estas muertes fue Felipe IV, apodado el Hermoso. Este rey se enemistó con la Iglesia al querer imponerle impuestos. El Papa Bonifacio VIII lo enfrentó, afirmando la supremacía pontificia contra el poder de los reyes (bula “Unam Sanctam”). Felipe IV juzgó y encarceló al Papa, lo que le permitió elegir sus sucesores.

Se eligieron diversos papas franceses como Benedicto XI, año 1303, Clemente V, año 1305; de éste último logró la supresión de la Orden del Temple (Templarios) en el año 1307. Tres de estos templarios fueron llevados a la hoguera en la llamada isla de los judíos acusados de Herejía.

Aciertos del “Código” y Conclusión

Papa Clemente VQuizás uno de los mayores aciertos de la obra es reivindicar, a través de la figura de María Magdalena, lo sagrado femenino, de gran presencia entre los pueblos mediterráneos. El “Código” trabaja el tema de la Diosa Madre, de la fertilidad, de la vida que está en la raíz de nuestra cultura Occidental.

Uno de los temas que pone sobre el tapete el “Código” tiene que ver con la posibilidad de descendencia de Jesús de Nazret. Algunas organizaciones religiosas señalan que lo anterior sería imposible, que Jesús era soltero como lo eran Jeremías, Elías, Juan el Bautista, o el grupo de los esenios del Mar Muerto.

No obstante lo anterior no es correcto: si Jesús era un Rabbi, un Maestro conocedor de las leyes, existe una enorme probabilidad de que estuviera casado y tuviera hijos.

Jesús de Nazaret, al inicio de su Ministerio, pasa una temporada con Juan el Bautista quien es un esenio; el grupo de Juan buscaba el distanciamiento de lo mundano y de la gente.

Pero la predicación y el Ministerio de Jesús toman prontamente características que le son propias que lo distancian de Juan: Jesús busca incluir a los pecadores y caídos dentro de su accionar y su predica (Lucas 5:31, 5:32).

Jesús busca a la gente y convive con ella:

Lucas 7:33 Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene. 7:34 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino...”

De hecho, alejándose de la predica de Juan, Jesús permite a las mujeres que ha curado acompañarle en su Ministerio, lo cual será recompensado con una profunda adoración por parte de éstas (Lucas 8:1-3).

Por tanto, no resulta algo desacertado pensar que Jesús hubiera podido tener descendencia y, evidentemente, la candidata más cercana para ser la progenitora de sus hijos sería María Magdalena, quien de hecho lo acompañó a lo largo de su Ministerio, de su Pasión y crucifixión, siendo ella una de los primeros testigos del sepulcro vacío que contenía los restos mortales de Jesús ( Juan 19:25); finalmente, fue una de las primeras personas que lo ve después de su resurrección (Marcos 16:9; Juan 20:18).

Aunque resulte atractiva la teoría, debe resaltarse que no existe una constancia precisa de lo anterior y que todo cae dentro de la categoría de lo hipotético y de la “historia-ficción”.

Bibliografía

Aguirre, R.; "Ensayo sobre los orígenes del cristianismo"; EVD, Estella; 2001.

Ben Sasson; "Historia del Pueblo Judío"; Alianza Editorial; Madrid; 1988.

Biblia Latinoamericana; Texto traducido del hebreo y del griego; Editorial Verbo Divino; 1995.

Biblia, Versión de Casiodoro de Reina (1569): Revisada por Cipriano de Valera (1602), Otras Revisaciones: 1862, 1909 Y 1960

Brill, Leiden; "Studying the Historical Jesus"; Chilton, B. Evans editores; 1994.

Brosa, Pedro; "Creencias y Ritos del Misterio Cristiano"; Herder; Barcelona; 2000.

Brown, Dan; “El Código Da Vinci”; Umbriel; 2003.

Culdart, Francine; "El Nacimiento del Cristianismo y el Gnosticismo"; Akal; Madrid; 1996.

De Santos Otero, Aurelio; “Los Evangelios Apócrifos”; Biblioteca de Autores Cristianos ( BAC); 1996.

Feuillet Robert; “Introducción a la Biblia”; Barcelona 1965;

Geza, Vermes; "Jesús, el Judío"; Ed. Muchnik; Barcelona; 1977.

González Blanco, Edmundo; “Evangelios Apócrifos”; Hyspamérica Ediciones; Argentina; 1985.

Guardini, Romano; "Esencia del Cristianismo"; Ed. Guadarrama ; Madrid; 1959.

Käsemann, E.; "El problema del Jesús Histórico"; Sígueme; Salamanca; 1978.

Klein, Fernando; “De Jesús a Cristo. El Hombre que fue Convertido en Dios”; Ediciones de la Plaza, Montevideo, 2005.

Klein, Fernando; “La Biblia Desnuda”; Editorial Arcopress; Barcelona; 2006.

Malina, B. J.; “El mundo del Nuevo Testamento. Perspectivas desde la antropología cultural”; Estella; 1995.

Meier, J. P.; "Jesús, un Judío Marginal"; EVD; Estella; 1999.

Robinson; "The Secrets of Judas: The Story of the Misunderstood Disciple and his Lost Gospel"; Harper San Francisco; 2006.

Salin, E.; “La civilisation mérovingienne, d'aprés les sépultures, les textes et le laboratoire”; París; 1950-59.

Schlosser, J.; “El Dios de Jesús”; Sígueme; Salamanca; 1995.

Simon, Marcel; "Las Sectas Judías en el Tiempo de Jesús"; Eudeba; Buenos Aires; 1962.

Smith, M; "Jesús, el Mago"; Ed. Martínez Roca, Barcelona; 1988.

Theissen, G. - Merz, A.; "El Jesús histórico"; Sígueme, Salamanca; 1999.

Thierry, A.; “Récits des temps mérovingiens”; París; 1967.

Páginas Web Consultadas

ENCICLOPEDIA ENCARTA http://es.encarta.msn.com

ENCICLOPEDIA BRITANICA http://www.britannica.com/

ENCICLOPEDIA CATOLICA http://www.enciclopediacatolica.com/

HISTORIA DE LA IGLESIA,

http://www.fatheralexander.org/booklets/spanish/historia_iglesia.htm

THE JEWISH ENCICLOPAEDIA www.jewishenciclopaedia.com

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA http://www.rae.es/


El Licenciado Fernando Klein es autor de la obra “De Jesús a Cristo. El Hombre que fue convertido en Dios” (Ediciones de la Plaza, Montevideo, 2005), “Los Libros Apócrifos”, “Jesús Apócrifo”, “La Biblia Desnuda” y otras obras. Es docente en el Politécnico del Uruguay (Universidad del Trabajo), encargado de la cátedra de Antropología Social y Cultural.


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online