- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

 


 

  Guías culturales

RELATOS

Por Foly Galán
foly1965@yahoo.es
 
BARRANCOS EN LAS NUBES

... Y para "mi amorcito", casi platónico e involuntariamente fugaz,
cuya dulce estela de pasión aún me deslumbra,
y a quien mantendré en el anonimato, con la esperanza
de que cuando lea esto deduzca inmediatamente que me refiero a ella...

Capitulo 1º

EL VALS DEL ESCOBILLÓN

... Rosario, cumplirá a finales de éste mes los cincuenta y ocho años; en este momento, está realizando sus rutinarias labores domesticas. El viejo reloj de pared que heredó de su abuelo, y que actualmente preside el salón de su casa desde encima de la chimenea, acaba de dar las doce campanadas del medio día. Un pequeño transistor, desde un estante de la cocina, sintonizado en la frecuencia de una emisora local, emite diariamente una nostálgica selección de clásicos temas de Rock & Roll de los años cincuenta; el sonido se expande, y dichas viejas canciones, pasean libremente su melodía por toda la vivienda de Rosario, la cual, repentinamente, ha sentido la irresistible tentación de bailar mientras estaba barriendo el pasillo, y se ha dejado llevar, acabando por ejecutar un improvisado y espontáneo vals con el delgado e indiferente palo del escobillón.

... La distorsionada música emitida por el precario y anticuado transistor de Rosario, se va diluyendo y filtrando entre las paredes de su vivienda, hasta finalmente desaparecer por completo al llegar a la calle, donde es totalmente ahogada por el ruido de los motores y las bocinas de los coches, ó el taladrar del martillo neumático que perfora la calzada desde hace una semana, debido a las recientes obras realizadas como consecuencia de algún supuesto problema en el alcantarillado.

... Rosario, ahora esta frente a su transistor, preparándose el almuerzo. Después de comer allí mismo, en la pequeña mesa de la cocina, lenta y pensativamente, recogerá los platos, limpiará la losa, y le pondrá algo de comida y agua limpia a su gato; al cual, como de costumbre, llamará por su nombre varias veces sin éxito alguno, ya que el animal, generalmente, pasa la mayor parte del día durmiendo en los más recónditos escondites, recuperándose de sus arriesgadas e interminables correrías nocturnas por el barrio. Ella lo encontró hace ya casi siete años, siendo tan solo una cría indefensa, abandonado dentro de un saco amarrado, que algún cruel desaprensivo arrojó al barranco, donde la mujer, afortunadamente, lo escuchó maullar desesperadamente y lo pudo rescatar, antes de que fuera arrastrado por las torrenciales aguas de aquel lluvioso invierno. Por ese motivo, bautizó al animal con dicho significativo nombre: "Barrancos".

... Barrancos, es un simpático y rollizo gato negro, con los ojos grandes y un poco bizcos. Tiene el pecho y la barriguilla de color blanco, aunque generalmente, nadie lo diría, por la suciedad que se le adhiere constantemente a su pelaje en sus secretas e incontables expediciones nocturnas por las calles, los tejados, y los solares de las inmediaciones: las cuales, también le han marcado de cicatrices su oronda anatomía felina. Sé suele decir que los gatos tienen siete vidas, pero en su caso, se podrían multiplicar a su vez por siete más, puesto que el pobre Barrancos, parece un imán para las desgracias, aunque aún así, escapa milagrosamente con vida de todas ellas: ataques de perros grandes, atropellos por coches, motos y camiones, caídas desde las azoteas, envenenamientos, y todo tipo de insólitos accidentes domésticos, a los que, sorprendentemente, ha sobrevivido hasta el momento.

... Rosario enviudó hará unos quince años aproximadamente, desde entonces ha vivido completamente sola, hasta que encontró al simpático gato, el cual, realmente, más que hacerle compañía, la ha mantenido entretenida, llenando su existencia de constantes preocupaciones e imprevistos y disgustos, a los que, inevitablemente, ella ha llegado por fuerza ha acostumbrarse. Barrancos, nunca ha llegado a cazar ni a un solo ratón, pero, habitualmente, es presa de los más insospechados accidentes. Cada semana que pasa, se convierte en una nueva e intrigante posible incógnita: ¿en que líos se meterá Barrancos ésta vez?

Capitulo 2º

RETORNO A LA DESIDIA

 ... Lo que Rosario desconoce, es que su gato lleva una doble vida; bueno, más exactamente, podríamos hasta decir que es un animal con personalidad múltiple, ya que hay al menos otros dos hogares más, en los que para sus moradores, Barrancos, es considerado casi como uno más de la familia, aunque, por supuesto, lo hayan bautizado con nombres diferentes.

... Martín, es un albañil jubilado de setenta y cinco años, que también tristemente ha enviudado recientemente. Él, llama al gato: "Petróleo"; ya que el día en que se lo encontró deambulando y tambaleándose por las calles, hace ya unos cinco años, él animal estaba íntegramente manchado de grasa y apestando a gasolina; y al verlo aparentemente aturdido y desorientado, creyéndolo abandonado, lo llevó a su casa, donde, esporádicamente, suele pasar alguna noche durmiendo a los pies de la cama de Martín, ó se presenta ocasionalmente de improviso para alimentarse, ya qué, ese día, el menú que le ha servido Rosario no es de su agrado.

... Aquel día en que Martín conoció al animal, Barrancos, estaba algo drogado por los gases de los productos químicos que había estado olfateando: había pasado las últimas horas restregándose por todos los rincones del taller de mecánica del barrio, donde Javier, él propietario, también lo conoce desde hace unos seis años y desde un principio lo apodó: "Negrito". Allí, él gato nunca va a dormir, ni lo invitan jamás a comer, pero disfruta tremendamente investigando; trepando por todas las cajas de repuestos, sobre trastos viejos y polvorientos, ó entre los destartalados y grasientos coches apilados que Javier almacena en su recinto con el fin de usar sus piezas posteriormente para recambios.

... En la casa de la familia Hernández, Barrancos, también hace lo mismo que en la casa de Martín, ó que en la de Rosario, pero allí, sé le conoce por el nombre de: "Bartoloméo". Fue Martita, la hija única de catorce años del matrimonio, la que lo bautizó así hace cuatro años, cuando lo escuchó maullar dentro de un contenedor de basura, donde el gato se había introducido posiblemente para investigar, y alguien, seguramente sin darse cuenta de que él estaba allí dentro, tras arrojar alguna bolsa de basura, cerró la tapa del recipiente dejándolo atrapado. Una hora después de ser rescatado por los padres de Martita, pasaría el camión de recogida de basura, en el que, sí no es por la niña, Barrancos, muy posiblemente, habría perdido irremediablemente la vida, siendo triturado por la potente compactadora del vehículo.

... Ésta noche, durante un descuido de Rosario, mientras ella recogía la cocina después de cenar, Barrancos se ha colado dentro del refrigerador y, por tercera ó cuarta vez ya, a vuelto a quedarse atrapado dentro. Ella, está a punto de irse a dormir y puede que hasta mañana por la mañana, al ir a prepararse el desayuno, no descubra que el inconsciente de su gato se ha quedado atrapado dentro de la nevera, y puede que para entonces ya sea demasiado tarde...

... Pero, una vez más, Barrancos, se ha librado otra vez de congelarse y convertirse en un "polo de gato". Afortunadamente, a media noche, Rosario se despertó por culpa de una angustiosa pesadilla, y se levantó de la cama para ir a la cocina y prepararse un vaso de leche caliente. Al abrir la puerta del refrigerador, se lo encontró tumbado sobre la bandeja de las verduras, mirándola con sus enormes ojos bizcos, como sí tal cosa, como sí no pasara nada... ¡Ay, Barrancos, estás en las nubes!


DOS HISTORIAS APARENTEMENTE DESCABELLADAS

... Para mi querido tío abuelo Beremundo y para sus adorables hijas Amparito y Ana María...
... Y también, para una encantadora mujercita llamada Samara
, a la que conocí el primer sábado de carnaval
y en la que no dejo de pensar desde entonces...
¡gracias preciosa, por dejarme sentar contigo en tu sillita!

1ª Historia

EL TESORO DEL PIRATA ARREPENTIDO

... Ángel, fue un temido pirata de nuestra historia pasada, nacido en las Islas Canarias; al que popularmente apodaron con el nombre de "Cabeza de Perro", y que finalmente acabó siendo ejecutado por sus despiadados crímenes e innumerables saqueos indiscriminados a incontables embarcaciones. Existe la leyenda de que al morir se llevó con él su más preciado secreto: la ubicación de un supuesto tesoro incalculable; el fruto de sus años de pillaje, él cual ha sido buscado desde entonces sin éxito por multitud de personas; supuestamente, dicen que aún se encuentra todavía oculto, en alguna gruta de un acantilado en algún lugar de la costa de la Isla de Tenerife.

... Según atestiguan los estudios realizados sobre su controvertida vida, fue el arrepentimiento por haber dejado abandonada ahogándose en alta mar a una niña pequeña, lo que lo llevó a retirarse anticipadamente de sus actividades ilícitas, y optar por volver a su isla natal de Tenerife, e irónicamente a su regreso, fue precisamente un grupo de niños, nada más desembarcar de incógnito en el puerto de Santa Cruz, quienes comenzaron a burlarse de él y, tras agredirlo tirándole piedras, lograron que se delatara ante las autoridades que se aproximaban en ese momento para socorrerlo, quienes lo vieron sacar, con la intención de defenderse de los críos, su famoso cuchillo cuya empuñadura llevaba tallada una cabeza que hacía honor a su apodo.

... La Isla de Tenerife, está subterráneamente plagada de incontables e inaccesibles tubos volcánicos, que recorren prácticamente toda su orografía y que, muy posiblemente, jamás podrán llegar a ser explorados en profundidad, puesto que están expuestos a constantes y cíclicos movimientos sísmicos que los alteran paulatina y caprichosamente. Dicha actividad interna del subsuelo, a comunicado uno de esos kilométricos tubos volcánicos con la gruta secreta en donde el malogrado pirata ocultara a lo largo de muchos años sus preciados botines, fruto de sus innumerables abordajes y saqueos, y cuya única entrada hasta ese momento había sido bloqueada por varios desprendimientos, favorecidos por la inevitable erosión provocada por la bravura de las olas rompiendo contra el acantilado a lo largo del paso de las décadas.

... Juanito, contaba con tan solo doce años, cuando explorando con su adorado perro una cueva cercana a su domicilio, fue victima de un hundimiento de tierras y desapareció tragado por las entrañas del suelo, junto con el animal que siempre lo acompañaba inseparablemente desde que era tan solo un cachorro, para no aparecer ya jamás ninguno de los dos. Lo que sus atormentados y desesperanzados familiares desconocen, es que él ya no tan niño Juanito, ha sobrevivido durante los últimos siete años prácticamente en la más absoluta oscuridad subterránea, valiéndose en principio de su perro como lazarillo, y gracias al leve cauce de agua potable que se filtra intermitentemente de las rocas; alimentándose de pequeños peces y moluscos que captura habitualmente en un pequeño lago subterráneo creado por el mar que se cuela por pequeñas grietas y estrechos conductos; él cual, casualmente, descubrió junto al tesoro del pirata arrepentido y donde, al bajar la marea, su sustento alimenticio queda atrapado diariamente.

... Entre las pertenencias de Ángel, el muchacho encontró también algunos utensilios que le han facilitado la vida, tales como: petróleo, aceite, candiles, barricas de autentico ron añejo, pieles, ropas de abrigo y algunas herramientas; las cuales en su situación, le han alegrado y favorecido más la existencia que el resto de los objetos de oro y piedras preciosas que le rodean, por los que el pirata asesinaba en el pasado y por los que, aún hoy en día en la superficie, la gente se pelearía hasta la muerte...

2ª Historia

EL INSEMINADOR COMPULSIVO

... José Ramón, es un prestigioso y eminente científico, pero con una pasada y oculta debilidad por la consumición y el abuso de los alcaloides; sospechosa y recientemente, se ha obsesionado simultáneamente por la botánica y por la controvertida ingeniería genética. Sus más recientes experimentos conocidos, lo han llevado a enemistarse progresivamente con todos sus actuales compañeros del laboratorio, en el que trabaja para una multinacional y multimillonaria empresa farmacéutica, lo que además está haciendo peligrar considerablemente la estabilidad de su puesto de empleo.

... El motivo por el cual ha logrado escandalizar a sus más allegados, que ya comienzan a tacharle a sus espaldas como de auténtico desequilibrado, es su descabellada teoría sobre la posibilidad de fusionar los genes humanos con los vegetales, con el aberrante fin de inseminar e incubar en cualquier parcela de tierra, por supuesto previamente depurada y adecuadamente tratada, al igual qué sí de un útero femenino se tratara, para dar vida a una nueva raza de seres partiendo de embriones premeditada y genéticamente alterados.

... Es un proyecto que él mismo a bautizado con un nombre muy significativo: "Neo-Mandrágora"; en honor al mítico tubérculo con propiedades barbitúricas, al que en el pasado se le atribuían poderes ocultos, y del cual se decía que crecía bajo los árboles ó los patíbulos del los ahorcados, pues estos supuestamente, al morir por asfixia, padecían una repentina erección, seguida de una eyaculación involuntaria, cuyo semen, al entrar en contacto con la tierra húmeda y la sangre de las víctimas de las ejecuciones, favorecía misteriosamente el nacimiento y crecimiento de dicho fruto mágico con apariencia de feto humano, que al parecer única y exclusivamente podía hallarse en aquellos malolientes y macabros rincones.

... Lógicamente, como era de esperar, José Ramón no ha tardado demasiado en ser despedido, pero por supuesto, antes de abandonar las instalaciones donde prácticamente ha pasado encerrado la casi totalidad de los últimos siete años de su vida, ha empacado minuciosamente y evacuado discretamente un sinfín de documentación y de recipientes precintados, entre ellos varias docenas de probetas y tubos de ensayo, en los que presuntamente se hallan recogidos sus recientes descubrimientos, con sus inauditos e inquietantes avances, estremecedoramente preocupantes.

... Nada más salir del recinto, robó de los jardines colindantes un cactus de la especie comúnmente conocida como "San Pedro", y ahora mismo está cerca de la costa, con una pequeña cocinilla de camping, preparándose una infusión bien concentrada que lo mantendrá apasionadamente entregado a su ostentoso y públicamente infravalorado proyecto científico durante las próximas veinticuatro horas; paseando por la naturaleza, excavando huecos, e implantando en la tierra sus dudosos embriones inseminados por el mismo.

... Al amanecer del día siguiente, José Ramón, dudará por unos segundos de sí aún está alucinando por los efectos del cactus, al observar boquiabierto y paralizado, que en uno de los últimos "úteros terrestres" escarbados por él durante la noche, la tierra comienza a tragarse, misteriosa y desesperadamente, el tubérculo abstracto que él había plantado, y en su lugar, está asomando el cuerpo semidesnudo de un joven de unos diecinueve años, que consigue salir arrastrándose apresurada y angustiosamente, sujetando en sus brazos a un perro viejo, con el que luego se alejará sinuosamente, para desaparecer entre los secos matorrales; dando la espalda al exhorto único testigo del insólito hecho, que permanece mudo, y al cual él joven ni siquiera llegará a ver por causa de su ceguera temporal, ocasionada por el radiante sol.

... José Ramón, llevado por la curiosidad, ingenuamente se asomará al agujero, con el fin de comprobar si todavía queda alguien ó algo más por salir de la tierra, con tan mala suerte, que resbalará cayendo dentro y ocasionando tras él un desprendimiento que volverá a sellar el hueco. Mientras tanto, Juanito, desorientado y aturdido aún por la luz solar, regresará torpe y lentamente a su casa, para en breve acabar reuniéndose con sus conmovidos y desconcertados padres, que ya hacía varios años que lo daban por muerto... ¿te lo puedes creer?... 


EL OJO ELECTRÓNICO

... "A mi hijo Alejo, por haber logrado hacer de mí un buen padre"… 

Capitulo 1º

EL NUEVO INQUILINO

... Por aquel entonces, vivía con mis padres en una preciosa casa estilo colonial de dos plantas y con una buhardilla considerablemente amplia y luminosa, en la que guardaba todos mis juguetes, y en la que disfrutaba tremendamente jugando todos los días al salir del colegio, tras acabar con mis deberes impuestos; sobre todo los fines de semana, los cuales pasaba allí prácticamente desde que me despertaba hasta que me obligaban a irme a la cama.

... Papá era empresario y afortunadamente su negocio marchaba viento en popa, por lo que nuestra economía nos permitía darnos bastantes caprichos. Recuerdo que algunos de mis compañeros de la escuela reconocían abiertamente envidiarme por ello. Pero cuando mi padre falleció inesperadamente al sufrir un infarto fulminante, irremediablemente, nuestra situación económica se tornó en preocupante. Fue cuando yo tenía tan solo nueve años, aunque en aquella época presumía de que ya eran casi diez, puesto que únicamente me faltaban exactamente dos meses para celebrar mi cumpleaños.

... Repentinamente, mi madre y yo nos hallamos solos en aquella casa enorme, y a pesar de la pensión por viudedad que percibía, y de los trabajos de costura que ella realizaba, a penas nos alcanzaba para mantenernos, así que mamá decidió anunciar en varios establecimientos de nuestra localidad, que alquilaba la espaciosa buhardilla, ofreciendo también al posible inquilino, la opción de beneficiarse además de pensión completa, con desayunos, almuerzos y cenas, a cambio de un justo suplemento adicional en el precio del arrendamiento.

... Después de rogar y suplicar inútilmente durante casi dos días, finalmente, apenado, tuve que deshacerme inevitablemente de gran parte de mis juguetes, para desalojar mi rincón preferido de la casa y dejarlo totalmente vacío para nuestro futuro huésped. A los pocos días, comenzaron ya a presentarse por nuestro domicilio algunos curiosos, pretendiendo ver la habitación y socavando información sobre el precio y las condiciones del arrendamiento. La mayoría de los que pude conocer por coincidir con las horas ó los días en que me encontraba fuera del colegio, aparentaban estar disconformes ó se comprometían a ponerse en contacto con nosotros días más tarde, pero luego nunca lo hacían. Y mi madre por su parte, condicionada por nuestros apuros económicos, supongo que se mostraba tan dispuesta a dar facilidades que lograba fomentar la desconfianza de los candidatos.

... Aquel incómodo y angustioso peregrinar de visitantes se prolongó durante algo más de un mes, hasta que un viernes, al regresar de la escuela, mamá me presentó a Vladimir: era un hombre alto y robusto, de unos sesenta años aproximadamente, con acento extranjero, educado y con expresión seria y distraída. En principio me aterró la idea de que aquel desconocido viviera en nuestra casa; hasta le reprochaba en silencio al recién llegado, injusta e infantilmente, que se hubiera apropiado de mi adorada buhardilla, e instalado allí sus misteriosas pertenencias; las cuales en su mayoría mantuvo guardadas en los dos enormes baúles que había traído consigo, y que permanecieron arrinconados durante todo el largo periodo de tiempo que lo tuvimos de inquilino.

... No tardaríamos demasiado en acabar tomándole un considerable afecto y simpatía, por la constante cordialidad de su trato: siempre cariñoso, ameno y cortés, colaborando habitualmente con mi madre en las labores domésticas, más incluso, de lo que yo recordaba haber visto hacer jamás a mi difunto padre. Convirtiéndose lógicamente, muy pronto, en un indiscutible miembro más de nuestra modesta familia. Aunque en mi caso, para ser totalmente honesto, más bien compró en cierta forma dicho aprecio, puesto que él me pagaba generosamente por todos los insectos que yo capturaba y le llevaba para sus presuntos y misteriosos experimentos secretos; principalmente con las moscas, por las cuales él me desembolsaba algunos céntimos de más, dando siempre muestras de evidente satisfacción esbozando una gran sonrisa.

... Con el tiempo, mi madre fue logrando sonsacarle discretamente a Vladimir, que resultó ser un eminente científico jubilado, exiliado recientemente de la Unión Soviética, donde había pasado casi toda su vida encerrado en laboratorios inimaginables, dotados de avanzadísima tecnología, en los que se sentía obligadamente sujeto a extremadas normas de seguridad, por estar dedicado a la investigación de nuevas armas ambiciosamente futuristas para el ejército, ó trabajando para el gobierno en escalofriantes experimentos de alto secreto; nos contó que hasta había colaborado activamente en multitud de exitosos proyectos aeroespaciales.

... En ocasiones, aquel hombre nos desconcertaba tanto a mi madre como a mi, ya que sospechosamente, demostraba conocer algunos pequeños detalles de nuestras cotidianas actividades hogareñas, pero sin haberlas presenciado; simples insignificancias, pero que no dejaban de ser inquietantes. Tales como, saber el paradero de algún objeto que mamá no recordaba donde había dejado, ó mi escondite secreto para el dinero que él me abonaba por los insectos, a pesar, de que yo siempre me aseguraba perfectamente de que nadie me viera, cuando introducía debajo de una tabla suelta del suelo, detrás del mueble aparador del comedor, la cajita metálica que por entonces usaba como cofre para guardar mis mágicos tesoros y recuerdos personales; como mi fotografía familiar favorita, en la que papá felizmente me sostenía en brazos, mientras besaba a mamá con manifiesta dulzura.

... Progresivamente, mi curiosidad con respecto a sus experimentos con las moscas, fue eclipsando mi inicial interés meramente comercial, hasta el punto de llegar a interrogarlo finalmente un sábado por la tarde, aprovechando que mamá había salido para realizar algunas compras, y haciendo uso de la afianzada complicidad que nuestra relación había generado gradualmente a lo largo de las semanas, que iban pasando rápidamente desde su llegada a nuestra casa; con su entrañable y remarcado acento soviético, me dijo:

-¡Mi querido y joven amigo, como dicen ustedes, más vale una imagen que mil palabras!-Luego me pidió que le acompañara hasta mi antiguo cuarto de los juguetes, y una vez allí, esbozando una espontánea y pícara sonrisa de satisfacción, evidentemente orgulloso de sus sorprendentes logros, me mostró la inconmensurable labor que realizaban para él, y por supuesto para la ciencia, todas aquellas moscas que yo hábilmente atrapaba a diario, y que posteriormente le vendía provechosamente, recuperando con ello el estatus que había perdido después de la muerte de mi padre, entre mis demostradamente interesados amigos del colegio, que ahora volvían a desear estar conmigo para que compartiera con ellos las deliciosas golosinas que compraba durante los recreos en el pequeño bar de la escuela.

Capitulo 2º

VENTAJAS E INCONVENIENTES

... Vladimir me hablaba emocionado, apasionadamente descontrolado, intentando explicarme de la mejor manera que le era posible sus increíbles descubrimientos y monumentales avances, pero lo hacía tan velozmente, y usaba tanta terminología científica ó técnica, que por más que yo me esforzara, no lograba entender casi nada de lo que él me decía; en más de una ocasión, se dejaba llevar tanto por el entusiasmo que llegaba inconscientemente a finalizar las frases usando su lengua natal, alejándose así con ello, más aún, de su verdadero objetivo, hasta que afortunadamente me hizo una breve demostración práctica, con la cual, sobró inmediatamente para mí su incomprensible palabrería.

... Entre lo poco que alcancé a entender del atropellado monólogo de Vladimir, le escuché comentar con nostalgia el por qué de la precipitada huida de su amada nación: sus experimentos orientados en pro de la ciencia médica, con el fin de devolverle la visión a los invidentes, una vez más, igual que con sus anteriores proyectos, estaban siendo pretendidamente encaminados en contra de su voluntad hacia fines pura y exclusivamente bélicos. Por ello, decidió abandonar su nación, su adorado trabajo y a sus familiares e inseparables compañeros del laboratorio, para continuar con sus investigaciones en solitario, libre de toda coacción ó amenaza.

... Nuestro huésped, había desarrollado un microscópico emisor, el cual acoplaba minuciosamente en las cabezas de los insectos que yo previamente cazaba para él, auto-alimentándose de la energía que desprendían sus ingenuos portadores de alguna forma que supuestamente Vladimir me explicó aunque yo no lograra entender, transmitiendo autónomamente una especie de onda codificada, ó algo similar, que simultáneamente, él podía trasladar a la pantalla de un monitor, y gracias a un decodificador también de su invención, milagrosamente podía observar nítidamente todo lo que miraba el insecto en tiempo real.

... En cualquier momento del día, nuestro insólito inquilino, podía observar las mismas escenas hogareñas que sobrevolaban las moscas que premeditadamente soltaba dentro de nuestra casa, después de implantarles aquel magnifico micro-transmisor, gracias al cual, desde su ordenador portátil ó a través de la pantalla de su fantástico reloj de pulsera, podía vernos fácilmente a mi madre ó a mí en nuestro desenvolver cotidiano; por eso conocía mi escondite secreto del comedor, del cual me olvidé por completo, al tener emociones considerablemente superiores que eclipsaban totalmente el placer que antes sentía al recrearme durante horas observando mis ahora ridículos e insípidos tesoros infantiles.

... Previamente a su evasión de la Unión Soviética, eliminó intencionadamente la totalidad de la información sobre sus descubrimientos: tanto los planos, esquemas y anotaciones, como todas las variantes anteriores de los prototipos experimentales del supuesto emisor, quedándose tan solo con la nueva versión actualizada del mismo, la cual, al ser considerablemente mucho más reducida en cuanto a su tamaño, pudo ocultar perfectamente para traspasar las fronteras necesarias y conseguir llegar a nuestro país.

... Su apasionada confesión, afianzó más sólidamente nuestra cómplice amistad, aunque dañó consecuentemente a mi floreciente economía, ya que dejé de ser un simple suministrador de aderezo en su laboratorio, para consolidarme en copartícipe y autentico socio científicamente activo e incondicional en sus investigaciones. Ahora, mi adorada buhardilla, volvía a proclamarse como el rincón de la casa más adictivo para mí, del que apenas salía, como antes de habérselo alquilado a nuestro inaudito huésped soviético. Hasta que el destino, nuevamente, volvió a desviar el rumbo de los acontecimientos.

... Un lunes, al regresar de la escuela, subí corriendo las escaleras para reunirme con Vladimir, pero ya no estaban allí, ni él, ni sus dos gigantescos baúles. Mamá, entonces se acercó a mi, e intentando ocultar su tristeza sin éxito alguno, me informó de lo sucedido: cuatro individuos con acento ruso, habían aparecido por casa preguntando por nuestro inquilino, poco después de que yo me encaminara al colegio, y a través de la ventana de la cocina, ella pudo ver impotente como prácticamente lo arrastraban hasta el coche en el que habían llegado, y en el que Vladimir subió a regañadientes. Jamás volvimos a verlo, ni a saber nada más sobre él.

... Y pasaron los años, hasta que un día, poco después de fallecer mamá y decidirme por vender la casa, al ver a dos de los operarios de la empresa de mudanzas que había contratado, transportando el pesado aparador del comedor, recordé instantáneamente mi antiguo escondite secreto bajo el carcomido suelo de madera, el cual había llegado a olvidar por completo. Dentro de la oxidada cajita metálica que usaba de niño como cofre del tesoro, hallé, además de mis consabidas pertenencias, el reloj de pulsera decodificador de Vladimir, junto a un sobre cerrado, en el que me había dejado dos de sus microscópicos transmisores. Y de pronto, súbitamente, me percaté de por qué aquel sinvergüenza de Vladimir, me enviaba habitualmente a soltar premeditadamente tantas de sus "mosquitas espías" en los cuartos de baño de nuestra casa, y sobre todo, en el dormitorio de mi madre... ¡Maldito viejo verde comunista!... 


EL SUEÑO DE LA PEQUÑA SOFÍ

... Para todos los que compartimos el mismo sueño... 

Capitulo 1º

LA PESADILLA FAMILIAR

... Sofí es una niña bastante tranquila, sociable, obediente y muy cariñosa. Acaba de cumplir los siete añitos. Vive con sus padres en un pequeño pueblo, que en el pasado fue una comunidad agrícola, pero ha sido invadido paulatinamente por chales adosados, que lamentablemente, suelen ser habitados por enemigos del campo. Es hija única, fruto de un matrimonio de mediana edad, de clase sólidamente acomodada, políticamente conservadores y católicamente practicantes. Curiosamente, desde el mismo día de su bautismo, a Sofí le han dado muchísimo miedo las iglesias. Pero en realidad, lo que la niña siente interiormente, es una tristeza insoportablemente inconsolable, cada vez que observa las expresiones de amargura y dolor, que reflejan todas esas imágenes, expuestas en los pedestales y en los altares de los templos, que representan a los Santos ó a la Virgen. Y sobre todo, las heridas despiadadamente sádicas, aún sangrantes, de Jesucristo en la cruz. Ella no lo entiende: No le parece justo que los tengan así, castigados por haber sido buenos.

... Desde hace unos dos años aproximadamente, tras la muerte de su abuela materna, con la que Sofí rezaba diariamente el rosario, la niña tiene cada vez más preocupados a sus padres, que se están replanteando seriamente, aconsejados recientemente por la profesora del colegio, el ponerla en tratamiento psicológico: Ya que su aparente fobia hacia los templos, se a transformado progresivamente, en una insólita adoración obsesiva hacia los edificios sagrados, degenerando de forma preocupante en el presente: Ya que ahora, hasta intenta escaparse regularmente de casa para ir a la iglesia y lo más inquietante, es que últimamente lo hace a hurtadillas y hasta por las noches. Y siempre, portando a la espalda, su pequeña mochila del colegio, en la que en lugar de los cuadernos, sus lápices ó libros, hay unos alicates, que previamente ha sustraído de la caja de herramientas que su padre esconde en el trastero y junto a los alicates, lleva el pequeño botiquín que su madre suele guardar en uno de los armarios del cuarto de baño.

... Aparentemente, la causa originalmente responsable del actual comportamiento de la pequeña Sofí, es un mismo sueño que se le repite casi todas las noches desde el fallecimiento de su abuela: A la que los demás, ella siempre escuchó como catalogaban de Santa. Pero Sofí, prefiere recordar a su abuelita felizmente sentada en la mecedora, con su gato durmiendo sobre ella, descansando sonriente, rodeada de sus familiares e innumerables amistades. En lugar, de verla condenada a estar solita y triste, eternamente cabizbaja y de pie, en el frío pedestal de algún altar desconocido.

Capitulo 2º

EL SUEÑO DE SOFÍ

... Esta noche, mientras sus padres discuten desconsideradamente en el salón, por qué no logran entender lo que le ocurre a su hija Sofí, ella, está completamente sola en su dormitorio, arrodillada a los pies de su cama, rezando las oraciones que le enseñó su difunta abuela, como hace siempre antes de acostarse. Pronto, se acurrucará junto a su peluche favorito y después de un rato, en el que estará intentando no pensar, se quedará dormida. Hasta mañana no lo sabremos, pero muy posiblemente esta noche, la pequeña Sofí, también volverá a soñar lo mismo...

... En su sueño reiterado, Sofí consigue salir de su casa durante la noche, cargando con su mochilita a la espalda. Andando, apresuradamente, recorre varias calles oscuras e interminables, hasta que finalmente, logra llegar a la grandiosa iglesia. Afortunadamente, encuentra una pequeña puerta entreabierta por la que colarse dentro sin dificultad. En la penumbra, con la ayuda de los alicates, que había sacado de la caja de herramientas de su padre, la niña logra quitar, uno a uno y con gran esfuerzo, los sólidos clavos de hierro recubiertos de herrumbre, que retienen inmovilizado a Jesucristo desde hace más de dos mil años, apresándolo a esos tan simbólicos trozos de madera. Y después de curarle y vendarle sus viejas heridas con mucho cariño y delicadeza, gracias al botiquín que su madre suele guardar en el cuarto de baño, Sofí, escucha en ese momento la suave voz de su abuelita, recordándole que la quiere muchísimo y que no debe preocuparse nunca más, ya que ahora estarán todos perfectamente. Le promete, que siempre estarán a su lado y, además, en compañía de su abuelito y de toditos sus familiares y seres queridos. Tras lo cual, la pequeña Sofí, observa como Jesucristo resucita al fin, tomándola entre sus brazos, besándola en la frente y dándole las gracias sinceramente, por haberlo rescatado de su inmerecida prisión perpetua, al tiempo que todas las demás imágenes del templo, lo hacen simultáneamente también: Descendiendo felizmente de sus pedestales, uniéndose a ellos y saliendo todos juntos de allí, para ser libres eternamente, pero en un mundo mejor, sin víctimas resignadas, ni verdugos sádicos, donde los niños jamás volverán a escuchar a sus padres discutir.

... Pero desgraciadamente, acabo de volver a escuchar los gritos histéricos de la madre de Sofí. La están reprendiendo nuevamente y le han garantizado, que mañana sin falta, pedirán hora para ella en la consulta del psicólogo. La han vuelto a descubrir cuando salía a hurtadillas de casa, cargando con su mochilita a la espalda, con los alicates y el botiquín. Me gustaría decirle a esa señora, que yo también estoy totalmente de acuerdo con lo que piensa su hija. Pero lógicamente, la mujer se alarmaría más aún, creería que se trata de una epidemia diabólica y como ya no están de moda las crucifixiones, ni las hogueras, probablemente, pediría hora también en la consulta para mí. Así qué, si por casualidad, tu también compartes nuestro sueño, mejor será que no sé lo confieses a nadie, por qué puede, que también acaben pidiendo otra cita para ti... 


LA PUERTA AMBIGUA

... A mi nueva sobrinita Andrea y a su encantadora madre Margarita...

Capitulo 1º

EXTRAÑAS DESAPARICIONES

... Adela, vive en un pequeño pueblo de montaña. Es aficionada a restaurar muebles viejos y es propietaria de un modesto establecimiento dedicado a la compra-venta de antigüedades, en cuya planta alta tiene la vivienda. En los últimos años, su localidad se ha visto invadida por el asentamiento masivo de innumerables nuevas familias, económicamente sobradas, que huyendo de los inconvenientes de la estresante ciudad, han optado por establecerse allí, comprando y restaurando las fincas y mansiones centenarias de los alrededores. Algo que a beneficiado considerablemente al negocio de Adela, puesto que sus nuevos vecinos, son grandes amantes de las reliquias que ella vende en su tienda.

... Pero desafortunadamente, Adela ha enviudado recientemente y su único hijo, Alejo, ha abandonado temporalmente su apartamento de la ciudad, para estar junto a su madre en estos momentos e intentar convencerla, para que venda su viejo negocio y acceda a vivir con él en la urbe: Le preocupa que esté allí tan sola, rodeada de tantos trastos viejos e incontables recuerdos del pasado. Aunque no se lo confiese a su hijo, realmente, Adela echa muchísimo de menos a su difunto marido. Pero, para no preocupar a Alejo y tranquilizarlo, le dice, que está estupendamente bien, ya que ha cosechado muchísimas amistades repartidas por toda la comarca. Y por supuesto, para hacerle compañía constantemente, tiene a su adorado perro Sansón, un enorme mastín atigrado, al cual recogió de la carretera hace casi ocho años, tras encontrarlo abandonado vagabundeando por las cercanías del pueblo, y con el que disfruta dando largos paseos por el campo. Por nada del mundo se desharía de su querido animalito después de tantos años y, lógicamente, tampoco podría meterlo en el estrecho apartamento de su hijo.

... Hoy, durante su habitual paseo de la tarde con Sansón, Adela, observó con tristeza la demolición de una de sus casas favoritas del pueblo: Una preciosa mansión victoriana, indudable joya arquitectónica, sobre la cual, inevitablemente, edificarán media docena de antiestéticos chales adosados unifamiliares. Cuando Adela estaba a punto ya de alejarse para continuar con su recorrido, divisó algo que le llamó considerablemente la atención. Entre los escombros que algunos operarios apilaban, para ser introducidos posteriormente en un camión, pudo entrever una magnífica puerta de roble laboriosamente tallada. Se acercó y le preguntó a los trabajadores cual sería el destino de todo aquello, a lo cual, la respondieron que todo era basura y que luego la trasladarían hasta el vertedero más próximo. Entonces, les suplicó amablemente, que por favor, le permitieran apartar dicha puerta para más tarde ir a buscarla con algún vehículo: Media hora después, pasó a recogerla acompañada de Alejo, que no dejó de quejarse durante todo el camino, por tener que meter aquella basura en su flamante todo terreno.

... Aparentemente, se trataba de una puerta de más de un centenar de años, con su marco íntegro de hierro forjado, las bisagras en perfecto estado y un picaporte sin cerradura, con la empuñadura labrada en bronce y algunos símbolos de marquetería en plata, imitando diminutas llaves. En su frontal de madera, había tallada otra puerta idéntica, que a su vez, representaba lo mismo: Dentro de cada puerta había tallada otra más, hasta llegar a contarse una docena de ellas. Y cada una, con sus correspondientes bisagras y picaportes de bronce a escala, encuadrando a otra menor, y así sucesivamente. Alejo, ayudó a colocar el polvoriento hallazgo de su madre en un rincón de la trastienda del negocio, dejándola apoyada en la pared, tras lo cual, subió a la planta alta para darse una ducha. Adela, se quedó examinándola con detenimiento y quitándole el polvo con un trapo. Sansón, permanecía acostado en el suelo junto a su dueña. Una hora más tarde, cuando Alejo bajó preocupado, por qué aún no habían subido a cenar, su madre y el perro habían desaparecido sin dejar rastro alguno. Nunca más se supo nada de Adela, ni de su enorme e inseparable perro Sansón. Algunos meses después, Alejo vendería la propiedad de su madre y sacaría a subasta todos los artículos de la tienda.

Capitulo 2º

DESCUBRIMIENTOS INSÓLITOS

... Robert, es un renombrado escritor británico de novelas de suspense, que ha trasladado recientemente su residencia a Las Islas Canarias. Está actualmente en trámites de divorcio y dentro de dos meses, se cumplirá el primer aniversario de la muerte de su único hijo: Micky. Tenía cinco años, cuando supuestamente se ahogó junto a su inseparable perrita Lucy, al romperse el hielo del lago en el que jugaban. Aunque nunca se hallaron los cuerpos, ni del niño, ni de su perra. Ese día funesto, su madre lo había llevado a patinar al lago, a pesar de la recomendación de su marido de que no lo hiciera, puesto que era peligroso por ser época de deshielo. Robert, cree que jamás podrá perdonárselo a su esposa y desde entonces viven separados. Él, adoraba sobrehumanamente a su hijo Micky, y aún, no ha superado su dolorosa pérdida.

... Él atormentado escritor, ha establecido su residencia en una preciosa y alejada cabaña rústica de madera, la cual está decorando exquisitamente por muy poco dinero, gracias a las oportunidades que encuentra en el rastro de antigüedades del pueblo, el cual visita semanalmente. Hoy, uno de los vendedores, le ha informado de que un cuñado suyo se está deshaciendo de un gran lote de trastos viejos, puesto que le estorban en el garaje desde hace bastante tiempo y ahora mismo necesita urgentemente ese espacio, para poder meter el coche nuevo que le ha regalado a su joven y linda esposa. Tras apuntar la dirección en el reverso de su cajetilla de tabaco, se despidió del vendedor y se dirigió allí, atraído por una creciente curiosidad y llevado por su astucia oportunista. Convencido, de que iba de camino ha lograr hacer un buen negocio, aprovechando la situación desesperada del propietario del garaje. Entre los artículos que finalmente compró por una ridícula cantidad de dinero, se encontraba la misteriosa puerta de roble tallado que Adela había rescatado con la ayuda de su hijo, y salvado de un inminente destierro en el vertedero.

... Aquella misma noche, tras desembalar todas sus nuevas adquisiciones, colocó la puerta a modo decorativo, sujeta a la única pared de piedra de que disponía su cabaña, en el salón-comedor, a un metro escaso de la chimenea. Y se sentó frente a ella, observándola con curiosidad, mientras pensaba en el pequeño Micky. Así pasó varias horas, fumando, bebiendo vodka y llorando, hasta acabar vencido por el sueño y por el alcohol, quedándose dormido sobre la mesa, hasta las cinco de la madrugada, hora en la que un ruido, sospechosamente inquietante, lo despertó sobresaltándolo: Escuchó, a un perro aullando detrás de aquella misteriosa puerta. Inicialmente, pensó que solo lo había soñado, ó que provenía del exterior de la cabaña, pero al instante, sintió un fuerte escalofrío, al comprobar, que evidentemente, había un animal al otro lado de aquella puerta, arañándola nerviosamente con sus patas, hasta el punto de hacerla vibrar. Una mezcla de terror y curiosidad, colapsó su sistema nervioso, de tal modo, que todo su cuerpo comenzó a convulsionarse envuelto en un sudor frío de pavor. Después de unos segundos, reaccionó y extendió su mano temblorosamente, hasta el mayor de los pomos de la puerta, abriéndola de sopetón: Lógicamente, tras ella, solo encontró la pared de piedra, pero aún así, al cerrarla, inexplicablemente, algún perro seguía llorando y arañando la madera con insistencia desesperada.

... Entonces, Robert, comenzó a comprobar, una tras otra, todas las doce puertas integradas, mientras, aumentaba progresivamente la tensión del perro, hasta que abrió la menor central, que a modo de pequeño postigo, le mostró la gigantesca cabeza de un enorme mastín atigrado. Del susto, al apartarse precipitadamente, tropezó con la silla y con la mesa, haciendo caer al suelo la botella ya prácticamente vacía de vodka, que se rompió, y cuyo poco contenido, salpicó la chimenea, produciendo un leve fogonazo al contacto con las llamas. En su desesperado intento por mantener el equilibrio y no caer al suelo, alfombrado ahora parcialmente de cristales, se agarró al pomo mayor de la puerta, que se abrió al instante, mostrando inexplicablemente en ésta ocasión, una pared de hielo, de la que Sansón, sacaba el cuerpo inmóvil de un niño, arrastrándolo hasta los pies de Robert, que permanecía pálido y completamente paralizado frente a la puerta: Insólitamente, se trataba de Micky. El perro, pasó la lengua por la cara del niño y, posteriormente, volvió a desaparecer entre el hielo, tras lo cual, la puerta se cerró. El pequeño, abrió los ojos lentamente y miró a su padre, que ahora se arrodillaba llorando sobrecogidamente junto a su amado hijo. Entonces, Micky, esbozando una tierna sonrisa, suave y entrecortadamente, exclamó: ¡Hola Papá, Lucy no quiso venir, pero me trajo su nuevo novio!...

LOS RECUERDOS DE NAYAN

... "Para que me recuerdes"...

 Capitulo 1º

MUY CERCA DEL FINAL

 ... Belén, está desvelada ésta noche. El insoportable calor que ha traído consigo éste año el mes de septiembre, no la permite dormir. Permanece desnuda, recostada en su cama. Fumando un cigarrillo, parcialmente humedecido, por el sudor que prácticamente empapa todo su cuerpo. Con la mirada perdida en la limitada vista que, desde la ubicación de su lecho, le ofrece la ventana de su pequeño dormitorio: Un minúsculo trocito de cielo enmarcado entre dos enormes edificios descoloridos, habilitados actualmente para oficinas, a los que separa un estrecho y oscuro callejón destartalado, repleto de envoltorios vacíos, cartones desperdigados, muebles rotos, colchones mugrientos, electrodomésticos viejos y malolientes contenedores de basura.

... Mientras observa su apreciada parcelita de cielo, piensa en que ya casi no recuerda cuando fue la última noche que alcanzó a divisar la luna desde su ventana. Solo algunas diminutas estrellas, son levemente visibles ocasionalmente, siempre eclipsadas por el rítmico parpadeo de los neones y por todas las demás incontables luces de la ciudad. Pero Belén, se consuela pensando que al menos, aunque sea, dispone de un pedacito de cielo, para ver pasar las nubes arrastradas por el viento, que parece jugar a moldearlas, dándoles formas familiares, para que aparenten ser lo que no son cuando se deja volar un poquito la imaginación...

... Eran casi las cuatro de la madrugada. Los sonidos de la calle, se fundían sutilmente en un monótono pero agradable susurro, cuando de pronto, Belén fue sobresaltada por un gran resplandor, desconcertante y cegador, que iluminó, momentánea y sorprendentemente, aquel pedacito de cielo. Simultáneamente, escuchó un fortísimo golpe seco y metálico, proveniente del oscuro y sucio callejón: Aparentemente, el cielo había escupido algo allí mismo, en la calle, frente a su vivienda. Se incorporó rápidamente y tras cubrirse el pecho con una camiseta, se acercó hasta la ventana, asomándose justo a tiempo, para presenciar a varios gatos que huían, torpe y apresuradamente, del presunto lugar del impacto, para acabar escondiéndose bajo los coches más próximos, estacionados a la salida del callejón.

... Algo, aún humeante, brillaba en el suelo. Emitiendo destellos luminosos multicolor, que se reflejaban en algunos de los electrodomésticos viejos apilados junto a uno de los contenedores de basura. Belén, entonces, recorrió detenidamente con su mirada toda la calle hasta donde alcanzaba su vista, incluyendo los ventanales, los balcones y terrazas de los edificios colindantes de su vecindario: Evidentemente, a parte de los felinos, nadie más había sido testigo de lo ocurrido. Reconsideró vestirse y bajar a la calle para investigar aquel misterioso objeto, pero antes de decidirse, el humo se disipó y los destellos cesaron, con lo cual se apagó considerablemente su interés.

... Comenzaba a refrescar un poco y, además, ya la vencía el sueño, de modo que, finalmente, se acurrucó en la cama y, casi instantáneamente, se quedó profundamente dormida. Pero el subconsciente de Belén, juguetonamente, la llevó a soñar con lo acontecido y, como al despertar estaba bastante aturdida, en sus recuerdos, sus sueños se confundieron con la realidad: De tal modo, que después de levantarse y lavarse la cara, al asomarse a la ventana y no observar nada anormal en el callejón, perfectamente iluminado ahora por el radiante sol del medio día, dedujo que muy probablemente, todo había sido, simplemente, fruto de su imaginación y como consecuencia del insoportable calor.

... Aún así, horas más tarde, tras acabar con sus labores domésticas, Belén, no pudo soportar por más tiempo la tentación, e incitada por una curiosidad irresistiblemente morbosa y progresivamente auto-generada, aprovechó el pretexto de sacar la poca basura que encontró en su casa, para echar un vistazo en el callejón. Muy pronto, acabó rebuscando entre todos los trastos allí apilados y, a los pocos minutos, halló un pequeño recipiente, aparentemente metálico, con una preciosa inscripción grabada en su parte superior, en la que se podía leer claramente: "NAYAN"...

Capitulo 2º

MUY CERCA DEL PRINCIPIO

... Una semana antes de que Belén hiciera su hallazgo en el callejón, a miles de kilómetros de allí, un buque comercial, accede a transportar a un misterioso pasajero, tras abonar a su capitán una sustanciosa suma de dinero. Su único equipaje, se limita tan solo a un pequeño maletín, que lleva esposado a su muñeca izquierda, y del cual no se separaría durante toda la travesía. Su nombre es Samuel. Unas pocas horas después de desembarcar del carguero, aparecería muerto en aquel mismo muelle. Unos estibadores lo descubrieron flotando en el mar, cerca de la proa de un remolcador, que realizaba las maniobras de atraque. Había sido asesinado.

... No muy lejos del puerto, en el interior de la habitación de un modesto hotel de dos estrellas, un par de individuos discuten violentamente, aparentemente, por el contenido de un maletín, que se encuentra junto a ellos, descansando sobre una de las dos camas del dormitorio. Pero sus diferencias no se prolongarían por mucho más tiempo. Al día siguiente, aparecerían flotando también en las grasientas aguas del muelle. El conflictivo maletín de Samuel, había cambiado nuevamente de mano.

... Geraldine, es azafata de vuelo. Generalmente, no suele entablar conversación con los pasajeros, ni llega nunca ha darles ningún tipo de confianza, por muy atractivos que le parezcan. Y mucho menos, relacionarse con ellos después de aterrizar. Pero ésta noche, irónicamente, ha terminado compartiendo la cama de su apartamento con Raúl: Un joven muy apuesto y simpático, con el que ha congeniado sorprendentemente bien y que, curiosamente, transporta un maletín idéntico al de Samuel, y del cual, tampoco se ha separado ni un solo segundo. Pero después de haber estado los dos de ruta por varios locales nocturnos, bebiendo bastante alcohol y consumiendo algunas drogas de diseño, decidió que le molestaba encima de la cama para revolcarse apasionadamente con ella, así que se dispuso a abrir la cerradura de las esposas que lo encadenaban a su tan misteriosa posesión, para poder desnudarse...

... Fue entonces, cuando la joven azafata, le preguntó a Raúl que era lo que portaba dentro de su maletín. Por la brusca reacción de él, ella dedujo instantáneamente que esa noche ya no habría sexo. En principio, Raúl estuvo casi a punto de levantarse y vestirse para marcharse, pero estaba algo embriagado y, realmente, se sentía maravillosamente a gusto con Geraldine, así que finalmente, opto por confiar en ella y sincerarse: Le explicó, que él también desconocía lo que albergaba dentro, ya que únicamente había sido contratado para transportar de incógnito el maletín hasta España, donde debería entregarlo a su cliente al llegar. Ambos, se miraron en silencio durante algunos segundos, antes de acabar clavando sus ojos curiosamente en el intrigante maletín. Supongo, que lo más probable en ese instante, es que sus mentes llegaran conjuntamente a la misma conclusión: ¡Debían abrirlo!...

... Tras forzar la cerradura y abrir el maletín, solo hallaron algunos documentos y, junto a ellos, un diminuto recipiente, del tamaño de una caja de cerillas, con una pequeña inscripción grabada en su superficie, la cual leyeron los dos a coro: "NAYAN"...

... Los documentos que acompañaban a la misteriosa cajita, desvelaban, que dicho receptáculo, albergaba en su interior los recuerdos de todo el universo y la historia completa de la humanidad: Inexplicablemente, absorbida por aquel objeto, que se alimentaba, compulsiva e insaciablemente, desde el principio de los tiempos, de todo cuanto acontecía a su alrededor, mostrándolo luego, milagrosamente, al que fuera su actual propietario, al cual trasladaba dicha visión en milésimas de segundo. En un instante, Geraldine y Raúl, habían visto y sentido, lo que, única y exclusivamente, solo un Dios podría conocer: "El conocimiento absoluto"...

... Ahora sabían que aquel hombre que lo había contratado para hacer el traslado, era el asesino de Samuel y, también, él de los otros dos individuos, a los cuales contrató previamente para realizar el transporte, pero los sorprendió en el hotel intentando abrir el maletín. Si ahora se lo entregaba, él no tardaría en descubrir que lo habían abierto e iría a por ellos sin ninguna dificultad, ya que gracias al poder del mágico artefacto, siempre sabría donde localizarlos. Estaba clarísimo: Raúl, bajo ningún concepto, podía ya completar el encargo.

... Al día siguiente, Geraldine, logró poner en contacto a Raúl con un viejo amigo del aeropuerto: Un piloto comercial, que esa misma noche, en una avioneta privada los trasladaría fuera del país. Serían aproximadamente las cuatro de la madrugada, cuando sospechosamente, el aparato explosionó durante el vuelo, tan solo unos pocos minutos después de despegar, desintegrándose casi por completo. Y el insólito contenido del maletín, humeante e incandescente, salió despedido. Sobrevolaban la periferia de la ciudad: Exactamente, el trocito de cielo de Belén. Por eso, inevitablemente, ahora mismo, ella sabrá hasta lo que tú piensas: ¡Su parcelita de cielo, le ha mostrado el universo!...

UN SEÑOR DON

... Para mi adorable tía Ángeles y para todas sus compañeras del colegio
La Pureza de María en El Realejo...
.. . Y también, por supuesto, para mi Amorcito...

Capitulo 1º

EL PODER DE LOS SUEÑOS

... Jorge y yo nos conocimos casualmente hará unos dos años, durante un viaje por Europa, y desde entonces nuestra amistad se ha ido afianzando sólidamente, hasta el punto de habernos unido casi como hermanos. Nuestras novias mantienen también muy buena relación entre ellas, por lo que habitualmente salimos juntos los cuatro los fines de semana: a cenar o de copas y a bailar en las discotecas.

... Desde el comienzo de nuestra amistad, Jorge, durante el transcurso de nuestra primera conversación de cinco horas, la práctica totalidad del tiempo que duró nuestro vuelo en avión a Dusseldorf, me comentó su teoría sobre el poder de sus sueños: según él, mientras dormía, podía encontrar soluciones para sus problemas y aplicarlas posteriormente a su vida cotidiana al despertarse.

... Casualmente, los dos teníamos planeado alquilar un coche en Alemania para recorrer Europa hasta quedarnos sin presupuesto, por lo que decidimos hacerlo juntos, con lo cual compartiríamos los gastos y podríamos hacer más kilómetros; tan solo una semana después, estábamos ya sin dinero y de regreso a las Islas Canarias, pero acompañados por nuestras nuevas encantadoras novias, y habiendo recorrido más de cinco mil kilómetros con el coche de alquiler: Dusseldorf, Berlín, Hamburgo, Bremen, Ámsterdam, Rótterdam, Copenhague, Estocolmo; ciudades todas ellas descomunalmente gigantescas al ser observadas desde nuestros humildes ojos isleños. Para Jorge y para mí, era la primera vez que viajábamos fuera de las Islas Canarias.

... A lo largo de aquella semana de ruta en coche por Europa con Jorge, pude comprobar, aunque aún con cierto escepticismo, que su teoría sobre el poder de los sueños, aparentemente, no era tan descabellada como yo había pensado en silencio inicialmente, al exponérmela Jorge por primera vez cuando nos conocimos en el avión; Jorge ocupaba el asiento de mi derecha, el de la ventanilla, y al comentarle que había tenido suerte con la plaza que le habían asignado, él me susurró que no era cuestión de suerte, puesto que la noche anterior, en sueños, él había visualizado exactamente el asiento en el que deseaba sentarse y solo por ese motivo ocupaba dicho sitio. Es más, también me dijo que él ya sabía que nos conoceríamos, que compartiríamos el coche para ahorrar gastos, y que acabaríamos siendo grandes amigos. Yo pensé que entonces bromeaba, pero a lo largo de los días siguientes descubriría que no era así...

... Aunque Jorge olvidó prever algunos detalles, por lo que pasaríamos nuestra primera noche en Europa durmiendo dentro del coche de alquiler. Estábamos bastante desorientados y no conseguíamos ubicarnos en un mapa que habíamos comprado unas horas antes en una estación de servicio. Eran más de las tres de la madrugada y nos estábamos derrumbando por el agotamiento, así que acabamos estacionando para dormir en un área de descanso de una autopista, que en aquel momento desconocíamos por completo que nos llevaría a despertarnos en Holanda. Poco antes de dormirnos, Jorge, me aseguró que al despertarse por la mañana sabría exactamente donde nos encontrábamos, ya que él en sueños lo descubriría; a la mañana siguiente, nada más abrir los ojos, Jorge exclamó: ¡estamos bastante cerca de Ámsterdam!

Capitulo 2º

EL DESPERTAR

... Jorge, había acertado. Durante la noche nos habíamos confundido de autopista y sin saberlo habíamos salido de Alemania; nos encontrábamos a tan solo unos veinte kilómetros de Ámsterdam. A los pocos minutos de reemprender la marcha pude ver el cartel que nos anunciaba la proximidad de la ciudad preferida de Rembrandt.

... Sentí curiosidad y le pregunté a Jorge que más había podido averiguar en sueños, durante nuestra breve e incómoda cabezadita de tres horas en el coche. Él, sonriendo, me informó de que ya sabía como sería la pensión en que pasaríamos la noche, el precio de la habitación, y hasta el color del pelo de la recepcionista; además, pudo vaticinar que conoceríamos a dos chicas durante la cena, con las cuales continuaríamos nuestro improvisado recorrido por Europa. ¡Acertó en todo!

... Nuestra primera noche en Holanda fue tal y como el había previsto. Al día siguiente, nuestro coche de alquiler transportaba a cuatro personas, y tres de ellas interrogábamos a Jorge sobre que sería lo próximo que nos acontecería en nuestras aventuras. Lorena y Natalia, sorprendentemente como había predicho Jorge, igual que nosotros, eran de las Islas Canarias y congeniamos maravillosamente desde el primer momento. Fue algo así como, amor simultáneo a primera vista: Lorena con Jorge y Natalia conmigo.

... Con ellas, navegamos por los canales de Ámsterdam, visitamos Hamburgo y Bremen, recorrimos Berlín, y paseamos por las calles de Copenhague y Estocolmo; y si hubiéramos tenido más presupuesto, habríamos llegado también hasta Polonia, a Bélgica, o a la Republica Checa, pero lamentablemente nuestra economía no nos lo permitió.

... Cada amanecer, Jorge, conocía con exactitud la mayoría de los detalles por los que destacaría el presente día; hasta nos permitía la noche anterior hacerle peticiones personales, para que en sueños buscara la localización de una pensión agradable y económica para el día siguiente, de un restaurante con precios razonables que sirviera nuestros platos preferidos, céntricas plazas de aparcamiento gratuito, o rinconcitos románticos por los que pasear admirando la arquitectura.

... Al día siguiente, Jorge, inexplicablemente, lograba guiarnos hasta aquellos lugares elegidos desde la noche anterior, como si fuera nativo de aquella localidad y diariamente hiciera dichos recorridos. Recuerdo que Lorena y Natalia, compartían conmigo lógicas dudas en cuanto a que realmente fuera la primera vez que Jorge visitaba físicamente aquellos lugares.

... Recientemente, en una de nuestras habituales cenas de fin de semana, los cuatro recordábamos aquella primera noche en Ámsterdam, cuando las conocimos a ellas, y aquella semana inolvidable recorriendo Europa en coche. Durante la conversación, Lorena y Natalia, comentaron que era una lástima que Jorge no usara su don, más que para nimiedades y banalidades absurdas, cuando tal vez podría aprovecharse y enriquecerse materialmente, o alcanzar la fama buscando la forma de explotar adecuadamente su inexplicable talento. Entonces, Jorge nos confesó: ¡no puedo hacer eso, es un señor don!


TORRES CAÍDAS Y TORMENTAS DE MENTIRAS

Cualquier similitud de esta historia con la realidad,
no debe comprometer a los testigos. Solo a los protagonistas.

Capitulo 1º

UNA CONSONANTE GRIEGA

... El viento, embestía contra las cristaleras. Escudriñándolas concienzudamente. Hasta encontrar por donde colarse. Repentinamente, una de las velas se apagó. Y su último aliento, convertido en humo, se mezcló sutilmente, con la misma corriente de aire responsable. Cambiando el olor de la habitación y acariciando la cara de Ana. Que observaba en la penumbra, como las gotas de lluvia, golpeaban los vidrios. Rebotando en ellos. Y aumentando el caudal, que desbordaba el pequeño desagüe del patio. Ella aún no lo sabe, pero la tormenta ha sido bautizada, con el nombre de una consonante griega.

... Algunos minutos antes de que Ana encendiera las velas. No muy lejos de allí. Un helicóptero del ejército, despega de un acuartelamiento militar. Sus tripulantes, ajenos a la imprevisible magnitud del viento, procuran volar a baja altura. Con el fin de evitar, ser detectados por los radares civiles. Deben trasladar de incógnito, al máximo representante de un partido político de la oposición.

... Puede, que no fuera la misma ráfaga de viento que apagó la vela de Ana. Pero si que fue, lo bastante violenta e inoportuna, como para desviar el rumbo de la aeronave. Haciéndola colisionar con una torreta del tendido eléctrico. Que cayó, casi simultáneamente, junto con el helicóptero. Derribando tras ella, por la fuerte tensión de los cables de acero, aproximadamente, una docena de torres más. Dejando en la oscuridad, a gran multitud de hogares. Ajenos, al único y autentico motivo, causante del corte de suministro. Hecho, que sería precipitadamente encubierto. Y ocultado hasta la fecha,  por todos los medios de comunicación del país.

... Posteriormente, la empresa responsable del suministro eléctrico, sería coaccionada para negar dichos acontecimientos. Dando públicamente, el comunicado, que días más tarde, escucharía Ana en la televisión: El mal estado de las torres, era la causa evidente, de la caída de las mismas.

Capitulo 2º

EL GATO DE ANA

... Ana, se recostó en el sofá. Cerró sus ojos y permaneció escuchando el susurro del viento hasta quedar dormida. Al día siguiente, me llamó muy asustada. Su gato, aparentaba estar enfermo. Se tambaleaba al andar. Estaba como atontado. Ella pensó, si sería cosa de la edad. Ya que el animalito, hacía más de diez años que vivía con ella. Pero la realidad, una vez más, se escapaba de su imaginación.

... Simultáneamente, en la vivienda contigua, el hijo de la vecina de Ana, un supuesto aficionado a la botánica, se ha llevado hoy un gran disgusto. Una de las plantas, que cultivaba en su pequeño invernadero del patio, amaneció destrozada. Y no por causa de la tormenta. Él, al igual que Ana, ó que la mayoría de todos nosotros, desconoce completamente, gran parte de los sucesos que acontecen a nuestro alrededor.

... El golfo del gato de Ana, realmente no estaba enfermo, solo drogado. Se había comido, casi la mitad de la "mata", que el vecino pensaba fumarse este verano, con sus amigos del barrio. Y si Ana lo supiera, probablemente, más que reprender a su gato, por colarse en una propiedad privada y destrozar bienes ajenos, denunciaría a su vecino: Por intentar envenenar al pobre animalito y por cultivar marihuana ilegalmente.

... Ella forma parte, de ese "sector" de la sociedad, que ha demandado a la empresa de suministro eléctrico, por los cortes ocasionados durante la tormenta. Y muy posiblemente, aunque tú la informaras de lo ocurrido, no solo no te creería, además, es que te acusaría de mentirle. Y hasta puede que te insultara, o que se burlara de ti, con sus queridos compañeros de la oficina. Por eso, a las personas como ella, es mejor no decirles nada. Que sigan viviendo engañadas. No todos los seres humanos, están preparados para aceptar, la realidad que les rodea. ¿Y tu?, ¿Sabes realmente, donde pasa las noches tu gato? ...


OTRA NAVIDAD SIN TI

... "No temas, jamás me rendiré amor mío"...

Capitulo 1º

VUELVE DICIEMBRE

... Una vez más, por las fechas navideñas, al igual que las aves migratorias, mis pensamientos remontan el vuelo otra vez hacia ti, como todos los años al acercarse el nostálgico mes de diciembre. Y comienzo a recordarte con angustia, como si realmente existieras físicamente y te hubiera perdido accidentalmente por cometer algún error imperdonable ó haberte fallado inmerecidamente, cuando en realidad, hasta debería desconfiar de tu existencia, puesto que por buscarte solo he hallado más estímulos para alimentar mi desesperanza e incitar a mi desasosiego.

... Pero no puedo, me niego a desprenderme de tu imagen entrañable, que se torna en misteriosa e inalterable, en cada secuencia persecutora de mi pasado, acabando por compincharse con el presente, para recordarme, una y otra vez constantemente, que sin el oasis de tu presencia, mi mente no sobreviviría al futuro en éste despiadado desierto inconmensurable de amarga soledad, donde la arena es arrastrada violentamente por el tormentoso viento de mi anhelo, que me entierra anualmente al llegar la navidad: pasaje emocionalmente agridulce, en el que al desearte, instintiva e inconscientemente, me siento como una cría indefensa de tortuga marina recién nacida, que abandona las cáscaras de su incubadora y se aleja valientemente, dejando atrás su efímero nido, arrastrándose sobre la arena caliente, ajena a los incontables riesgos, hasta lograr llegar a la húmeda y esperanzadora orilla de la playa, donde las olas rompen violentamente, y se adentra en un océano doblemente peligroso, inmenso e imprevisible, pero por el que su espíritu será seducido eternamente, por ser, y representar, la meta ineludible, aunque ambigua, que le da sentido a su absurda vida.

... Irónicamente, yo soy como esos torpes y lentos bebés anfibios; ellos tampoco podrían explicarte con palabras, de donde procede ese misterioso impulso que nos lleva a adentrarnos en desconocidas aguas turbulentas, que irremediablemente derivarán en mares de lágrimas, y que suelen cuajar en amargas travesías, que posteriormente nos acorralan con infranqueables murallas de ansiedad y desencanto.

... E intento inútilmente encontrarte en otras personas, consolándome con las sutiles trazas y vagas muestras de ti, que les extraigo de sus insípidos pellejos con la cucharilla de mi autosugestión; sintiéndome luego merecedor del castigo de no tenerte, por serte fugazmente infiel, al haberme consagrado por unos segundos a seres ajenos, replanteándome conformarme tan solo con insulsas migajas, pudiendo aspirar a fundirme contigo y formar parte de ti, como el salitre va unido al mar por el que nadan los galápagos.

Capitulo 2º

ARBOLITOS Y REGALOS

... Ésta época del año, representa para mí otro triste aniversario de nuestra dolorosa e innata separación, y temo acostumbrarme a estar tan lejos de ti, a vivir sin ti, deambulando como un viejo perro enfermo perdido al que le acosa su escaso tiempo de vida; sin saber ya donde buscar a su amo, esperando y deseando ser encontrado por su dueño al fin.

... Ahora las calles comenzarán a vestir una alegre y colorida morriña para mi. Y añoraré casi tanto aquellas arquetípicas navidades de mi infancia como te extraño ahora a ti. Formas parte de mis recuerdos no acontecidos, pero presidiendo sobre los vividos y gobernando mi penosa realidad desde dentro del mágico y maravilloso mundo de mis sueños, con armoniosa seguridad y constancia casi enfermiza, alejándome progresivamente del resto del mundo, al cual valoro en base a lo que me pueda llegar a recordar a ti.

... Y mientras, mis sentimientos se van sedimentando por todos los rincones de mi caparazón, decorando la estancia de mi alma y emocionando a mi corazón, cuyos leves latidos hacen eco en mi espíritu, parpadeando al ritmo de las lucecitas de los innumerables arbolitos que decoran toda la ciudad. Ojalá pudiera, igual que un niño, albergar la ilusión de descubrirte dentro de alguno de esos paquetes de regalos, superficiales ó inútiles, que recibiré durante ésta navidad, pero lo cierto es que, ahora mismo, irremediablemente, soy yo él que permanece dentro de una sólida caja perfectamente cerrada, esperando a ser descubierto y desenvuelto por ti.

 

Volver a Relatos breves ...

 

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online