- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ALCIDES ARGUEDAS: LA VOZ DEL INICIADOR DE LA CORRIENTE INDIGENISTA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Lejos, en las cuencas de los valles y en la falda de los montes
se encendieron algunos fuegos como para anunciar la presencia
del hombre en esos parajes, cuya grandeza y soledad
angustiosa oprimían dolorosamente el corazón.”
Alcides Arguedas

 

Las libros  más famosos Vida criolla  y Raza de bronce  del boliviano Alcides  Arguedas  se consideran iniciadores de la novela indigenista. En ellos denuncia a gobiernos, organismos e instituciones por despreocuparse de la situación social del indio. Su obra está llena de entusiasmo y ardor en la defensa del indio. Raza de bronce, sobre de todo, es un clamor de protesta a favor del indígena oprimido que se rebela contra el hombre blanco. En esta obra Arguedas nos ofrece un documento social de los pobres indios del yermo. Arguedas no nos presenta al indio como un ser inocente –pues hay ladrones, incendiarios, etc.-, pero sí como una víctima del mestizo –un “cholo grosero, codicioso y brutal (el administrador)- y del patrón que todo lo atropella. La obra recuerda en ciertos aspectos las novelas antiesclavistas antillanas del siglo XIX. Veinte años después de la publicación de esta novela dijo su autor, al reimprimirla, que sus cuadros “difícilmente podrían reproducirse hoy día... Y es justo decirlo”. La piedad cristiana latente en ella había resultado de gran eficacia. Paisaje y costumbrismo será algunas de las mayores aportaciones de Arguedas a la novela indigenista.

 

Alcides Arguedas nace en La Paz el 15 de julio de 1879 y muere  en Chulumani el 6 de mayo de 1946.  Hijo de una familia acomodada y terrateniente en la época en que Bolivia perdía sus territorios costeros como consecuencia de la llamada guerra del Pacífico. Se licencia en Derecho y Ciencias Políticas en 1903.  Trabajó como corresponsal de guerra y en 1905 fue una de las figuras principales del movimiento literario “Palabras libres”.Vive alternativamente entre sus país y Europa. En 1915 funda en La Paz el periódico Los Debates. Fue delegado de Bolivia en el Instituto Internacional de cooperación intelectual. Fue representante diplomático de Bolivia en París, Londres y Madrid, y más tarde en Argentina y Colombia. Dirigente del partido liberal, fue elegido diputado en 1916, senador por La Paz en 1940 y nombrado Ministro de Agricultura en 1941.

 

Iniciador de la corriente indigenista, Arguedas  luchó por la creación de una literatura nacional. Escribió las novelas Pisagua, ensayo de velas (1903), Wata Wara (1904), Vida criolla (1912), pero no conseguiría incorporarse a la nómina de grandes novelistas hasta la publicación de Raza de bronce (1919), nueva redacción de Wata Wara a la que incorpora nuevos elementos: el relato base está en los amores de Agiali y Wata Wara, aquí Agustín y Maruja; el terrateniente Pantoja mata a Maruja, a la que vengan Agustín y los suyos; de todas formas, el protagonista no es Agustín, ni Maruja ni el gamonal sino la colectividad india cuyas costumbres y hechos se  nos dan en escenas  impresionistas que Arguedas gradúa hasta conseguir el pathos donde cabe perfectamente la venganza final. Arguedas escribió también el libro de memorias La danza de las sombras (1934); y los ensayos Pueblo enfermo: contribución a la psicología de los pueblos hispanoamericanos (1909), muy próximo al ideario promovido por el regeneracionismo español, Los caudillos letrados (1922), La dictadura y la anarquía (1926), Los caudillos bárbaros (1929) e Historia general de Bolivia (1929). En sus páginas vive el pueblo mestizo del altiplano oprimido por el hombre blanco. Las pinturas de las aldeas y costumbres indígenas son admirables, aunque ha sido censurada la excesiva fidelidad con que reproduce algunos defectos. En su afán realista y verídico, palpita el deseo de una Bolivia superior. Se ha reprochado a la novela de Arguedas su arte literario, demasiado “artístico”, demasiado modernista, que describe toda suerte de paisajes y pone en boca de los indios hermosos párrafos de oratoria. Hay que señalar especialmente la idealización positivista que hace del mundo indio. Y como dijo el escritor boliviano: “La montaña y la soledad habían aplastado completamente su espíritu”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online