- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

GARCI SÁNCHEZ DE BADAJOZ: GARCI SÁNCHEZ DE BADAJOZ


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Muy poco ha que pasó
solo por esa ribera,
y como le vi y me vio
yo quise saber quién era
y él luego me lo contó
diciendo: Yo soy aquel
a quien más fue amor cruel,
cruel que causó el dolor,
c’ a mí no me mató amor,
sino la tristeza de él.·”
Garci Sánchez de Badajoz

 

 

Rafael Ros-Fábregas en su obra Badajoz el Músico y Garci Sánchez de Badajoz. Identificación de un poeta músico andaluz del Renacimiento, demuestra, con un importante apoyo documental, que el  misterioso  “Badajoz el Músico”, del Cancionero general es de hecho el poeta Garci Sánchez de Badajoz. La facilidad métrica y la fama anecdótica de que gozó su persona contribuyeron a la difusión de sus coplas de pie quebrado dedicadas a cantar sus Lamentaciones de amores.

 

Llamado el último Macías, Garci Sánchez de Badajoz, nacido  en Ecija, provincia de Sevilla, vivió entre 1460 y 1526. Sus datos genealógicos le engarzan con una familia de pequeña nobleza extremeña que, aflorada en las luchas civiles de fines del siglo XIV y poco favorecida por las del XV, viene a establecerse por fin en Ecija. Al fin de sus días se volvió loco por una vehemente pasión que fue considerada por muchos como castigo divino a sus irreverencias y profanaciones. Poeta agudo, de sátira feroz y cruel, compuso canciones, decires, villancicos y en el Cancionero general está representado por las Licciones de Job, que parodia satíricamente ese libro de las Escrituras y fue perseguido por el Santo Oficio. Otra de sus composiciones más afortunadas es el Sueño donde presencia su propio entierro y oye los pájaros cantar sus funerales. También es muy conocido su Infierno de amor, alegoría en la que da la lista de poetas eróticos de la época: Marqués de Santillana, Juan de Mena, Jorge Manrique...

 

El escritor mexicano Juan José Arreola, “un orfebre de la imaginación”, a partir del maravilloso poema de Garci Sánchez de Badajoz “Recontando a su amiga un sueño que soñó”, le dedica al poeta andaluz un magnífico texto titulado “Loco de amor”, que reproducimos:

 

“El desierto jardín de madrugada. Allá va Garci Sánchez de Badajoz, transido de amoroso desvelo, afinando las cuerdas de su laúd inaudito.

 

Va por el jardín del sueño, loco de amor, escapado de su cárcel divagada. Buscando bajo los lirios de la trampa de la acequia. Mundo abajo, razón abajo. Rodando en la pendiente de dos ojos oscuros, feroces de mirada indiferente. Cayendo en el hueco de una oreja sin fondo. A paletadas de versos tristes cubre su cadáver de hombre desdeñado. Y un ruiseñor le canta exequias de hielo y de olvido. Lágrimas de su consuelo que no hacen maravillas; sus ojos están secos, cuajados de sal ardida en la última noche de su invierno amoroso. C a  mí no me mató amor, / sino la tristeza de él.

 

No morirás del todo, muerto de amor. Algo sigue sonando en la sombra de tu jardín romántico. Mira, aquí hay una nota de tu endecha desoída. Los pájaros cantan todavía en las ramas de tu fúnebre laurel, oh enamorado sacrílego y demente.

 

Porque antes de alcanzar el paraíso de su locura, Garci Sánchez bajó al infierno de los enamorados. Y oyó y dijo cosas que escandalizaron orejas pusilánimes. Y sus versos llegaron en carta echadiza a los buzones del sombrío tribunal”.

 

 Y como nos dijo el poeta andaluz: “Ya no espero, triste, no, / verme libre cual nací, / que aunque me suelten a mí, / no puedo soltarme yo”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online