- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

RAMON DE BASTERRA: LA VOZ POETICA DEL PENSAMIENTO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“El estío devuelto a las hileras
de gaviotas, rozaba con el lino
del balandro, las sedas marineras
del horizonte, de un azul divino.”
Ramón de Basterra

 

La obra poética de Basterra es más importante por las afirmaciones intelectuales en que se asienta que por los valores intrínsecos que contiene; así parece aceptarlo el autor de La poesía y el pensamiento de Ramón de Basterra (1941), que, a través de lo primero, se propone acceder a lo segundo, como se desprende de estas palabras de Guillermo Díaz-Plaja escritas al comienzo de su estudio: “La función crítica debe quedar en este caso reducida a un segundo plano de contraste porque lo que aquí se propone es ofrecer un cuadro ideológico a mi juicio trascendental para la historia del pensamiento español contemporáneo”.

El profesor Martínez Cachero dice que “un poeta tal vez más interesante por lo que desea decir –en algunas ocasiones al menos- que por la manera de decirlo”. Y Juan Ramón Jiménez. “Toda su obra, su rica obra descompuesta, desplazada, trocada, nacida en hermosa ruina, frondoso paraíso de bruto delicado, náufrago recto del oleaje de dos lenguas tremendas y sutiles, es una trágica liricata vascoespañola, flor, luz rara de bilbaíno progresista, retrógrado, férreo lirial , católico anticristista”.

A través de su poesía va manifestando Basterra su peculiar ideología. Los conceptos que alientan la visión histórica de Ramón de Basterra son tres: Roma, España, Imperio. La idea imperial de Roma, que civilizó a España, es la misma que después España aplicará a América, produciéndose así una continuidad histórica entre uno y otro impulso civilizador.

Basterrra elabora su concepto de la “Sobreespaña”, lírica concepción del Mundo Hispano, desde los Pirineos a las Filipinas, que supone un claro precedente del concepto de Hispanidad, tal como fue concebido por Ramiro de Maeztu. Hay en este vasco una concepción imperial basada en el Poder, el Saber y el Amor. “Por el Poder –basado en la Economía- se llega a los hitos del dominio real de las cosas. Por el Saber –basado en la Cultura- se llega a la Universalidad. Por el Amor, se llega hasta Dios”.

El ideal de vida representado por el siglo XVIII y que Basterra denomina “carlotercismo”, refiriéndose al reinado de Carlos III, es el símbolo de la renovación española que el poeta vasco propone, puesto que para él la flor de la cultura europea se produce en el siglo XVIII, es decir en el pleno racionalismo.

Ramón de Basterra y Zabala nace en Bilbao el 31 de agosto de 1888 y muere en Madrid el 17 de junio de 1928. Tras licenciarse en Derecho y viajó por varios países de Europa (Francia, Bélgica, Alemania e Inglaterra) facilitando su atención a lo cosmopolita. En 1915 ingresa en el cuerpo diplomático, ocupando puestos de representación en Roma, Rumanía y Venezuela, tres experiencias que le marcarán profundamente y de la que saldrán sendos libros representativos de una peculiar interpretación de la cultura, donde el español ocupa el eje: en Rumanía estudia La obra de Trajano; en Caracas en la Compañía Guipuzcoana de Navegación, de donde saldrá Los navíos de la Ilustración, pero la matriz de su pensamiento está en Roma, donde Basterra encuentra el sentido universal de España en la historia, según lo expresa en su obra poética: Las ubres luminosas y Vírulo (en dos partes: Las mocedades y Mediodía)- El conjunto de esta obra revela un pensamiento rico y, en parte, profético, que siempre chocó con las dificultades de expresión propia de quien tuvo que aprender el castellano. Gran parte de su obra poética fue publicada en la revista Hermes de Bilbao, pues es de destacar que Basterra no perdió nunca el contacto con Euskalerria, veraneando en Plencia, Vizcaya. Ramón Basterra al final de su vida padeció trastornos mentales.

Como decía Juan Ramón Jiménez, Ramón de Basterra “se viste su uniforme diplomático, se echa a la Plaza de San Pedro en Roma, húmedo bloque central y se pasea allí, columnas y fuente bajo los nublados cárdenos, siempre nostálgico de la palabra mujer española, buscando en los crepúsculos el brazo de ¨Goethe como romano universal”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online