- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ADOLFO BIOY CASARES: LA VOZ DE UNO DE LOS MEJORES ESCRITORES ARGENTINOS


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Reunirse con los otros: morir.
Quieran los dioses prolongar mi soledad.”
Adolfo Bioy Casares

 

 

El ensayista y narrador argentino, Adolfo Bioy Casares, animador incansable de la vida literaria de su país (en estrecha unión con Borges, de quien ha sido frecuente colaborador), está considerado uno de los mejores escritores. “En una época de escritores caóticos que se vanaglorian de serlo –escribe Jorge Luis Borges-, Bioy es un hombre clásico. No ha cesado aún el debate de los antiguos y de los modernos; Bioy es ajeno a los dos bandos”.

 

Adolfo Bioy Casares nace en Buenos Aires el 15 de septiembre de 1914, en el seno de una familia burguesa acomodada,  y muere en su ciudad natal el 8 de marzo de 1999. A los once años escribe una primera novela, Iris y Margarita –plagiando a la escritora francesa “Petit Bob” de Gyp- para deslumbrar a una prima de la que esta locamente enamorado. En 1932 conoce, en casa de Victoria Ocampo, a quien será su amigo y colaborador: Jorge Luis Borges y, dos años más tarde a Silvina Ocampo, quien año después se convertiría en su esposa. Silvina Ocampo, junto con Borges, le convence para que abandone los estudios de derecho y de filosofía y letras y se dedique  exclusivamente a escribir. Funda en 1935 la revista Destiempo junto con Jorge Luis Borges. Entre sus distinciones y premios destacan el Gran Premio de la Sociedad Argentina de Escritores, en 1975, el nombramiento de miembro de la Legión de Honor de Francia, en 1981, el nombramiento de ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires en 1986, y el Premio Miguel de Cervantes, en 1991.

 

En 1940 se publica su obra más conocida, La invención de Morel, investigación sobre la realidad a través de una trama fantástica, obra convertida hoy en un clásico de la literatura contemporánea, y con la que obtiene el Premio Municipal de Literatura de la ciudad  de Buenos Aires en 1941. A partir de entonces se convirtió en uno de los maestros del relato fantástico. Fue importantísima su relación con Jorge Luis Borges, que se mantuvo desde 1932 hasta la muerte de este, con quien Bioy escribió, bajo el seudónimo de “H. Bustos Domecq”, varios libros de relatos policíacos, así como dos antologías del cuento policíaco y las obras Seis problemas para don Isidro Parodi (1942), Crónicas de Bustos Domecq (1967) y Nuevos cuentos de Bustos Domecq (1970). En colaboración además con su mujer, Silvina Ocampo, publicó las famosas Antología de la literatura fantástica (1940) y Antología poética argentina (1941), y sólo con ella la novela policíaca Los que aman, odian (1946). Entre sus libros de cuentos más conocidos hay que destacar: El perjurio de la nieve (1944), Un modelo para la muerte (1948), La trama celeste (1948), Historia prodigiosa (1956), El lado de la sombra (1962), El héroe de las mujeres (1978), Historias desaforadas (1986), Una muñeca rusa (1991) y las antologías Historias fantásticas e Historias de amor (1972). De su producción novelesca hay que señalar Plan de evasión (1945), novela situada en una prisión cuyo director inventa una quimera de libertad para los reclusos, El sueño de los héroes (1954), Diario de la guerra del cerdo (1969), Dormir al sol (1973) y La aventura de un fotógrafo en la Plata. En 1994 apareció su libro de recuerdos vitales y literarios Memorias. Infancia, adolescencia y cómo se hace un escritor. El  gran vitalista Bioy  poco antes de su muerte nos dijo: “No me gusta nada la idea de morir. Si pudiera vivir quinientos años aceptaría y pediría: ¿no puede darme unos más?”.

 

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online