- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

CARLOS BOUSOÑO: LA VOZ DE LA MAS INTENSA SENSIBILIDAD

Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Pasa la juventud, pasa la vida,
pasa el amor, la muerte también pasa,
el viento, la amargura que traspasa
la patria densa, inmóvil y dormida.”
Carlos Bousoño

 

El asturiano Carlos Bousoño es uno de los más finos y hondos poetas de la lírica española de hoy. En Subida al amor (1945) sus poemas son salmos puros, y salmos sombríos, poderosos y firmes, penetrantes. Arráncame la luz y Miedo de Dios o Salmo desesperado revelan “al huésped que no da paz” como en las inquietas oraciones de Unamuno. La pura belleza de la Elegía de la luz del alma o los últimos poemas del libro, destacan la profunda religiosidad angustiada de un poeta de fondo intenso y expresión sobrada. Su siguiente Primavera de la muerte (1946) lleva el prólogo de Vicente Aleixandre que dice de él: “Toda la naturaleza sopla y le cruza, en una especie de atravesamiento alado que deja encendida su alma trémula”. Los árboles, los bosques, la resonancia de la muerte, nutren estos salmos humanos, no menos religiosos que los anteriores: “¡Qué esperar cuando los años de los astros han caído / como polvo gris y triste que cubre la calzada!”.

Carlos Bousoño Prieto nace en Boal (Asturias) el 9 de mayo de 1923. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid, doctorándose en 1949. Ha sido profesor de literatura española en la Universidad de Wellesley (Estados Unidos) y profesor de estilística en la Universidad Complutense de Madrid. Premio Fastenrath de la Academia Española, por su libro Teoría de la expresión poética. Si bien su más esencial vocación es la poesía, cultiva también con brillantez los estudios estilísticos y ha escrito el mejor libro que existe sobre la poesía de Aleixandre: La poesía de Vicente Aleixandre (1950). Helmut Hatzfeld, habla de Bousoño, como “uno de los triunfos de la estilística española”, en su “revolucionaria y esclarecedora reelaboración de las preceptivas literarias con la ayuda de la estilística psicológica”.

Carlos Bousoño ha obtenido el Premio de la Crítica dos veces: en 1968, con Oda en la ceniza, y en 1974, con Las monedas contra la losa. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura por su libro El irracionalismo poético (1978).. En 1979 fue elegido miembro de la Real Academia Española .

Otros relevantes títulos de su obra poética son: Hacia otra luz (1952), Noche del sentido (1957), Poesías completas (1960), Invasión de la realidad (1962), Metáfora del desafuero (1990), Antología poética (1945-1993) y El ojo de la aguja (1993).

Bousoño que es uno de nuestros poetas de más intensa sensibilidad, se halla en constante renovación. Ya había dicho: “Yo me redimo en las regiones puras, en regiones de luz mi forma crece...”. Desde Hacia otra luz, su serena inspiración, recoge su tradición primera y la lleva a una profundidad abismal, pero esperanzada: “Algunas veces vuelvo la mirada, allá hacia el fondo de los años... “. Ha sugerido en su “delicada fuga” y sigue soñando como una ilusión del viento, aunque siente en su “más honda raíz existencial” el ansia de la realidad. Noche del sentido lleva el título de San Juan de la Cruz, pero su lema es un magnífico verso adivinador de Juan de Mena (“Así como el sueño e sombra de luna”). Puede esta dualidad darnos una síntesis de la característica bousoñiana: sensibilidad e intelecto, poesía pura del fluir y el construir. Lo religioso se cubre de una ternura remansada, y la oración flota “en los aires” de la primavera. Aunque queden los interrogantes angustiados de lo lejano: “Nosotros los cargados de preguntas, los padecidos de preguntas y sueño”.

Filólogo, poeta, ensayista y crítico, Carlos Bousoño , se alzó en 1995 con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras tanto por su dimensión creadora como por su labor de estudioso, teórico y enseñante de la literatura. En 1990 su Metáfora del desafuero le hizo acreedor del Premio Nacional de Poesía, al que siguió el Premio Nacional de las Letras Españolas, en 1993.

Bousoño es un hombre de letras completo que ha sabido casar como nadie la emoción poética y la reflexión teórica. Para el novelista mexicano Carlos Fuentes, Bousoño “es un poeta de primera línea, de una gran complejidad y de una gran importancia para la lengua”. A juicio de Fuentes “la complejidad y la variedad” resumen la dimensión de la obra poética de Bousoño, al que ha comparado con un director de orquestas capaz de “tocar todas las cuerdas”.


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online