- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ROGELIO BUENDÍA: LA VOZ DEL SEÑORIAL POETA DE GRACIOSOS VUELOS

Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“¡Caballo mío, llévame en un vuelo
a la pradera que da risa al río,
donde baila y resuena el amor mío!”
Rogelio Buendía

 

“Del Ultra –escribía el poeta malagueño Pedro Luis Gálvez- se podrá decir lo que las madres mienten a los pequeños curiosos de sus origen: Nació en una canastilla de flores”. En Sevilla, y desde la revista Grecia se enarboló la bandera del ultraísmo.

El ultraísmo fue una realidad positiva y eficaz en una época de anquilosamiento en las letras españolas. Abrió horizontes y creó rutas. Creó la revista total y puramente literaria. Puso a España al día de las corrientes literarias de Europa. Produjo pocas obras, pocos libros, porque las editoriales de entonces desdeñaban cuanto significase poesía; pero desbrozó el camino y dejó las puertas de la curiosidad para la posterior floración lírica.

Respecto a la nómica de autores incluidos en la nueva tendencia podemos citar a Rafael Cansinos-Assens, Isaac del Vando-Villar , Adriano del Valle, Rogelio Buendía, Gálvez, Larrea, Gerardo Diego, Rivas Pinedas, Guillermo de Torre, Espina, Bacarisse, Jorge Luis Borges, Pedro Raida, Lasso de la Vega y otros.

En su famosa conferencia en el Ateneo de Sevilla, el poeta onubense Rogelio Buendía estudió las escuelas poéticas: el creacionismo y el ultraísmo de las que en síntesis dijo: “¿Quiere decir que hemos llegado a la perfección del Arte? No. Las escuelas de vanguardia son atisbos, ensayos, albos del día que han de llegar a su dorada consecución. Ni el expresionismo ni el creacionismo de Huidobro , ni el ultraísmo han dado en la clave de la plenitud. No obstante, estas tendencias son las que inician el porvenir poético. En esta brillante juventud tenemos que confiar”. La obra de Buendía sufre una evolución típica del escritor de vanguardia, desde los primeros radicalismos hasta el neopopularismo y surrealismo.

Rogelio Buendía Buendía nace en Huelva en 1891 y muere en Madrid el 27 de mayo de 1969. Su obra figura en casi todas las antologías de poesía española. Doctor en medicina, pronto se interesó por la literatura, siendo director de multitud de revistas, Renacimiento y Centauro de Huelva, y colaborador asiduo de ellas Los Quijotes, Tableros, Grecia, Cervantes, Ultra, Horizonte, Alfar, Papel de Aleluyas...

Aunque nunca renegó de su pasado modernista , al que corresponden sus tres primeros libros poéticos, El poema de mis sueños (1912), Del bien y del mal (1913) y Nácares (1916) –en la revista Grecia apareció el 15 de febrero de 1919 un texto suyo dedicado “A la mano creadora de Rubén Darío”- con su libro La rueda de color (1923), donde se recogió poemas ya publicados, se situó entre los más destacados ultraístas.

En la línea neopopular y gongorista se sitúa Guía de jardines (1928). Un paso más en la trayectoria de vanguardia supone Naufragio en tres cuerdas de guitarra.

Tras su sexto libro de poemas, Buendía no vuelve a publicar libro alguno, aunque su nombre sigue figurando en varias revistas: Frente Literario, Hoja Literaria, Hojas de Poesía, Isla, Noroeste, Presencia o Ardor.

Al acabar la guerra fue desposeído de sus cargos profesionales. Publica algunos textos en Gracilazo, Poesía Española, Fantasía, Espadaña, Cuadernos Literarios, Estilo. Desde 1946 hasta su jubilación ocupó en Elche la plaza de médico titular.

Rogelio Buendía también publicó dos novelas cortas: La casa en ruinas (1913) y La dorada mediocridad (1923).

En el libro de poemas, La rueda de color, recoge la influencia dadaísta y el mundo romántico y sensorial. Eugenio d'Ors en carta al autor, de fecha de 10 de octubre de 1923, da algunas claves: “De corazón le felicito por la invención de ese festival de imágenes ardientes gloria del recuerdo a la vez que de la vista”. Igualmente Antonio Espina en otra carta con fecha 21 de octubre de ese año: “Advierto en usted, principalmente, esa cualidad entre lo nuevo “nuestro” y lo que de ayer es digno de conservarse”.

Algunos pretenden que el ultraísmo sea un episodio sin continuidad en nuestra literatura. Y eso es falso e injusto. Nombres como los de Rogelio Buendía no desaparecerán tan pronto como se pretende. Su esfuerzo, su tesón, su rebeldía y su lucha contra la incomprensión, obtendrá algún día de los auténticos amantes de la poesía., el debido reconocimiento. Y como dijo nuestro poeta: “Soy un violín desconcertado y mudo / y quiero arrinconarme, / y yo mismo me eludo / porque tengo pavor a emocionarme”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online