- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

JAVIER DE BURGOS: LA VOZ POETICA DE UN MINISTRO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“De la estirpe dichosa
no romperán los lazos fraternales
vanidad, interés, pasión, delito,
blando, bueno, dócil el humano,
siempre en un hombre mirará el humano.”
Javier de Burgos


 

Un hecho característico del siglo XIX fue que los poetas (los escritores en general) aspirasen a ocupar un puesto en la organización política de la sociedad. El prestigio social que adquirió la poesía hizo que los poetas importantes fuesen llamados a puestos de responsabilidad administrativa o que los políticos se atrevieran a publicar su obra poética

Esa importancia social de los poetas y de la poesía sólo es explicable si unos y otra responden a los intereses y gustos de la clase dominante. Es decir, en una época de dominio burgués, el que los poetas ocupen puestos destacados en la Administración Pública, por el hecho de ser escritores de renombre, significa que su escritura no contradice las decisiones del poder. Juan Valera observaba acerca de la poesía civil liberal de origen ilustrado: ”Esta poesía de Quintana y de Gallego, tan popular por su origen (...) nunca fue popular en su fin”.

Las revistas burguesas del siglo XIX publican asiduamente poesía. Los nombres de los poetas corresponden a los que escriben la mejor poesía del momento.

El caso de Javier de Burgos, que, además de ser noble, llegó a ser ministro y senador, es un buen ejemplo de lo que hemos dicho anteriormente.

Natural, de Motril, provincia de Granada, donde vio la luz el 22 de octubre de 1778, procedía de familia noble, aunque no adinerada. Allí cursó sus estudios, y en 1798 se trasladó a Madrid, donde permaneció hasta 1800, en que regresó a su tierra natal.

Durante la ocupación napoleónica, Javier de Burgos sirvió a los invasores, por lo que hubo de emigrar en 1812. Después de cinco años de residencia en el extranjero, se repatrió en 1817, y fijó su residencia en Madrid. Comisionado por el Gobierno para una gestión de Hacienda, pasó a París en 1824 y regresó tres años más tarde. Desempeñó varios cargos administrativos, fue designado ministro de Fomento en 1833; más tarde senador del reino, consejero real y, en 1846, ministro de Gobernación. Javier de Burgos falleció en Madrid el 22 de enero de 1848.

El poeta granadino fue Académico de la Española, y además de sus poesías y escritos políticos, históricos y de Derecho, tradujo a Horacio en verso castellano, escribió algunas comedias, entre ellas, El mundo comedia es o El baile de Luis Alonso, cuya acción transcurre en Cádiz. Son muy conocidos los versos de esta comedia que dicen.: «... Marqués, / qué bien aquel que dijo: / “Que el mundo comedia es... / y los que ciñen laureles / hacen primeros papeles / y a veces el entremés”».



Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online