- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

EL CAMBIO PARA NO CAMBIAR

Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Tras estos tiempos vendrán
otros tiempos y otros y otros,
y lo mismo que nosotros
otros se jorobarán.
Así es la vida Don Juan.”
Antonio Machado

 

El sentido común, las sabiduría popular y otras sospechosas fuentes de conocimientos dan a veces en el clavo. Por lo menos, dan también.

¿Por qué se producen cambios en nuestras vidas personales, opiniones, costumbres? ¿Por qué a las faldas cortas suceden otras menos cortas y hasta superlativamente largas? ¿Por qué tendencias artísticas realistas son barridas por otras más o menos surrealistas? ¿Por qué tras abundantes dosis de coacción emergen potentes olas de libertad?

Las explicaciones de cambios en la existencia humana, personal y colectiva no son nunca fáciles. Además los cambios no suceden –o no se suceden- siempre en la forma aludida. En una misma comunidad y hasta en una misma persona coexisten frecuentemente actitudes, opiniones y tendencias múltiples e inclusive opuestas entre sí. Sería absurdo, pues, confiar demasiado en el sentido común en asuntos que requieren tantos sentidos tan poco comunes.

A la vez sería necesario desoír la voz del sentido común cuando nos llama la atención sobre algunas cosas muy obvias. Cuando hemos permanecido largo rato de pie, nos pirramos por sentarnos, pero cuando hemos estado largo rato sentados ardemos en deseos de ponernos en marcha. Comer es un placer cuando se siente hambre, pero una vez saciada ésta no se puede seguir comiendo. La Novena Sinfonía de Beethoven nos parece sublime, pero si la oyéramos noche y día terminaría por resultar cargante.

¿Se cambia, pues, sólo por cansancio? Responder afirmativamente sería explicar lo nuevo por lo más nuevo; decir que se cambia para cambiar no es explicar por qué se necesita el cambio.

El inolvidable poeta Antonio Machado decía: “Pasado los carnavales / vendrán los conservadores, / buenos administradores / de su casa. / Todo llega y todo pasa”. Esta filosofía casera que Machado reproduce, no es, en realidad una filosofía del cambio, sino de la falta de todo cambio. Según ella, no se cambia por cambiar, sino justa y precisamente para no cambiar. En vez de proclamar que el hombre es un animal cambiante se asevera que es un animal de costumbres, que tiene la costumbre de soportar a los conservadores tras haber elegido (o soportado) a los liberales.

Sostener que la existencia humana se caracteriza por cambios que se repiten incesantemente, o rítmicamente, es una de las maneras de poner de relieve que no vale la pena cambiar.

El sentido común y la sabiduría popular tiene razón, pues, en el sentido, de que no cabe esperar que todo siga como está. Y es que como dijo el poeta: “Mira si será sencillo / lo que primero está verde / luego se pone amarillo”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online