- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

JOSEP CARNER: LA VOZ DEL PRINCIPE DE LOS POETAS


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Quan Déu sospesa
un cor i diu: -Serà mon confident-
a poc a poc el desavesa
d’enraonies amb la gent.”
Josep Carner

 

Carner fue uno de los pocos diplomáticos que, después de la sublevación militar del 1936, apoyaron la causa de la República. Se reveló desde sus primeros libros a principios del siglo XX como uno de los mejores poetas que ha habido en lengua catalana. Y el maestro de varias generaciones que, ya desde 1921, vivía prácticamente fuera de Cataluña, a la merced del nomadismo de su profesión, no dejó de cultivar la poesía, en plena contienda, desde sus puestos  en la embajada de Bruselas y París. Pero su fruto mayor sería un largo poema de unos mil trescientos versos, y no un conjunto de sonetos, de madrigales o de epigramas, que fueron la clave de su noucentisme. Nabi (Buenos Aires, 1941) es un libro lírico-narrativo;  concebido en Hendaya, reemprendida su edición en Beirut, lo escribió por entero en  París. “En la triste pendiente de 1938. En aquel otoño parisiense escribí prácticamente todo el poema, fiel a mi nativa lengua catalana...”. Nabí  -palabra hebrea que significa intérprete o profeta de Dios- constituye una recreación personal, en verso polimétrico y rimado, del episodio bíblico de Jonás. Además de la edición castellana, aparecida en México en 1940, el mismo autor y su esposa  lo tradujeron y publicaron en francés, Nabi (Paris, 1959), con prefacio de Jean Whahl.

 

Josep Carner i Puig-Oriol nace en Barcelona el 9 de febrero de 1884 y muere en el exilio,  en Bruselas, el 4 de junio de 1970. En 1897 ingresa en la Universidad de Barcelona donde obtiene  la licenciatura en Derecho y Filosofía. Colabora en revistas de fin del siglo XIX y comienzos del XX (La veu de Catalunya, entre otras), dirigió la revista literaria Catalunya y Empori. Fue designado en 1911, miembro de la sección Filológica del Instituto de Estudios Catalanes. En 1915 contrae matrimonio con  Carmen de Ossa.  En 1921 ingresó en la carrera diplomática, ejerciendo cargos en Génova, San José de Costa Rica, La Haya, Hendaya,  Beirut, Bruselas y Paris. En 1939 se exilió en México hasta 1945  y después en Bélgica. Se casó por segunda vez con la escritora y profesora belga Emilie Noulet. Ya en el exilio, junto con José Bergamín  y Juan Larrea funda y dirige en México España Peregrina (1940), como órgano de la Junta de Cultura Española. Fue miembro del Colegio México  y profesor de las universidades Femenina y Nacional. Formó parte del Patronato de la Academia Hispano-Mexicana. De vuelta a Bruselas, forma parte del Gobierno de la Generalitat en el exilio.  

 

Como poeta es puente que une el modernismo y el noucentisme; en estilo modernista escribe el poemario Llibre dels poetes (1904) y la novela La malvestat d’Oriana (1910); dentro del noucentisme publica más libros de poesía, con la ironía que siempre le caracterizó,  revalorizando el soneto en Cataluña, y con huellas grecolatinas y orientales: Primer llibre de sonets (1905), Els fruits saborosos (1906) y Segon llibre de sonets (1907). Por aquella época se le consagró como “Princep dels poetes”, título que ha permanecido hasta hoy. Quizá su momento más importante fue cuando inauguró el simbolismo catalán, afianzándose como el auténtico guía de la poesía catalana, al igual que Juan Ramón Jiménez lo era en la castellana. De esos años son sus libros Verger de les galanies (1911), Les Monjies (1912), Le paraula en el vent (1914), Auques i ventalls (1914), generalmente de temática amorosa, pero sin abandonar la ironía y el humor. El simbolismo prosigue en varios libros más –Bella terra, bella gent (1918), L’oreig entre els canyes (1920), El cor quiet (1925)-, sin embargo, en los años treinta vuelve a su clasicismo noucentista en libros como El veire encantat (1933) o La primavera al Poblet (1935).

 

Ya en el exilio publica Nabi (1941), para muchos críticos la más alta expresión de la lengua catalana desde la obra de Verdaguer. En Bruselas publica la breve antología  Paliers (1950), con el texto catalán y la versión francesa de su esposa, y prólogo de Roger Callois. Es el comienzo de la revisión de su obra poética. Llunyania (1952), es la segunda entrega de su obra, que ordenará temáticamente en Obres completes. Poesía (Barcelona, 1957) Un libro inédito Absèncie, título suficientemente elocuente, se incorpora, inédito a la poesía completa. Carner se siente “indeciso extranjero”, y se interroga “¿De dónde vengo? ¿De donde soy?” La sensación de envejecer y morir en el exilio le inquieta. La vena metafísica, el ensimismamiento, la añoranza, la idealización desesperada  de Cataluña, la sensación de morir en el exilio y otros interrogantes existenciales se entrecruzan en este libro impresionante: “En mos camins d’un temps, hom pot trobar-hi  / un ángel trist am el seu glavi tort”. ( “En mis caminos desde hace un tiempo, uno podrá encontrar / un ángel triste con su espada torcida.”).

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online