- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

CELSO EMILIO FERREIRO: LA VOZ DEL CANTOR DE PARAÍSOS PERDIDOS

Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Vengo de la raíz, vengo de abajo,
mi alcurnia se remonta a Adán y Eva,
y tengo a gala ser del pueblo bajo.”
Celso Emilio Ferreiro

 

Hay en la voz de Celso Emilio Ferreiro ecos de Curros Enríquez y la nostalgia de Rosalía de Castro. La primera etapa real del poeta es existencialista, combinada con la sátira combativa en la línea de Curros, representada por el poemario O sono sulagado (1954). La segunda, que le ha dado el mayor prestigio, se inserta en la “poesía social”; se enfrenta al mundo sumergido de la tierra gallega, a los problemas de las gentes, su miseria, su emigración, etc. Su libro más significativo , tal vez el mejor, es Longa noite de pedra (1962), cuyo lenguaje participa de las mismas características que la poesía social castellana: estilo directo, actitud reivindicativa, el grito exasperado, sarcasmo, desprecio en ocasiones, etc., al lado de un entrañable amor a su país gallego y el deseo de compartir con los demás su propio humanismo.

Celso Emilio Ferreiro estuvo siempre en el territorio ideológico de lo que se denomina la izquierda galleguista. Hace más de cuarenta años fue el cofundador de la Unión do Pobo Galego. Celso Emilio luchó junto a su pueblo en busca de la palabra libre, de la libertad.

No hizo vida de literato quizá lo que más detestaba en este mundo era a los literatos. Sin embargo, Ferreiro es una de las figuras de más relieve no sólo de la poesía gallega, sino de la española en general. El poeta soñó la Galicia que será algún día y llamó siempre a las cosas por su nombre sin que jamás cediese ante nada ni ante nadie.

Celso Emilio Ferreiro Míguez nace en Celanova, provincia de Orense, el día 6 de enero de 1912. Tuvo una infancia feliz. Estudia las primeras letras y el bachillerato en los Escolapios de su villa natal. En 1936, sin terminar la carrera de Derecho, publica algunos versos. Va, con su quinta, a la guerra. De permiso en Celanova, habla un poco alto y el Gobernador Militar de Orense, “ordenó por teléfono que me fusilaran”. Pero todo se pudo reducir a varios días en una mazmorra del Convento de San Rosendo. Son los días en que escribe el poema “Longa noite de pedra”, primero del libro así titulado.

En 1940 se hace maestro, carrera que nunca ejerció. Al año siguiente, siendo funcionario de la Fiscalía de Tasa, se casa en Gijón con Moraima Loredo. Escribe en la revista Finisterre . En 1948, funda con el poeta Manuel Cuña Novás, la colección “Benito Soto”, que publicó en muy poco tiempo catorce volúmenes de poesía. En 1950, se traslada a Vigo como Procurador. Colabora en Faro de Vigo y en la revista Alba .

En 1962 aparece Larga noite de pedra, libro de un éxito cuantitativo y cualitativo, insólito en la historia de la poesía gallega. En 1966 Celso Emilio emigra a Venezuela. El retorno, en 1973, se produce cuando su poesía, dentro y fuera de Galicia, se cita, se recita, se canta y se reedita una y otra vez.

Ya en Madrid, será desde 1974, director de la cátedra de Cultura Gallega, tribuna por la que pasaron los más significativos de la intelectualidad gallega.

El 31 de agosto de 1979 fallece en su pequeña casa de Vigo. Celso Emilio nos ha dejado unos cuantos libros inolvidables de poesía y de prosa: Longa noite de pedra (1962), Viaxe ao país dos ananos (1968), Terra de ningures (1969), Antipoemas (1971, originariamente, se había escrito en gallego, viéndose prohibida por la censura su publicación), Onde o mundo chámase Celanova (1975) , los formidables poemas satíricos firmados por Arístides Silveira , ese hermoso libro de cuentos A frontera infinda (1972), su último poemario, O libro dos homenaxes (1979), en el que canta, a hombres como Pablo Iglesias, el Che, Machado, Castelao, Lutero King, Neruda...

El formidable poeta Celso Emilio Ferreiro vivió una relativa popularidad que no parecía halagarle demasiado porque sabía que era ambigua. Por lo pronto, esa popularidad nunca le impidió ser un hombre de “a pie”. En el epitafio que haría público años antes de la muerte de Celso, un amigo del poeta se dice: “En este lugar descansa / un poeta, nada más, / que murió de pasión por su pueblo”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online