- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

EMETERIO GUTIERREZ ALBELO: LA VOZ SURREALISTA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Me encontraba escribiendo
una carta angustiosa.
Sin dirección y sin destino ciertos.
Una carta sin nombre
y –acaso-
sin texto.”
Emeterio Gutiérrez Albelo

 

“Me encontraba escribiendo” es el poema antepenúltimo de Enigma del invitado (1936), en este libro de Gutiérrez Albelo se dan todos los elementos que favorecen la creación del clima surrealista. El poema citado resume en cierto sentido las tensas situaciones del absurdo en que el personaje poético del Enigma del invitado, se encuentra a lo largo de todo el libro. Se halla, así, finalmente en un “encierro” angustioso, a oscuras, en el que escribe un texto imposible: una carta sin dirección, sin destino cierto y tal vez sin texto siquiera; una carta escrita no con tinta, sino con silencio (“... los chorros / profundos del silencio”). La belleza de este poema lleno de paradojas y absurdos parece constituirse como una especie de metáfora de la poesía misma, concebida como “absoluto” espiritual y moral.

Emeterio Gutiérrez Albelo nace en Icod de los Vinos, Tenerife, el 17 de agosto de 1904. Hijo de Emeterio Gutierrez López, director del periódico La Comarca, en el que el poeta canario publicaría sus primeros poemas. Estudia el Bachillerato y Magisterio en La Laguna y ejerce su labor docente, como maestro de escuela, en diversos lugares de la isla.

Lo mejor de la obra de Emeterio Gutiérrez Albelo se encuentra en la primera etapa de su poesía, marcada por la radicalidad surrealista y por la extraordinaria calidad de sus textos. En torno al núcleo de la revista Hésperides se encontró ya con los que habría de ser sus compañeros de generación, ligados al desarrollo de las vanguardias históricas en las Islas (Agustín Espinosa, Pedro García Cabrera, el inolvidable Domingo López Torres...), a los que llamó Espinosa “la generación que amanece en Canarias con La Rosa de los Vientos”, generación cuya obra colectiva más significativa fue la revista Gaceta de Arte, dirigida por Eduardo Westerdahl , de la que Gutiérrez Albelo fue redactor y en cuyas ediciones paralelas vieron la luz sus dos obras mayores, Romanticismo y cuenta nueva (1933) y Enigma del invitado (1936).

Emeterio Gutiérrez Albelo publica, en 1930, su primera obra Campanario de la primavera en la que la voluntad lúdica, se alía a ecos postmodernistas y a un creacionismo más de sentimientos que de la forma. Obra ya enteramente madura es, sin embargo, la citada Romanticismo y cuenta nueva. Mayor violencia aún, conceptual y poética, hay en Enigma del invitado, uno de los libros más relevantes del surrealismo hispánico.

En fechas recientes han aparecido otras recopilaciones de textos de Gutiérrez Albelo, correspondientes al periodo anterior a la sublevación militar de 1936, entre los que figuran Poemas surrealistas y otros textos dispersos (1929-1936) (1988) y Dos poemas surrealistas (1992)

.La sublevación militar en 1936 acabó con Gaceta de Arte , algunos de sus redactores fueron encarcelados, otros deportados y otros, como Domingo López Torres, arrojados al mar, enfundados en sacos. Emeterio Gutiérrez Albelo, tras ocho años de silencio, dio a conocer diferentes libros de acento existencial-religioso que se hayan muy por debajo de sus grandes logros surrealistas de los años 30. El mismo poeta reseña que este cambio es el resultado “de un reencuentro religioso, que se venía operando en mi espíritu desde largos años antes”. Este cambio en su obra motiva que Gutiérrez Albelo sea uno de los poetas canarios del pasado siglo XX más maltratados por la crítica. La obra de Gutiérrez Albelo está muy influenciada por la pintura y la música. Fue redactor de la revista Mensaje (1945-1946) y, desde 1953, fue director de la revista Gánigo, hasta su muerte, ocurrida el 6 de agosto de 1969, en Santa Cruz de Tenerife. Entre los libros de esta segunda etapa figuran: Cristo de Tacoronte (1944), Los blancos pies en tierra (1951), Los milagros (1959), Geocanción de España (1964), Apuntes para una vida de Cristo (1969), así como sus libros póstumos, Antología poética (1969), Poesía última (1970), El rincón de la amistad (1971), Tenerife y el mar (1973), Las alas del tiempo (1974).

“Ni la poesía, ni la vida –escribía su amigo el poeta canario Domingo Pérez Minik-, ni la trascendente actitud de Emeterio Gutiérrez Albelo son fáciles de exponer, explicar y entender. Fue un poeta y derecho, a veces malparado, en otras ocasiones de pobre manera comprendido, con su conversión a cuesta”. Pero, como dijo nuestro poeta: “Sí, que broten mis poemas / como un chorro / de agua fresca. / (Y que lleven un poco de alegría / a los pocos amigos que me lean..)” .

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online