- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

EL DIFÍCIL ARTE DE ENVEJECER


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“El tiempo que ibas contando
por años, meses y días,
por horas y por minutos,
era el tiempo que perdías.”
José Bergamín

 

La salud supone el primer problema en el orden de prioridades de los españoles mayores de 65 años. La solución está en proporcionarles una información completa y animarles a participar alegre y activamente en el mantenimiento de su propio bienestar, para que puedan participar con ilusión y entusiasmo en el festín de la vida.

Un 13% de la población española, más de cinco millones de personas, tiene más de 65 años de edad. Son oficialmente ancianos a los que se le compra la inactividad por unas cuantas monedas, a lo que es lo mismo, una pensión de jubilación. Pero se da la circunstancia de que cuando les llega la hora de la jubilación les queda muchos años por delante. La esperanza de vida media de una persona de 65 años es hoy, en España, de 18 o 19 años si es mujer y de 13 o 14 años si se trata de un hombre.

Este 13% de la población aparece destacado en primer lugar en muchos de los índices relacionados con la salud. Es el que consume mayor número de medicamentos muchos de ellos innecesarios, cuando no nocivos. Es el que genera más consultas médicas ambulatorias y más ingresos hospitalarios; el que tiene estancias más prolongadas durante esos ingresos y, en definitiva, se convierte, aunque con frecuencia no sea así reconocido, en el protagonista principal de cualquier sistema de salud. Sin embargo, se debe tener bien claro que “envejecer” no es sinónimo de “enfermar”. Se es joven mientras se vive con ilusión y se es viejo, cualquiera que sea la edad, cuando cuenta más el pasado que el futuro.

Además los problemas de salud en el caso del anciano van indisolublemente ligados a otros, como pueden ser los económicos o los de abandono y soledad, de los que no pueden separarse a la hora de intentar resolverlos.

El difícil arte de envejecer es también el arte de quedarse sólo. Frente al aburrimiento y la apatía hay que cultivar la capacidad de entusiasmo. No hay mayor deleite que envejecer aprendiendo.

La persona mayor no puede seguir manteniendo una actitud pasiva ante el problema que más le importa: su propia salud. Debe y puede exigir sus derechos. Tiene además una enorme fuerza para hacerlo. Fuerza moral derivada de un elemental principio de justicia basado en una vida donde han predominado mucho más el dar que el recibir.

El derecho a tener una buena salud, orientada con criterios específicos, es algo que se le debe al anciano. Sólo de esta manera dejará de estar discriminado y podrá llenar de vida esos años que tiene por delante. Y es que, como dijo el poeta: “Ni tú sabes ni yo sé / ni nadie supo ni sabe / el porqué ni el para qué / de que la vida se acabe”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online